“LA PASION ES­TA IN­TAC­TA” MI­CA VICICONTE Y FABIAN CU­BE­RO

Caras - - REVELACION­ES - Por Ariel Bog­da­nov

Se mi­ran cóm­pli­ces, se mi­ran con pa­sión. No ne­ce­si­tan de las pa­la­bras pa­ra de­cir­se lo que pien­san. Fa­bián Cu­be­ro (41) y Mi­ca Viciconte (30) vi­ven un mo­men­to es­pe­cial en su re­la­ción. Mo­men­to de con­so­li­dar y de vi­vir nue­vas experienci­as, le­jos de sus afec­tos y de todo lo acos­tum­bra­do. Es­ta vez la nue­va pá­gi­na del li­bro de su vi­da la es­cri­ben en la pro­vin­cia de Cór­do­ba, más pre­ci­sa­men­te en Car­los Paz, la ciu­dad a la que Mi­ca lle­gó pa­ra ha­cer tem­po­ra­da ve­ra­nie­ga, le­jos de su Mar del Pla­ta na­tal.

Jun­tos ana­li­za­ron a fin del 2019 la pro­pues­ta que la pro­duc­to­ra Da­bo­pe le hi­zo a la ex ca­pi­ta­na de Com­ba­te, y lue­go de pen­sar­lo en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de am­bos de­ci­die­ron acep­tar pa­sar unos me­ses en las sie­rras lu­gar en don­de Mi­ca pro­ta­go­ni­za “Atra­pa­dos en el Mu­seo”, la co­me­dia más vis­ta del país. En ese mar­co re­ci­bie­ron a CA­RAS pa­ra ha­blar de es­ta eta­pa que los en­cuen­tra uni­dos y pro­yec­tan­do un fu­tu­ro jun­tos y en fa­mi­lia.

—¿En que mo­men­to de pa­re­ja es­tán?

Fa­bián Cu­be­ro: —En uno muy es­pe­cial, muy lin­do, de es­tar ple­na­men­te uni­dos. Te­ne­mos nues­tras di­fe­ren­cias por­que te­ne­mos per­so­na­li­da­des di­fe­ren­tes pe­ro he­mos apren­di­do a su­pe­rar­las. En Car­los Paz lo­gra­mos com­ple­men­tar­nos muy bien en es­ta con­vien­cia que es dis­tin­ta a la de Bue­nos Ai­res. Ella tra­ba­ja y yo la acom­pa­ño, ya que es­toy de va­ca­cio­nes.

Mi­ca Viciconte: —Es una ex­pe­rien­cia dis­tin­ta por­que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a ir a nues­tra ciu­dad que es Mar del Pla­ta y es­to era to­da una apues­ta dis­tin­ta, pe­ro la es­ta­mos lle­van

do muy bien. En Bue­nos Ai­res uno tie­ne su vi­da or­ga­ni­za­da, su gru­po de ami­gos. Acá en cam­bio la pa­sa­mos las 24 horas jun­tos, uno al la­do del otro. Eso era un desafío, por­que po­día­mos lle­var­nos bien o mal al es­tar tan pe­ga­dos y la ver­dad que sa­lió muy bien. En Mar del Pla­ta te­ne­mos nues­tras fa­mi­lias, nues­tros ami­gos, cier­ta ru­ti­na dia­ria, pe­ro acá no te­ne­mos a na­die.

—¿Y en ese mar­co que ha­cen du­ran­te el día?

MV: —Du­ran­te el día me acom­pa­ña al mó­vil de “In­co­rrec­tas” y en ge­ne­ral es­ta­mos mu­cho con ami­gos. Crea­mos un gran víncu­lo con Ro­dri­go No­ya y con Flor To­rren­te, que ade­más de ser com­pa­ñe­ros son muy di­ver­ti­dos y pa­sa­mos mu­cho tiem­po con ellos. Vamos a su casa o ellos vie­nen a la nues­tra y siem­pre apa­re­ce al­go pa­ra ha­cer.

FB: —Otra de las co­sas que te­ne­mos en co­mún es que so­mos muy com­pe­ti­ti­vos am­bos y en­ton­ces ju­ga­mos a los da­dos, a las cartas, al te­nis, al padd­le, al jue­go que se te cru­ce lo trans­for­ma­mos en una lin­da com­pe­ten­cia. Ella es una chi­ca muy de­por­tis­ta igual que yo y ju­ga­mos a to­dos. Ve­mos un me­te­gol, un pool y en­se­gui­da es­ta­mos ahí, com­pi­tien­do.

—¿Hay tiem­po tam­bién pa­ra la pa­sión en las sie­rras?

FC: —Si, ab­so­lu­ta­men­te. La pa­sión es­tá in­tac­ta.

MV: —Am­bos so­mos muy pa­sio­na­les, al­go que es muy importante ya que en es­tos tres años de re­la­ción la pa­re­ja no per­dió la pa­sión. Una de las cla­ves pa­ra cual­quier re­la­ción es pa­sar­la bien con la otra per­so­na y po­de­mos de­cir que en eso no­so­tros no te­ne­mos pro­ble­mas. A la pa­sión le su­ma­mos que am­bos so­mos muy di­ver­ti­dos y es un com­ple­men­to ideal. A ve­ces tam­bién hay lu­gar pa­ra el his­te­ri­queo, pa­ra la amis­tad y tam­bién hay mo­men­tos de ten­sión.

—En esos mo­men­tos de ten­sión. ¿Cómo se su­pe­ran las pe­leas a es­ta al­tu­ra de la re­la­ción?

FC: —Ha­blan­do y jus­ta­men­te en es­te pun­to es don­de di­fe­ri­mos

“Una de las cla­ves pa­ra cual­quier re­la­ción es pa­sar­la bien con el otro. A la pa­sión le su­ma­mos que am­bos so­mos muy di­ver­ti­dos”.

un po­co. Yo soy más de de­jar pa­sar y ella es más de ha­blar, de­jar las co­sas en cla­ro. A mí a los 10 mi­nu­tos se me pa­sa el enojo.

MV: —Y a mí me du­ra cua­tro días.

FC: —Y si no lo ha­bla­mos le du­ra más aún.

MV: —Creo que hay que tra­tar ca­da te­ma. Si a vos te mo­les­ta al­go o al­go te in­co­mo­dó, nos sen­ta­mos y lo char­la­mos lo más rá­pi­do po­si­ble. Cuan­do no se habla, el enojo si­gue y si­gue por días, al­go que no es bueno pa­ra na­die. De todas ma­ne­ras nun­ca tu­vi­mos un gran enojo, sino sim­ple­men­te dis­cu­sio­nes o di­fe­ren­cias de pen­sa­mien­tos que tie­nen que ver con la ma­ne­ra de ac­tuar con ca­da uno an­te desafíos o si­tua­cio­nes que la vi­da nos va plan­tean­do.

—Mi­cae­la, ¿Cómo vi­ve co­mo no­via de Fa­bián, los con­flic­tos que él tie­ne con su ex­mu­jer, mu­chos de los cua­les to­man un ca­rril me­diá­ti­co?

MV: —Es­toy un po­co más acos­tum­bra­da a lo me­diá­ti­co que él, prin­ci­pal­men­te por­que tra­ba­jo con Mo­ria que es me­diá­ti­ca. Soy una per­so­na que con­tes­ta en los me­dios, sé que eso me ha­ce me­diá­ti­ca tam­bién y lo asu­mo cons­cien­te de que si yo me que­da­ra ca­lla­da al­gu­nos te­mas se ter­mi­na­rían. Lo lle­vo bien aun­que eso ge­ne­ró dis­cu­sio­nes en la pa­re­ja. Es di­fí­cil el lu­gar en el que es­tá Fa­bián, pe­ro tam­bién es muy di­fí­cil pa­ra mí por­que es­toy ha­cién­do­me car­go de al­go que no es­pe­ra­ba en la vi­da en es­te mo­men­to. Soy jo­ven, ten­go pro­yec­tos, pe­ro de eso se tra­ta la vi­da. Ha­bla­mos res­pec­to a que es lo que quiere ca­da uno y so­bre co­mo me­jo­rar co­mo pa­re­ja. Es­te ti­po de si­tua­cio­nes o te hun­den o te sa­can ade­lan­te y a no­so­tros nos for­ta­le­ció co­mo pa­re­ja. Jus­ta­men­te en es­te te­ma es don­de se ge­ne­ran las di­fe­ren­cias de pen­sa­mien­to. Co­mo so­mos dos per­so­nas que pen­sa­mos dis­tin­to

“No sé si que­re­mos ca­sar­nos. Pre­fe­ri­mos ha­blar de for­mar una fa­mi­lia y te­ner hi­jos”.

en mu­chas co­sas, a ve­ces uno re­suel­ve co­sas que se­gún su cri­te­rio es­tán bien, pe­ro la otra per­so­na cree que de­be­ría ha­ber­lo re­suel­to de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Eso ge­ne­ra al­gu­nas pe­que­ñas dis­cu­sio­nes que nom­bra­ba an­te­rior­men­te.

—¿A us­ted Fa­bián, le due­le que te­mas de su in­ti­mi­dad que­den tan ex­pues­tos?

FC: —Me mo­les­ta más que do­ler­me. Uno tra­ta de evi­tar­lo por­que na­die quiere vi­vir en el con­flic­to.

MV: —A to­dos nos do­lió en al­gún mo­men­to. Lo que pa­sa es que uno es­tá en el me­dio y lo ter­mi­na na­tu­ra­li­zan­do, pe­ro el dolor es­tá. A ve­ces la gen­te cree que uno por es­tar en la te­le no tie­ne sen­ti­mien­tos, su­fro, llo­ro, o me río. Con el tiem­po uno va es­tan­do más cur­ti­do y lo va to­man­do mejor, pe­ro a to­dos nos do­lió.

—Ha­blan todo el tiem­po co­mo una pa­re­ja muy con­so­li­da­da que afron­tó y su­peró mu­chas si­tua­cio­nes com­pli­ca­das. ¿Cómo si­gue la re­la­ción de ca­ra al fu­tu­ro? ¿Ha­blan de ca­sa­mien­to? MV: —No sé si lo que que­re­mos es el ca­sa­mien­to. Yo pre­fie­ro ha­blar de for­mar una fa­mi­lia, de te­ner hi­jos.

FC: —Apun­ta­mos a bus­car un hi­jo, an­tes que ca­sar­nos, ese es uno de los pro­yec­tos que te­ne­mos.

—¿Es al­go que les gus­ta­ría con­cre­tar pron­to?

MV: —Por el mo­men­to ten­go una pe­rra chi­qui­ta que es­tá em­ba­ra­za­da y es­ta­mos por agran­dar pron­to la fa­mi­lia (ri­sas). Ape­nas lo co­no­cí fue un te­ma que lo plan­tee y que se ha­bló, por­que él tie­ne hi­jos y su­pon­go que no le es tan fácil pen­sar en es­te te­ma. Pe­ro se con­ver­só con fran­que­za. Él po­dría ha­ber­me di­cho que no que­ría te­ner más hi­jos, pe­ro no fue así.

—¿En ese mo­men­to en que se

“En otra si­tua­ción ha­ría el “Bai­lan­do...” con Fa­bián. Pe­ro pen­san­do en lo que se pue­da lle­gar a plan­tear en ca­so de que es­tu­vie­ra otra per­so­na, me ge­ne­ra­ría in­co­mo­di­dad”.

atre­ven a so­ñar, pien­san en un hi­jo o más de uno?

FC: —Creo que con uno es­tá bien.

MV: —Yo quie­ro dos. No quie­ro un hi­jo úni­co. No­so­tros so­mos tres her­ma­nas y cuan­do nos jun­ta­mos to­dos, es­tá bueno.

FC: —Acá te­ne­mos un agre­ga­do, hay días en que so­mos cinco y días que so­mos dos. Ten­go ami­gos di­vor­cia­dos con tres hi­jos del pri­mer ma­tri­mo­nio que tu­vie­ron otros tres con el se­gun­do ma­tri­mo­nio.

—¿Son ce­lo­sos?

FC: —Yo nun­ca fui y no lo soy aho­ra tam­po­co.

MC: —Los ce­los apa­re­cen cuan­do das mo­ti­vos. Si hay mo­ti­vos, sí soy ce­lo­sa. No te con­vie­ne dar­me mo­ti­vos, pe­ro si no soy tran­qui­la.

FC: —Yo ten­go muy en cla­ro las eta­pas de la vi­da. Cuan­do sos chi­co la pa­sás bien, te di­ver­tís, ha­cés al­gún que otro des­arre­glo. Pe­ro cuan­do em­pe­zás a cre­cer y te­nés hi­jos de por me­dio, es otra la si­tua­ción.

MV: —Pa­re­ce que se pu­so un po­co in­có­mo­do (ri­sas).

—¿Ha­rían el “Bai­lan­do...” jun­tos?

FC: —No.

MV: —En otra si­tua­ción bai­la­ría con él. Me pa­re­ce al­go di­ver­ti­do. Pe­ro pen­san­do la si­tua­ción que se pue­da lle­gar a plan­tear en ca­so de que es­tu­vie­ra otra per­so­na, me ge­ne­ra­ría cier­ta in­co­mo­di­dad. Se­ría una ex­po­si­ción pa­ra la que no es­toy pre­pa­ra­da, una ex­po­si­ción que no es­toy lis­ta pa­ra atra­ve­sar. Ahí po­dría ge­ne­rar un quie­bre en­tre los dos por nues­tras dis­tin­tas ma­ne­ras de pen­sar. El Bai­lan­do es to­dos los días y eso ge­ne­ra tam­bién ro­ces. Creo que pro­vo­ca­ría te­ner que ele­gir en­tre el pro­gra­ma o la re­la­ción con tu pa­re­ja. Es una de­ci­sión de los dos, que por aho­ra no. Si en­tra­ría yo so­la ahí no ha­bría pro­ble­ma, eso no me jo­de por­que es tra­ba­jo, apren­do y por­que me gus­ta. En el Bai­lan­do yo la pa­sé bien, pe­ro no me sien­to lis­ta pa­ra en­trar con él.

FC: —Por el te­ma del tea­tro y de acom­pa­ñar a Mi­ca, es­toy mu­cho en con­tac­to con Fe­de­ri­co Hop­pe y con el Cha­to Pra­da. Me han pro­pues­to que me su­me al Bai­lan­do, pe­ro ellos en­tien­den que por aho­ra pre­fie­ro se­guir li­ga­do al fút­bol.

MV: —Fa­bián atra­vie­sa una eta­pa que es di­fí­cil pa­ra cual

“Los ce­los apa­re­cen cuan­do das mo­ti­vos. Y si hay mo­ti­vos, sí soy ce­lo­sa. No te con­vie­ne dár­me­los. Si no, soy tran­qui­la”.

quier fut­bo­lis­ta, la del re­ti­ro.

—¿Cómo acom­pañ us­ted, Mi­ca, es­te mo­men­to de cam­bios en su pa­re­ja?

MV: —Se que no le es fácil. To­da eta­pa que se cie­rra es di­fí­cil. A mí me pa­só que des­pués de cua­tro años tu­ve que to­mar la de­ci­sión de ir­me de “Com­ba­te” y me cos­tó mu­chí­si­mo. Si pa­ra mí fue tan di­fí­cil de­jar atrás esa eta­pa no quie­ro ima­gi­nar­me lo que de­be ser pa­ra él aban­do­nar el club en el que ju­gó du­ran­te 23 años, de­be ser te­rri­ble, pe­ro ahí es­tá la fa­mi­lia, los ami­gos, la no­via pa­ra apo­yar­lo y con­te­ner­lo pa­ra que atra­vie­se es­ta eta­pa de la mejor ma­ne­ra. Creo que es un cam­bio du­ro que él to­da­vía no pro­ce­só. Aho­ra con el co­mien­zo del cam­peo­na­to, todo le re­sul­ta aún más fuer­te. De todas ma­ne­ras soy una con­ven­ci­da de que cuan­do una eta­pa se cie­rra se abre otra mejor. Hay ci­clos pa­ra todas las co­sas y él a su ci­clo en Vélez lo ter­mi­nó y lo ter­mi­nó bien.

FC: —A mí me pa­sa que es­toy vi­vien­do si­tua­cio­nes di­fí­ci­les con es­te te­ma, prin­ci­pal­men­te cuan­do veo en las re­des so­cia­les y veo a mis com­pa­ñe­ros en­tre­nan­do o veo que es­tán jun­tos to­man­do ma­tes en la con­cen­tra­ción. Es al­go que me gol­pea, en­ton­ces in­ten­to pa­sar rá­pi­do todo eso por­que me con­mue­ve bas­tan­te. De to­dos mo­dos soy cons­cien­te­de que es al­go que iba a lle­gar en al­gún mo­men­to y ten­go que en­fren­tar­lo por­que es el fi­nal de una gran eta­pa de mi vi­da.

Amor en Car­los Paz. La pro­ta­go­nis­ta de la obra “Atra­pa­dos en el Mu­seo” y el ex­fut­bo­lis­ta ha­blan de la atrac­ción que sien­ten lue­go de tres años jun­tos.

La pa­re­ja re­co­no­ce te­ner per­so­na­li­da­des di­fe­ren­tes, pe­ro que el de­seo de es­tar jun­tos su­pera todo. Si hay dis­cu­cio­nes, él pre­fie­re el si­len­cio y ella, el diá­lo­go.

Mi­ca di­ce que al ini­ciar la re­la­ción le plan­teó al fut­bo­lis­ta su de­seo de con­ver­tir­se al­gún día en madre. Y que Cu­be­ro, ya pa­dre de tres hijas, no desis­tió de cum­plir a fu­tu­ro con el gran an­he­lo de Viciconte.

Amor con­so­li­da­do. Cóm­pli­ces pe­ro muy di­ver­ti­dos con el con­tra­pun­to, Mi­ca con­fie­sa que pre­fe­ri­ría te­ner más de un hi­jo. Cu­be­ro, en cam­bio, sos­tie­ne que uno es­ta­ría bien.

Tras su re­ti­ro en di­ciem­bre pa­sa­do, el ex­ca­pi­tán de Vélez Sars­field re­co­no­ce tran­si­tar una eta­pa di­fí­cil pa­ra un de­por­tis­ta. Siem­pre in­con­di­cio­nal, su no­via lo con­tie­ne al igual que su fa­mi­lia. Fa­bián afir­ma que se­gui­rá li­ga­do al fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.