“POR EL NOM­BRE DEL PA­DRE”: DO­LO­RES QUE SANAN

PE­PE CIBRIAN Y VI­VIA­NA SACCONNE UNI­DOS POR EL HU­MOR CAR­NAL

Caras - - ESTILO FLOW - Por Héc­tor Mau­ge­ri

So­bre la es­ce­na fi­nal de “Por el Nom­bre del Pa­dre”, un si­len­cio en­sor­de­ce­dor se sien­te y se per­ci­be en la sa­la. Los personajes se re­en­cuen­tran pe­ro ya no son los mis­mos. Atra­ve­sa­ron do­lo­res y mi­se­rias pa­ra, fi­nal­men­te, en­fren­tar­se a una reali­dad ines­pe­ra­da. Y en ese abis­mo, don­de las so­le­da­des con­vi­ven con la ne­ce­si­dad de ser, es pre­ci­sa­men­te don­de so­bre­vue­la la es­pe­ran­za y la acep­ta­ción. Ya no ha­brá más pre­gun­tas que for­mu­lar­se. To­do es­tá a la vis­ta y ex­pues­to: En car­ne vi­va. ¿He­ri­das? Sí, las hay, y se­gu­ra­men­te el tiem­po, pe­ro por so­bre to­do el in­men­so amor que se tie­nen, lo­gra­rán ci­ca­tri­zar­las sin si­quie­ra de­jar mar­cas de un pa­sa­do que ya no po­drá con­vi­vir con la nue­va reali­dad.

Es­cri­ta, di­ri­gi­da y pro­ta­go­ni­za­da por Pe­pe Ci­brián Cam­poy, se tra­ta de una co­me­dia con cier­tos ma­ti­ces dra­má­ti­cos, don­de el ac­tor se per­mi­te ju­gar al ab­sur­do y desa­rro­llar cua­tro personajes que le aportan la po­si­bi­li­dad de mos­trar su com­pro­mi­so con el ar­te y el his­trio­nis­mo ac­to­ral. Su re­la­to es­tá per­so­nal­men­te li­ga­do a cier­tos pen­sa­mien­tos que el ac­tor, a los 71 años, re­na­ce pa­ra com­par­tir con su pú­bli­co, co­mo si se tra­ta­ra de un jue­go pa­ra ni­ños, sin in­hi­bi­cio­nes, pe­ro con cier­ta me­lan­co­lía, y al­go de cruel­dad. El se­xo en la ve­jez, el amor des­pués del amor, la elec­ción de vi­vir una se­xua­li­dad di­fe­ren­te, el mis­ti­cis­mo, la frus­tra­ción de sa­ber­se alia­do al fra­ca­so, los có­di­gos que se quie­bran, la im­plo­sión de las re­des so­cia­les y la ne­ce­si­dad de sen­tir­se abra­za­do por el afec­to y esa ca­ri­cia que no vie­ne, son los hi­los con los que el au­tor su­po cons­truir es­te te­ji­do de sen­sa­cio­nes di­ver­sas. Su ex­pe­rien­cia y su au­to­ri­dad es­cé­ni­ca tras­mu­ta to­do lo di­cho en he­chos de cru­da ac­tua­li­dad. A su la­do, y sos­te­nien­do con el mis­mo ta­len­to el desafío de in­ter­pre­tar tres ro­les di­fe­ren­tes – es­po­sa, ma­dre e hi­ja– Vi­via­na Saccone sor­pren­de y en­fren­ta con le­gí­ti­ma cre­di­bi­li­dad las exi­gen­cias de su rol. Los años de ex­pe­rien­cia – tan­to en te­le­vi­sión co­mo en el tea­tro– los con­ju­ga con ga­rra y va­len­tía. Por­que más allá de su hu­mor – que lo tie­ne y es mu­cho– to­do en ella es de una com­po­si­ción de con­cen­tra­ción mi­li­mé­tri­ca. Sa­be tran­si­tar el es­ce­na­rio y trans­mi­tir sen­sa­cio­nes pu­ras y con­vin­cen­tes. Su be­lle­za la mu­ti­la pa­ra lan­zar­se al va­cío de la crea­ción. Así es el ar­te. Po­de­mos ad­mi­rar una pie­za o de­jar­la de la­do. Pe­ro lo que no va­mos a po­der, una vez que aban­do­ne­mos la sa­la del tea­tro Pi­ca­dilly, es ir­nos sin re­cor­dar que el amor to­do lo pue­de, in­clu­so, acep­tan­do las di­fe­ren­cias y los ca­mi­nos que uno de­ci­de re­co­rrer pa­ra ser, al me­nos, un po­qui­to más fe­li­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.