LOS SIG­NOS

Caras - - REVELACION­ES - Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

LI­BRA (23-9 – 22-10): Una cier­to con­tun­den­te en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal mar­ca la di­fe­ren­cia y lo po­ne en una pers­pec­ti­va inigua­la­ble res­pec­to de sus com­pe­ti­do­res. Se afian­zan los pro­yec­tos más re­di­tua­bles: éxi­tos.

ARIES (21-3 – 20-4): Tie­ne vía li­bre pa­ra echar a an­dar los nue­vos pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les, el pro­nós­ti­co es in­me­jo­ra­ble. Reunio­nes con los se­res que­ri­dos que mul­ti­pli­can los mo­men­tos en­tra­ña­bles.

VIRGO (23-8 – 22-9): Un ex­ce­len­te trán­si­to de Mercurio au­gu­ra be­ne­fi­cios mo­ne­ta­rios y un no­ta­ble au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad: el pa­no­ra­ma se pre­sen­ta más que fa­vo­ra­ble. Apro­ve­che es­tas jor­na­das pa­ra aco­piar op­ti­mis­mo.

GEMINIS (22-5 – 21-6): Se abre una gran opor­tu­ni­dad pa­ra acer­car­se de ma­ne­ra no­ta­ble a los ob­je­ti­vos an­te­pues­tos y lo­grar lo que se pro­po­nía: lle­gan no­ti­cias más que alen­ta­do­ras. Muy buen tono y áni­mo op­ti­mis­ta.

PISCIS (20-2 – 20-3): Una gran di­rec­ción en lo eco­nó­mi­co to­ma la de­lan­te­ra, con­fíe en sus per­cep­cio­nes y de­je que Mercurio y el Sol mues­tren sus li­nea­mien­tos. La au­da de per­so­nas sol­ven­tes es un he­cho, acép­te­la.

CANCER (22-6 – 22-7): Jor­na­das pa­ra que los can­gre­jos ce­les­tes de­di­quen bue­na par­te de su tiem­po a re­vi­sar las es­tra­te­gias pro­fe­sio­na­les, es tiem­po de co­rre­gir el rum­bo de sus pro­yec­tos si es que hi­cie­ra fal­ta. Buen ren­di­mien­to.

LEO (23-7-22-8): Lle­ga la voz de las per­so­nas más sen­sa­tas a su al­re­de­dor y esos con­se­jos son una con­tri­bu­ción in­va­lua­ble a la ho­ra de re­de­fi­nir es­tra­te­gias pro­fe­sio­na­les. La lu­na trae es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal y ar­mo­nía.

ESCORPIO (2-10 – 22-11):El hu­mor en su par­ti­cu­la­ri­dad más po­si­ti­va es la me­jor es­tra­te­gia pa­ra en­fren­tar lo que le to­ca: com­pro­ba­rá lo acer­ta­do de sus elec­cio­nes y la no­ble­za de los in­vo­lu­cra­dos. Una char­la que trae ale­gría.

SAGITARIO (23-11 – 21-12): Lo­gran po­ner en mar­cha con no­ta­ble fa­ci­li­dad las es­tra­te­gias que des­ple­gó pa­ra con­cre­tar la abun­dan­cia, a pe­sar de los vai­ve­nes del cam­po emo­cio­nal con­si­gue lo que se ha­bía pro­pues­to.

TAU­RO (21-4 – 21-5): El ám­bi­to pro­fe­sio­nal po­dría sor­pren­der­lo gra­ta­men­te, lle­gan pro­pues­tas más que in­tere­san­tes con el co­rres­pon­dien­te in­cen­ti­vo eco­nó­mi­co. El cli­ma fa­mi­liar mues­tra po­si­bi­li­dad de cha­pa­rro­nes.

CAPRICORNI­O (22-12 – 20-1): Se­ma­na en la que es pre­fe­ri­ble per­der al­go más de tiem­po y ase­gu­rar­se an­tes que pa­sar por al­to la “le­tra chi­ca” de las ac­ti­vi­da­des que des­plie­ga: po­dría des­mo­ra­li­zar­se. Con­fíe en su ol­fa­to.

ACUARIO (21-1 – 19-2): La dis­cre­ción es una he­rra­mien­ta no­ble que ayu­da cuan­do al­re­de­dor pu­lu­lan los que bus­can sa­car ven­ta­ja de to­do. Man­te­ner la cal­ma es el se­cre­to pa­ra ven­cer en las con­tien­das, no lo ol­vi­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.