“CON ELLA SE FUE MI RAZON DE VI­VIR”

ISA­BE­LI­TA EN EL UL­TI­MO ADIOS A SU MA­DRE ” CO­CA” SARLI

Caras - - REPORTAJE - Por Re­be­ca Pei­ró

“Mi ma­má siem­pre es­ta­rá en mi co­ra­zón y se­gui­re­mos co­nec­ta­das a tra­vés de la fe y el uni­ver­so”

Fue un em­ble­ma del ci­ne ar­gen­tino en la dé­ca­da de los ‘60 y los ‘70. Isa­bel “Co­ca” Sarli, mu­rió el mar­tes 25 a los 89 años, en el Hos­pi­tal Cen­tral de San Isi­dro. Pa­ra su hi­ja Isa­be­li­ta Sarli, fue el te­so­ro más pre­cia­do. Por eso le en­tre­gó to­do su amor y la acom­pa­ñó en ca­da ins­tan­te co­mo ella lo me­re­cía. So­bre to­do en los úl­ti­mos me­ses, cuan­do su sa­lud se vio de­te­rio­ra­da y de­bió ser aten­di­da en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des en el hos­pi­tal de San Isi­dro.

El miér­co­les 26, sus res­tos fue­ron des­pe­di­dos en el ce­men­te­rio de Oli­vos. Fue una ce­re­mo­nia ín­ti­ma an­tes de la cre­ma­ción, a la que só­lo asis­tie­ron su hi­ja, su yerno Da­mián y al­gu­nos ami­gos. “Con ella se fue mi co­ra­zón, se me fue to­do. Son mo­men­tos muy di­fí­ci­les, éra­mos muy pe­ga­das. Vi­vía­mos jun­tas y nun­ca me fui de la ca­sa. Mi ma­ri­do sa­bía que nun­ca me iba a po­der des­pe­gar de ella. Era una ex­ce­len­te mu­jer y ma­dre. Na­die la va a co­no­cer co­mo la co­no­cí yo”, di­jo Isa­be­li­da des­con­so­la­da.

La sa­lud de Isa­bel Sarli co­men­zó a de­te­rio­rar­se a par­tir de mar­zo de es­te año lue­go de ser ope­ra­da de la ca­de­ra por una caí­da que su­frió al le­van­tar­se de la ca­ma. En ma­yo, su es­ta­do em­peo­ró por una neu­mo­nía y de­bió ser in­ter­na­da. Has­ta el úl­ti­mo día, su hi­ja fue su com­pa­ñe­ra in­con­di­cio­nal. El úni­co con­sue­lo de Isa­be­li­ta era sa­ber que su ma­má se re­uni­ría en el cie­lo con su ado­ra­da ma­dre, Ma­ría Ele­na y con el gran amor de su vi­da: Armando Bo. Sus dos hi­jos adop­ti­vos, tan­to Isa­be­li­ta co­mo Mar­tin eran sus soles, y sus mas­co­tas (pa­pa­ga­yos, pe­rros, ga­tos y pá­ja­ros) for­ma­ban par­te de su apa­ci­ble vi­da.

“La her­mo­su­ra de mi ma­dre es y se­rá úni­ca, no se com­pa­ra con na­die. Por­que, ade­más, po­see una gran be­lle­za in­te­rior. Fue una gran lu­cha­do­ra. Por su en­tre­ga to­tal con Armando (Bo), su pro­fe­sión y su en­tre­ga co­mo ma­dre. Nun­ca de­ja­rá de ca­mi­nar a mi la­do , la de­fi­nió Isa­be­li­ta. Sen­si­ble, au­tén­ti­ca y fiel, tras su muer­te mu­chos ca­na­les emi­tie­ron sus pe­lí­cu­las y las re­des se lle­na­ron de men­sa­jes de des­pe­di­da. Des­de Mirt­ha Le­grand y Su­sa­na Gi­mé­nez has­ta el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri. El mun­do del es­pec­tácu­lo y el ci­ne la des­pi­dió co­mo lo que era: una gran­de.

El miér­co­les 26, los res­tos re­ci­bie­ron un res­pon­so en el ce­men­te­rio de Oli­vos. Isa­be­li­ta co­lo­có la ur­na con las ce­ni­zas jun­to a las de la ma­dre de la ac­triz, Ma­ría Ele­na Sarli, y la fo­to de su gran amor: Armando Bo. El jue­ves 27, le lle­vó flo­res con su ma­ri­do, Da­mián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.