“DEBORA NOS DE­JO UN LE­GA­DO DE AMOR ETERNO”

QUIQUE SACCO Y LOS HI­JOS DE PEREZ VOLPIN

Caras - - FOCO - Por Fa­bián Ca­tal­do

Son tres co­ra­zo­nes que ci­ca­tri­zan de a po­co, y aún así ofre­cen su ín­ti­mo tes­ti­mo­nio de lu­cha: una ba­ta­lla sin ren­co­res ni ol­vi­do. El de­par­ta­men­to del ba­rrio de Bel­grano se abre por pri­me­ra vez a un me­dio pe­rio­dís­ti­co, co­mo ocu­rrió con la ca­sa de Ca­ba­lli­to, a fi­nes de 2017, cuan­do Dé­bo­ra Pé­rez Volpin le con­ce­dió a CA­RAS la pri­me­ra no­ta en fa­mi­lia, pre­sen­tan­do a su pa­re­ja des­de ha­cía sie­te años, En­ri­que “Quique” Sacco (56), y a sus hi­jos Agus­tín (21) y Lu­na (19) —fru­to de la re­la­ción de la pe­rio­dis­ta con Mar­ce­lo Fu­nes, ca­ma­ró­gra­fo de El Tre­ce—. En ese mo­men­to, Dé­bo­ra ha­bla­ba de su ale­ja­mien­to de “Arri­ba Ar­gen­ti­nos”, el no­ti­cie­ro que con­du­cía jun­to a Mar­ce­lo Bo­ne­lli, y se pre­sen­ta­ba co­mo can­di­da­ta a le­gis­la­do­ra de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res en el es­pa­cio de Martín Lous­teau, lla­ma­do “Evo­lu­ción”. Ha­bía con­fia­do en la re­vis­ta pa­ra mos­trar una in­ti­mi­dad que so­lía pre­ser­var, acor­de con su ba­jí­si­mo per­fil. Me­ses des­pués, el 6 de fe­bre­ro de 2018, inex­pli­ca­ble­men­te, Pé­rez Volpin mo­ría en el Sa­na­to­rio de la Tri­ni­dad de Pa­ler­mo, du­ran­te una en­dos­co­pía de ru­ti­na. Su “par­ti­da” no so­lo cau­só una enor­me con­mo­ción so­cial, sino que ini­ció una in­ten­sa bús­que­da de Ver­dad y Jus­ti­cia. A 20 me­ses del fa­tí­di­co he­cho, el en­dos­co­pis­ta que aten­dió a Dé­bo­ra, Die­go Bia­lo­len­kier, es­tá con­de­na­do a tres años de pri­sión con­di­cio­nal e in­ha­bi­li­ta­do pa­ra ejer­cer su pro­fe­sión por sie­te años y seis me­ses. Por su par­te, la anes­te­sis­ta Né­li­da Puen­te, fue ab­suel­ta.

Ahora “Quique” Sacco, ex pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo de la ca­de­na ESPN y ac­tual Ge­ren­te de Ges­tión Ins­ti­tu­cio­nal de la Su­per­li­ga de Fút­bol Ar­gen­tino, abre las puer­tas de su de­par­ta­men­to en Bel­grano al mis­mo equi­po pe­rio­dís­ti­co de CA­RAS que reali­zó aque­lla úl­ti­ma no­ta con Pé­rez Volpin. A su la­do es­tán Agus­tín y Lu­na, quie­nes es la pri­me­ra vez que brin­dan una en­tre­vis­ta tras el fa­lle­ci­mien­to de su ma­dre. An­tes de em­pe­zar con la char­la, es ne­ce­sa­rio co­no­cer có­mo si­gue la cau­sa ju­di­cial, en­te­rán­do­nos de los úl­ti­mos de­ta­lles brin­da­dos por el doc­tor Die­go Pi­ro­ta (46), a es­ta al­tu­ra no so­lo abo­ga­do, sino ami­go de la fa­mi­lia. “Se ha con­de­na­do a uno de los mé­di­cos (el en­dos­co­pis­ta Die­go Bia­lo­len­kier) por ser el res­pon­sa­ble de la muer­te de Dé­bo­ra. Se le atri­bu­yó la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal. Es­to no fue un ac­ci­den­te, ni una si­tua­ción for­tui­ta, sino que fue una muer­te pro­vo­ca­da. Sin in­ten­ción, ló­gi­ca­men­te, pe­ro ya no se dis­cu­te más por­qué mu­rió Dé­bo­ra, ni cuál fue la cau­sa. Al in­ves­ti­gar lo que se ca­li­fi­có co­mo Ho­mi­ci­dio Cul­po­so, se de­mos­tró que las au­to­ri­da­des de Ga­leno in­ten­ta­ron en­cu­brir el ho­mi­ci­dio. Y ese es un de­li­to in­de­pen­dien­te, pos­te­rior. Mu­rió Dé­bo­ra y ho­ras más tar­de co­men­zó un en­cu­bri­mien­to—afir­ma el le­tra­do que en­tra en de­ta­lles es­ca­lo­frian­tes so­bre la dra­má­ti­ca muer­te de la pe­rio­dis­ta y le­gis­la­do­ra por­te­ña—. La clí­ni­ca es de Ga­leno. Es más, el nom­bre Tri­ni­dad de Pa­ler­mo, es un nom­bre de fan­ta­sía. Ahora se in­ves­ti­ga al Di­rec­tor Mé­di­co del Sa­na­to­rio La Tri­ni­dad de Pa­ler­mo, Ro­ber­to Mar­tin­gano, y al Di­rec­tor General de Ga­leno, Eduar­do Ca­va­llo, quie­nes fue­ron impu­tados por en­cu­bri­mien­to. Tam­bién se im­pu­tó a la ins­tru­men­tis­ta Mi­riam Frías y al en­dos­co­pis­ta Se­bas­tián Ce­chi, en­tre otros, por fal­so tes­ti­mo­nio”, agre­ga.

Se­gún Pi­ro­ta, el en­cu­bri­mien­to con­sis­tió en “mo­di­fi­car la es­ce­na del cri­men”, ya que se­gún el abo­ga­do: “El en­dos­co­pio que se uti­li­zó con Dé­bo­ra es nue­vo, gra­ba y de­ja imá­ge­nes re­gis­tra­das y guar­da­das en un dis­co rí­gi­do. Por lo tan­to, es­tá re­gis­tra­do cuán­do se le­sio­na el esó­fa­go y se lle­na de sangre el en­dos­co­pio. Po­dés ver exac­ta­men­te có­mo fue el mo­men­to de la le­sión, siem­pre sin in­ten­ción, pe­ro le­sión al fin, que pro­vo­có la muer­te. Po­dés ver la ac­tua­ción im­pru­den­te del mé­di­co que uti­li­zó el equi­po. Pe­ro lo cam­bia­ron por un equi­po vie­jo que no per­mi­te re­gis­trar imá­ge­nes, sino que so­lo po­si­bi­li­ta ver lo que se ha­ce en un mo­ni­tor en tiem­po real, sin gra­bar. Ese equi­po an­ti­guo que ‘plan­ta­ron’, que ase­gu­ra­ban que se usó en el pro­ce­di­mien­to, se pe­ri­tó en el jui­cio, y se de­ter­mi­nó que no fun­cio­na. Por lo tan­to nun­ca se po­dría ha­ber usa­do. Pe­ro ade­más de to­do, le adul­te­ra­ron el nú­me­ro de se­rie, que es la cha­pa que lle­va atrás, pa­ra que no se pue­da ha­cer la tra­za­bi­li­dad (Se­rie de pro­ce­di­mien­tos que per­mi­ten se­guir el pro­ce­so de evo­lu­ción de un apa­ra­to en ca­da una de sus eta­pas)”, di­ce Pi­ro­ta.

Hay so­lo una con­de­na, la del en­dos­co­pis­ta. “Cuan­do el en­dos­co­pis­ta per­fo­ró el esó­fa­go, la anes­te­sis­ta no su­po re­cu­pe­rar a la pa­cien­te y sa­car­la de la cri­sis. Pe­ro no im­por­ta si no su­po, si lo hi­zo bien o mal, la ma­ca­na del en­dos­co­pis­ta era de tal mag­ni­tud que na­da po­día ha­cer­se pa­ra re­cu­pe­rar­la—afir­ma el abo­ga­do de la fa­mi­lia de Pé­rez Volpin—. No­so­tros es­ta­mos sa­tis­fe­chos por­que se atri­bu­yó una res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal. Ya no se di­ce más que Dé­bo­ra se mu­rió por­que te­nía una pa­to­lo­gía pre­exis­ten­te, que se mu­rió ‘por su cul­pa’. Se mu­rió por­que al­guien se equi­vo­có. No­so­tros de­cía­mos que se equi­vo­ca­ron dos, y la Jus­ti­cia de­ter­mi­nó que se equi­vo­có uno so­lo. Lo cues­tio­na­mos y es­ta­mos en la Cá­ma­ra de Ca­sa­ción pi­dien­do que a Né­li­da Puen­te, la mu­jer que ab­sol­vie­ron, la con­de­nen con una res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal me­nor, pe­ro res­pon­sa­bi­li­dad al fin. Por­que ella pue­de ha­cer­le hoy un pro­ce­di­mien­to igual a cual­quier otro pa­cien­te. En la cau­sa se de­ter­mi­nó que tam­bién ella se equi­vo­có feo. Hoy, a 20 me­ses de la muer­te de Dé­bo­ra, to­da­vía nin­gu­na au­to­ri­dad de la clí­ni­ca pi­dió dis­cul­pas, ni ex­pli­có qué hi­cie­ron mal, ni di­je­ron qué van a ha­cer pa­ra que es­to no vuel­va a pa­sar. La en­dos­co­pía no mata, pe­ro si la ha­cés mal, con un mé­di­co que no lo ad­vier­te y en­ci­ma con una clí­ni­ca que en­cu­bre… La ver­dad es que ese lu­gar es un pe­li­gro pa­ra la so­cie­dad. Creo que to­da­vía hay mu­chas co­sas que no co­no­ce­mos. De­ben es­tar preo­cu­pa­dos. Es­ta­mos bas­tan­te con­ven­ci­dos de que hi­cie­ron más co­sas de las que sa­be­mos, y es­ta in­ves­ti­ga­ción va a ser­vir pa­ra de­ter­mi­nar eso. An­tes de fin de año de­be­ría ha­ber una re­so­lu­ción im­por­tan­te en es­ta nue­va cau­sa”, con­clu­ye Pi­ro­ta, que en­ta­bló ade­más de un víncu­lo pro­fe­sio­nal, una re­la­ción de amis­tad con Sacco.

Tras po­sar con un re­tra­to de Dé­bo­ra pa­ra el fo­tó­gra­fo de CA­RAS, “Quique” Sacco, Agus­tín y Lu­na co­mien­zan una char­la emo­ti­va, en la que las res­pues­tas se ex­pre­san con vo­ces que­bra­das y lá­gri­mas en los ojos.

—¿Có­mo so­bre­lle­va­ron las ex­ten­sas jor­na­das del jui­cio, al es­cu­char des­crip­cio­nes de­ta­lla­das y do­lo­ro­sas de lo que su­ce­dió ese fa­tí­di­co día?

“QUIQUE” SACCO:—La fuer­za que te­ne­mos “es Dé­bo­ra”. Ella cons­tru­yó es­to y nos une. Y ha­ce que hoy dis­fru­te­mos es­te pre­sen­te jun­tos. Yo co­no­cía los de­ta­lles des­de an­tes de to­do lo que se ha­bló en el jui­cio, y fue mu­cho más du­ro re­vi­vir­los. Pe­ro ha­bía que es­tar, uni­dos co­mo es­tu­vi­mos, y acom­pa­ñar to­do el pro­ce­so ju­di­cial que ha­bía­mos pe­di­do pa­ra al­can­zar los re­sul­ta­dos que ne­ce­si­tá­ba­mos. Pa­ra que se co­noz­ca la ver­dad y se ha­ga jus­ti­cia. Co­mo fa­mi­lia, nues­tra lu­cha con­jun­ta hi­zo que arri­be­mos a un ob­je­ti­vo, y es­to no pa­ra ahí, por­que se­gui­re­mos lu­chan­do por más ver­dad y más jus­ti­cia.

“Ex­tra­ña­mos su son­ri­sa y buen hu­mor. Con ella no ha­bía ni un día pe­si­mis­ta.”

—Mu­cha gen­te se in­dig­nó al in­ter­pre­tar que la con­de­na al en­dos­co­pis­ta fue le­ve. Pe­ro us­te­des se mos­tra­ron sa­tis­fe­chos con el fa­llo, sin ren­co­res...

AGUSTIN:—Creo que so­mos hu­ma­nos, an­tes que cual­quier co­sa. Es im­po­si­ble no sen­tir bron­ca en una si­tua­ción así. Se­ría men­ti­ra de­cir que es­tá to­do bien siem­pre. Ob­via­men­te que fue du­ro es­cu­char la sen­ten­cia. En un prin­ci­pio qui­zá no es­tá­ba­mos com­ple­ta­men­te de acuer­do con ella. Pe­ro siem­pre fui­mos cons­cien­tes de que no­so­tros no es­tá­ba­mos bus­can­do ven­gan­za, sino sa­ber la ver­dad. Si ese fue el ve­re­dic­to, no tie­ne sen­ti­do dar­le más vuel­tas.

—¿Có­mo si­guen sus vi­das ahora?

A:—Mi­ran­do pa­ra ade­lan­te, apren­dien­do de lo que se vi­vió, pe­ro ca­da uno con­cen­tra­do en lo que ha­ce y en lo que va a ser su fu­tu­ro. Apo­yán­do­se en las amis­ta­des, en la fa­mi­lia.

Q.S:—Te­ne­mos una fra­se que la es­cri­bió Agus­tín en las re­des, cuan­do via­ja­mos los tres a Chile: “Se­gui­mos la tra­di­ción de es­tar jun­tos co­mo vos hu­bie­ras que­ri­do”. Dé­bo­ra siem­pre es­tá pre­sen­te, cuan­do via­ja­mos jun­tos y en cual­quier si­tua­ción.

A:—Ma­má es­tá con no­so­tros has­ta en los de­ta­lles más mí­ni­mos. En co­sas que ha­go yo, sien­to que reali­zó lo mis­mo que ha­ría ella.

—Agus­tín, Lu­na, ¿es­tán es­tu­dian­do?

A:—Yo es­tu­dio Co­mu­ni­ca­ción So­cial en la UBA, voy por la mi­tad de la ca­rre­ra y la dis­fru­to mu­cho. Ori­gi­nal­men­te la em­pe­cé por­que ma­má la ha­bía es­tu­dia­do tam­bién. Ella fue mi gran re­fe­ren­te en un mon­tón de co­sas. Hoy mi pers­pec­ti­va y pa­no­ra­ma cam­bió, aun­que agra­dez­co ha­ber en­tra­do a ese mun­do gra­cias a ella. Sien­to que es­toy ha­cien­do mi ca­mino y en­con­tran­do mis co­sas. Arran­qué que­rien­do ser pe­rio­dis­ta, pe­ro hoy en día no me lla­ma tan­to la aten­ción. A lo me­jor me vol­ca­ré más pa­ra el la­do de la in­ves­ti­ga­ción. Des­cu­brí que la Co­mu­ni­ca­ción es mu­cho más que pe­rio­dis­mo, y me pa­re­ce una ac­ti­vi­dad muy im­por­tan­te en el de­ve­nir de una so­cie­dad y un país. El es­ti­lo de ma­má, có­mo tra­ba­ja­ba, me in­flu­yó mu­chí­si­mo. La te­nía co­mo ído­la.

LU­NA:—Yo es­toy es­tu­dian­do

Ar­qui­tec­tu­ra en la UBA. Mi tío Alejandro, uno de los her­ma­nos de ma­má, es ar­qui­tec­to, y pa­ra mí es su­per im­por­tan­te por­que re­pre­sen­ta un mo­de­lo a se­guir. Me ayu­dó mu­cho a pen­sar en un fu­tu­ro, ima­gi­nan­do tra­ba­jar en al­go que es­té bueno.

—¿El avan­ce de la Jus­ti­cia sir­ve de con­sue­lo?

Q.S:—Nos tran­qui­li­za por­que he­mos he­cho to­do lo que te­nía­mos que ha­cer, an­te cir­cuns­tan­cias que no son las me­jo­res, por­que no ha­bía an­te­ce­den­tes. No­so­tros lo­gra­mos que dos mé­di­cos es­tén en un Jui­cio Oral, en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos, que ha­ya un pro­ce­so ju­di­cial, que ha­ya un res­pon­sa­ble. Que tam­bién sur­ja la cau­sa por en­cu­bri­mien­to y fal­so tes­ti­mo­nio, y un mon­tón de si­tua­cio­nes que se han da­do a par­tir de la clí­ni­ca. Creo que no­so­tros re­pre­sen­ta­mos co­mo fa­mi­lia lo que no se pu­do ha­cer an­tes y que a par­tir de ahora se pue­de ha­cer: que no hay que de­jar de lu­char. Es ver­dad que la fi­gu­ra de Dé­bo­ra, el ca­ri­ño, el amor de tan­ta gen­te ato­mi­za­do, nos em­pu­jó pa­ra se­guir. Y lo lo­gra­mos, abri­mos un ca­mino mo­vi­li­za­dos siem­pre con las con­sig­nas Ver­dad y Jus­ti­cia. Lle­ga­mos a un pun­to que nos de­ja con­for­mes en al­gún as­pec­to, y no tan­to en otros. Pe­ro se­gui­mos ade­lan­te en una que­re­lla pe­nal ini­cia­da con­tra la clí­ni­ca. Cree­mos que to­do lo que apa­re­ció co­mo men­ti­ra y en­cu­bri­mien­to se va a trans­for­mar en ver­dad. Y nues­tro gran ob­je­ti­vo es ese, que se se­pa la ver­dad.

—¿Ca­da uno fue en­con­tran­do una for­ma de rea­li­zar el due­lo? ¿Son de ir al ce­men­te­rio, o se co­nec­tan con fotos y re­cuer­dos?

A:—Yo per­so­nal­men­te sien­to que me co­nec­to con ma­má más de otras for­mas, no ne­ce­sa­ria­men­te yen­do al ce­men­te­rio. Eli­jo los re­cuer­dos, ni si­quie­ra fotos. La vi­da per­ma­nen­te­men­te me la re­cuer­da a ella, me trae esas me­mo­rias, y con eso pa­ra mí es­tá per­fec­to.

L:— En la ca­lle la gen­te que me re­co­no­ce me di­ce que ten­ga fuer­za, y cuan­do cum­plí años, por las re­des mu­chos me man­da­ron men­sa­jes lin­dos y ben­di­cio­nes.

—¿Qué le­ga­do les de­jó Dé­bo­ra?

A:—Creo que nos de­jó el le­ga­do que siem­pre es me­jor re­sol­ver las co

sas de for­ma pa­cí­fi­ca, cal­ma­da, or­ga­ni­za­da. Que siem­pre va­le más la pe­na in­ten­tar­lo que ir al com­ba­te. Que siem­pre hay una for­ma de ha­cer­lo más ameno, que la otra par­te pue­de en­ten­der me­jor cuan­do se tra­tan las co­sas así. Sien­to que las re­la­cio­nes de ella con to­do el mun­do fue­ron de esa ma­ne­ra, y ese qui­zá sea el ma­yor le­ga­do que nos ha­ya de­ja­do.

L:—Siem­pre, de al­gu­na ma­ne­ra, aun­que yo no me die­ra cuen­ta, ella me in­cul­có ha­cer­me res­pe­tar y en­ten­der lo im­por­tan­te que era ser mu­jer. Te­nien­do en cuen­ta de que hay mu­chas si­tua­cio­nes que se pue­den me­jo­rar, creo que ella fue quien me in­tro­du­jo al te­ma del fe­mi­nis­mo. Hoy en día qui­zá me doy más cuen­ta de esas co­sas, que cuan­do era más chi­ca.

—¿El Día de la Ma­dre fue una fe­cha es­pe­cial pa­ra us­te­des?

A:—Ob­via­men­te que fue una fe­cha di­fí­cil por­que la ciu­dad se lle­nó de car­te­les del Día de la Ma­dre. Pe­ro la ver­dad es que con la po­ca ex­pe­rien­cia que te­ne­mos, el año pa­sa­do fue el pri­me­ro sin ella, yo no lo sien­to co­mo al­go par­ti­cu­lar­men­te fuer­te. Aun­que ob­via­men­te lo es. Pe­ro sien­to co­mo que to­do el tiem­po es el Día de la Ma­dre.

L:—Con fe­chas co­mo el Día de la Ma­dre, pa­sa co­mo con ca­da mes que se cum­ple (de la fe­cha de su fa­lle­ci­mien­to).Hay gen­te que sube fotos y re­cuer­da lo que pa­só. Pa­ra mí no tie­ne nin­gún sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial. Coin­ci­do, to­dos los días son el Día de la Ma­dre.

—¿Qué co­sas ex­tra­ñan más de Dé­bo­ra?

A:—Su au­sen­cia se no­ta más en el he­cho de que era una per­so­na que se ocu­pa­ba de to­do. Lo que pa­sa­ba por ella in­ten­ta­ba re­sol­ver­lo, y qui­zá lo que más cues­ta es ocu­par ese lu­gar de “re­suel­ve to­do”. Es­ta­mos apren­dien­do a ha­cer lo mis­mo a nues­tro mo­do. Ade­más, pien­so que hu­bie­ra es­ta­do bueno que co­noz­ca a mi no­via y al no­vio de Lu­na.

Q.S:—Ex­tra­ño su son­ri­sa, su buen hu­mor. Con Dé­bo­ra no ha­bía ni un día pe­si­mis­ta. Al con­tra­rio, siem­pre con esa ener­gía de ir pa­ra ade­lan­te aun­que pa­sa­ran co­sas ma­las. Con su diá­lo­go e im­pron­ta tras­mi­tía ti­rar siem­pre pa­ra ade­lan­te. En es­to ha­bía que lo­grar Ver­dad y Jus­ti­cia, por­que es lo que ella hu­bie­se he­cho por cual­quie­ra de no­so­tros. Y ade­más, siem­pre re­mar­co que Lu­na y Agus­tín tie­nen un pa­pá muy pre­sen­te (Mar­ce­lo), y go­zan de la li­ber­tad de ha­cer lo que quie­ran. De ma­ne­jar­se con sus tiem­pos y li­ber­ta­des. Creo que lo que ahora sur­ge en­tre no­so­tros es muy na­tu­ral, y yo siem­pre me pro­pon­go te­ner la cla­ri­dad e in­te­li­gen­cia ne­ce­sa­rias pa­ra orien­tar­los y pro­te­ger­los.

—¿Si pu­die­ran de­cir­le al­go a Dé­bo­ra, que se­ría?

Q.S:—Se lo de­ci­mos siem­pre, por­que siem­pre es­tá pre­sen­te. Le de­ci­mos que es­ta­mos muy or­gu­llo­sos y agra­de­ci­dos de que to­do lo bueno que nos pa­sa en la vi­da es­tá di­ri­gi­do por ella. Dé­bo­ra siem­pre dio mu­cho amor, y por eso en es­ta eta­pa re­ci­bi­mos amor de to­dos. En lo per­so­nal, en los años que com­par­ti­mos, des­ta­co lo que cons­trui­mos jun­tos .... Ella abrió su co­fre más sa­gra­do, que eran sus hi­jos, pa­ra com­par­tir­los co­mo fa­mi­lia. Eso lo fui­mos en­ten­dien­do y nos lle­vá­ba­mos muy bien los cua­tro. Hoy Agus­tín, Lu­na y yo, so­mos ca­pa­ces de lle­var es­to ade­lan­te. Esa es la me­jor ener­gía que po­de­mos re­ci­bir de Dé­bo­ra. Ese es su le­ga­do de amor eterno.

Ex­clu­si­vo. A 20 me­ses de la trá­gi­ca muer­te de la pe­rio­dis­ta y le­gis­la­do­ra por­te­ña, su pa­re­ja du­ran­te 7 años re­ci­be a CA­RAS en su de­par­ta­men­to de Bel­grano, jun­to a Lu­na y Agus­tín.

A fi­nes de 2017, Dé­bo­ra aten­dió por pri­me­ra vez a un me­dio en su ca­sa de Ca­ba­lli­to, y po­só con su fa­mi­lia. Me­ses des­pués mo­ri­ría du­ran­te una en­dos­co­pía de ru­ti­na en el Sa­na­to­rio de la Tri­ni­dad.

El pe­rio­dis­ta con su abo­ga­do, Die­go Pi­ro­ta. Por el “ho­mi­ci­dio cul­po­so”, el en­dos­co­pis­ta Die­go Bia­lo­len­kier fue con­de­na­do a 3 años de pri­sión con­di­cio­nal e in­ha­bi­li­ta­do pa­ra ejer­cer su pro­fe­sión por 7 años y me­dio. Ahora hay otra cau­sa con­tra las au­to­ri­da­des de la clí­ni­ca por en­cu­bri­mien­to y fal­so tes­ti­mo­nio.

Sacco con Lu­na y Agus­tín, los hi­jos que tu­vo Pé­rez Volpin con el ca­ma­ró­gra­fo Mar­ce­lo Fu­nes. Coin­ci­den en que la fuer­za que tie­nen “es Dé­bo­ra”, que fue lo que los man­tu­vo uni­dos al es­cu­char los du­ros tes­ti­mo­nios en las au­dien­cias, y lo que los im­pul­sa a se­guir lu­chan­do por más Ver­dad y Jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.