“MI CUR­VA MEN­TAL NO TIE­NE TECHO, NO SE TER­MINO CON LA LLE­GA­DA DE LA MENOPAUSIA”

AN­DREA FRIGERIO A LOS 57

Caras - - FOCO - Por Héc­tor Mau­ge­ri (pro­duc­ción Sol Mi­ran­da)

De chi­ca so­ña­ba con ser ac­triz pe­ro no se ani­ma­ba ni si­quie­ra a ver­ba­li­zar­lo. Pe­ro el de­seo in­terno hi­zo mu­cho más que lo que se atre­vió a so­ñar. Se con­vir­tió en una de las ac­tri­ces fe­tí­ches del ci­ne na­cio­nal y via­jó a re­pre­sen­tar sus pe­lí­cu­las en los fes­ti­va­les más pres­ti­gio­sos del mundo. Re­co­rrió la red car­pet de Can­nes y fue la pro­pia guio­nis­ta y ci­neas­ta Lu­cre­cia Mar­tel quien le pre­gun­tó, un po­co en bro­ma, si era la her­ma­na me­lli­za de Mó­ni­ca Be­lluc­ci, una de las ac­tri­ces ita­lia­nas tan ex­cén­tri­ca co­mo sexy del uni­ver­so del Sép­ti­mo Ar­te. En los úl­ti­mos tres años pro­ta­go­ni­zó ocho pe­lí­cu­las “El Ciu­da­dano Ilus­tre”, “Mi Obra Maes­tra” y “Ro­jo”, por nom­brar las más ca­li­fi­ca­das. En Ve­ne­cia y San Se­bas­tián la dis­tin­guie­ron por su com­pro­mi­so y com­po­si­ción ac­to­ral. Ella se pro­pu­so tras­cen­der la be­lle­za y tras­mu­tar los pre­jui­cios en un re­cur­so ar­tís­ti­co. Has­ta que lle­gó Ma­da­me Ivonne, la inimpu­table je­fa del pros­tí­bu­lo de “Ar­gen­ti­na, Tie­rra de Amor y Ven­gan­za”, la ti­ra de el­tre­ce más vis­ta de la te­le­vi­sión ac­tual. A pe­sar de que su per­so­na­je ex­pi­ra mal­dad y des­pre­cio, An­drea Frigerio di­ce que la gen­te la para por la ca­lle para fe­li­ci­tar­la con ca­ri­ño y cier­ta ter­nu­ra . Ella no pide re­den­ción sino cas­ti­go. Pe­ro pa­re­ce que el pú­bli­co ya de­ci­dió. Ellos exi­gen pie­dad y una opor­tu­ni­dad a esa ma­da­me que por mie­do e in­se­gu­ri­da­des – sen­ti­mien­tos que tam­bién ella di­ce ha­ber sen­ti­do en los '90— trans­for­mó su des­tino en su pro­pio cal­va­rio. Tie­ne 57 años y una lo­za­nía que con­mue­ve. La en­tre­vis­ta se reali­zó en la con­fi­te­ría de un pa­la­cio fran­cés. Le pre­gun­to qué quie­re to­mar. Só­lo agua ca­lien­te…, di­rá con na­tu­ra­li­dad, ex­pli­can­do que só­lo ne­ce­si­ta sen­tir el pla­cer de la ti­bie­za en el cuer­po y no la ne­ce­si­dad de nin­gu­na in­fu­sión o ca­feí­na.

—Us­ted siem­pre fue una mu­jer muy atrac­ti­va. ¿Le fue có­mo­do o pa­de­ció su pro­pia be­lle­za? —La be­lle­za tam­bién es dis­cri­mi­na­da. De chi­ca yo no era lin­da, era muy fla­qui­ta, te­nía lin­das fac­cio­nes, pe­ro no era de las que en­tra­ba a un lu­gar y pa­ra­li­za­ba la mi­ra­da de los va­ro­nes. Me de­cían te­ro, era tor­pe, por­que du­ran­te el se­cun­da­rio cre­cí mu­cho

de es­ta­tu­ra, y lo pa­de­cí. De pron­to, y co­mo el pa­ti­to feo que se con­vier­te en cis­ne, to­dos de­ja­ron de ver­me co­mo una chi­ca sim­ple para po­ner el fo­co en mi be­lle­za ex­te­rior, una be­lle­za que yo no re­co­no­cía y que has­ta el día de hoy, te ju­ro, me cues­ta ver­ba­li­zar.

—¿Su be­lle­za sub­es­ti­mó su ca­pa­ci­dad de ser una mu­jer pro­fe­sio­nal y crea­ti­va?

—Es com­pli­ca­do, por­que to­dos in­ten­tan sub­es­ti­mar­te y res­tar­le cré­di­to a tu ca­pa­ci­dad ar­tís­ti­ca. Ser lin­da, en mi tra­ba­jo co­mo ac­triz, me ju­gó en con­tra. Qui­zás se de­ba a que los di­rec­to­res no po­dían ver en mí las ca­pa­ci­da­des pro­fe­sio­na­les que te­nía para in­ter­pre­tar a mujeres reales. En la película “El Ciu­da­dano Ilus­tre”, fi­nal­men­te, pu­de de­mos­trar que lo be­llo en mí es­ta­ba en mi ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y no só­lo en lo ex­te­rior. Me de­jé pin­tar ca­nas, es­ta­ba ca­si sin ma­qui­lla­je, y me ha­bían agre­ga­do pa­ti­tas de gallo. Ja­más me ne­gué a es­ta trans­for­ma­ción. To­do lo con­tra­rio, yo siem­pre me pon­go al ser­vi­cio del per­so­na­je. Si ten­go que en­gor­dar, cor­tar­me el pe­lo, lo ha­ría sin nin­gún ti­po de pro­ble­mas, al con­tra­rio, lo agra­de­ce­ría. Hoy, me enfrento con la vi­da al te­ner una hi­ja su­ma­men­te be­lla, y le ex­pli­co que ser lin­da no es una car­ta de pri­vi­le­gio, es más, mu­chas ve­ces pue­de ser un obs­tácu­lo o po­ner­te en con­tra de lo que real­men­te que­res o deseas. Y no só­lo en lo pro­fe­sio­nal, sino tam­bién en las re­la­cio­nes per­so­na­les.

—¿En qué sien­te que ser una mu­jer her­mo­sa la per­ju­di­có en sus víncu­los per­so­na­les?

—En que po­día ge­ne­rar al­gún ti­po de ce­los, o com­pe­ten­cias. Afor­tu­na­da­men­te, por la edu­ca­ción que re­ci­bí, nun­ca me hi­ce car­go de los pre­jui­cios aje­nos. Y hoy, a es­ta al­tu­ra de mi vi­da, si­gue sien­do un ras­go muy mar­ca­do de mi per­so­na­li­dad. No me ha­go car­go de los enojos ni de las mi­ra­das aje­nas. No me im­por­ta mu­cho. —¿Qué es lo que le im­por­ta? —Lo que me im­por­ta es mi mi­ra­da so­bre mí, y por so­bre to­do, de la gen­te que amo, mi ma­ri­do, mis hi­jos y mis nie­tos.

—Us­ted di­ce que la be­lle­za es­tá li­ga­da a los pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos.

—Yo es­tu­dié la ca­rre­ra de Bio­lo­gía y apren­dí mu­chas co­sas, en­tre ellas,

que los pen­sa­mien­tos se ha­cen quí­mi­ca en el cuer­po. Cuan­do uno tie­ne ma­los pen­sa­mien­tos, el ce­re­bro de­ter­mi­na que ti­po de sus­tan­cia re­co­rre tu organismo. Por ejem­plo, si vos vi­vís ba­jo una si­tua­ción de ex­tre­mo es­trés per­ma­nen­te, tu ce­re­bro ha­ce que en tu cuer­po pro­vo­que una sus­tan­cia que se lla­ma “cor­ti­sol”. En po­cas do­sis in­ter­nas, el cor­ti­sol te ayuda a estar des­pier­to, aten­to, a estar pre­ve­ni­do y a reac­cio­nar fren­te a ese es­tí­mu­lo es­tre­san­te. Pe­ro si te­nés mu­cho cor­ti­sol en san­gre, por­que vi­vís cons­tan­te­men­te en la angustia, o co­nec­ta­da con los ma­los pen­sa­mien­tos, te en­fer­más. Es una hor­mo­na que pue­de pro­vo­car gra­ves pro­ble­mas de sa­lud. Por lo con­tra­rio, hay otras hor­mo­nas, co­mo las “en­dor­fi­nas”, que apa­re­cen cuan­do uno es­tá muy con­ten­to, des­can­sa y sien­te fe­li­ci­dad, y ge­ne­ra sa­lud y be­lle­za fí­si­ca y cor­po­ral.

—¿Cree en el poder de la pa­la­bra co­mo mo­di­fi­ca­dor del es­ta­do aními­co y la sa­lud?

—La pa­la­bra es la con­se­cuen­cia de un pen­sa­mien­to. Y una pa­la­bra te pue­de ge­ne­rar un do­lor o un ma­les­tar que tu ce­le­bro lo trans­for­ma en quí­mi­ca ne­ga­ti­va.

—¿Cómo so­bre­vi­ve con­vi­vien­do den­tro de una pla­ta­for­ma pro­fe­sio­nal don­de la en­vi­dia, los ce­los y la lu­cha por ele­var el ego son una for

“Mi prio­ri­dad emo­cio­nal es de­fen­der la ale­gría por­que para mí, es la an­te­sa­la de la fe­li­ci­dad.”

ma de vi­da co­ti­dia­na? —Sin ha­cer­me car­go de las mi­ra­das ex­ter­nas. La vi­da siem­pre me sor­pren­de para bien y de ma­ne­ra per­ma­nen­te.

— ¿Cuándo sin­tió ese mi­la­gro de com­pren­der que la vi­da era su alia­da? —Ten­go 57 años, me pa­so la vi­da… Ma­du­ré, cam­bié…. —¿Us­ted nun­ca se sin­tió una mu­jer am­bi­cio­sa y con ga­nas de te­ner poder y un po­si­cio­na­mien­to den­tro de la pro­fe­sión?

—Creo que el ta­len­to ocu­pa su lu­gar natural. Si uno tie­ne ta­len­to para al­go, tar­de o tem­prano, por más que en el me­dio te pa­sen mil co­sas, lle­ga. Yo a la vi­da le pi­do mu­cho, lo ha­go al Uni­ver­so, a mi madre que es­tá en el cie­lo, a mi pa­dre, que se aca­ba de ir tam­bién, a la Vir­gen. Les pi­do que me acom­pa­ñen, que me ayu­den, que me guíen. —¿Lo pide y re­za en voz al­ta? —Yo me le­van­to a la ma­ña­na y an­tes de in­cor­po­rar­me, ha­go co­mo un ejer­ci­cio de agra­de­ci­mien­to. Yo cons­truí la vi­da que ten­go. No fue suer­te. Es­toy ha­ce 27 años con el hom­bre que quie­ro estar y des­de que nues­tra hi­ja –Fi­ni (22)— se fue a vi­vir a Eu­ro­pa, sien­to que con mi ma­ri­do vol­vi­mos a ser no­vios. Mi hi­jo ma­yor, Tommy,(36) se ca­só, tie­ne tres hi­jos, mis nie­tos que los amo. Y

la más gran­de me di­ce: “Abue­la, quie­ro ser co­mo vos…” Co­mo no voy a estar agra­de­ci­da, or­gu­llo­sa y feliz. Pe­ro te de­cía, yo me le­van­to, y aún con los ojos ce­rra­dos agra­dez­co mi vi­da, la ca­sa don­de es­toy, la vi­da que ten­go. Lue­go me le­van­to, voy al ba­ño, me es­ti­ro, elon­go mu­cho, y me pe­so.

—¿Se pe­sa to­dos los días a la mis­ma ho­ra? —Sí, por­que yo pe­so lo mis­mo ha­ce 40 años, es­toy pe­san­do en­tre 56 y 58 ki­los, se­gún el día. Mi­do 1,73 me­tros. Para mí el pe­so es im­por­tan­te, pe­ro no des­de una ob­se­sión, sino co­mo un con­trol per­so­nal y de guía. Si es­toy un po­qui­to más fla­ca, me per­mi­to co­mer un po­qui­to más, y si es­toy un po­co más pa­sa­da, se que ese día pos­tre no voy a co­mer. Me ha pa­sa­do de en­gor­dar un po­qui­to y sen­tir­me, no só­lo pe­sa­da, sino con do­lor de es­pal­da. Es un há­bi­to que lo man­ten­go des­de siem­pre.

—¿Cómo si­gue su ru­ti­na des­pués del pe­so y la elon­ga­ción?

—Me voy a desa­yu­nar, leo el dia­rio, aún me atrae el dia­rio de pa­pel, y sal­go a gra­bar la ti­ra. Lo lin­do de mi vi­da es que no ten­go ru­ti­nas. Y si no tra­ba­jo, no me mo­di­fi­ca en na­da. Lo que más me gus­ta es que la vi­da me sor­pren­da. Que me to­que lo que me to­que. Y me en­can­ta la ju­ven­tud y en­ten­der to­do lo nue­vo. Soy una mu­jer re­si­lien­te. Me adap­to a lo nue­vo. No soy na­da es­truc­tu­ra­da y no vi­vo de­trás de una agen­da.

—¿Cuá­les son sus prio­ri­da­des emo­cio­na­les?

—Yo de­fien­do mi ale­gría. Me pue­den pro­po­ner el me­jor pa­pel de mi vi­da, pe­ro si yo sien­to que no me voy a sen­tir có­mo­da o ale­gre, di­go que no. Pue­do per­der mu­cha gui­ta, pe­ro ja­más mi ca­pa­ci­dad de ser feliz. Tam­bién les de­fien­do la ale­gría a mis hi­jos. Con Eduar­do Frigerio, el pa­pá de Tommy, es­tu­ve ca­sa­da diez años. Era­mos muy chi­cos y yo que­dé em­ba­ra­za­da. Mi hi­jo na­ció cuan­do yo te­nía 20 años. Y no­so­tros no nos se­pa­ra­mos an­tes para cui­dar­le la ale­gría a Tomy. Es­pe­ra­mos has­ta que tu­vie­ra 10 años…Nos lle­vá­ba­mos mal, dis­cu­tía­mos por cual­quier co­sa. Era­mos in­com­pa­ti­bles. Hoy nos lle­va­mos me­jor que cuan­do es­tá­ba­mos jun­tos. Mi úni­co com­pro­mi­so era que mi hi­jo fue­ra feliz. La ale­gría, para mí, es la an­te­sa­la de la fe­li­ci­dad. Y es al­go que se cons­tru­ye de ma­ne­ra dia­ria. Cuan­do

“Los pen­sa­mien­tos se ha­cen quí­mi­ca en el cuer­po. Así co­mo pen­sa­mos, so­mos”.

uno per­mi­te una re­la­ción tó­xi­ca se en­fer­ma. Hay que sa­lir de la ma­ne­ra más ele­gan­te sin rom­per na­da. Aún a ries­go de per­der. Por­que a lo me­jor per­dés, pe­ro ga­nas. Lo que nun­ca hay que ser es ser ma­lo con uno mis­mo ni so­me­ter­se a si­tua­cio­nes en las que no te pro­vo­can fe­li­ci­dad.

—¿Qué sig­ni­fi­ca vi­vir en una cons­tan­te hi­gie­ne emo­cio­nal?

—Yo soy to­do lo con­tra­rio a lo que mu­chos di­cen: que es me­jor ca­llar, no con­tar lo que uno sien­te ni de­cir lo mal que la po­des estar pa­san­do. Yo cuen­to y di­go to­do lo que me pa­sa. Sin he­rir al otro, di­go lo que me pro­vo­ca. Es­to aus­pi­cio y pro­pi­cio en mi ca­sa. Quie­ro sa­ber que opi­nan mis hi­jos y mi ma­ri­do de mí. Aun­que me due­la, pre­fie­ro el pe­so del ver­da­de­ro sen­ti­mien­to y no el do­lor del ocul­ta­mien­to. No quie­ro que me ca­re­teen. —¿Qué le han cri­ti­ca­do su fa­mi­lia que us­ted acep­tó mo­di­fi­car? —Fi­ni mi len­ti­tud. Soy una per­so­na len­ta, to­do lo ha­go len­ta­men­te, co­mo y se­pa­ro la co­mi­da, es­pe­ro que se en­fríe…Ella me ha bur­la­do de­lan­te de to­do el mundo. Aho­ra, ya más gran­de, di­ce que me en­tien­de, que com­pren­dió que yo ne­ce­si­to del equi­li­brio de ma­ne­ra per­ma­nen­te.

—¿Us­ted vi­ve en equi­li­brio y con­trol?

—A mí no me gus­ta que na­die me apu­re. Soy pun­tual, y apren­dí a de­cir­le al otro que ne­ce­si­to mis tiem­pos. Siem­pre fui tran­qui­la y equi­li­bra­da.

—¿Se pue­de ser una mu­jer be­lla te­nien­do pen­sa­mien­tos per­ver­sos?

—To­dos te­ne­mos pen­sa­mien­tos os­cu­ros, lo in­tere­san­te es sa­ber y ver que ha­ce­mos con ellos. Lo que per­so­nal­men­te creo es que cuan­do uno tie­ne un pen­sa­mien­to os­cu­ro, un pen­sa­mien­to que te las­ti­ma, no hay que en­trar en él, hay que eli­mi­nar­lo co­mo cuan­do uno eli­mi­na al­go de su compu­tado­ra. Cuan­do uno sa­ca lo que tie­ne aden­tro y lo de­po­si­ta en el ta­cho de ba­su­ra, es cuan­do ha­bla­mos de hi­gie­ne emo­cio­nal. Cuan­do vos po­nes to­da tu fu­ria, tu angustia , tu os­cu­ri­dad, en lu­ga­res que no co­rres­pon­den es cuan­do apa­re­cen las en­fer­me­da­des y la po­ca fe­li­ci­dad. Lo que no sir­ve, hay que eli­mi­nar­lo.

—¿Es­to que di­ce y pro­mue­ve, lo des­cu­brió a tra­vés de la te­ra­pia?

—Yo nun­ca hi­ce te­ra­pia, las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas, los pen­sa­mien­tos os­cu­ros hay que sa­car­los a tiem­po,

exor­ci­zar­los y no dár­se­los a otros.

—¿No re­cu­rre a di­fe­ren­tes es­tra­te­gias para de­fen­der­se o ubi­car­se en una me­jor po­si­ción?

—No, ce­ro. Soy muy es­pon­tá­nea. ¿Vos sa­bias que la pa­la­bra ren­cor vie­ne de una raíz la­ti­na cu­yo nom­bre es ran­co­rem y es­tá li­ga­do a lo ran­cio? To­do lo ran­cio se pu­dre. Cuan­do vos te­nes un odio acu­mu­la­do, se po­ne ran­cio y na­ce el ren­cor. Y del ren­cor vie­ne la os­cu­ri­dad y el odio. —¿Apren­dió a per­do­nar? —Sí, co­mo no…Si to­dos nos equi­vo­ca­mos to­do el tiem­po. Tam­bién apren­dí a pe­dir per­dón. Hay gen­te que le cues­ta por­que es or­gu­llo­sa, a mí no. Yo no soy una mu­jer zen, só­lo pre­ten­do estar en eje

—¿A qué edad tu­vo la menopausia? — En­tre los 52 y 53 años. —¿Y qué pa­so con su vi­da a par­tir de ese mo­men­to. En qué se trans­for­mó?

—Fí­si­ca­men­te lo que le pa­sa a to­das las mujeres, cam­bios hor­mo­na­les, ca­lo­res…

—¿No sin­tió un de­te­rio­ro fí­si­co, que su be­lle­za em­pe­za­ba a de­caer y a sen­tir­se me­nos atrac­ti­va que otras mujeres más jó­ve­nes que us­ted?

—De­pen­de de la cur­va que vos te pon­gas en la men­te. Si vos te que­das so­lo en la par­te fí­si­ca, es pro­ba­ble que te ahor­ques. Si na­da más que el de­te­rio­ro fí­si­co es lo que te im­por­ta, te di­go que es­tás per­di­da. Mi cur­va men­tal no se ter­mi­nó con la lle­ga­da de la menopausia, to­do lo con­tra­rio. Mi cur­va es as­cen­den­te. No tie­ne techo. Yo apren­do cons­tan­te­men­te, ten­go ca­da vez más ami­gos, soy cu­rio­sa, me gus­ta la vi­da.

—¿Cuándo fue la pri­me­ra vez que el cuer­po le ad­vir­tió que es­ta­ba cre­cien­do?

—No sé, será que yo me veo tan pa­re­ci­da a mi ma­má y a mi pa­pá, que cuan­do me mi­ro en el es­pe­jo y los veo, y me amo…(Se emo­cio­na. Se le quie­bra la voz) La mi­ra­da mía es la mi­ra­da de mi ma­má, ten­go las ma­nos de mi madre. Mi pa­pá se fue ha­ce un año, era fuer­te, eterno, rug­bier, Pu­ma, nun­ca se iba a mo­rir…Ma­má , des­pués de mu­cha en­fer­me­dad, fa­lle­ció ha­ce 18 años. La muer­te de mis pa­dres fue un ca­che­ta­zo de la vi­da.

—¿Al­gu­na vez se so­me­tió a al­gu­na ci­ru­gía es­té­ti­ca?

—Para ha­cer­me las lo­las, la ca­ra nun­ca me la to­qué. Y ja­más me la voy a to­car. Esa es una de­ci­sión que una de­be de to­mar an­tes de los 40. Aho­ra es tar­de. El de­te­rio­ro fí­si­co al que la gen­te le tie­ne tan­to a mie­do, a mí me ge­ne­ra otra sen­sa­ción, es par­te de un pro­ce­so natural. No quie­ro ir en con

“Tu­ve la menopausia a los 53 años y atra­ve­sé lo que atra­vie­sa to­da mu­jer. Só­lo que mi cur­va men­tal no se ter­mi­nó con su lle­ga­da: Yo as­cien­do sin techo”.

tra de la Na­tu­ra­le­za. Es­tu­dié Bio­lo­gía, cómo me voy a me­ter con Dios. Siem­pre me in­tere­sa­ron los pro­ce­sos quí­mi­cos. Me in­tere­sa más que pa­sa en nues­tras cé­lu­las que ver­me re­fle­ja­da en un es­pe­jo. —Uno de los do­lo­res más pro­fun­dos que las mujeres ma­du­ras atra­vie­san es el de la in­vi­si­bi­li­dad fren­te a la mi­ra­da mas­cu­li­na…

—Sí, es ver­dad. Es cier­to. Pe­ro para lo que a mu­chas mujeres le re­sul­ta ator­men­ta­dor, a mí me dió mu­cha paz. Por­que a mí el úni­co que me mi­ra es el que yo quie­ro que me mi­re. No me im­por­tan los otros. Y cuan­do los otros me mi­ra­ban es­ca­neá­do­me me po­nían en una si­tua­ción muy in­có­mo­da. Es­to que vos de­cís me dió mu­cha paz. Ya no ten­go que an­dar di­cien­do que soy una mu­jer ca­sa­da o que no me lla­men… —¿Fue una mu­jer aco­sa­da? —Me han ti­ra­do ti­ros, sí… —Us­ted pon­de­ra la in­vi­si­bi­li­dad fe­me­ni­na por­que es­tá al la­do de un hom­bre con el que aún ce­le­bra el amor y la com­pa­ñía. Pe­ro hay mu­chas mujeres que es­tán so­las y que desean ser vis­tas por la mi­ra­da mas­cu­li­na..

—Mi­rá, hay tan­tas co­sas para di­ver­tir­se y pa­sar­la bien que no tie­nen pi­to (ri­sas) La vi­da es tan ri­ca…Yo ten­go ami­gas que es­tán so­las y que la pa­san super bien y no ne­ce­sa­ria­men­te por estar con un hom­bre. Mi uni­ver­so fe­me­nino es muy am­plio, so­mos cua­tro her­ma­nas, y va­rios gru­pos de ami­gas. Soy muy de club de mujeres. —Y den­tro de ese club de mujeres ¿No sien­te que las que pa­sa­ron los 50 tie­nen me­nos chan­ces de que un hom­bre las eli­ja para dis­fru­tar del se­xo y la com­pa­ñía?

—Yo veo mu­chas mujeres muy li­bres que no es­tán a la es­pe­ra que les sue­ne el te­lé­fono de al­gún hom­bre. La mu­jer hoy es más po­de­ro­sa en to­dos los sen­ti­dos: viaja, se di­vier­te, no ne­ce­si­ta la pre­sen­cia de un hom­bre, ne­ce­sa­ria­men­te, para sen­tir­se com­ple­ta o feliz.

—¿A su edad, y sin un hom­bre al la­do, ex­tra­ña­ría el pi­to…?

—No lo sé. Yo ne­ce­si­to de Lu­cas, por­que es mi com­pa­ñe­ro y cons­truí una vi­da jun­to a él. Pe­ro ex­tra­ñar la pre­sen­cia de un hom­bre, de al­guien que me di­ga lo que quie­re que ha­ga o ten­ga que ha­cer…no me in­tere­sa. Yo amo mi pre­sen­te con Lu­cas, con quien aún me di­vier­to, me río y te­ne­mos có­di­gos. No sé si po­dría adap­tar­me a la vi­da de otro se­ñor. No sé si quie­ro eso. Tie­ne que ser un mi­la­gro. —Cuan­do se reúne con sus ami­gas, ¿ Ha­blan de hom­bres?

—No, ha­bien­do tan­to te­mas para ha­blar….Pe­ro por fa­vor, que abu­rri­do. Te ju­ro que me abu­rre. Con mis ami­gas me gus­ta re­unir­me a bo­lu­dear, a reír­nos…

—Sin em­bar­go la mu­jer es la que cri­ti­ca sin pie­dad a otras mujeres.

—A mí me abu­rre cri­ti­car a otra mu­jer. Me abu­rre la crí­ti­ca. —¿Su ma­ri­do su­frió por ce­los? —Sa­bes que no, y a mí me mo­les­ta que no sea ce­lo­so. El es muy es­tra­te­ga, yo no. Qui­zás es ce­lo­so y siem­pre lo fue, pe­ro yo ja­más me di cuen­ta. Tam­po­co es un hom­bre po­se­si­vo ni con­tro­la­dor. Lu­cas es muy com­pa­ñe­ro. El es chus­ma, le gus­ta sa­ber to­do y to­do el tiem­po.

—¿El se­xo y la pa­sión se trans­for­ma a tra­vés de los años y la con­vi­ven­cia?

—Sí, se trans­for­ma. Vol­va­mos a lo quí­mi­co, hay una hor­mo­na que se lla­ma “oxi­to­ci­na” y es la del ape­go. Y si el otro lo­gra que mi hor­mo­na si­ga ac­ti­va a tra­vés de los años no me quie­ro se­pa­rar más. Nos gus­ta estar jun­tos, dor­mir jun­tos y des­per­tar­nos jun­tos. Tu­vi­mos nues­tras crisis, fui­mos tres ve­ces a una te­ra­pia de pa­re­ja y nos hi­zo muy bien. Nos ha­bía­mos des­co­nec­ta­do. —¿Son una pa­re­ja muy se­xual? —No, tran­qui. So­mos muy ca­ri­ño­sos.

—Du­ran­te los '90 se ha­bló de us­ted co­mo una de las mujeres más se­xua­les y hots.

—Yo no soy así. Y cuan­do me lo cuen­tan me río, me sor­pren­do. Y pe­rra, ce­ro. Yo soy de las que ne­ce­si­tan que me ha­blen, que me di­gan, que me se­duz­can.

—¿El ero­tis­mo para us­ted pa­sa por lo quí­mi­co y men­tal?

—Sí, el hu­mor es al­go que me ca­lien­ta.

—¿Al­gu­na vez su ma­ri­do le en­vió fo­tos eró­ti­cas para es­ti­mu­lar­la?

—¿Queeee?, pe­ro me mue­ro, no. Y yo, ja­más.

—¿Para Lu­cas fue re­la­ja­do y fá­cil ser el hom­bre de una mu­jer co­mo us­ted?

—Sí, por­que yo no me ha­go la im­por­tan­te. En mi ca­sa na­die tie­ne el cen­tro. Nun­ca me hi­ce la in­tere­san­te en la vi­da por­que además, en mi ca­sa,

cuan­do yo era chi­ca, mi abue­la, que fue una mu­jer muy fuer­te, siem­pre nos de­cía: “Este se ha­ce el im­por­tan­te, no le des bo­la…” Ella, que era una mu­jer muy re­fi­na­da, me re­mar­ca­ba: “Nun­ca te vis­tas co­mo la gen­te de la te­le­vi­sión” Y cuan­do me ca­sé por se­gun­da vez, a los 44, ella me mi­ró, y me di­jo: “Que ri­di­cu­lez, ves­ti­da de blan­co”. Una ge­nia, era un ser de luz con mu­cho hu­mor. Otra vez, cuan­do me com­pré mi pri­mer de­par­ta­men­to, ella lle­gó y me di­jo :“Que­ri­da, te vas a re­ci­bir de mu­jer el día que ten­gas tu pro­pio pe­da­zo de tie­rra…te­nés que me­ter las ma­nos den­tro de la tie­rra. Por­que una mu­jer es Tie­rra.” Mi abue­la era sa­bia. —¿Cuan­do sin­tió que fi­nal­men­te se re­ci­bió de mu­jer?

—No ha­ce tan­to, qui­zás 15 años atrás. Cuan­do me sen­tí con­ten­ta con la vi­da que ha­bía desa­rro­lla­do. Con la mu­jer que que­ría ser.

—¿Su­po po­ner­le lí­mi­tes a su úni­ca hi­ja mu­jer?

—Sí, yo ten­go una re­la­ción con Fi­ni muy de par. A Lu­cas le cos­tó más. Pe­ro con Tommy fue igual. Fui es­truc­tu­ra­da en la for­ma de edu­car­los pe­ro ja­más es­tric­ta. Les he ha­bla­do mu­cho. Tommy es­tu­dio Cien­cias Po­lí­ti­cas y tra­ba­ja en em­pre­sas pri­va­das. Es un bom­bón, y co­mo pa­dre, un ejem­plo. —¿Co­mo reac­cio­nó fren­te al título de abue­la? —Mi hi­jo te­nía mie­do de de­cír­me­lo por el pre­jui­cio del rol. Para mí fue la me­jor no­ti­cia de mi vi­da. Me vol­ví a enamo­rar co­mo cuan­do te­nía 15 años, pe­ro es­ta vez, de mis nie­tos. Los chi­cos vie­nen mu­cho a mi ca­sa, o yo a la de ellos. Me gus­ta tam­bién sa­lir con ellos, pe­ro de ma­ne­ra in­di­vi­dual, com­par­tien­do lo que a ellos más les gus­ta. Yo ten­go un her­mo­so re­cuer­do de mis cua­tro abue­los, fue­ron muy im­por­tan­tes en mi vi­da, y as­pi­ro que mi rol lo sea para ellos. Me gus­ta ha­cer­les jue­gos, estar aten­ta a ellos. A pe­sar de que cuan­do tra­ba­jo ten­go po­co tiem­po y me ha­ce un po­qui­to de rui­do… —Vol­vien­do al cui­da­do de la es­té­ti­ca y la be­lle­za ex­te­rior. ¿Cuál es el se­cre­to para man­te­ner­se es­plén­di­da cer­ca de los 60?

—Lo más im­por­tan­te son los há­bi­tos. No sir­ve en­cre­mar­te du­ran­te un mes y ponerse las me­jo­res cre­mas y ha­cer los me­jo­res tra­ta­mien­tos y lue­go aban­do­nar to­do. La cons­tan­cia es lo que da re­sul­ta­do. Yo de­je de fu­mar, y te ase­gu­ro que fue una de las co­sas más di­fí­ci­les que lo­gré en mi vi­da. Di­cen los ame­ri­ca­nos que quien lo­gra de­jar de fu­mar pue­de lo­grar cual­quier co­sa. Yo lo lo­gré a los 35 y fue mi me­jor elec­ción. Na­da se lo­gra de ma­ne­ra má­gi­ca. To­do im­pli­ca un sa­cri­fi­cio, y por so­bre to­do, an­te to­do, cons­tan­cia. Yo me cui­do mu­cho y to­dos los días.

—Tam­bién ha­bló de la fle­xi­bi­li­dad cor­po­ral.

—Fundamenta­l, sino te­nés el cuer­po fle­xi­ble te due­le to­do. Eso te va al­qui­no­san­do. Si te due­le al­go, in­si­si­tí has­ta cu­rár­te­lo. No lo de­jes co­mo si fue­ra una ca­ñe­ría ro­ta por­que al­gún día la ca­sa se te pue­de inun­dar. Ni bien apa­re­ce el do­lor, hay que ata­car­lo. En de­fi­ni­ti­va, no de­jar­se estar… —¿Qué se­cre­tos pue­de con­tar­nos acer­ca del cui­da­do de la piel?

—Me lim­pio la ca­ra con cre­mas na­cio­na­les y no pre­pa­ra­das. Cre­mas de far­ma­cia. Lo que sí es fundamenta­l para mí, es la ex­fo­lia­ción. Cuan­do me ba­ño con un ce­pi­llo o con las ma

nos cuan­do me la­vo la ca­ra, me pa­so un scrub, que es co­mo una are­ni­ta no muy fuer­te, que me per­mi­te no só­lo sa­car el res­to del ma­qui­lla­je, sino la gra­si­tud y las cé­lu­las muer­tas. Nun­ca al­re­de­dor de la bo­ca ni en el con­torno de los ojos. Uso pro­tec­ción para el sol, y to­mo mu­cha agua. En reali­dad me obli­go, por­que di­cen que con los años uno va per­dien­do la sed. No se cuan­tos li­tros to­mo, pe­ro no me inun­do. Por­que no me gus­ta ir al ba­ño to­do el tiem­po. Im­por­tan­te, que el pís sea trans­pa­ren­te. No te ol­vi­des que los ri­ño­nes sa­can to­das las to­xi­nas. Tam­po­co to­mo re­me­dios. A lo su­mo, si me due­le la ca­be­za, pri­me­ro to­mo agua, por­que mu­chas ve­ces el do­lor de ca­be­za vie­ne de la des­hi­dra­ta­ción, y sino una ca­fias­pi­ri­na.

—¿Ma­qui­lla­je, al­go en par­ti­cu­lar que de­ba­mos sa­ber o apren­der? —Uso una ba­se muy natural, no me gus­ta el ma­qui­lla­je pe­sa­do. Para mi vi­da co­ti­dia­na no me ma­qui­llo. No soy de estar ho­ras en el ba­ño ocu­pán­do­me de la es­té­ti­ca. De vez en cuan­do me ha­go un ba­ño de acei­te de co­co en el pe­lo. Es bue­ní­si­mo para to­do, tan­to para las pes­ta­ñas co­mo para las ce­jas. Tam­po­co ten­go mu­chas ca­nas. Las ce­jas son mías y ha­go gim­na­sia to­do lo que pue­do, pe­ro só­lo elon­ga­ción. Me gus­ta ha­cer las pos­tu­ras que yo pue­da ha­cer no las que de­ba ha­cer, por eso nun­ca fui adic­ta al yo­ga. Es­tu­die dan­zas pe­ro no ten­go las ar­ti­cu­la­cio­nes la­xas. Ten­go las pier­nas muy lar­gas y los múscu­los más cor­tos.

—¿Cómo es su víncu­lo con las comidas y las die­tas?

—Co­mo de to­do, pe­ro siem­pre sa­bien­do, a tra­vés de mi pe­so, si me pue­do dar un per­mi­so ex­tra o no. No soy una des­afo­ra­da en na­da. Ni con los dul­ces. Me gus­ta el cho­co­la­te amar­go, y po­dría co­mer­me una barra en­te­ra. En es­to sí, re­co­noz­co, no pue­do ejer­cer el au­to­con­trol. (ri­sas) Al­go para com­par­tir, yo no soy ce­lía­ca, pe­ro de­je de co­mer glu­ten. Por­que el glu­ten es una pro­teí­na que en el estómago cae co­mo un as­fal­to de plas­ti­co­la muy com­pli­ca­do de di­ge­rir. To­dos de­be­ría­mos co­mer sin glu­ten. El me­jor via­je que uno pue­de ha­cer es ha­cia uno mis­mo.

—¿En qué pro­ce­so de este via­je in­te­rior se en­cuen­tra en es­ta ins­tan­cia vi­vi­da?

— En que to­do lo que lo­gré con­mi­go mis­ma es a ba­se de tra­ba­jo y no de ge­né­ti­ca ni de suer­te. Yo po­dría estar he­cha tor­ta, fu­ma­do­ra, en­cor­va­da, con el pe­lo arrui­na­do, con los dien­tes ma­rro­nes, pe­ro de­ci­dí ocu­par­me por me­jo­rar mi ca­li­dad de vi­da. No quie­ro ma­gia. No quie­ro sa­car­me mis ras­gos, por­que se­ría sa­car a mi ma­má y a mi pa­pá de mí, lo úni­co que quie­ro es poder trans­mi­tir a la gen­te que no com­pre­mos mo­de­los ex­ter­nos. Que sea­mos lo que que­rra­mos ser pe­ro con­for­mes y or­gu­llo­sos de lo lo­gra­do. To­do tie­ne un pro­ce­so, y aquí la dis­ci­pli­na es im­por­tan­te, para ser me­jo­res, para no­tar los cam­bios y sen­tir­nos or­gu­llo­sos de lo que cons­trui­mos. Si me pre­gun­tas en qué es­ta­do me en­cuen­tro a los 57 años, te di­ría que de di­ver­sión. Es­toy vi­vien­do co­mo en un parque de di­ver­sio­nes. Y no me da mie­do de­cir que soy feliz. Lo com­par­to, y al ha­cer­lo, am­pli­fi­co mi fe­li­ci­dad.

“El se­xo se tras­for­ma. Me ca­lien­ta el hu­mor y nun­ca me vi co­mo una mi­na super hot”.

La ac­triz que in­ter­pre­ta a Ma­da­me Ivonne en ATAV re­ve­la los se­cre­tos de su vi­ta­li­dad y ase­gu­ra que la hi­gie­ne emo­cio­nal es el mo­tor de su vi­da.

An­drea ase­gu­ra que ser lin­da nun­ca fue un pri­vi­le­gio. Su­frió bull­ying de chi­ca pe­ro lo­gró so­bre­vi­vir gra­cias a sus lo­gros per­so­na­les y su co­ne­xión con el agra­de­ci­mien­to uni­ver­sal.

“Cons­truí mi vi­da a tra­vés de los pen­sa­mien­tos po­si­ti­vos y eli­mi­nan­do el odio y lo que no sir­ve”.

La ac­triz di­ce que ja­más se so­me­tió a una ci­ru­gía en el ros­tro. Su se­cre­to es­tá en el há­bi­to y la cons­tan­cia. De­jó de co­mer glu­ten y lác­teos. Elon­ga y ex­fo­lia su cuer­po.

An­drea di­ce que pe­sa lo mis­mo que ha­ce 40 años. Es ri­gu­ro­sa pe­ro na­da es­truc­tu­ra­da. No tie­ne ru­ti­nas y es­pe­ra que la vi­da la sor­pren­da. Tie­ne dos hi­jos y es abue­la de 3 nie­tos.

Ha­ce 26 años que es­ta jun­to a su ma­ri­do, Lu­cas Boc­chino. Tu­vie­ron crisis y re­cu­rrie­ron a te­ra­pia de pa­re­ja. Apren­dió a per­do­nar y pe­dir per­dón. Los une un gran com­pa­ñe­ris­mo.

Ma­da­me Ivonne es su rol en la ti­ra de ma­yor éxi­to de la te­ve. A pe­sar de su mal­dad, la gen­te la quie­re y pide su re­den­ción. Ella pre­fie­re su jus­ta con­de­na.

Frigerio di­ce que en su gran uni­ver­so fe­me­nino no se ha­bla só­lo de hom­bres. “Hay tan­tas co­sas para di­ver­tir­se y pa­sar­la bien que no tie­nen pi­to…”, di­ce re­afir­man­do su fe­mi­nei­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.