“SU PRESENCIA CAM­BIO MI VI­DA” AN­DREA DEL BO­CA Y JUAN PABLO FIORIBELLO

Caras - - ESTILO CONCIENCIA - Por Naia­ra Vec­chio

El es su abo­ga­do pe­na­lis­ta y se hi­cie­ron in­se­pa­ra­bles. An­drea di­ce que él tra­jo luz a su vi­da y le dio ali­vio y tran­qui­li­dad. Los dos lu­cen ra­dian­tes por el mo­men­to que vi­ven a pe­sar de que pre­fie­ren pre­ser­var la re­la­ción. Su úni­ca hi­ja, An­na, aprue­ba la elección de su ma­má.

En oc­tu­bre, cuan­do Juan Pablo Fioribello (44) tomó el ca­so ju­di­cial de An­drea del Bo­ca, el pe­sar de la actriz se re­du­jo no­ta­ble­men­te. La pro­pia ar­tis­ta lo ase­gu­ró:”Han sido dos años muy com­pli­ca­dos y du­ros y a par­tir de la irrup­ción del doc­tor Fioribello se hi­cie­ron mu­chos cam­bios: ha­blar de cier­tos te­mas, po­ner luz, sa­car­me una mor­da­za, es­tar más tran­qui­la y po­der de­di­car­me a mi tra­ba­jo. Ese fue un click su­ma­men­te im­por­tan­te. Co­no­cer­lo fue una de las me­jo­res co­sas que me su­ce­dió el año pa­sa­do”. A Del Bo­ca la re­pre­sen­ta­ba ju­di­cial­men­te el doc­tor Fon­tá­nBa­les­tra, quien te­nía la es­tra­te­gia de no sa­lir a ha­blar pú­bli­ca­men­te de la cau­sa. “Nun­ca di­ré na­da ma­lo de un co­le­ga, só­lo hay di­fe­ren­tes es­ti­los ju­rí­di­cos. Ella ve­nía con una pos­tu­ra de no ha­blar y eso con­mi­go no va”, ase­gu­ra el le­tra­do que a los 17 años em­pe­zó a tra­ba­jar en una fis­ca­lía del Po­der Ju­di­cial. “Ven­go de una fa­mi­lia re­la­cio­na­da al De­re­cho: mi papá es juez de cá­ma­ra de la Na­ción y mi ma­má era abo­ga­da. Siem­pre me apa­sio­nó la par­te pe­nal de Abo­ga­cía. En 1998 y 1999 es­tu­ve en la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res de la mano del mi­nis­tro de Jus­ti­cia y Se­gu­ri­dad, León Ars­la­nián. En 2001, es­tu­ve en el área de In­ves­ti­ga­ción den­tro de la Ofi­ci­na de An­ti­co­rrup­ción. Del 2004 al 2009 es­tu­ve co­mo di­rec­tor ge­ne­ral del Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res con to­do el ma­ne­jo ope­ra­ti­vo y lo­gís­ti­co de una fuer­za. Hi­ce cur­sos en el ex­te­rior con el FBI so­bre cri­mi­na­li­dad e in­ves­ti­ga­cio­nes pe­na­les y di cla­ses co­mo profesor pe­nal en la uni­ver­si­dad. Tam­bién re­pre­sen­to ju­rí­di­ca­men­te a po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y sin­di­ca­lis­tas, y ase­so­ro en ma­te­ria de re­for­ma pe­nal y se­gu­ri­dad a dos go­ber­na­do­res de pe­so a ni­vel nacional”, agre­ga quien ba­jo nin­gún pun­to ba­ra­ja la po­si­bi­li­dad de que An­drea va­ya pre­sa ya que ase­gu­ra que va a sa­lir ab­suel­ta. —¿Có­mo se da su con­tac­to con Del Bo­ca? —Por medio de Mo­ria Ca­sán,a quien tam­bién re­pre­sen­to co­mo

“Entre no­so­tros se dio un víncu­lo muy lin­do y es­pon­tá­neo. Lo nues­tro em­pe­zó pro­fe­sio­nal­men­te y mu­tó a ni­vel per­so­nal. Nos ha­ce­mos bien”.

abo­ga­do. Mo­ria le re­co­mien­da a An­drea que me ven­ga a ver al es­tu­dio ya que bus­ca­ba un cam­bio en su ca­so. An­drea es una per­so­na de los me­dios y le de­bía una ex­pli­ca­ción al pú­bli­co: na­da más ni na­da me­nos que con­tar su ver­dad. Ce­le­bro que den­tro de dos me­ses co­mien­ce el jui­cio oral ya que se va a echar luz so­bre la os­cu­ri­dad que hay hoy so­bre su ca­so. Allí An­drea ten­drá la opor­tu­ni­dad de de­fen­der­se y que se de­ba­ta al res­pec­to. Ella es­tá tran­qui­la por­que es inocen­te y siem­pre es­tu­vo a de­re­cho. Se de­mos­tró que la no­ve­la se hi­zo y que to­dos los ac­to­res co­bra­ron; las pe­ri­cias fa­lla­ron a fa­vor. An­drea tra­ba­jó con to­dos los go­bier­nos del país y ja­más tu­vo un so­lo pro­ble­ma, ex­cep­to es­ta cau­sa que tie­ne una car­ga po­lí­ti­ca im­por­tan­te por­que es un año elec­to­ral y hay in­tere­ses que lo quie­ren lle­var pa­ra ese la­do. Por eso, es­pe­ra­mos el jui­cio con tran­qui­li­dad. —Esa re­pre­sen­ta­ción ju­di­cial se trans­for­mó tam­bién en una re­la­ción per­so­nal entre ustedes… —Sí, se dio un víncu­lo muy lin­do y es­pon­tá­neo. Nues­tra re­la­ción em­pe­zó pro­fe­sio­nal­men­te y mu­tó a ni­vel per­so­nal. Soy de las per­so­nas que quie­ren mu­cho a su país y de­fien­do nues­tros va­lo­res na­cio­na­les. An­drea es par­te de nues­tro pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co y, por eso, la de­fien­do. A quie­nes nos die­ron tan­to, en su ca­so a ni­vel cul­tu­ral, hay que cui­dar­los. A ve­ces en Argentina se sue­le ata­car a sus re­fe­ren­tes y a mí me gus­ta tri­bu­tar a los ar­tis­tas en vi­da. Mu­chos quie­ren lle­var nues­tra re­la­ción al ám­bi­to es­tric­ta­men­te sen­ti­men­tal y la reali­dad es que te­ne­mos una her­mo­sa amis­tad. Ella tam­bién me pi­dió que la ase­so­re y re­pre­sen­te en su ca­rre­ra, que la ayu­de en sus tra­ba­jos na­cio­na­les e internacio­nales. Fue al­go que se dio na­tu­ral­men­te y ya fir­mó con­mi­go al­gu­nos con­tra­tos en México y la pro­pues­ta de Mo­ria, Da­niel Com­ba y Ma­xi Car­da­ci pa­ra ha­cer la obra “Bru­jas”. Tam­bién un

“Si bien en­fren­to una cau­sa por “Ma­má Co­ra­zón’, co­no­cer a Juan Pablo fue una de las me­jo­res co­sas que me pa­só en 2018”

di­rec­tor muy co­no­ci­do nos pro­pu­so ha­cer una pe­lí­cu­la jun­tos, en ba­se a un guion del cu­ña­do de An­drea, Enrique Torres. Se­ría una co-pro­duc­ción es­pa­ño­la, es­ta­dou­ni­den­se y argentina, don­de quie­ren que ac­túe de lo que soy: abo­ga­do pe­na­lis­ta. To­da­vía lo es­toy ana­li­zan­do por­que no me for­mé co­mo ac­tor, más allá de que ten­ga ex­pe­rien­cia en los me­dios. Pe­ro An­drea y va­rios pro­duc­to­res in­sis­ten bas­tan­te que es­to se­ría un go­la­zo si se lle­va a la pan­ta­lla gran­de o se ha­ce una mi­ni­se­rie pa­ra Net­flix. Tam­bién par­ti­ci­pa­ría la hi­ja de An­drea, An­na. La pro­pues­ta me sor­pren­dió gra­ta­men­te. Es­toy en un mo­men­to de mi vi­da don­de ha­go aque­llo que me da pla­cer. Y si em­bar­car­me en es­te pro­yec­to con gen­te que quie­ro me ge­ne­ra­ra dis­fru­te, se­gu­ra­men­te lo ha­ría. Apren­dí con el tiem­po a no ce­rrar las puer­tas y a deses­truc­tu­rar­me. Son co­sas que tras­cien­den lo la­bo­ral y que se die­ron entre no­so­tros na­tu­ral­men­te, sin pla­near­lo. —Co­mo es­ta ex­pe­rien­cia de ti­ro en el po­lí­gono de Bel­grano Shooting Club, a don­de la in­vi­tas­te… — Sí, An­drea me di­jo que nun­ca ima­gi­nó ver­se dis­pa­ran­do con una pis­to­la 9 mi­lí­me­tros, pe­ro lo dis­fru­tó mu­cho: la idea sur­ge tam­bién por­que su per­so­na­je en el th­ri­ller ro­mán­ti­co que es­cri­be “Quique” Torres tie­ne que ver con es­to. Tam­bién fue­ron es­pon­tá­neas las sa­li­das que he­mos com­par­ti­do al teatro o a ver tan­go, nos lle­va­mos bár­ba­ro y es­tá bueno des­com­pri­mir entre tan­ta cues­tión ju­di­cial. Ella es una

“Ven­go de una fa­mi­lia re­la­cio­na­da al De­re­cho: mi papá es juez de cá­ma­ra de la Na­ción y mi ma­má era abo­ga­da. Hi­ce cur­sos en el ex­te­rior con el FBI”

per­so­na ex­ce­len­te que no fue bien cui­da­da en al­gu­nos as­pec­tos por de­ter­mi­na­dos me­dios y eso le ge­ne­ró un per­ju­di­cial os­tra­cis­mo. Con­mi­go, hoy ella me ma­ni­fies­ta que tie­ne otra se­gu­ri­dad pa­ra ha­blar pú­bli­ca­men­te y su ima­gen se re­vir­tió: en “Bru­jas” la ova­cio­nan siem­pre a sa­la lle­na. —¿Có­mo sur­ge su afi­ción al ti­ro de­por­ti­vo? —Prac­ti­co ti­ro des­de ha­ce mu­chos años por hobby y por los car­gos que tu­ve. Lo ha­go den­tro de un con­tex­to que na­da tie­ne que ver con fo­men­tar la vio­len­cia que a ve­ces se quie­re ins­ta­lar. Al con­tra­rio, la gen­te que prac­ti­ca ti­ro es su­ma­men­te edu­ca­da, for­ma­da y res­pe­tuo­sa de las nor­mas y la dis­ci­pli­na. Soy so­cio del Bel­grano Shooting Club, que es un lu­gar pa­ra to­da la fa­mi­lia: van des­de chi­cos has­ta mujeres co­mo de­por­te (y de­fen­sa per­so­nal). Ti­ro es un de­por­te olím­pi­co; las ar­mas no son bue­nas ni ma­las, son el uso que uno les dé. Tam­bién ju­gué al rugby, prac­ti­co ar­tes mar­cia­les des­de muy chi­co y ha­go pa­ra­cai­dis­mo y es­quí; mi ca­ble a tie­rra son los de­por­tes extremos: es una for­ma de des­car­gar las ten­sio­nes que me ge­ne­ra mi ac­ti­vi­dad co­mo abo­ga­do pe­na­lis­ta. No to­mo al­cohol, no fu­mo y ja­más me in­tere­sa­ron las dro­gas. Es­toy en un mo­men­to de ple­ni­tud. Ten­go un hi­jo que se lla­ma León (5), quien es el sol de mi vi­da. Con mi ex, quien tam­bién es abo­ga­da, man­ten­go una ex­ce­len­te re­la­ción. Mi hi­jo me cam­bió en to­do sen­ti­do. Es­tu­ve mu­chos años en la fun­ción pú­bli­ca, abo­ca­do a te­mas com­ple­jos, es­ca­bro­sos y du­ros (la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co, se­cues­tros, etc.) y la fa­ce­ta de pa­dre me hu­ma­ni­zó mu­cho. Con él, pa­sé de la fun­ción pú­bli­ca a la privada por­que no era tan es­tre­san­te. —¿Tie­ne al­gún lí­mi­te pro­fe­sio­nal? —No de­fien­do a acu­sa­dos de vio­la­cio­nes de me­no­res y mujeres. Me han ofre­ci­do de­fen­der a Juan Dart­hés en su mo­men­to y lo re­cha­cé. No di­go que sea cul­pa­ble, só­lo que el ca­so en sí con me­no­res y mujeres me ge­ne­ra una re­pul­sión tan gran­de que no lo pue­do abor­dar con im­par­cia­li­dad.

Al fi­na­li­zar la prác­ti­ca de ti­ro el abo­ga­do fe­li­ci­tó a la actriz por su pun­te­ría. Di­ce que ella es par­te de nues­tro pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co y, por eso, la de­fien­de y representa. Jun­tos se di­vier­ten y pro­yec­tan sa­li­das. Tie­nen quí­mi­ca y atrac­ción.

Juan Pablo ha­bla dis­ten­di­do des­pués de guiar a la actriz en los mo­vi­mien­tos del ma­ne­jo del ar­ma. “Fue un aus­pi­cio­so debut en ti­ro de­por­ti­vo. An­drea tu­vo gran pun­te­ría”, ma­ni­fies­ta el mis­mo le­tra­do al que la hi­ja de la actriz, An­na, y la her­ma­na de Del Bo­ca, Anabella, de­fi­nie­ron co­mo gran per­so­na y pro­fe­sio­nal. “Es mi abo­ga­do, pe­ro tam­po­co es­toy ce­rra­da a que la vi­da me sor­pren­da con él, am­bos es­ta­mos solteros. Hoy por hoy so­mos ami­gos, nos lle­va­mos muy bien y di­ver­ti­mos mu­cho. Es una gran con­ten­ción pa­ra mí”, ase­ve­ra An­drea. “Se dio na­tu­ral­men­te una bue­na quí­mi­ca”, con­clu­ye por su par­te Fioribello mien­tras ella asien­te son­rien­te a su la­do.

El le­tra­do acom­pa­ñó a la actriz en las prác­ti­cas de ti­ro en “Bel­grano Shooting Club” por el per­so­na­je que in­ter­pre­ta­rá en la fic­ción que es­cri­be su cu­ña­do, Quique Torres. En el fil­me, ac­tua­rá Fioribello. Di­cen que las sa­li­das que tie­nen des­com­pri­men lo ju­di­cial.

An­drea di­ce que nun­ca ima­gi­nó ver­se dis­pa­ran­do con una pis­to­la 9 mi­lí­me­tros, pe­ro lo hi­zo pa­ra pro­ta­go­ni­zar un th­ri­ller ro­mán­ti­co y lo dis­fru­tó con Juan Pablo. Han com­par­ti­do va­ca­cio­nes en el Ca­ri­be y sa­li­das al teatro o a es­cu­char tan­go. Ella ase­gu­ra que se sien­te cui­da­da por él.

Juan Pablo Fioribello tie­ne 44 años y es abo­ga­do pe­na­lis­ta. Ade­más de Del Bo­ca y Mo­ria Ca­sán, representa Ju­di­cial­men­te po­lí­ti­cos, em­pre­sa­rios y sin­di­ca­lis­tas. Prac­ti­ca rugby, es­quí, ar­tes mar­cia­les y de­por­tes extremos. No fu­ma ni toma al­cohol. Tie­ne un hi­jo, León, de 5 años y se lle­va muy bien con su ex .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.