“TEN­GO 6 SE­MA­NAS DE RA­YOS”

FEDE BAL COMENZO SU LU­CHA CON­TRA EL CAN­CER

Caras - - REVELACION­ES -

El 9 de mar­zo la vi­da de Fe­de­ri­co Bal (39) cam­bió re­pen­ti­na­men­te. Un diag­nós­ti­co ines­pe­ra­do, du­ro, le tras­pa­só el co­ra­zón. Pe­ro el cán­cer ins­tes­ti­nal no le da­ba tiem­po pa­ra de­pri­mir­se. Por eso res­pi­ró hon­do, se pu­so en ma­nos de los pro­fe­sio­na­les y se ins­ta­ló en la ca­sa que su ma­dre, Car­men Bar­bie­ri, le re­ga­ló en In­ge­nie­ro Masch­witz. Acom­pa­ña­do por su no­via, So­fía Al­drey, la se­ma­na pa­sa­da co­men­zó con el tra­ta­mien­to de ra­yos en el Ins­ti­tu­to Alexander Fle­ming. Coin­ci­den­te­men­te con la cua­ren­te­na im­pues­ta por el Co­ro­na­vi­rus, se subió a su au­to e hi­zo una pa­sa­da por la puer­ta de la ca­sa de su ma­má y se ti­ra­ron be­sos al ai­re.

“El men­sa­je que quie­ro trans­mi­tir y re­sal­tar es que es­toy con­fia­do. Esa es la pa­la­bra jus­ta que des­cri­be có­mo me sien­to…”, di­jo en Ins­ta­gram ba­jo las fo­tos que lo mos­tra­ban en su pri­me­ra se­sión. “Día 1. La má­qui­na de ra­yos. Fer­nan­do, el téc­ni­co, un co­pa­do que me da mu­cha con­fian­za y tran­qui­li­dad…”, pu­so con el co­ra­je que en­fren­ta es­ta ba­ta­lla.

Y lue­go con­tó de­ta­lles de su día a día. “Em­pe­cé con las se­sio­nes y es­ta en­fer­me­dad me hi­zo abrir puer­tas a lo des­co­no­ci­do, co­mo la re­li­gión, ya que soy ateo. Sien­to que pu­de abrir los ojos y ayu­dar a mu­cha gen­te. Es­toy con cui­da­dos ex­tre­mos por mi con­di­ción de ries­go… Pe­ro por pri­me­ra vez tam­bién sien­to que es­ta­mos ha­cien­do las co­sas bien co­mo país y es­ta­mos apren­dien­do... ¡Por fa­vor, res­pe­tá la cua­ren­te­na, no es un chis­te!”, se ani­mó su­mán­do­se a una reali­dad que tam­po­co le es aje­na. Mien­tras di­cen que Fede tam­bién ha­bría re­cu­rri­do a te­ra­pias al­ter­na­ti­vas y vi­si­ta­do al Pa­dre Ig­na­cio, en San­ta Fe, él mis­mo

qui­so con­tar su nue­vas ru­ti­nas en la que cam­bió su ali­men­ta­ción y co­men­zó reiki.

“Lo­gré en­ten­der que es tan im­por­tan­te lo que con­su­mi­mos, lo que me­te­mos en nues­tro or­ga­nis­mo que sien­to que vi­ví 30 años ha­cien­do las co­sas mal. Por eso de­jé de co­mer car­nes rojas, blan­ca y pes­ca­do. De­jé el azú­car en to­das sus for­mas (ga­seo­sa, cho­co­la­tes…). Tam­bién el al­cohol y ver­du­ras y fru­tas que no sean or­gá­ni­cas. No con­su­mo ali­men­tos pro­ce­sa­dos y con agro­tó­xi­cos. Tam­bién de­jé la le­che y los lác­teos. No quie­ro de­cir que ha­gan lo que yo ha­go. Só­lo con­sul­ten…” con­fió.

Y co­mo lo ex­pre­só, só­lo quie­re que su tes­ti­mo­nio le sir­va a las per­so­nas que es­tán atra­ve­san­do por si­mi­lar si­tua­ción. “¡Quie­ro con­tar­les que no due­le na­da! Son diez mi­nu­tos don­de la má­qui­na gi­ra y es co­mo una to­mo­gra­fía compu­tada… Mien­tras me apli­ca­ban los ra­yos me en­se­ña­ron a vi­sua­li­zar co­mo un ejér­ci­to de sol­da­dos que en­tran por esos ra­yos in­vi­si­bles con el ob­je­ti­vo de eli­mi­nar el tu­mor. Yo les pu­se ran­gos, ca­ras y los vi con un uni­for­me ce­les­te y blan­co y no pu­de evi­tar ver a mi vie­jo, des­de al­gún lu­gar ele­va­do, co­mo di­ri­gien­do ese es­cua­drón…”, con­fe­só con una ad­mi­ra­ble for­ta­le­za. “Quie­ro acla­rar que es­toy muy bien. ¡Fuer­te de áni­mo! Só­lo sal­go un po­co can­sa­do del tra­ta­mien­to. Así es que cuan­do vuel­vo a ca­sa apro­ve­cho pa­ra des­can­sar. Al­muer­zo y me me­to en la ca­ma un ra­to. Son seis se­ma­nas de tra­ta­mien­to y re­cién em­pe­cé…”, con­clu­yó un Fede Bal gue­rre­ro, dis­pues­to a pelear y a ga­nar su ba­ta­lla más du­ra. Y con la com­pa­ñía de lo que hoy se con­vir­tió en su gran sos­tén, el amor in­con­di­cio­nal de la be­lla y ru­bia So­fía.

En el Ins­ti­tu­to Fle­ming, el ac­tor se so­me­tió a su pri­me­ra se­sión de qui­mio pa­ra ata­car el tu­mor que tie­ne en el in­tes­tino. Su fuer­za y co­ra­je quie­re que le sir­va a otros en­fer­mos.

So­fía Al­drey, su no­via des­de di­ciem­bre, es su gran sos­tén e in­se­pa­ra­ble com­pa­ñe­ra. Con­vi­ven en una ca­so­na de Masch­witz y ella lo ayu­dó a cam­biar la ali­men­ta­ción y ru­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.