“FUE UNA FIES­TA MI­LA­GRO­SA, HE­CHA CON MUCHO AMOR”

LOS QUIN­CE DE “FLOPY”, LA HI­JA DE MABBY AUTINO

Caras - - LIKE - Por Carlos Cer­vet­to

Abo­ca­da des­de el año pa­sa­do a la or­ga­ni­za­ción del cum­plea­ños de quin­ce de una de sus hi­jas, Flo­ren­cia Mar­ku­lin (15), Mabby Autino (50) le trans­mi­tió des­de un prin­ci­pio a su he­re­de­ra que con­ce­bir tal fes­te­jo no iba a ser fá­cil. La com­ple­ja si­tua­ción eco­nó­mi­ca obli­gó a la ma­qui­lla­do­ra a ba­jar cos­tos y trun­car­le a “Flopy” va­rios de sus de­seos. Pe­ro la cum­plea­ñe­ra, que ve­nía pla­ni­fi­can­do to­do con an­te­la­ción, se ar­mó un Po­wer Point y acep­tó el pa­no­ra­ma que le plan­teó su ma­dre asu­mien­do desafíos: “Es­tá bien, me voy a po­ner a hacer y ven­der tor­tas”, di­jo con au­da­cia ado­les­cen­te y con la fe cris­tia­na que sus pa­dres le in­cul­ca­ron des­de pe­que­ña. Una fe que mo­vió mon­ta­ñas, ya sea eco­nó­mi­cas co­mo los sor­pre­si­vos co­le­ta­zos del Coronaviru­s, que hi­cie­ron tam­ba­lear la fe­cha ele­gi­da del sá­ba­do 13 de mar­zo en el Sa­lón Turf Ar­gen­tino, del Hi­pó­dro­mo de Pa­ler­mo.

“Los cum­plió el 24 de fe­bre­ro, pe­ro co­mo sus ami­gas es­ta­ban de va­ca­cio­nes lo pa­sa­mos para el 13 de mar­zo. Y jus­to en los días pre­vios sur­gió la in­cer­ti­dum­bre del Co­ra­na­vi­rus, has­ta que el Go­bierno de la Ciu­dad au­to­ri­zó reunio­nes de has­ta 200 per­so­nas y yo me en­car­gué de con­fir­mar­le per­so­nal­men­te a ca­da in­vi­ta­do. Nos hi­cie­ron lle­nar un for­mu­la­rio de que no ha­bría gen­te re­cién lle­ga­da del ex­te­rior, y por suer­te to­do sa­lió mi­la­gro­sa­men­te bien. Si, por to­das las cir­cuns­tan­cias que pa­sa­ron fue un mi­la­gro, ya que ter­mi­nó sa­lien­do una fies­ta su­per desea­da, he­cha con mucho amor y en la que to­dos la pa­sa­ron muy bien”, de­ta­lló Mabby. De in­que­bran­ta­ble de­vo­ción ca­tó­li­ca, Autino se sin­tió su­per agra­de­ci­da por la ayu­da y co­la­bo­ra­ción que re­ci­bió de mu­chas amis­ta­des del am­bien­te. Así, por ejem­plo, lo­gró dar­le a “Flopy” el pri­vi­le­gio de que sus dos ves­ti­dos, uno para la re­cep­ción y otro

para la fies­ta, sean obras de pres­ti­gio­so­sos di­se­ña­do­res co­mo Su­sa­na Or­tiz y Ga­briel La­ge. Pe­ro lo que más es­tre­me­ció a la pro­fe­sio­nal del maquillaje fue un men­sa­je que re­ci­bió en su cuen­ta de Ins­ta­gram un domingo des­pués de asis­tir a mi­sa. Se lo man­dó una clien­ta a la que só­lo ha­bía aten­di­do una vez, avi­sán­do­le de que con­ta­ra con su ayu­da eco­nó­mi­ca para con­cre­tar la fies­ta. “Ese día el Evan­ge­lio ha­bla­ba de que ‘to­do lo que pi­das lo re­ci­bi­rás’. Veía el men­sa­je de es­ta mu­jer y no lo po­día creer, lo llamé a mi ma­ri­do, Da­niel (Mar­ku­lin), y le pre­gun­té si es­ta­ba le­yen­do lo que yo leía. La se­ño­ra me di­jo que ha­bía pensado mucho en mi, y que de nin­gu­na ma­ne­ra mi hi­ja se po­día que­dar sin fies­ta. Cues­ta en­ten­der­lo, pe­ro esas co­sas pa­san”, re­ve­ló emo­cio­na­da.

Sor­tea­dos los obs­tácu­los, ese último sá­ba­do sin cua­ren­te­na en Bue­nos

Aires “Flopy” tu­vo su an­sia­da fies­ta. La pre­via la pa­só con su ma­dre en el Ho­tel Me­liá, y los in­vi­ta­dos fue­ron casi to­dos ado­les­cen­tes sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes. “Qui­se que sea una fies­ta de ella, vi­nie­ron sus com­pa­ñe­ras tan­to del co­le­gio an­te­rior co­mo del que se aca­ba de cam­biar. Yo só­lo le di­je a ‘Cathy’ Fulop (55), que no pu­do ve­nir, a mi ami­ga Adria­na Cos­tan­ti­ni y al PR del Hi­pó­dro­mo, Gus­ta­vo Bar­bo­sa. Tam­bién mi otra hi­ja, Ca­mi­la (16), que no pu­do tener su fies­ta de quin­ce, la dis­fru­tó un mon­tón”, ex­pli­có Mabby, feliz de que su hi­ja ha­ya asi­mi­la­do “que en la vida, si que­rés al­go, te­nés que re­zar y lu­char por eso”... Y el mi­la­gro su­ce­dió.

En el Sa­lón Turf, con la pis­ta del Hi­pó­dro­mo de Pa­ler­mo de fon­do, los Autino ce­le­bra­ron el sá­ba­do 13 los quin­ce años de Flo­ren­cia, una de las dos hi­jas de la ma­qui­lla­do­ra y de su ma­ri­do, Da­niel Mar­ku­lin.

La cum­plea­ñe­ra lu­ció para la fies­ta un di­se­ño rosa de La­ge, y uno blan­co de Su­sa­na Or­tiz para la re­cep­ción. Hu­bo unos cien in­vi­ta­dos en el Sa­lón Turf, del ter­cer pi­so, don­de Mabby y “Flopy” no pa­ra­ron de bailar. Mabby, “Flopy” y Ca­mi­la, en la re­cep­ción.

Da­niel Mar­ku­lin y Mabby Autino con sus hi­jas, Ca­mi­la y Flo­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.