LOS SIG­NOS

Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

Caras - - RE­VE­LA­CIO­NES POR HO­RAN­GEL -

GEMINIS (22-5 – 21-6): Jor­na­das de gra­cia y li­vian­dad a pe­sar de to­do, la ale­gría y la cu­rio­si­dad, en tiem­po de cua­ren­te­na, tam­bién pue­de sol­tar­se. Es un gran mo­men­to pa­ra mul­ti­pli­car la ale­gría y la con­fian­za.

ARIES (21-3 – 20-4): Co­mien­za la co­se­cha des­pués de una siem­bra que, aun cuan­do no fue del to­do cons­cien­te, fue ar­dua y com­pro­me­ti­da. Lo­gros du­ra­de­ros y sos­te­ni­bles ha­blan de su ca­pa­ci­dad de sos­te­ner lo que an­he­la.

VIRGO (23-8 – 22-9): Un po­co de es­pon­ta­nei­dad no le vie­ne na­da mal a los es­pe­cí­me­nes más ce­re­bra­les del Zo­día­co, las pa­la­bras lle­gan em­pu­ja­das por un im­pul­so vi­tal y crea­ti­vo. Des­pó­je­se de sus pre­jui­cios.

ACUARIO (21-1 – 19-2): Una dosis de ener­gía ex­tra lo po­ne en la ór­bi­ta de sus de­seos y au­men­ta su sed de ma­ni­fes­ta­ción, es­cu­che de cer­ca eso que cre­ce en su in­te­rior: una nue­va ma­ne­ra de con­cre­tar pi­de pis­ta.

PISCIS (20-2 – 20-3): Un re­co­rri­do por las pro­fun­di­da­des del océano que lo em­bar­ga pue­de ser un pun­ta­pié ex­tra­or­di­na­rio pa­ra re­mo­ver su crea­ti­vi­dad y su no­ta­ble sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca. Pon­ga ma­nos a la obra.

LEO (23-7-22-8): Es ho­ra de de­jar que apa­rez­can sus as­pi­ra­cio­nes y sus an­he­los más re­te­ni­dos, si sue­ña a la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des, y si las co­no­ce gra­cias al tra­ba­jo in­terno.

TAU­RO (21-4 – 21-5): El trán­si­to lu­nar pa­re­ce pro­di­gar una sen­sa­ción de con­fort emo­cio­nal en los pri­me­ros días de la se­ma­na, apro­ve­che pa­ra re­car­gar­se de afec­to y sensualida­d. La ori­gi­na­li­dad lla­ma a su puer­ta.

ESCORPIO (2-10 – 22-11): Que el de­seo no sea una po­ten­cia arro­lla­do­ra, aun­que a ve­ces us­ted pue­da vi­vir­lo de ma­ne­ra frus­tran­te, es una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra re­pen­sar sus prio­ri­da­des y dar cuen­ta del ca­mino re­co­rri­do. Ma­du­rez en al­za.

CAPRICORNI­O (22-12 – 20-1): Las ca­bras ce­les­tes atra­vie­san un lar­go pe­río­do de enor­mes trans­for­ma­cio­nes que re­quie­ren de to­da la ama­bi­li­dad y to­da la tem­plan­za. Acom­pá­ñe­se con dul­zu­ra y con re­co­no­ci­mien­to.

CAN­CER (22-6 – 22-7): Mo­men­tos de gran des­plie­gue de aque­llas co­sas más des­co­no­ci­das de sí mis­mo o esos cos­ta­dos me­nos ex­plo­ra­dos. La pa­re­ja mi­ra con aten­ción y res­pe­to, se ahon­da su víncu­lo.

LI­BRA (23-9 – 22-10): Una tem­po­ra­da de enor­mes y muy dis­fru­ta­bles desafíos en lo in­te­lec­tual se abre pa­ra us­ted, la Opo­si­ción de Mer­cu­rio pue­de pa­re­cer pro­ble­má­ti­ca pe­ro es ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad pa­ra pen­sar.

SAGITARIO (23-11 – 21-12): Una me­jor y más fiel ma­ne­ra de re­for­zar sus creen­cias es el desafío de sol­tar­las y de­jar que su es­pí­ri­tu bus­que con no­ble­za lo que es bueno. De­ba­jo de to­do des­cu­bre un po­der des­co­no­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.