¿Có­mo tra­tar los jua­ne­tes?

Caras - - SALUD -

El Ha­llux val­gus, co­mún­men­te co­no­ci­do co­mo Jua­ne­te, es una de­for­mi­dad del an­te­pié que afec­ta a la ar­ti­cu­la­ción me­ta­tar­so­fa­lán­gi­ca del pri­mer ra­yo. Es cau­sa de di­fe­ren­tes mo­les­tias e in­co­mo­di­da­des con el cal­za­do, ge­ne­ra do­lor e in­clu­so, le­sio­nes de la piel, úl­ce­ras y di­fi­cul­tad en la mar­cha, en­tre otros.

Ha­bi­tual­men­te, pue­de es­tar aso­cia­do a de­dos en mar­ti­llo, en ga­rra, me­ta­tar­sal­gias (le­sión en la plan­ta del pie), úl­ce­ras y pa­to­lo­gías del an­te­pié. Con fre­cuen­cia, las mu­je­res de en­tre 30 y 40 años son las más afec­ta­das. La pa­cien­te pre­sen­ta una de­for­mi­dad ósea que al­te­ra la es­truc­tu­ra del cal­za­do. Se que­ja de do­lor pro­duc­to de la pre­sión y fric­ción oca­sio­na­da por el cal­za­do y por la de­for­mi­dad del pie, que con­du­ce a pro­ce­sos in­fec­cio­sos. Ade­más, ge­ne­ral­men­te, es­tá acom­pa­ña­do por otras al­te­ra­cio­nes co­mo de­dos en mar­ti­llo, que con­tri­bu­yen a oca­sio­nar do­lor. No se tra­ta de una pa­to­lo­gía he­re­di­ta­ria, sino mul­ti­cau­sal. El gra­do en que cier­tos fac­to­res in­ter­vie­nen, o no, de­pen­de mu­cho de ca­da per­so­na. No obs­tan­te, cier­tos ca­sos son he­re­di­ta­rios y ge­né­ti­cos (se han do­cu­men­ta­do con una cla­ra re­la­ción pa­dres - hi­jos), cal­za­do (za­pa­tos en pun­ta), hor­mo­nal y se­xo (la hi­per­la­xi­tud li­ga­men­to­sa, más pro­pia de las mu­je­res, fa­vo­re­ce que, an­te la pre­sen­cia de fuer­zas de­for­man­tes, sea más sen­ci­llo que la de­for­mi­dad se pro­duz­ca) y me­cá­ni­co (la caí­da del ar­co o ines­ta­bi­li­dad me­dia con la pro­na­ción del me­dio pie, im­po­si­bi­li­tan­do la pro­pul­sión).

La­men­ta­ble­men­te, su pro­gre­sión no se pue­de pre­ve­nir ni fre­nar. Exis­ten en el mer­ca­do nu­me­ro­sos ad­mi­nícu­los or­to­pé­di­cos, pe­ro su uso pa­ra el ma­ne­jo sin­to­má­ti­co no arro­ja bue­nos re­sul­ta­dos y es­tá de­mos­tra­do que no co­rri­gen ni en­len­te­cen la pro­gre­sión de es­ta de­for­mi­dad. An­te la apa­ri­ción de mo­les­tias y la no res­pues­ta al uso de cal­za­do an­cho y plano, la al­ter­na­ti­va es la ci­ru­gía, ya que, una vez ins­tau­ra­da la de­for­mi­dad, es pro­gre­si­va. Es de­cir, so­lo va a au­men­tar con el tiem­po, así co­mo el ma­les­tar. Se han do­cu­men­ta­do ca­sos en eta­pa ado­les­cen­te-ju­ve­nil, aun­que son una mi­no­ría ya que, nor­mal­men­te, se ma­ni­fies­ta con cla­ri­dad a par­tir de los 30-40 años y en el 65 por cien­to de los adul­tos. Es­to ha­bla de un fac­tor hereditari­o. Pa­ra los pa­cien­tes con ar­tro­sis en la ar­ti­cu­la­ción del de­do gor­do del pie, la de­for­mi­dad se co­rri­ge con una fu­sión de la ar­ti­cu­la­ción (ar­tro­de­sis). Hay va­rios pro­ce­di­mien­tos qui­rúr­gi­cos di­fe­ren­tes que se pue­den rea­li­zar. La de­ci­sión se ba­sa en el gra­do y la mag­ni­tud de la de­for­mi­dad del jua­ne­te, la pre­sen­cia de ar­tro­sis en la ar­ti­cu­la­ción del de­do gor­do y del es­pa­cio en­tre el pri­me­ro y se­gun­do me­ta­tar­sia­nos, de­no­mi­na­do án­gu­lo in­ter­me­ta­tar­siano. En sín­te­sis, el ti­po de ci­ru­gía es una de­ci­sión del ci­ru­jano. La in­ter­ven­ción no es una ur­gen­cia, se pue­de pro­gra­mar con tiem­po, pe­ro el do­lor y las cons­tan­tes mo­les­tias pue­den afec­tar la vi­da dia­ria y lle­var a há­bi­tos se­den­ta­rios y una fu­tu­ra dis­ca­pa­ci­dad. Por es­ta ra­zón, es ne­ce­sa­rio con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta que in­di­que un tra­ta­mien­to in­di­vi­dual pa­ra ca­da pa­cien­te. La ci­ru­gía per­cu­tá­nea del pie, tam­bién co­no­ci­da co­mo MIS (Mi­ni­ma­lIn­ci­sio­nSur­gery), es un mé­to­do qui­rúr­gi­co que per­mi­te rea­li­zar in­ter­ven­cio­nes a tra­vés de in­ci­sio­nes mí­ni­mas, lo cual im­pli­ca me­nor trau­ma de te­ji­dos, pro­mue­ve un me­jor post­ope­ra­to­rio (po­co do­lor o ca­si nu­lo, me­nos com­pli­ca­cio­nes de he­ri­das, me­nor in­fla­ma­ción y una rápida re­cu­pe­ra­ción). Se rea­li­za de ma­ne­ra am­bu­la­to­ria.

Fi­na­li­za­da la in­ter­ven­ción, el pa­cien­te se re­ti­ra a su do­mi­ci­lio con un za­pa­to pos­qui­rúr­gi­co con el que po­drá ca­mi­nar des­de ese mo­men­to. Lue­go se le rea­li­za­rán con­tro­les pe­rió­di­cosy, a par­tir del mes, uti­li­za­rá un cal­za­do nor­mal.

Ase­so­ró: doc­tor Gui­ller­mo Car­do­ne. Mé­di­co Trau­ma­tó­lo­go Es­pe­cia­lis­ta en Pie y To­bi­llo. Ser­vi­cio de trau­ma­to­lo­gía del Hos­pi­tal Ita­liano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.