LOS SIG­NOS

Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

Caras - - REVELACION­ES -

LIBRA (23-9 – 22-10): Ex­ce­len­te co­mien­zo de se­ma­na en el que tan­to el sol co­mo la Luna muestran una con­cor­dan­cia ele­men­tal que per­mi­ti­rá gran hol­gu­ra y sol­ven­cia a los li­bria­nos. Afian­za­mien­to per­so­nal y se­gu­ri­dad.

GEMINIS (22-5 – 21-6): Jor­na­das de al­tí­si­ma pro­duc­ti­vi­dad, pue­de re­sol­ver de ma­ne­ra des­lum­bran­te los desafíos que se pre­sen­ten tan­to en lo pro­fe­sio­nal co­mo en el ho­gar. Des­ta­can su ver­sa­ti­li­dad y la pron­ti­tud de sus res­pues­tas.

ARIES (21-3 – 20-4): Ve­nus en el signo pro­mue­ve el en­cuen­tro con lo que com­ple­men­ta, amor y equi­li­brio pue­den sig­ni­fi­car un ver­da­de­ro y an­he­la­do sa­cu­dón. Dis­pón­ga­se a lo mejor de sí mis­mo y de los de­más.

ACUARIO (21-1 – 19-2): Una se­ma­na en la que pue­de ex­plo­rar nue­vas ma­ne­ras de co­mu­ni­ca­ción y de­jar que las pa­la­bras un po­co se ex­pre­sen so­las, com­pro­ba­rá que la sen­si­bi­li­dad afi­na muy bien con lo que us­ted pre­ten­de.

PISCIS (20-2 – 20-3): Des­pués del pa­so de Ve­nus la sen­si­bi­li­dad se mues­tra pró­di­ga y la sen­sua­li­dad se adue­ña de sus ex­pre­sio­nes y avan­za­das. Es un gran mo­men­to pa­ra in­da­gar so­bre sí, aná­li­sis, ta­lle­res de ar­te: la re­fle­xión sal­va.

CANCER (22-6 – 22-7): Son días en los que la re­fle­xión pa­re­ce es­qui­va y, a la vez, se im­po­ne, una ma­ne­ra di­fe­ren­te de pen­sar pue­de ser la cla­ve pa­ra des­lum­brar y des­lum­brar­se. El ar­te abs­trac­to pue­de en­se­ñar.

SAGITARIO (23-11 – 21-12): A su nue­vo y re­no­va­do ím­pe­tu, esas ga­nas de con­quis­tar los an­he­los es­pi­ri­tua­les que tan­to le in­tere­san, pue­de agre­gar una per­so­na­li­dad que irra­dia mag­ne­tis­mo y lo­gra se­du­cir a quie­nes tie­ne en­fren­te.

CAPRICORNI­O (22-12 – 20-1): Man­te­ner la cal­ma a pe­sar de una va­ga sen­sa­ción de in­quie­tud es un tra­ba­jo que trae re­com­pen­sa. La pla­ni­fi­ca­ción es lo su­yo, sin em­bar­go acep­tar el desafío de lo im­pre­vi­si­ble es muy in­tere­san­te.

TAURO (21-4 – 21-5): Acep­te la po­si­bi­li­dad de cam­biar sus po­si­cio­nes sin me­di­tar tan­to ni ru­miar eter­na­men­te pa­ra sa­ber al de­di­llo qué sien­te o qué pien­sa. Des­pués ve cómo se aco­mo­da a lo nue­vo, no se que­de atrás.

ES­COR­PIO (2-10 – 22-11): La in­ten­si­dad tam­bién se ma­ni­fies­ta en la ca­pa­ci­dad de en­trar a lo pro­fun­do y sa­lir pa­ra res­pi­rar li­vian­dad, evi­te exa­ge­rar y agra­var el tono de lo que vi­ve. Gran chan­ce pa­ra el amor.

VIRGO (23-8 – 22-9): Eta­pa de pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes que se ope­ran de ma­ne­ra ama­ble y per­mi­ten una lle­ga­da ho­nes­ta a su in­te­rio­ri­dad sin exi­gen­cia ni exa­ge­ra­ción. El amor pue­de ser in­tem­pes­ti­vo, es­tá muy bien.

LEO (23-7-22-8): Mo­ver­se de sus lu­ga­res de se­gu­ri­dad pue­de abrir hen­di­jas pa­ra que en­tre nue­vo ai­re y nue­va luz, no es­tá mal pen­sar en cam­bios que le per­mi­tan mayor hol­gu­ra. Los fe­li­nos ce­les­tes son re­mo­lo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.