“MI RE­CE­TA ES PRO­YEC­TAR PA­RA TE­NER UN MA­ÑA­NA”

DI­CE EL DOC­TOR DANIEL LOPEZ ROSETTI

Caras - - ARTE - por Die­go Es­te­ves

El car­dió­lo­go y es­pe­cia­lis­ta en Es­trés que se hi­zo vi­ral por re­ce­tar sus cla­ves pa­ra la fe­li­ci­dad cuen­ta su his­to­ria de su­pera­ción per­so­nal y pre­sen­ta su úl­ti­mo li­bro ti­tu­la­do “Equi­li­brio”.

La muer­te y la vi­da, en ese or­den, se vie­ron las ca­ras en aquel oto­ño de 1977. Daniel Ló­pez Rosetti (61) cur­sa­ba el se­gun­do año de Me­di­ci­na y por in­vi­ta­ción de un mé­di­co obs­te­tra que co­no­cía del club De­por­ti­vo San An­drés, acep­tó una prác­ti­ca en el hos­pi­tal Thom­pson del par­ti­do de San Mar­tín. “Un do­min­go a la ma­ña­na, sien­do que no sa­bía apli­car ni una in­yec­ción y sen­tía que el guar­da­pol­vo me que­da­ba muy gran­de, sien­to un rui­do y se abren las puer­tas de vai­vén de la guar­dia e in­gre­sa un pa­cien­te traí­do por dos mu­je­res. Lo suben a una ca­mi­lla, yo es­ta­ba só­lo. Al apa­re­cer la emer­gen­cia em­pie­zan a lle­gar va­rios mé­di­cos. Es­ta­ba al la­do del pa­cien­te sin sa­ber qué ha­cer. Era un com­ple­to inú­til, no sa­bía ni por dón­de em­pe­zar ni diag­nos­ti­car la muer­te. Ha­bía apro­ba­do anato­mía e his­to­lo­gía de pri­mer año; nun­ca ha­bía vis­to un pa­cien­te vi­vo”, cuen­ta el au­tor de “Equi­li­brio”, edi­ta­do re­cien­te­men­te por Edi­to­rial Pla­ne­ta. Ya per­dió la cuen­ta de cuán­tas ve­ces con­tó es­ta anéc­do­ta fun­dan­te de su ca­rre­ra, sin em­bar­go, se con­mue­ve co­mo si le hu­bie­ra ocu­rri­do ayer: “La emo­ción es el me­jor ce­men­to pa­ra la me­mo­ria... ja­más ol­vi­da­ré ese mo­men­to. Cuan­do las en­fer­me­ras gri­tan que era un pa­ro car­día­co, re­cién ahí me di cuen­ta de lo que pa­sa­ba. Yo es­ta­ba al la­do de la ca­mi­lla y me co­rrie­ron con vio­len­cia por­que es­tor­ba­ba. Le hi­cie­ron RCP (Re­ani­ma­ción Car­dio­pul­mo­nar) mien­tras me sen­tía inú­til por ha­ber ido a un hos­pi­tal an­tes de tiem­po. Vi to­das las ma­nio­bras y has­ta cuan­do le diag­nos­ti­ca­ron la muer­te. Las dos mu­je­res que lo ha­bían traí­do es­ta­ban afue­ra... Per­ci­bo has­ta hoy el si­len­cio de la muer­te. Es­ta­ba con­tra uno de los ven­ta­na­les que da­ba a la ca­lle. Se plan­teó quién le avi­sa­ba a la fa­mi­lia y me acuer­do el nom­bre del mé­di­co que di­jo ´yo voy´. Sa­lió y al ins­tan­te se sien­te el llan­to de am­bas mu­je­res. Te­nía to­da la ilu­sión de la Me­di­ci­na, yo no ha­bía po­di­do ni sa­bi­do ha­cer na­da, y al ra­to des­cu­bro que eran la hi­ja y la es­po­sa y era el Día del Pa­dre”, re­me­mo­ra Daniel. Lo que si­guió fue un pe­re­gri­na­je por el hos­pi­tal pa­ra co­mu­ni­car­le al mis­mo obs­te­tra que lo ha­bía in­vi­ta­do a rea­li­zar la prác­ti­ca que ese era su úl­ti­mo día. “Me enojé con Dios. Me di­je que es­to no era pa­ra mí. Y de­ci­dí de­jar la guar­dia. Sa­lí ca­mi­nan­do pa­ra ir a bus­car al mé­di­co, mien­tras mal­de­cía a Dios y me sen­tía in­ser­vi­ble. Pa­sé por to­dos los ser­vi­cios del hos­pi­tal: qui­ró­fano accesorio, la­bo­ra­to­rio, sa­la de hom­bres y de mu­je­res, por pe­dia­tría y al fi­nal es­ta­ba Obs­te­tri­cia. Pre­gun­té por el doc­tor pa­ra de­cir­le que de­ja­ba y cuan­do lo en­cuen­tro, él es­ta­ba en Par­to, en la pri­me­ra ca­mi­lla, re­ci­bien­do a un be­bé. En el mo­men­to que na­ce, lo le­van­ta y el re­cién na­ci­do rom­pe en llan­to. El obs­te­tra es un por­te­ro de la Vi­da... Me pre­gun­tó qué que­ría, yo es­ta­ba por de­cir­le que de­ja­ba la guar­dia pe­ro Dios me con­tes­tó por él. Le di­je: “No, na­da”. Com­pren­dí lo que es el Ho­pis­tal, don­de se na­ce y se mue­re y pa­sás por to­dos los ser­vi­cios mé­di­cos. Des­de ese día, nun­ca de­jé de ha­cer Hos­pi­tal Pú­bli­co”. —¿Fue un es­tí­mu­lo pa­ra im­pul­sar el éxi­to pos­te­rior?

—Se cre­ce en el cri­sol del do­lor y en el de la hu­mil­dad. El mé­di­co tie­ne que ser hu­mil­de por na­tu­ra­le­za por­que en­fren­te tie­ne la en­fer­me­dad, el do­lor y la muer­te. Tiem­po des­pués, mi pa­pá mu­rió de un pa­ro car­día­co y no le hi­cie­ron RCP, y eso me lle­vó a pro­mo­ver la Ley de RCP nú­me­ro 26827/12.

—¿Qué se sien­te re­ani­mar a un pa­cien­te?

—Lo lin­do de ha­cer RCP fren­te a un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio es que vol­vés a ver al pa­cien­te y no se acuer­da de vos por­que nun­ca te co­no­ció, sos anó­ni­mo. Ha­cer RCP es ex­tre­ma­da­men­te so­li­da­rio por­que na­die lo apren­de pa­ra ha­cér­se­lo a uno mis­mo sino pa­ra ayu­dar a otro. El 70% de los pa­ros car­dio­rres­pi­ra­to­rios son en co­no­ci­dos, ami­gos o fa­mi­lia­res. Cuan­do pro­pu­se la Ley se apro­bó por una­ni­mi­dad por una sen­ci­lla ra­zón: no hu­bo par­ti­dos po­lí­ti­cos, sino que to­dos te­nían co­ra­zón. —¿Có­mo re­co­no­cer una per­so­na en

pa­ro y qué ha­cer?

—No tie­ne co­no­ci­mien­to, tra­tás de des­per­tar­la y no reac­cio­na ni res­pi­ra. Si lo goo­gleás, en­con­trás có­mo ha­cer­lo. La ma­nio­bra que pro­po­ne­mos hoy es só­lo con com­pre­sio­nes to­rá­xi­cas, en el cen­tro del tó­rax, a 100 por mi­nu­to, con una pre­sión tal que se com­pri­ma en­tre 5 y 7 cen­tí­me­tros. En ese mo­men­to el co­ra­zón em­pu­ja san­gre y la en­vía al ce­re­bro. Aun­que lo ha­gas mal, ya es­tás ha­cien­do un bien.

—¿Sus co­le­gas lo mi­ran de reojo por mez­clar la emo­ción con la Me­di­ci­na?

—No sien­to que el guar­da­pol­vo sea un uni­for­me, y sos­ten­go en va­rios de mis li­bros que no so­mos se­res ra­cio­na­les, sino que so­mos se­res emo­cio­na­les que ra­zo­nan. Te­ne­mos 4 mi­llo­nes de años sien­do pu­ra emo­ción, y la apa­ri­ción de la ra­zón es re­cien­te en la evo­lu­ción del hom­bre, ha­ce unos 70 mil años. En mi úl­ti­mo li­bro, “Equi­li­brio”, abor­do có­mo pen­sa­mos y de­ci­di­mos, y le doy una vuel­ta de tuer­ca más al te­ma de có­mo equi­li­bra­mos ra­zón y emo­ción. —¿Có­mo es­tá cons­ti­tui­do su gru­po fa­mi­liar? —Por mi es­po­sa, Ana (60), y nues­tros tres hi­jos, Matías (34), Ca­ro­li­na (32) y Ga­brie­la (31). Y en agos­to de es­te año me en­te­ré que ten­go un hi­jo pre­ma­tri­mo­nial, Se­bas­tián (35).

—¿Có­mo con­ci­lia la fa­mi­lia con su in­ten­so rit­mo de tra­ba­jo?

—Muy bien, de he­cho, no po­dría ha­cer lo que ha­go sin el apo­yo de ellos.

—Sus re­ce­tas es­cri­tas a mano ins­pi­ran a mi­llo­nes de per­so­nas, ¿Es con­cien­te de eso? —En­tre Ins­ta­gram y Fa­ce­book ten­go tres mi­llo­nes de se­gui­do­res. To­das mis re­ce­tas pue­do sos­te­ner­las mé­di­ca­men­te y las se­llo. Por ejem­plo: ´El me­jor an­sio­lí­ti­co es un abra­zo´. Los me­jo­res me­di­ca­men­tos no se ven­den en farmacias y au­men­tar las do­sis de ami­gos y de fa­mi­lia es po­si­ti­vo. Los Me­dios pa­ra mí son un con­sul­to­rio muy gran­de. —¿Cuál es su re­ce­ta de ca­be­ce­ra? —Te­nés que te­ner ma­ña­na, pro­yec­tar. La vi­da co­mien­za y ter­mi­na ca­da día. Eso te in­cli­na el cuer­po y la men­te ha­cia ade­lan­te. Aun­que sé que to­dos co­me­te­mos erro­res, ten­go pre­sen­te que el que tro­pie­za y no se cae, avan­za un pa­so.

Ló­pez Rosetti ha­bla de al­go tan abs­trac­to co­mo el tiem­po: la emo­ción. Su im­pac­to en la for­ma de ver la reali­dad y qué ha­cer pa­ra re­en­fo­car la vi­da y ate­nuar el per­ju­di­cial es­trés. La muer­te de su pa­dre por un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio lo im­pul­só a pro­mo­ver la Ley de RCP obli­ga­to­rio en es­cue­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.