“ME CUI­DO PA­RA QUE NA­DIE VUEL­VA A HA­CER­ME SU­FRIR”

JU­LIE­TA PRAN­DI Y SU RE­NA­CER TRAS EL DO­LOR

Caras - - FOCO - Por Ariel Bog­da­nov (des­de Vi­lla Car­los Paz)

Vien­tos de cam­bio atra­vie­sa en su vi­da Ju­lie­ta Pran­di (38). La mo­de­lo y ac­triz tran­si­ta una eta­pa en don­de to­do se re­su­me en una pa­la­bra: re­en­con­trar­se. Re­en­con­trar­se con­si­go mis­ma, con los afec­tos, con la gen­te que le ha­ce bien, prio­ri­zan­do el cui­da­do per­so­nal en la bús­que­da de de­jar las he­ri­das atrás y co­men­zar a sanar de una vez por to­das.

En ese mar­co de pro­fun­da re­fle­xión y de va­lo­rar los si­len­cios, la in­men­si­dad del Va­lle de Pu­ni­lla pa­re­ce apor­tar un com­ple­men­to ideal. Allí, don­de se fun­den las to­na­li­da­des ver­des de las sie­rras con la tran­qui­li­dad del agua de los la­gos, Pran­di dia­lo­gó con CA­RAS y con­tó có­mo vi­ve es­te pre­sen­te que la en­cuen­tra en Car­los Paz co­mo pro­ta­go­nis­ta de “Atra­pa­dos en el Mu­seo”, la co­me­dia más vis­ta del ve­rano.

“La dis­tan­cia de Bue­nos Ai­res me sir­vió mu­cho. Pu­de fre­nar un po­co el rit­mo de la ciu­dad, de la lo­cu­ra que fue 2019; un año de tan­tos cam­bios que tu­ve que vi­vir… Ter­mi­né con mu­cho es­trés y ale­jar­me de to­do eso me hi­zo ba­jar un cam­bio. Si bien es­toy tra­ba­jan­do y no me pue­do re­la­jar cien por cien­to, no es el rit­mo de la gran ciu­dad”, cuen­ta Ju­lie­ta con tono pau­sa­do. Y res­pi­ra hon­do pa­ra acla­rar: “Sin em­bar­go ex­tra­ño mu­cho Bue­nos Ai­res. Ahí ten­go ami­gos, gen­te muy que­ri­da y no ver­los por dos o tres me­ses tam­bién se sien­te”.

En la vi­lla se­rra­na, Pran­di re­ci­be de ma­ne­ra per­ma­nen­te a sus hi­jos, Roc­co (4) y Ma­teo (9). “Ellos son mis dos mi­la­gros. Lo me­jor que hi­ce en mi vi­da. Amo te­ner­los aquí, dis­fru­tan­do de es­te lu­gar con ellos y sin du­das son quie­nes me dan mu­cha fuer­za pa­ra sa­lir ade­lan­te”, des­ta­ca la ar­tis­ta, cu­yo tono de voz cam­bia cuan­do se re­fie­re a la du­ra his­to­ria que le to­có vi­vir con su ex ma­ri­do, Clau­dio Con­tar­di.

“El do­lor es­tá ahí, la­ten­te. Pa­ra po­der avan­zar, de vez en cuan­do, uno de­be mi­rar pa­ra atrás y es cuan­do apa­re­ce de ma­ne­ra fre­cuen­te una es­pe­cie de ‘flash­back’ o re­cuer­do do­lo­ro­so. Esas son las co­sas que te mar­ca­ron. Se gol­peó mu­cho mi au­to­es­ti­ma, la con­fian­za en mí... En al­gún mo

“En al­gún mo­men­to de­jé de es­cu­char­me. Lle­gué a un lu­gar y me sen­tí per­di­da”.

men­to de­jé de es­cu­char­me, de cui­dar­me, y lle­gué a un lu­gar don­de me sen­tí per­di­da”, na­rra Pran­di con la voz en­tre­cor­ta­da.

“Hoy el tra­ba­jo es re­cons­truir mi con­fian­za, mi amor pro­pio, co­sas que fue­ron me­nos­pre­cia­das o mal­tra­ta­das. Apun­to a eso y creo que des­pués de un año lo he lo­gra­do. Yo de­ci­dí sa­lir de ese lu­gar tan os­cu­ro y cuan­do de­ci­do al­go, lo ha­go. Es­toy muy con­ten­ta con mi reali­dad ac­tual. Me sien­to más mu­jer, más ma­má, más crea­ti­va, más pro­fe­sio­nal…”, re­mar­ca con or­gu­llo. “Es­toy en un mo­men­to de dis­fru­te y hoy me cui­do pa­ra que na­die más me vuel­va a ha­cer su­frir. Uno apren­de en la vi­da y

“Hoy el tra­ba­jo es re­cons­truir mi amor pro­pio. Des­pués de un año creo que lo lo­gré”.

Vol­ver a em­pe­zar. Des­de Car­los Paz, don­de pro­ta­go­ni­za la obra “Atra­pa­dos en el Mu­seo”, Pran­di se re­fi­rió a es­ta eta­pa de su vi­da, tras lo su­fri­do con su di­vor­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.