“ME JUZGO TO­DO EL TIEM­PO”

DEL­FI­NA CHA­VES, INTIMA

Caras - - REVELACION­ES - Pro­duc­ción: Pa­tri­cia Mog­ni. Agra­de­ci­mien­tos: Re­vis­ta "Luz". Ma­qui­lló: Sol Ca­rre­ras pa­ra Es­tu­dio Duo con pro­duc­tos Ur­ban De­cay (ig: @su ns­hi­ne­ca­rre­ras). Pe­lo: Ya­mo Zar­len­ga (ig: @ya­mo­zar­len­ga). Agra­de­ci­mien­tos: Ho­tel Pa­tios de San Tel­mo (lo­ca­ción: pa­tios­de

Con “Lu­cía”, su per­so­na­je en “Ar­gen­ti­na, Tie­rra de Amor y Ven­gan­za” se con­vir­tió en una de las ac­tri­ces del mo­men­to. Ase­gu­ra que ella mis­ma es su má­xi­ma ob­se­sión. Per­fil de una mu­jer exi­to­sa con in­fan­cia di­fí­cil.

No te­me re­co­no­cer­se co­mo una per­so­na in­tros­pec­ti­va, un “po­co er­mi­ta­ña” y a quien le cues­tan los en­cuen­tros so­cia­les muy gran­des, co­mo si al sin­ce­rar­se si­guie­ra ha­cien­do lo que más la ob­se­sio­na: tra­ba­jar en sí mis­ma. “Yo me le­van­to to­das las ma­ña­nas muy tem­prano pa­ra po­der es­tu­diar las es­ce­nas, lue­go voy a gra­bar, y cuan­do vuel­vo si­go es­tu­dian­do. Lo ha­go con es­te per­so­na­je y lo ha­ría con cual­quier otro”, ha di­cho Del­fi­na Chá­ves (23) a la re­vis­ta Luz so­bre “Lu­cía”, su pa­pel en “Ar­gen­ti­na, Tie­rra de Amor y Ven­gan­za”, la no­ve­la éxi­to que pro­ta­go­ni­za y la po­si­cio­na co­mo una de las ac­tri­ces del mo­men­to.

“Si fué­ra­mos con­tem­po­rá­neas, yo me jun­ta­ría con Lu­cía a to­mar una bi­rra, a dis­cu­tir so­bre gran­des es­cri­to­ras y pe­lí­cu­las fe­mi­nis­tas. Pe­ro ella es de una épo­ca en la que el fe­mi­nis­mo y to­do lo vi­sio­na­ria que es, le re­sul­tan una car­ga. Pa­ra com­po­ner­la pre­gun­té mu­cho so­bre la épo­ca, leí. Y me en­can­ta Lu­cía aun­que en la vi­da real yo soy otra on­da. Sin em­bar­go, me veo con esos ves­ti­dos y soy una se­ño­ri­ta. Yo soy lo más re­la­ja­da y ella es­tá siem­pre con los la­bios pin­ta­dos, per­fec­ta”, de­ta­lla la ac­triz so­bre la pos­tu­ra li­ber­ta­ria y co­que­ta de su per­so­na­je.

“Va­lo­ro mu­chí­si­mo es­to que me es­tá pa­san­do. El año pa­sa­do es­tu­ve sin la­bu­rar. Ya no sa­bía qué ha­cer, es­tu­dié, me fui de via­je, leí, me cul­tu­ri­cé... Es­ta­ba a dos mi­nu­tos de ir­me a vi­vir a otro país, a tra­ba­jar de mo­za y es­tu­diar tea­tro, pe­ro a úl­ti­mo mo­men­to hi­ce el cas­ting de ATAV y que­dé”, cuen­ta Del­fi­na, quien vi­ve so­la ha­ce dos años, no tie­ne no­vio, ha­ce te­ra­pia des­de los 17 y tam­bién tra­ba­jó co­mo mo­de­lo. “Me con­vo­ca­ron un par de mar­cas cuan­do era más chi­ca, pe­ro fui mo­de­lo só­lo por un be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co. Con eso, tu­ve

la opor­tu­ni­dad de ayu­dar en mi ca­sa. No ha­bía mu­cha pla­ta pa­ra to­dos y lo que ga­na­ba, lo usa­ba pa­ra mí, y así les evi­ta­ba gas­tos a mis pa­dres”, des­cri­be.

“Me di cuen­ta de que no exis­te el ca­mino fá­cil. Yo nun­ca creí que las co­sas que valen la pe­na se con­si­guen fa­cil­men­te, pe­ro me en­cuen­tro apren­dien­do mu­cho, ga­nan­do mu­chas he­rra­mien­tas. Me es­toy des­cu­brien­do mu­cho a mí mis­ma, con mis in­se­gu­ri­da­des. Me gus­ta­ría ser un po­co me­nos du­ra con­mi­go mis­ma. Pa­ra mí la ac­tua­ción, le­jos de ser un hobby o al­go que se me dio por suer­te, es mi vo­ca­ción. Es un lu­gar vul­ne­ra­ble y me juzgo to­do el tiem­po”, ase­gu­ra. Una vo­ca­ción que le to­có el hom­bro de chi­qui­ta y la hi­zo des­cu­brir esa pa­sión tam­bién a tra­vés del jue­go. Y es que, se­gún cuen­ta Del­fi­na, ella acom­pa­ña­ba a su ma­dre a sus cla­ses de ac­tua­ción y se que­da­ba a un cos­ta­do sen­ta­da has­ta que un día, a los 10 años, se me­tió en un ejer­ci­cio de im­pro­vi­sa­ción. Un mo­men­to que le que­dó gra­ba­do pa­ra siem­pre. En el co­le­gio, su par­ti­ci­pa­ción en los con­cier­tos se vol­vió in­fal­ta­ble. A los 15 se fue a es­tu­diar a Los Án­ge­les con dos ami­gas, des­pués pa­só por va­rios ins­ti­tu­tos y así fue sur­gien­do la ac­triz. “Un día de­ci­dí to­mar­me es­to en se­rio”, ad­mi­te Cha­ves, quien ya for­mó par­te de “La Leo­na” y “Amar Des­pués de Amar” de Te­le­fe, “La Ca­sa del Mar”, en Di­rectv, y de “Ed­ha”, la pri­me­ra se­rie de pro­duc­ción ar­gen­ti­na pa­ra Net­flix.

Pe­ro no to­do fue tan cla­ro y se­reno en la vi­da de Del­fi­na, ya que los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y la de­pre­sión que su­fría su ma­dre, un te­ma que de­ve­ló su her­ma­na, Pau­la Cha­ves, tiem­po atrás, afec­ta­ron a su fa­mi­lia. “Tu­ve una in­fan­cia bas­tan­te di­fí­cil y en el tea­tro en­con­tré un es­ca­pe. Tam­bién lo fue mi ado­les­cen­cia. En 2001, nos

tu­vi­mos que ir a Lo­bos por la cri­sis, el co­rra­li­to, a vi­vir a una ca­sa pres­ta­da. Mi pa­pá via­ja­ba tres ve­ces por se­ma­na y mi ma­má hi­zo ma­la­ba­res pa­ra criar­nos a to­dos te­nien­do dos pesos. Los ve­ci­nos nos traían co­mi­da. Ella es una mu­jer con mu­cha fuer­za. Des­pués ca­yó en una de­pre­sión muy pro­fun­da y pa­só un pe­río­do de un mon­tón de en­fer­me­da­des que tie­nen que ver con la de­pre­sión... Yo era muy chi­ca en un mo­men­to muy di­fí­cil co­mo es pa­ra una ne­na la ado­les­cen­cia, los 13 años... No hay ma­ne­ra de acom­pa­ñar a tu ma­má a esa edad, sos muy chi­ca pa­ra acom­pa­ñar”, con­fie­sa Del­fi­na, quien vi­vió to­da su ado­les­cen­cia con su pa­pá sol­te­ro, “aga­rran­do to­das las ma­ñas de hom­bre”, re­co­no­ce, de­bió afron­tar ata­ques de pá­ni­co, y hoy, afir­ma, de a po­co, va re­com­po­nien­do la re­la­ción con su ma­dre. So­bre el ró­tu­lo que la acom­pa­ñó por años—“la her­ma­na de Pau­la

Cha­ves”—di­ce: “Ella se hi­zo muy co­no­ci­da, en­ton­ces es ló­gi­co que cier­ta gen­te di­ga: ¨ah, sí, es la her­ma­na”. No ten­go ro­llo con eso. Yo me ga­né mi lu­gar por­que me rom­pí el lo­mo es­tu­dian­do y en los cas­tings. Su­fro to­dos los días por­que ca­da día es un desafío y to­dos los días es­toy cre­cien­do y tra­tan­do de ser me­jor, así que el que me lla­men “her­ma­na de Pau­la” a mí no me mo­di­fi­ca en na­da ¿Si quie­ro ca­sar­me co­mo ella? Mi her­ma­na Pau­la siem­pre fue más Su­sa­ni­ta, pe­ro mi bús­que­da per­so­nal va por otro la­do. Yo no ten­go idea si quie­ro ca­sar­me o no”.

Al­gu­nas ver­sio­nes la vin­cu­la­ron sen­ti­men­tal­men­te con Pe­ter Lan­za­ni. “Lo co­noz­co y so­mos bue­nos ami­gos. No sé de dón­de pu­do ha­ber sa­li­do el ru­mor”, acla­ró ella, y has­ta con el es­pa­ñol Al­bert Ba­ró, su pa­re­ja en la fic­ción de el­tre­ce, pe­ro Del­fi­na ad­mi­te no es­tar en pa­re­ja ha­ce un año. “No sé por qué to­dos me quie­ren en­con­trar no­vio. No soy enamo­ra­di­za, pe­ro me gus­ta­ría ser­lo. Y no soy exi­gen­te con el otro, ¿eh? Só­lo que, cuan­do me enamo­ro, me en­tre­go en cuer­po y al­ma. Con 23 años, es­tu­ve de no­via una so­la vez. Cuan­do me enamo­re, lo van a sa­ber. To­tal, ¿qué me fre­na?”, con­clu­ye Del­fi­na, en­tre ri­sas. Chi­ca “in­fluen­cer”, al­go que le otor­gan su ca­si 900 mil se­gui­do­res de su per­fil de Ins­ta­gram, la ac­triz tam­po­co te­me cues­tio­nar a las re­des so­cia­les. “Yo no me sien­to có­mo­da con ese tér­mino. Si mi­rás mi Ins­ta­gram, subo fo­tos o pro­duc­cio­nes que ha­go con mar­cas, pe­ro no me sa­le de for­ma na­tu­ral. ¡Es que ten­go que pa­gar el al­qui­ler! No quie­ro que la gen­te crea que mi vi­da es per­fec­ta o pien­se que, si fue­se co­mo yo, se­ría más fe­liz. Con los años, voy a en­con­trar la for­ma de trans­mi­tir ese men­sa­je más cla­ra­men­te”.

“Va­lo­ro mu­chí­si­mo lo que me pa­sa. El año pa­sa­do es­tu­ve sin la­bu­rar, a dos mi­nu­tos de ir­me a vi­vir a otro país”. Del­fi­na tie­ne 23 y ha­ce te­ra­pia des­de los 17. No te­me ha­blar de sus in­se­gu­ri­da­des, ni de lo que con­si­de­ra su fór­mu­la: es­tu­dio y mu­cha de­di­ca­ción. Des­cu­brió su vo­ca­ción a los 10, cuan­do acom­pa­ñó a su ma­má a una cla­se de tea­tro y se ani­mó a im­pro­vi­sar.

He­roí­na y fe­mi­nis­ta. Así es “Lu­cía”, el per­so­na­je a quien en­car­na Cha­ves y vi­ve un amor prohi­bi­do con “Bruno”, rol in­ter­pre­ta­do por Al­bert Ba­ró, la fi­gu­ra de “Mer­lí”. La pa­re­ja se vol­vió una de las más que­ri­das por el pú­bli­co.

“No soy enamo­ra­di­za, pe­ro me gus­ta­ría ser­lo. Con 23 años es­tu­ve de no­via una so­la vez. No sé si quie­ro ca­sar­me”. La ac­triz vi­ve so­la ha­ce dos años y es­ta sol­te­ra ha­ce uno. Vi­vió con su pa­dre du­ran­te gran par­te de su ado­les­cen­cia, Re­co­no­ce que hoy, re­cons­tru­ye el víncu­lo con su ma­má, quien pa­de­ció de­pre­sión por años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.