EL FAS­TUO­SO PA­LA­CIO DE MAXIMA

SU REMODELACI­ON COS­TO CA­SI 70 MI­LLO­NES DE DOLARES

Caras - - FOCO - Por Gaby Bal­za­ret­ti

Lue­go de 4 años de re­for­mas la rei­na de Ho­lan­da es­tre­nó su nue­vo ho­gar, en la Ha­ya, de 150 am­bien­tes.

Ape­sar de po­seer cuatro palacios que po­drían ser des­ti­na­dos a con­ver­tir­se en su ho­gar de­fi­ni­ti­vo, los re­yes de Ho­lan­da, Má­xi­ma (48) y Guillermo I (52), pre­fi­rie­ron ar­mar­se de pa­cien­cia y es­pe­rar los más de cuatro años que les lle­vó la com­ple­ta re­mo­de­la­ción del pa­la­cio de “Huis Ten Bosch” —“La ca­sa del Bos­que”, se­gún la tra­duc­ción—. Las re­for­mas arran­ca­ron en 2014 pe­ro se fue­ron atra­san­do por los con­ti­nuos cam­bios que rea­li­za­ba la pro­pia rei­na, que per­so­nal­men­te su­per­vi­só la obra, y fi­na­li­za­ron en 2019, aun­que re­cién aho­ra ter­mi­na­ron de­fi­ni­ti­va­men­te de de­co­rar los cien­to cin­cuen­ta am­bien­tes del pa­la­cio, in­clui­dos el Spa, la pe­lu­que­ría, la pis­ci­na, las canchas de tenis, los es­ta­blos y el gran la­go que ro­dea la man­sión. Y ya to­da la Fa­mi­lia Real de Ho­lan­da

es­tá ins­ta­la­da en su nue­vo ho­gar. Así los re­yes y sus hi­jas, Ama­lia (16), Ale­xia (14) y Aria­ne (12), se mu­da­ron des­pués de die­ci­séis años de vi­vir en el mis­mo lu­gar, Vi­lla Ei­ken­sorst, en la lo­ca­li­dad de Was­se­naar, a unos 6 ki­ló­me­tros de su fla­man­te ca­sa, un edi­fi­cio del si­glo XVII. Su nue­vo pa­la­cio, ubi­ca­do a 5 ki­ló­me­tros del cen­tro de la Ha­ya, que fue cons­trui­do por Federico Enrique, aca­tan­do la or­den de la rei­na Isa­bel de Bohe­mia, en 1645, fue res­tau­ra­do por com­ple­to prio­ri­zan­do su in­cal­cu­la­ble va­lor his­tó­ri­co de­bi­do a sus obras de ar­te. El cos­to de to­da la re­mo­de­la­ción lle­gó ca­si a los 70 mi­llo­nes de dó­la­res (63 mi­llo­nes de eu­ros, con­tra los 35 es­ti­ma­dos en el co­mien­zo de la obra) su­peran­do la ci­fra au­to­ri­za­da. En­tre los im­pre­vis­tos, de­bie­ron ha­cer fren­te al des­cu­bri­mien­to, por ejem­plo de amian­to, en­tre los an­ti­guos ma­te­ria­les de cons­truc

ción que con­te­nían mi­ne­ra­les da­ñi­nos pa­ra la sa­lud. Só­lo la res­tau­ra­ción del em­ble­má­ti­co te­ja­do del pa­la­cio im­pli­có 65 mil ki­los de plo­mo; y en sus am­bien­tes se ins­ta­la­ron 1300 me­tros cua­dra­dos de al­fom­bras y 22 mil me­tros de ca­bles pa­ra mo­der­ni­zar sus an­ti­guas ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas.

El ma­yor desafío de los ar­qui­tec­tos fue con­te­ner la hu­me­dad de las es­truc­tu­ras de ma­de­ra, cam­biar las ve­tus­tas ca­ñe­rías y sal­var el pa­pel de pa­re­des co­mo la de la “Ha­bi­ta­ción

Chi­na”, que ha­bía si­do “ata­ca­do” por un in­sec­to que vi­ve del pa­pel, car­tón o el moho. La his­tó­ri­ca fa­cha­da fue “ag­gior­na­da” con el lla­ma­do do­mo de Oran­je­zaal, que pue­de ver­se en la par­te su­pe­rior del edi­fi­cio y que es­tá di­se­ña­do con lien­zos his­tó­ri­cos, pa­ne­les y pin­tu­ras ar­quea­das de la Edad de Oro.

El “Ves­tí­bu­lo”, en­tra­da prin­ci­pal, es­tá do­mi­na­do por una gi­gan­tes­ca ara­ña con lám­pa­ras LED que ilu­mi­na los re­tra­tos de los an­te­pa­sa

“El lu­jo y el bri­llo del ca­rrua­je ho­lan­dés, ti­ra­do por 8 ca­ba­llos, ins­pi­ró a Walt Dis­ney pa­ra su fantástico cuen­to de Ce­ni­cien­ta”.

dos de la Ca­sa Oran­ge que cuel­gan de las pa­re­des. To­do di­se­ña­do por “Stu­dio Drift”, que crea ins­ta­la­cio­nes y es­cul­tu­ras in­ter­ac­ti­vas que ex­plo­ran la re­la­ción en­tre la na­tu­ra­le­za, la tec­no­lo­gía y la ra­za hu­ma­na. Allí, tam­bién se en­cuen­tra la es­cul­tu­ra “Frá­gil Fu­tu­ro” de los re­yes, que es­tá rea­li­za­da con el fru­to de los dien­tes de león, cu­yos bul­bos es­pon­jo­sos fue­ron re­co­lec­ta­dos a mano y pe­ga­dos, se­mi­lla por se­mi­lla. Y, en­tre los am­bien­tes prin­ci­pa­les se des­ta­can el “Sa­lón del ADN”, co­no­ci­do ori­gi­nal­men­te co­mo “Sa­lón Ver­de” por la se­da que re­cu­bría las pa­re­des. Pe­ro fue re­for­ma­do por el ho­lan­dés Ja­cob van der Beu­gel, que hi­zo co­lo­car en sus pa­re­des un pa­trón de 60 mil pie­dri­tas ama­ri­llas que mues­tran la se­cuen­cia del ADN de los re­yes Guillermo I y Má­xi­ma. Le si­gue el “Sa­lón Azul” (“Blau­we Sa­lon”) que fue re­de­co­ra­do por los di­se­ña­do­res Mau­ri­ce Schel­tens y Lies­beth Ab­be­nes y que al­ber­ga una es­pe­cie de mu­seo de los ob­je­tos fe­ti­ches de los miem­bros de la Fa­mi­lia Real, co­mo el man­to del rey, un par de pa­ti­nes de hie­lo, un acor­deón, una na­ran­ja, un águi­la de la Pa­ta­go­nia Ar­gen­ti­na, una ban­de­ra de las Na­cio­nes Uni­das, un trono, una go­rra de la Ma­ri­na Real, cu­nas y si­lli­tas de ni­ños que per­te­ne­cie

ron a Guillermo y has­ta un pe­rro ne­gro que fue la mas­co­ta más que­ri­da de los Oran­ge. Los di­se­ña­do­res ta­pi­za­ron las pa­re­des con un co­lla­ge fa­mi­liar rea­li­za­do en un tex­til tri­di­men­sio­nal. Más ade­lan­te se en­cuen­tra el “Des­pa­cho del Rey” que es­tá pre­si­di­do por el re­tra­to de un an­te­pa­sa­do pe­ro mues­tra una de­co­ra­ción más mo­der­na y tec­no­ló­gi­ca. A con­ti­nua­ción es­tá el “Des­pa­cho de Má­xi­ma”, cu­ya de­co­ra­ción com­bi­na ele­men­tos de di­se­ño mo­derno, co­mo una lám­pa­ra de te­cho o un cua­dro so­bre la chi­me­nea con otros más tra­di­cio­na­les co­mo pie­zas de cerámica de Delft que des­can­san so­bre una me­sa cir­cu­lar y en un año­so ar­ma­rio. Allí se com­bi­nan mu­ra­les gri­ses con si­llas ta­pi­za­das en azu­les. Muy cer­ca le si­gue “La Bi­blio­te­ca” en la que pre­do­mi­na el co­lor azul, con pa­re­des em­pa­pe­la­das con mo­ti­vos tro­pi­ca­les en una exó­ti­ca mez­cla de mo­der­ni­dad y gla­mour. Una ara­ña de di­se­ño van­guar­dis­ta ilu­mi­na la Bi­blio­te­ca, don­de las es­tan­te­rías, bu­ta­cas y al­fom­fras son azu­les, un co­lor que se re­pi­te en otras sa­las. Tam­bién es­tán la “Sa­la Chi­na”, con chi­me­nea de már­mol, te­chos or­na­men­ta­dos con es­ce­nas clá­si­cas del país que se vuel­ven a ver en las pa­re­des, la “Sa­la Ja­po­ne­sa”, un “Co­me­dor Blan­co” y el “Sa

lón Wit­te Eet­zaal” pa­ra gran­des co­mi­das, por su­pues­to, una gran “Sa­la de Bai­le” y una “Sa­la Oran­ge”, ín­te­gra­men­te cu­bier­ta por in­men­sos cua­dro clá­si­cos y un te­cho in­va­lo­ra­ble que pu­die­ron re­cu­pe­rar de la obra ori­gi­nal. Siem­pre cui­da­do­sos de su pri­va­ci­dad y la de sus hi­jas, Má­xi­ma y Guillermo se en­car­ga­ron de que el “Pa­la­cio Huis ten Bosch” ofre­cie­ra una cla­ra di­fe­ren­cia­ción en­tre la zo­na de tra­ba­jo y la zo­na pri­va­da. El ala des­ti­na­da a to­do lo re­la­cio­na­do con el tra­ba­jo se uti­li­za pa­ra re­ci­bir a in­vi­ta­dos de otras fa­mi­lias rea­les, au­to -

ri­da­des ho­lan­de­sas o man­te­ner di­fe­ren­tes reunio­nes, mien­tras que la “pa­te des­ti­na­da a la fa­mi­lia” só­lo es­tá per­mi­ti­da a la par­te más ín­ti­ma de los re­yes. Y pa­ra di­vi­dir am­bos es­pa­cios exis­te un am­plio hall con dos gran­des es­cul­tu­ras. Ase­gu­ran quie­nes bien co­no­cen a la fa­mi­lia de Má­xi­ma y Guillermo que las más en­tu­sias­ma­das con es­ta gran mu­dan­za son Ama­lia, Ale­xia y Aria­ne, ya que sus cen­tros de estudio es­tán ubi­ca­dos muy cer­ca de su nue­vo ho­gar. Y así de­be­rán via­jar me­nos pa­ra ir has­ta su es­cue­la y has­ta po­drán rea­li­zar más reunio­nes con al­gu­nas com­pa­ñe­ras, ya que “Huis Ten Bosch” tam­bién tie­ne una sa­la es­pe­cial —que cuen­ta con la más mo­der­na tec­no­lo­gía— pa­ra que las “prin­ce­si­tas” se re­la­jen, es­tu­dien o se di­vier­tan.

El rey Guillermo tie­ne su gran des­pa­cho jun­to al de Má­xi­ma, con pin­tu­ras de an­te­pa­sa­dos. Lue­go es­tá el “Sa­lón Wit­te Eet­zaal” pa­ra gran­des co­mi­das pro­to­co­la­res.

La Ca­rro­za de Oro, de 1898, re­nan­cen­tis­ta, re­cu­bier­ta con ho­jue­las de oro y or­na­men­tos, que des­de 2015 se en­con­tra­ba en re­pa­ra­cio­nes, ya es­tá lis­ta.

El Sa­lón Azul tie­ne pa­re­des de co­lla­ge tex­til tri­di­men­sio­nal con la vi­da de los re­yes. Lue­go es­tá el Sa­lón de Bai­le, la Sa­la Chi­na con chi­me­nea y el Sa­lón del ADN o “Groe­ne Sa­lo­ne”

La rei­na Má­xi­ma ate­so­ra una in­va­lo­ra­ble co­lec­ción de fi­na cris­ta­le­ría y de la clá­si­ca cerámica ho­lan­de­sa, azul, de Delft Blauw, de los años 1600 y 1800, que fue pin­ta­da ín­te­gra­men­te a mano.

Pa­ra la res­tau­ra­ción del te­cho del nue­vo ho­gar de Má­xi­ma y Guillermo se usa­ron 65 mil ki­los de plo­mo, se ins­ta­la­ron 1300 me­tros cua­dra­dos de al­fom­bras y 22 mil me­tros de ca­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.