“LUCA ES UN SER DE MU­CHA PAZ”

EL VINCULO DE ZULEMITA MENEM CON SU HI­JO MUSICO DE 16

Caras - - REVELACION­ES - Por Leticia Po­mo

El de­par­ta­men­to que ocu­pan Zulemita Menem(49), sus hi­jos Luca Ber­tol­di Menem(16) y Ma­lek Po­co­vi Menem(7), y su ma­má Zu­le­ma Yo­ma(77), es gran­de y lu­mi­no­so. Des­de la sa­la de mú­si­ca se es­cu­chan algunos so­ni­dos: por mo­men­tos dis­per­sos y des­afi­na­dos y por otros, sua­ves que em­bria­gan el am­bien­te y con­tras­ta con los pe­lo­ta­zos que re­bo­tan so­bre la pa­red de la otra ha­bi­ta­ción.

La hi­ja del ex pre­si­den­te de la Na­ción, Car­los Saúl Menem(89), pres­ta aten­ción a su hi­jo ma­yor que le quie­re trans­mi­tir su pa­sión por el sa­xo­fón y ella, acep­ta. “¡Ma­má! Lo pri­me­ro que te­nés que ha­cer es aga­rrar bien el sa­xo y des­pués in­ten­tá ha­cer el so­ni­do…”, in­di­ca Luca. A lo que la ma­dre res­pon­de con una car­ca­ja­da y el pe­que­ño de­ja la pelota pa­ra sa­car las fotos. En el am­bien­te tam­bién hay un enor­me piano y una gui­ta­rra.

Du­ran­te la cua­ren­te­na es­tán to­do el tiem­po juntos y con los días su­pie­ron or­ga­ni­zar­se bien. Por la ma­ña­na, las ta­reas de la es­cue­la, el al­muer­zo un po­co más tar­de y des­pués las otras ac­ti­vi­da­des. “Luca se arre­gla so­lo, es muy res­pon­sa­ble y es­tu­dio­so a di­fe­ren­cia de Ma­lek que

ten­go que es­tar en­ci­ma su­yo por­que le gus­ta es­tu­diar me­nos que un po­qui­to y ade­más es un te­rre­mo­to”, ase­gu­ra.

Zulemita cuen­ta que una vez le con­sul­tó a su psi­có­lo­ga so­bre lo di­fe­ren­tes que eran los her­ma­nos y re­ci­bió co­mo res­pues­ta que los hi­jos no es que sean dis­tin­tos, sino que se com­pen­san y ahí en­ten­dió la an­ta­go­nía en­tre Luca y Ma­lek.

A pe­sar de no ha­ber en la fa­mi­lia ningún apa­sio­na­do por la mú­si­ca, Luca des­de muy pe­que­ño em­pe­zó a vis­lum­brar que eso lo atraía: usa­ba un ór­gano que te­nía su abue­lo y él in­ves­ti­ga­ba por in­ter­net y co­pia­ba las no­tas en un pa­pel y lo pe­ga­ba so­bre el te­cla­do. Le pi­dió que lo man­de con un pro­fe­sor pe­ro ella no le dio im­por­tan­cia, has­ta que al ver que ca­da vez le de­di­ca­ba más tiem­po a eso, de­ci­dió man­dar­lo a es­tu­diar piano. Le­jos de que­dar con­for­me con eso, si­guió con gui­ta­rra y, cuan­do des­cu­brió el sa­xo­fón, se dio cuen­ta que era su pa­sión. “Luca es un chi­co muy in­quie­to in­te­lec­tual­men­te. El pro­fe­sor me di­jo que le pres­te aten­ción por­que tie­ne mu­cho oí­do, in­clu­so pa­ra com­po­ner”, di­ce. Y ca­si sin pau­sa, agre­ga: “Siem­pre lo fe­li­ci­tan y está en la ban­da de mú­si­ca de la es­cue­la. Hoy es un gran mú­si­co. Tam­bién le en­can­ta la cul­tu­ra ja­po­ne­sa y ya es­tu­dia el idio­ma. Ade­más, el de­por­te ocu­pa un lu­gar en su vi­da y el bás­quet le en­can­ta. Es com­ple­to”, agre­ga em­be­le­sa­da. Luca to­da­vía está en la es­cue­la secundaria y aún no sa­be bien a qué se de­di­ca­rá en un fu­tu­ro: “Está más orien­ta­do pa­ra “Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas”, en cam­bio yo lo veo más pa­ra la Abo­ga­cía. Es una per­so­na que sa­be dis­cu­tir y siem­pre en­cuen­tra la vuel­ta a las co­sas”. En una fa­mi­lia don­de la po­lí­ti­ca ocu­pó siem­pre un lu­gar pre­pon­de­ran­te, po­dría ser po­si­ble que al­guno de los he­re­de­ros si­ga por ese camino: “La po­lí­ti­ca le in­tere­sa; es­tu­dia y lee mu­cho. Los ge­nes los tie­ne. Pa­pi fue un ani­mal po­lí­ti­co, dis­fru­tó mu­cho de ejer­cer sus car­gos y es­ta­mos or­gu­llo­sos del ape­lli­do que lle­va­mos. Oja­lá al­guno de mis hi­jos si­ga sus pa­sos, a pe­sar del hos­ti­ga­mien­to que su­fri­mos. Creo que el tiem­po y la his­to­ria lo es­tán re­co­no­cien­do. Es cues­tión de dejar co­rrer el agua”. Mi­ran­do a los ojos a su pri­mo­gé­ni­to, Zulemita con­fie­sa: “Me en­can­ta ser ma­dre de va­ro­nes. Son un re­ga­lo de Dios y Luca le de­vol­vió la vi­da a mis pa­dres por­que es el cal­co de mi her­mano (el fa­lle­ci­do Car­los Jr.). Es un chi­co muy es­pe­cial, un ser de mu­cha paz, muy sen­si­ble co­mo era Car­li­tos y has­ta se pa­re­cen fí­si­ca­men­te. Pe­ro la pa­sión que sien­te por la mú­si­ca es só­lo su­ya. Oja­lá que sea un hom­bre fe­liz, una gran per­so­na y que siem­pre Dios me lo cui­de y pro­te­ja”.

“Luca le de­vol­vió la vi­da a mis pa­dres y es muy pa­re­ci­do a mi her­mano…”

Con aten­ción, Zulemita es­cu­cha las in­di­ca­cio­nes de su hi­jo Luca que hoy in­ten­ta en­se­ñar­le a to­car el sa­xo. Su hi­jo ma­yor sin­tió, des­de muy pe­que­ño, una fuer­te atrac­ción por la mú­si­ca y, se­gún di­ce su pro­fe­sor, tie­ne un gran oí­do.

La em­pre­sa­ria com­par­te mu­cho tiem­po con sus dos hi­jos. Luca es apa­sio­na­do por la mú­si­ca en tan­to que el me­nor, Ma­lek, por el fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.