EL EMO­TI­VO BAU­TI­ZO REAL AR­CHIE REUNIO A TO­DA LA FA­MI­LIA

Caras - - FOCO - Por Gaby Bal­za­ret­ti

Co­no­ci­da es la pa­sión de la Fa­mi­lia Real In­gle­sa por las tra­di­cio­nes. Siem­pre ba­jo la ba­tu­ta de la rei­na Isa­bel II (93) to­do se cum­ple al pie de la le­tra sin ob­viar ni el más mí­ni­mo de­ta­lle. Aun­que en es­ta opor­tu­ni­dad, el bau­tis­mo de Ar­chie Ha­rri­son Mount­bat­ten-Wind­sor —hi­jo del prín­ci­pe Harry (34) y de Meg­han Mar­kle (36) na­ci­do el 6 de ma­yo— la mo­nar­ca fue la gran au­sen­te rom­pien­do ella mis­ma sus man­da­tos, ar­gu­men­tan­do que te­nía un “com­pro­mi­so”, al cam­biar­se la fe­cha ori­gi­nal de la ce­re­mo­nia. Co­mo lo mar­ca la tra­di­ción des­de ha­ce más de 180 años, el pe­que­ño lu­ció el fal­dón de en­ca­je de Ho­ni­ton con la­zos de satén de me­dia­dos del si­glo XIX. Una ba­ta blan­ca que usa­ron to­dos los bis­nie­tos de Isa­bel II y que es una ré­pli­ca del ves­ti­do que la rei­na Vic­to­ria ha­bía en­car­ga­do pa­ra su hi­ja Vic­to­ria Ade­lai­de Mary Loui­sa. Un tra­je bau­tis­mal que fue lu­ci­do por 62 be­bés reales (in­cluí­dos cin­co mo­nar­cas) en el trans­cur­so de los 163 años en la corona. El his­tó­ri­co fal­dón re­ci­bió los cui­da­dos ne­ce­sa­rios du­ran­te años has­ta que, en 2004, la nie­ta de la rei­na, Lady Loui­se Wind­sor, fue la úl­ti­ma en usar­la. Fue en­ton­ces cuan­do An­ge­la Kelly, la ase­so­ra de ves­tua­rio de Isa­bel II, creó una ré­pli­ca que vie­nen uti­li­zan­do to­dos los bis­nie­tos. Co­mo pa­ra no des­en­to­nar en tan im­por­tan­te día, la du­que­sa de Sus­sex lu­ció un tra­je blan­co de Ch­ris­tian Dior que, se­gún di­cen, fue ins­pi­ra­do en su pro­pio tra­je de no­via (que ha­bía si­do rea­li­za­do por la di­se­ña­do­ra Clare Waight, di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Gi­venchy), y, pa­ra su­mar­le emo­ción, lo com­ple­tó con aros de dia­man­tes de Car­tier que tam­bién ha­bía lle­va­do en su bo­da. Pe­ro el to­que es­pe­cial lo mar­có el fas­ci­na

tor con red que ador­nó su ca­be­za. La ce­re­mo­nia de bau­ti­zo se reali­zó en la in­ti­mi­dad de la ca­pi­lla pri­va­da de los Wind­sor don­de se bau­ti­zó y se ca­só Harry, an­te 25 in­vi­ta­dos que es­cu­cha­ron aten­ta­men­te las pa­la­bras del ar­zo­bis­po de Can­ter­bury. En­tre los asis­ten­tes se des­ta­có la pre­sen­cia del prín­ci­pe Car­los (70), Ca­mi­la Par­ker (71) —que lle­vó el tan dispu­tado co­llar fa­mi­liar de per­las de tres hi­le­ras—, la abue­la ma­ter­na Do­ria Ra­gland (62) —sor­pren­dió con un tra­je de Os­car de la Ren­ta en un vi­bran­te ro­sa—, Ka­te Midd­le­ton (37) —con un ves­ti­do ins­pi­ra­ción años ’40, en ro­sa, de Ste­lla McCart­ney que tie­ne des­de 2011, sti­le­tos Gian­vi­to Rossi que com­bi­na­ban con la ori­gi­nal dia­de­ma tren­za­da que su her­ma­na Pip­pa (35) lu­ció en la bo­da de la prin­ce­sa Eu­ge­nia de York (29) y aros de per­las que su sue­gra Diana ha­bía lle­va­do en el bau­tis­mo de Harry— y el prín­ci­pe Wi­lliam (37). Co­mo dos días des­pués del bau­ti­zo, el lu­nes 8, era la fe­cha del cum­plea­ños de la des­apa­re­ci­da Diana Spen­cer, Harry qui­so que la ce­re­mo­nia es­tu­vie­ra ma­ti­za­da con gui­ños en ho­nor a su ma­dre. Por eso, en­tre las in­vi­ta­das de ho­nor es­tu­vie­ron las her­ma­nas de la prin­ce­sa,Lady Eli­za­beth Sa­rah La­vi­nia Mc­Cor­quo­da­le (64), que lu­ció un clá­si­co tra­je de tweed ro­sa con som­bre­ro en com­po­sée, y Cynt­hia Ja­ne Fe­llo­wes Ba­ro­ne­sa Fe­llo­wes (62), que se arries­gó a un in­for­mal tra­je en tono mos­ta­za con ca­mi­sa y som­bre­ro Pa­na­má. Tam­bién ocu­pó un lu­gar pre­fe­ren­cial quien fue­ra la ama­da “nanny” de Harry, Ale­xan­dra Tiggy Leg­ge Bour­ke (54). Lue­go que el agua del Río Jor­dán ca­ye­ra so­bre la ca­be­ci­ta de Ar­chie, to­dos po­sa­ron pa­ra la ima­gen ofi­cial en el gla­mo­ro­so sa­lón de Green Dra­wing, an­te la ex­per­ta len­te del fo­tó­gra­fo Chris Aller­ton. Gran­des son­ri­sas ilu­mi­na­ron los ros­tros de fe­li­ci­dad y has­ta se ani­ma­ron a rom­per el pro­to­co­lo y des­ta­car lo bien que se ha­bía por­ta­do Ar­chie quien, ya des­de pe­que­ño, tie­ne tra­za­do su des­tino real.

Lue­go de la ce­re­mo­nia po­sa­ron en el gla­mo­ro­so Sa­lón de Green Dra­wing. Meg­han y Harry con su hi­jo, Ca­mi­la, Car­los parado jun­to a Do­ria Ra­gland y a Sa­rah y Ja­ne, las her­ma­nas de Diana.

Con só­lo dos me­ses, Ar­chie Ha­rri­son Mount­bat­ten-Wind­sor he­re­dó los ras­gos de su pa­dre. Su ca­be­llo ru­bio, ti­ran­do al pe­li­rro­jo, su na­riz res­pin­ga­da y sus ca­che­tes ro­za­gan­tes, hoy lle­nan de amor a sus pro­ge­ni­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.