LOS SIG­NOS

Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

Caras - - REVELACION­ES -

ACUARIO (21-1 – 19-2): Gran fi­nal de ju­nio: amor y no­ble­za en fran­ca al­za. An­da­na­da de be­ne­fi­cios ma­te­ria­les y la sen­sa­ción de es­tar en el ca­mino que bus­ca­ba. La ar­mo­nía as­tral im­pul­sa cam­bios más que fa­vo­ra­bles.

CANCER (22-6 – 22-7): La en­tra­da del Sol a su signo lo ha­ce bri­llar, jor­na­das en las que lle­ga la ca­li­dez de los pro­pios y la ad­mi­ra­ción de los aje­nos. Es momento de im­ple­men­tar una nueva es­tra­te­gia en los negocios.

PISCIS (20-2 – 20-3): La en­tra­da del Sol en Cán­cer au­gu­ra mo­men­tos de ver­da­de­ra fe­li­ci­dad en el ho­gar y la re­no­va­ción au­to­má­ti­cas de los más sa­lu­da­bles im­pul­sos. La po­ten­cia de Mar­te di­si­pa los ma­los pen­sa­mien­tos.

CAPRICORNI­O (22-12 – 20-1): To­do mar­cha de pa­ra­bie­nes y, en lo re­fe­ri­do a los afec­tos más cer­ca­nos, po­dría im­po­ner­se una con­mo­ve­do­ra re­con­ci­lia­ción. Muy bue­na ini­cia­ti­va en el plano pro­fe­sio­nal, ade­lan­te.

ESCORPIO (2-10 – 22-11): La po­ten­cia marciana lo con­mi­na a ga­nar te­rreno con fir­mes de­ter­mi­na­cio­nes en el área pro­fe­sio­nal. El trán­si­to lu­nar siembra el ca­mino de opor­tu­ni­da­des para el des­plie­gue del ta­len­to y la crea­ti­vi­dad.

GEMINIS (22-5 – 21-6): Apro­ve­che la es­ta­día de Mer­cu­rio en el signo y la des­lum­bran­te agu­de­za de su ol­fa­to: pue­de re­co­no­cer la na­tu­ra­le­za de una pro­po­si­ción sin es­for­zar­se. Ple­ni­tud afec­ti­va, nue­vos bríos.

ARIES (21-3 – 20-4): Se­ma­na para re­cor­dar, la ac­ción de Mer­cu­rio so­bre un signo afín au­gu­ra ga­nan­cias y pro­me­te abrir ho­ri­zon­tes in­sos­pe­cha­dos. Al­tí­si­mas pro­ba­bi­li­da­des de des­ta­que en el te­rreno pro­fe­sio­nal.

SAGITARIO (23-11 – 21-12): De­mues­tra gran cin­tu­ra y ha­bi­li­dad para des­tra­bar un con­flic­to en el te­rreno pro­fe­sio­nal, cre­cen la ad­mi­ra­ción y el res­pe­to en­tre co­le­gas y com­pe­ti­do­res. No­ve­da­des que sor­pren­den.

LIBRA (23-9 – 22-10): Lo­gra atra­ve­sar un pro­ble­ma que mo­les­ta­ba des­de ha­cía ra­to en el seno de la pa­re­ja, lo­gra la ad­mi­ra­ción de su par­te­nai­re. Se im­po­ne la cor­du­ra, Mer­cu­rio abre po­si­bi­li­da­des que no sos­pe­cha­ba.

LEO (23-7-22-8): Los fe­li­nos se en­cuen­tran en la sen­da del pro­gre­so, la ac­ción as­tral le au­gu­ra el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do. No­ta­ble avan­ce en el te­rreno afec­ti­vo con gran ini­cia­ti­va y se­duc­ción a to­pe, gran des­plie­gue de ele­gan­cia.

VIRGO (23-8 – 22-9): Es im­pe­rio­so pro­ce­der con cau­te­la en los ám­bi­tos en los que no ma­ne­ja to­das las con­di­cio­nes ni co­no­ce los in­tere­ses que es­tán en jue­go, la im­pe­ca­bi­li­dad es su he­rra­mien­ta más no­ble.

TAURO (21-4 – 21-5): Po­dría re­ci­bir un re­ga­lo que lo sor­pren­de­rá y le ha­rá con­tar con una in­for­ma­ción que no co­no­cía. Se im­po­ne una ac­ti­tud de ob­ser­va­ción, de no jui­cio y de si­len­cia, es ne­ce­sa­rio apren­der a mi­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.