“NUN­CA IMA­GI­NE ES­TE PRE­SEN­TE PA­RA MI”

LA VI­DA DE DY­LAN REALES NO­MI­NA­DA A LOS PRE­MIOS EMMY

Caras - - REVELACION­ES - Por Le­ti­cia Po­mo

Só­lo 7 años cuan­do Dy­lan Reales(16), abu­rri­do co­mo mu­chos ado­les­cen­tes, em­pe­zó a ha­cer zapping en la te­le­vi­sión de su abue­lo y se de­tu­vo an­te un tor­neo de golf. Que­dó hip­no­ti­za­do por el enor­me cam­po ver­de y la na­tu­ra­le­za do­mi­nan­do el es­pa­cio. De­jó el con­trol re­mo­to a un la­do y se que­dó ahí, ab­sor­to, mi­ran­do a tra­vés de la pan­ta­lla, aun­que sin en­ten­der na­da. Des­pués se acer­có a su abue­lo y le di­jo “quie­ro ju­gar ese de­por­te”.

El an­ciano, que siem­pre sa­tis­fi­zo a su nie­to, es­ta vez le di­jo que eso era im­po­si­ble por­que era un de­por­te pa­ra gen­te ri­ca, y ellos eran po­bres ve­ci­nos de la Vi­lla 31.

El pe­que­ño, sin em­bar­go, no se dio por ven­ci­do y un día ca­mi­nan­do por su ba­rrio, mien­tras to­dos los chi­cos se di­ver­tían ju­gan­do fút­bol, vio en un mon­tícu­lo de ba­su­ra, una es­co­ba des­ven­ci­ja­da. La to­mó, la sa­cu­dió un po­co, y se la lle­vó al abue­lo pa­ra que le ha­ga un pa­lo de golf. Con sus ma­nos cur­ti­das por tan­to tra­ba­jo du­ro, el abue­lo hi­zo lo que pu­do y trans­for­mó esa es­co­ba en el pri­mer pa­lo de golf de Dy­lan. Fue su­fi­cien­te pa­ra gol­pear con cuan­to ob­je­to en­con­tra­ba en el ca­mino y así hi­zo sus pri­me­ras prác­ti­cas. En el ba­rrio le de­cían “El lo­co del pa­lo”, un apo­do que a Dy­lan siem­pre le cau­só mu­cha gra­cia.

Co­mo ca­da día, mien­tras acom­pa­ña­ba al tra­ba­jo a su abue­lo en la ca­mio­ne­ta, vie­ron en el ca­mino un car­tel que de­cía

que en­se­ña­ban golf gra­tis a ni­ños me­no­res de 14 años y sin du­dar­lo se di­ri­gie­ron al lu­gar. La alegría de am­bos fue enor­me cuan­do lo es­ta­ban ano­tan­do has­ta que, al to­mar­le los da­tos al pe­que­ño, di­jo que vi­vía en la Vi­lla 31 de Re­ti­ro. La res­pues­ta fue con­tun­den­te: Ya es­tá lleno el cu­po. No hay lu­gar pa­ra vos. Co­mo otras tan­tas ad­ver­si­da­des que am­bos vi­ven co­ti­dia­na­men­te, se re­ti­ra­ron, tris­tes, pe­ro no ven­ci­dos.

Des­de ese día, abue­lo y nie­to iban a los cam­pos de golf, a ver có­mo los de­por­tis­tas des­ple­ga­ban su ar­te con el pa­lo y la pe­que­ña pe­lo­ta, in­ten­tan­do en­trar en los ho­yos, y Dy­lan se ima­gi­na­ba en ese lu­gar. No po­día apar­tar esa ima­gen de él.

Con su tra­ba­jo, el abue­lo aho­rró di­ne­ro y le dio la gran sor­pre­sa al ni­ño re­ga­lán­do­le un equi­po de pa­los de golf. A par­tir de ese mo­men­to, to­do co­men­za­ba a cam­biar. Em­pe­zó a en­tre­nar con la ayu­da de un ju­ga­dor que se ofre­ció a dar­le una mano e in­me­dia­ta­men­te se anotó pa­ra com­pe­tir.

El pri­mer tor­neo en el que par­ti­ci­pó, ga­nó y con tan só­lo 11 años ya te­nía en su ha­ber 10 tro­feos. En ese ca­mino co­no­ció a su ído­lo, el “Pa­to” Ca­bre­ra y has­ta com­par­tió unos ti­ros con el maes­tro De Vi­cen­zo. “Mi ma­yor am­bi­ción es lle­gar al tor­neo de Au­gus­ta”, ase­gu­ra el ni­ño; el tor­neo, que se rea­li­za en Geor­gia, Es­ta­dos Uni­dos, es de los más im­por­tan­tes de la dis­ci­pli­na a ni­vel mun­dial.

En­tu­sias­ma­do con el ca­mino que es­ta­ba re­co­rrien­do, un día se pre­sen­tó an­te el ni­ño un im­por­tan­te em­pre­sa­rio nor­tea­me­ri­cano que le ofre­cía en­tre­na­mien­to pro­fe­sio­nal, ga­nar di­ne­ro, lle­gar a ser una es­tre­lla y por su­pues­to, sa­lir de la vi­lla. Pe­ro ha­bía una so­la con­di­ción y era in­de­cli­na­ble: te­nía que ale­jar­se de su abue­li­to.El ni­ño sin du­dar­lo, re­cha­zó la pro­pues­ta a pe­sar de los be­ne­fi­cios que te­nía pa­ra su fu­tu­ro. “No voy a de­jar nun­ca a mi abue­li­to que siem­pre me acom­pa­ñó. Lo más im­por­tan­te pa­ra mí es es­tar con mi fa­mi­lia”, di­jo to­tal­men­te con­ven­ci­do.

Hoy Dy­lan Reales ya tie­ne un nom­bre en el mun­do del Golf y si­gue ga­nan­do tro­feos y la ad­mi­ra­ción de quien lo ve ju­gar con una des­tre­za úni­ca, aun­que ase­gu­ra que, si bien es­tá me­jo­ran­do mu­cho, no es­tá se­gu­ro de po­der lle­gar a la me­ta. “Jue­go tor­neos mien­tras ha­go ma­la­ba­res pa­ra ter­mi­nar la es­cue­la se­cun­da­ria”, re­fle­xio­na.

Aun­que su fa­ma ten­dría que ha­ber lle­ga­do pri­me­ro en el Green, fue en un do­cu­men­tal so­bre su his­to­ria de vi­da que con el tí­tu­lo “El lo­co del Pa­lo”, que­dó no­mi­na­do pa­ra los pre­mios EMMY. “Nun­ca ima­gi­né es­te pre­sen­te pa­ra mí”, ase­gu­ra Reales con­mo­vi­do y agre­ga: “A pe­sar de que aca­bo de per­der un par­ti­do, pu­de pa­sar el día con mi abue­li­to y eso fue per­fec­to”, di­jo con una son­ri­sa y fi­na­li­zó: “in­clu­so, si la vi­da no la es”.

“En­se­ña­ban golf gra­tis a ni­ños, y me anoté, pe­ro cuan­do di­je que vi­vía en la vi­lla, me ne­ga­ron el lu­gar”

El “Mes­si” del golf, que vi­ve en la Vi­lla 31 de Re­ti­ro, tu­vo su pri­mer pa­lo que le reali­zó su abue­li­to con una es­co­ba vie­ja. Hoy su vi­da es un do­cu­men­tal.

Con tan só­lo 11 años, Dy­lan ya ate­so­ra­ba 10 tro­feos. Tu­vo el pri­vi­le­gio de ha­cer unos ti­ros con el maes­tro De Vi­cen­zo y co­no­ció a su ído­lo “El Pa­to” Ca­bre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.