“EL PE­QUE­ÑO BUBBA ES MI CLON”

EL PRINCIPE HARRY ENAMO­RA­DO DE SU HI­JO DE 4 ME­SES

Caras - - REVELACION­ES - Por Gaby Bal­za­ret­ti

Con ape­nas cua­tro me­ses —el 6 de oc­tu­bre ce­le­bra los cin­co—, el pe­que­ño Ar­chie Ha­rri­son Mount­bat­ten-Wind­sor ya de­bu­tó en su “tra­ba­jo” co­mo nue­vo “prin­ci­pi­to” de In­gla­te­rra. El más pe­que­ño in­te­gran­te de la Ca­sa Real In­gle­sa lle­gó a Su­dá­fri­ca cum­plien­do con el pri­mer com­pro­mi­so ofi­cial de la agen­da de sus pa­dres, el prín­ci­pe Harry (35) y Meg­han Mar­kle (38). Y só­lo bas­tó que la pa­re­ja real pu­sie­ra un pie so­bre sue­lo afri­cano pa­ra que el be­bé se “ga­na­ra” to­dos los pi­ro­pos y sus­pi­ros. Los Du­ques de Sus­sex vo­la­ron do­ce ho­ras en un avión de lí­nea pa­ra evi­tar crí­ti­cas so­bre sus ex­ce­si­vos gas­tos y lle­va­ron a la “na­na” de Ar­chie que, fi­nal­men­te, pa­re­ce que se­rá la de­fi­ni­ti­va. Ya que la pa­re­ja pro­bó tres mu­je­res y nin­gu­na los con­ven­ció pa­ra que se en­car­ga­ra de los cui­da­dos de su hi­jo. Cuen­tan en la in­ti­mi­dad que fue una mu­jer de co­lor y de na­cio­na­li­dad bri­tá­ni­ca la que ter­mi­nó de con­ven­cer a Meg­han quien no du­dó en de­fi­nir­la co­mo “un re­ga­lo de Dios” que le ha­ce re­cor­dar a su ma­dre y que, se­gún ad­vir­tió a to­dos, se­rá pa­ga­da por su pro­pio di­ne­ro. Igual, Harry per­so­nal­men­te con­tro­la­ría la aten­ción de la ni­ñe­ra a tra­vés de un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co que lle­va per­ma­nen­te­men­te en su bol­si­llo. Lue­go de do­ce ho­ras de vue­lo arri­ba­ron a Ciu­dad del Ca­bo pa­ra cum­plir con una nu­tri­da agen­da ofi­cial que, en una par­te de­jó al prín­ci­pe so­lo por te­mas de se­gu­ri­dad ya que re­co­rrió zo­nas que no eran re­co­men­da­bles pa­ra ha­cer­las con un be­bé. Y una de ellas fue pre­ci­sa­men­te co­mo un sen­ti­do ho­me­na­je a su ma­dre, la des­apa­re­ci­da Lady Di, que ha­bía es­ta­do en An­go­la en 1997, por su gran lu­cha con­tra las “mi­nas an­ti­per­so­na­les” —fa­mo­sa fo­to que dio la vuel­ta al mun­do—. “Me emo­cio­na mu­cho es­te lu­gar ya des­mi­na­do gra­cias a mi ma­dre. Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra mí ha­ber via­ja­do has­ta es­tas tie­rras y pi­sar el sue­lo que pi­só mi ma­dre”, con­fió emo­cio­na­do.

Pe­ro la pri­me­ra apa­ri­ción de Ar­chie fue du­ran­te el emo­ti­vo en­cuen­tro que vi­vie­ron con el Pre­mio No­bel de la Paz, el Ar­zo­bis­po Des­mond Tu­tu (87) —el pa­ci­fis­ta sud­afri­cano que se hi­zo fa­mo­so du­ran­te los ’80 por su lu­cha con­tra el Apart­heid— su es­po­sa Leah y su hi­ja The­re­sa Tha­de­ka Tu­tu.

En Afri­ca, el “Baby Ro­yal” “enamo­ró” a to­dos y, en bra­zos de Meg­han, se vio igual a su pa­dre cuan­do era be­bé y po­sa­ba con Lady Di.

En la Fun­da­ción “Des­mond’s Le­gacy” se reunie­ron a dis­fru­tar de un re­la­ja­do té con ga­lle­ti­tas en for­ma de co­ra­zón. Con un sen­ci­llo out­fit de ves­ti­do con es­tam­pa­do en blan­co y azul que gra­cias a una aber­tu­ra de­ja­ba al des­cu­bier­to una fal­da tam­bién azul, de la fir­ma “Club Mó­na­co”, con su ca­be­llo re­co­gi­do y pe­que­ños aros, Meg­han ca­si re­sul­tó inad­ver­ti­da. El “Baby Ro­yal” fue el úni­co pun­to de aten­ción. En com­po­sée con su ma­dre, lu­ció un jar­di­ne­ri­to a ra­yas, en blan­co y azul, con una re­me­ra blan­ca y me­dias ha­cien­do jue­go. El pe­que­ño, que no pu­do evi­tar ser com­pa­ra­do con su pa­dre cuan­do era be­bé, son­rió an­te los an­fi­trio­nes de lu­jo, ga­nán­do­se to­dos los co­men­ta­rios. “¡Ey, Bubba!”, ex­cla­mó su ma­dre pa­ra que con­ti­nua­ra mos­tran­do pú­bli­ca­men­te to­das sus mo­ne­rías. Y, ca­si sin que­rer, de­jó al des­cu­bier­to el ín­ti­mo so­bre­nom­bre de su hi­jo. Ape­la­ti­vo que, se­gún cuen­tan, los prín­ci­pes lo ha­brían es­cu­cha­do en su vi­si­ta del año pa­sa­do a Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da, don­de así lla­man a los be­bés. Y a Harry le en­can­tó y lo hi­zo re­cor­dar a có­mo lo lla­ma­ba su ma­dre cuan­do era pe­que­ño, “Gin­ger”, por jen­gi­bre y su co­lor de ca­be­llo.

Le­jos de to­do pro­to­co­lo, el prín­ci­pe no pu­do ocul­tar lo fe­liz y has­ta “ba­bo­so”, co­mo se de­fi­nió, que es­tá con su pe­que­ño he­re­de­ro. “Mi hi­jo es igual a mi cuan­do era be­bé. El pe­que­ño ‘Bubba’, co­mo lo lla­ma­mos en la in­ti­mi­dad, es mi clon. Tie­ne los ojos de Meg­han pe­ro mi ca­ra y mi ca­be­llo tan dis­tin­ti­vo. Es­toy fas­ci­na­do con él. A Bubba le gus­ta dor­mir­se so­bre mi hom­bro co­mo, me cuen­tan, a mí tam­bién me gus­ta­ba ha­cer­lo so­bre el de mi ma­dre. ¡No pue­do ser más fe­liz!”, con­fió Harry mien­tras no du­da­da en se­car con su pro­pia mano un hi­lo de “ba­ba” de su hi­jo que no pa­ra­ba de son­reir. Y, co­mo pa­ra que no que­da­ran du­das de la fas­ci­na­ción

“Mi hi­jo es igual a mí cuan­do era be­bé. ¡Es­ta­mos fas­ci­na­dos con nues­tro ‘Bubba’!”

“Ar­chie tie­ne los ojos de Meg­han pe­ro mi ca­ra y mi pe­lo tan dis­tin­ti­vo”.

que sien­te por su be­bé, es­cri­bió en su Ins­ta­gram “Arch meets Ar­chie”, ha­cien­do un cla­ro jue­go de pa­la­bras de “El ar­zo­bis­po co­no­ce a Ar­chie”. Aun­que to­do era fe­li­ci­dad du­ran­te sus diez días por Su­dá­fri­ca, don­de vi­si­ta­ron un ta­ller rea­li­za­do por los De­re­chos de los Ni­ños, el Mu­seo del Dis­tri­to Seis (don­de pre­si­die­ron una co­mi­da co­mu­ni­ta­ria) y cum­plie­ron con la gran agen­da de la gi­ra cen­tra­da en te­mas de in­te­rés co­mo tam­bién los son los de­re­chos de la mu­jer, la lu­cha con­tra la po­bre­za y la de­fen­sa de los ani­ma­les, Meg­han no pu­do evi­tar vol­ver a re­co­no­cer­se co­mo una “mu­jer em­po­de­ra­da” al ase­gu­rar: “Es­toy aquí co­mo ma­dre, es­po­sa, mu­jer, mu­jer de co­lor, co­mo tu her­ma­na…. Por eso quiero im­pul­sar a las mu­je­res a lu­char por el res­pe­to, la dig­ni­dad y la igual­dad…” Sin preo­cu­par­se que con sus pa­la­bras des­per­ta­ría un nue­vo enojo de la rei­na Isa­bel II (93). A quien, tam­bién co­men­tan, pro­vo­có no só­lo con sus de­cla­ra­cio­nes sino tam­bién con al­gu­nos de sus looks. Ya que cuen­tan que en só­lo vein­ti­cua­tro ho­ras en tie­rras sud­afri­ca­nas, la du­que­sa de Sus­sex ya ha­bía lu­ci­do seis ves­ti­dos —uno ma­xi de un gé­ne­ro re­ci­cla­do—, las có­mo­das “cha­ti­tas” Ever­la­ne (que só­lo cues­tan 150 eu­ros), las “san­da­lias al­par­ga­tas” con pla­ta­for­ma de po­pu­lar yu­te y “ta­co chino” que son de la fir­ma es­pa­ño­la Cas­ta­ñer y que sue­le lu­cir la rei­na Letizia (47) y al­guno de los jeans des­te­ñi­dos y chu­pi­nes que tan­to odia la mo­nar­ca, ade­más de ves­ti­dos ani­mal print con gran es­co­te y pro­fun­do ta­jo. Co­mo si to­do fue­ra po­co, Meg­han se ne­gó a lu­cir du­ran­te sus días en Afri­ca su gran ani­llo de com­pro­mi­so de oro, con una es­me­ral­da de Bot­sua­na y dos dia­man­tes que per­te­ne­cie­ron a la prin­ce­sa Dia­na. Ar­gu­men­tó que lo ha­cía por dis­cre­ción ya que po­día re­sul­tar una fal­ta de res­pe­to ya que la pie­dra pre­cio­sa pro­vie­ne de una de la ex­plo­ta­ción de una de

las mi­nas afri­ca­nas. Y, ca­si co­mo pa­ra en­fu­re­cer aún más a la abue­la de su ma­ri­do, Meg­han vol­vió a lu­cir el ves­ti­do lar­go, con bre­te­les y ra­yas del aus­tra­liano Mar­tin Grant que el año pa­sa­do ha­bía lle­va­do en su gi­ra por Ocea­nía cuan­do re­co­no­ció su em­ba­ra­zo de Ar­chie. De­ta­lle que mu­chos en el Pa­la­cio de Buc­king­ham to­ma­ron co­mo que po­dría ser un cóm­pli­ce guiño de Meg­han pa­ra ju­gar con la po­si­bi­li­dad de un nue­vo em­ba­ra­zo. Lo cier­to es que mien­tras la ex ac­triz de Holly­wood “pro­vo­ca” nue­vos do­lo­res de ca­be­za a la rei­na Isa­bel, su ri­val, Ka­te Midd­le­ton (37), apro­ve­cha que la “mi­ra real” es­tá so­bre la ca­be­za de su cu­ña­da pa­ra re­la­jar­se y dis­fru­tar de un pe­que­ño “des­can­so” en su com­pro­me­ti­da agen­da.

Ar­chie Ha­rri­son, que el 6 de oc­tu­bre ce­le­bra sus 5 me­ses de vi­da lu­ció, al igual que su ma­dre, un out­fit en azul y blan­co.

En la pri­me­ra gi­ra ofi­cial de la ex ac­triz con su hi­jo, Meg­han no de­jó de son­reir y di­je­ron que po­dría es­tar nue­va­men­te em­ba­ra­za­da.

En An­go­la, 22 años des­pués la mis­ma ima­gen. En 1997 la prin­ce­sa Dia­na po­só en me­dio del cam­po de mi­nas an­ti­per­so­na­les y así ayu­dó a con­cien­ti­zar so­bre su uso. Su fo­to dio la vuel­ta al mun­do y aho­ra Harry re­co­rrió la zo­na y no pu­do evi­tar el sen­ti­mien­to que vi­vió al re­co­rrer el si­tio.

“Me emo­cio­na mu­cho es­te lu­gar ya des­mi­na­do gra­cias a mi ma­dre. Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra mí ha­ber via­ja­do has­ta es­tas tie­rras y pi­sar el sue­lo que pi­só mi ma­dre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.