“AR­GEN­TI­NA ME ES MUY FA­MI­LIAR”

AL­BERT BARO: DE ALUMNO DE “MERLI” A GALAN DE POL­KA

Caras - - REVELACION­ES - Por Sa­bri­na Ga­lan­te

Ni los 50 mi­nu­tos en au­to que se­pa­ra­ban a su pe­que­ño pue­blo —San Es­te­ban de Pa­lau­tor­de­ra — de Bar­ce­lo­na, don­de gra­bó la exi­to­sa se­rie ca­ta­la­na “Mer­lí”, ni las cin­co ho­ras de di­fe­ren­cia ho­ra­ria en­tre su

país na­tal y la Ar­gen­ti­na, don­de se ins­ta­ló pa­ra pro­ta­go­ni­zar ATAV (“Ar­gen­ti­na, Tie­rra de Amor y Ven­gan­za”) com­pli­ca­ron a Al­bert Ba­ró (23). Des­pués de tres tem­po­ra­das ro­dan­do en un co­le­gio aban­do­na­do de un ba­rrio re­si­den­cial de la ca­pi­tal ca­ta­la­na, des­de ha­ce seis me­ses los días del ac­tor es­pa­ñol trans­cu­rren en­tre de­co­ra­dos de épo­ca, cua­dras en­te­ras pa­vi­men­ta­das con fa­cha­das an­ti­guas y li­vings aris­to­crá­ti­cos de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do.“Re­ci­bía mu­chos co­men­ta­rios de gen­te de aquí que es­ta­ba vien­do Mer­lí. Es una lo­cu­ra y alu­ci­nan­te que ese pro­duc­to ca­ta­lán ha­ya lle­ga­do

tan le­jos. Que al­go pe­que­ño, pe­ro he­cho con mu­cho ca­ri­ño, fue­ra fa­vo­ri­to de tan­ta gen­te en lu­ga­res tan le­ja­nos. A ve­ces me pa­sa que me fe­li­ci­tan y no sé por qué pro­yec­to es, si por Mer­lí o ATAV”, acla­ra quien des­de su des­em­bar­co a Bue­nos Ai­res, a fi­nes del año pa­sa­do (don­de ce­le­bró su pri­mer año nue­vo le­jos de ca­sa) du­pli­có sus se­gui­do­res en Ins­ta­gram has­ta lle­gar al mi­llón.

Si bien su gran sal­to es­tu­vo li­ga­do al al­can­ce mun­dial que co­bró gra­cias a la pla­ta­for­ma Net­flix, Ba­ró convive a dia­rio con la re­pen­ti­na po­pu­la­ri­dad ad­qui­ri­da co­mo pri­me­ra fi­gu­ra en una ti­ra de el­tre­ce. “Me gus­tan mu­cho los re­tos y pa­ra mí es­te es uno muy gran­de. Tra­ba­jé en Bar­ce­lo­na y en Ma­drid, y aho­ra me fui de mi país por­que tam­bién me tien­ta sa­lir de mis zo­nas de con­fort. Es un or­gu­llo for­mar par­te de es­ta pro­pues­ta en la Ar­gen­ti­na, que tie­ne una his­to­ria y una pro­duc­ción no­ve­do­sa pa­ra la te­le­vi­sión de aquí”, ad­mi­te el ex alumno de “Mer­lí” que com­po­ne a Bruno Sal­vat, un hom­bre ho­nes­to y no­ble dis­pues­to a arries­gar­lo to­do pa­ra ven­gar­se de Tor­cua­to Fe­rrey­ra (Ben­ja­mín Vi­cu­ña) post Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la. Ma­ra­vi­lla­do con la gas­tro­no­mía por­te­ña, el ac­tor que de­bu­tó a los 12 en la ca­de­na TV3 y se for­mó en cla­ses de tea­tro, eli­ge el asa­do por so­bre la pae­lla, pla­to tí­pi­co de su país; ade­más de adop­tar cier­tas cos­tum­bres ar­gen­ti­nas co­mo el ri­tual del mate amar­go en el set o las sa­li­das noc­tur­nas con sus com­pa­ñe­ros de elen­co.

Hin­cha del Bar­ce­lo­na y ad­mi­ra­dor de Ri­car­do Da­rín y Die­go Pe­ret­ti, de­ve­la que pa­ra acor­tar las dis­tan­cias, sus pa­dres sue­len re­unir­se con su abue­la de 91 años pa­ra ver la no­ve­la de Pol-ka por Internet. “La Ar­gen­ti­na me era muy fa­mi­liar des­de el pri­mer mo­men­to y me sen­tí muy có­mo­do con to­do des­de que lle­gué. La vi­da que se lle­va aquí es muy pa­re­ci­da a la de allá y ya adop­té el ‘che’ y el ‘bo­lu­do’. Hay mu­cha in­fluen­cia en­tre am­bos, son dos paí­ses que se mi­ran, her­ma­nos. Acá te­nía mis re­fe­ren

tes, mis pe­lí­cu­las, ha­bía vis­to las úl­ti­mas que me fli­pa­ron: Re­la­tos Sal­va­jes, El Án­gel, Nie­ve Ne­gra, con Da­rín y Sba­ra­glia, de he­cho hi­ce el cas­ting pa­ra esa pe­li, y al fi­nal no que­dé”, di­ce. Y aun­que al­gu­nos ru­mo­res, y fa­ná­ti­cos en­tu­sias­tas de “Bru­nia” (la unión de Bruno y Lu­cía en re­des so­cia­les), se em­pe­ñan en vin­cu­lar­lo con su ac­tual com­pa­ñe­ra de elen­co Del­fi­na Cha­ves, el co­ra­zón de Ba­ró ya fue con­quis­ta­do por Ne­ri­na Utur­bey, pe­rio­dis­ta ar­gen­ti­na ra­di­ca­da en Ma­drid. “Es una fan­ta­sía de la gen­te. Con Del­fi­na nos que­re­mos mu­cho, so­mos ami­gos pe­ro no hay na­da más. A mí nun­ca me ha­bía pa­sa­do es­to de los ru­mo­res”, sen­ten­cia el ac­tor de­bu­tan­te en las li­gas de Pol-ka.

El ac­tor es­pa­ñol y fi­gu­ra de ATAV, que lle­va 6 me­ses en Bue­nos Ai­res, con­fie­sa que ya adop­tó ex­pre­sio­nes por­te­ñas co­mo el “che” y apren­dió a to­mar mate amar­go.

Na­ció en un pe­que­ño pue­blo de Bar­ce­lo­na y co­no­ció el ofi­cio cuan­do un di­rec­tor de la TV de Ca­ta­lu­ña lo vio ac­tuar en un tea­tro. Su abue­la de 91 mi­ra la ti­ra de épo­ca por Internet. “Me fui de mi país por­que tam­bién me tien­ta sa­lir de mis zo­nas de con­fort. Me gus­tan los re­tos y es­te es gran­de”

Des­de el 2 de enero gra­ba la fic­ción más vis­ta de la te­vé. Des­mien­te ru­mo­res de ro­man­ce con su co­le­ga la ac­triz Del­fi­na Cha­ves y re­afir­ma su amor de 10 me­ses con una pe­rio­dis­ta ar­gen­ti­na.

De­cla­ra­do fut­bo­le­ro e hin­cha del Bar­ce­lo­na, eli­ge un asa­do an­tes que una pae­lla. Admira a Ri­car­do Da­rín y es fan del fil­me “Re­la­tos Sal­va­jes” y “El Án­gel”. Le cues­ta li­diar con el trán­si­to de la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.