“VOLVI CON MI EX POR NUES­TRO PE­RRO LARRY”

DI­CE MARIANA GENESIO

Caras - - FOCO - Por Naia­ra Vec­chio (Pro­duc­ción: Sol Miranda)

“De chi­ca me gus­ta­ban los jue­gos de ni­ña y mi­ra­ba a los ne­nes, yo que­ría ser la no­via”.

Di­ce que lo que su­ce­de a ni­vel mun­dial con el co­ro­na­vi­rus es tan re­le­van­te que sus as­pec­tos per­so­na­les pa­sa­ron a un se­gun­do plano. Por es­ta ra­zón, Mariana Genesio (39) de­ci­dió volver a con­vi­vir con Ni­co­lás Gia­co­bo­ne(45), de quien se se­pa­ró en no­viem­bre lue­go de más de una dé­ca­da juntos. “Si­go sol­te­ra pe­ro ca­sa­da le­gal­men­te. En es­te mo­men­to, es­ta­mos con­vi­vien­do con‘Ni­co’. Si bien nos pe­di­mos un tiem­po co­mo pa­re­ja, nunca nos pe­lea­mos. De­ci­di­mos com­par­tir la cua­ren­te­na pri­me­ro por nues­tro pe­rro ‘Larry’, que al te­ner la te­nen­cia com­par­ti­da se iba a com­pli­car. Hace más de 8 años que te­ne­mos a es­te her­mo­so Jack Rus­sell. In­clu­so vi­vió con no­so

tros en Nueva York:lo ama­mos, es par­te de nues­tro so­por­te emo­cio­nal.Y,en se­gun­da ins­tan­cia, que­ría­mos dar­nos apo­yo y con­ten­ción en es­te mo­men­to tan es­pe­cial de la hu­ma­ni­dad. Yo vi­ví la his­to­ria de amor más her­mo­sa con él y, por eso, quie­ro que si­ga sien­do par­te de mi vi­da”, con­fie­sa la ac­triz cor­do­be­sa so­bre sus días en su ho­gar del ba­rrio de Ca­ñi­tas. “No es una re­con­ci­lia­ción pe­ro tam­po­co sé que pue­de pa­sar en el fu­tu­ro. En­tre no­so­tros siem­pre ha­brá mu­cho amor, res­pe­to y bue­na re­la­ción”, agre­ga quien estará a me­dia­dos de mayo en el “Bai­lan­do por un Sue­ño” jun­to al bai­la­rín Ro­dri­go Jara y al coach Ro­dri­go Va­lle­jos.

Mariana des­ta­ca que la con­vi­ven­cia tam­bién se hace lle­va­de­ra por­que ca­da uno tie­ne sus es­pa­cios. Mien­tras Gia­co­bo­ne es­cri­be y trabaja en nue­vos pro­yec­tos, ella en­sa­ya una obra pa­ra un ci­clo por strea­ming de Mi­cro­tea­tro con su ami­go, Juan Pa­glie­re, y gra­ba por Zoom la se­rie “Aden­tro” pa­ra You­Tu­be, a be­ne­fi­cio de la Cruz Ro­ja, que tra­ta so­bre la cua­ren­te­na de un gru­po de ami­gos.“No nos se­pa­ra­mos por ter­ce­ros ni ce­los pro­fe­sio­na­les, sino pa­ra ver qué nos pa­sa­ba. El diá­lo­go es fun­da­men­tal en nues­tro víncu­lo”, ase­gu­ra quien a los 8 años su­fría por­que que­ría ser nena. “Me gus­ta­ban los jue­gos de ni­ña y mi­ra­ba a los ne­nes, yo que­ría ser la no­via. Ahí em­pie­za una eta­pa de con­flic­to por­que te pre­gun­tás có­mo vas a ha­cer cuan­do crez­cas. Y, en la ado­les­cen­cia, te vas ani­man­do más. Mi cam­bio fue pro­gre­si­vo: em­pe­cé sin dar­me cuen­ta a mo­di­fi­car la for­ma de ves­tir­me, a de­pi­lar­me la ce­ja y de­jar­me el pe­lo largo. Ya cuan­do ter­mi­né la se­gun­da­ria te­nía to­da la apa­rien­cia de una chi­ca: iba a los bo­li­ches con mis amigas y se me acer­ca­ban chi­cos y cuan­do me pre­gun­ta­ban có­mo me lla­ma­ba y yo in­ge­nua les de­cía mi nom­bre de va­rón, no lo en­ten­dían. Ahí me di cuen­ta que el mun­do tam­bién me mi­ra­ba co­mo una chi­ca y em­pe­cé a lla­mar­me Mariana. In­tu­yo que ele­gíe­se nom­bre por­que en ese mo­men­to es­ta­ba de mo­da ‘Mon­ta­ña Ru­sa’ y me gus­ta­ba el per­so­na­je de Nancy Du­pláa que se lla­ma­ba así. Un día es­tá­ba­mos en el par­que y un ami­go me mi­ró a los ojos y di­jo: ‘¡Vos no sos gay, vos sos Mariana, en tus ojos hay una mu­jer!’. Al co­mien­zo em­pe­zó co­mo un jue­go de do­ble vi­da: en el día era el hi­jo que se ata­ba el pe­lo y se ves­tía de for­ma an­dró­gi­na pa­ra ir a la fa­cul­tad don­de ha­cía el tra­duc­to­ra­do de In­glés y, por las no­ches, ju­ga­ba a ser una dio­sa co­mo

Mariana. Has­ta que un día en la fa­cul­tad un pro­fe­sor me lla­mó y pre­gun­tó có­mo me te­nía que lla­mar pa­ra no in­co­mo­dar­me. Ahí me hi­zo el click y di­je esto es pa­ra to­da la vi­da. Em­pe­cé a exi­gir que me lla­men Mariana siem­pre”, cuen­ta y men­cio­na po­cas si­tua­cio­nes de dis­cri­mi­na­ción: “Un par de ve­ces no me de­ja­ron en­trar a bo­li­ches o pi­die­ron que pa­gue co­mo hom­bre. Pe­ro fue­ron po­cas ve­ces. La dis­cri­mi­na­ción que más me do­lió vino por par­te de per­so­nas que uno quie­re y que in­clu­so a ve­ces lo ha­cen in­cons­cien­te­men­te: cuan­do te tra­tan de ocul­tar o pi­den que uno no apa­rez­ca en sus lugares de tra­ba­jo. Si bien a ve­ces lo en­ten­dés, es sú­per do­lo­ro­so. A mis pa­dres les cos­tó bas­tan­te, so­bre to­do a mi pa­pá. Siem­pre le di­je: ‘Es­ta soy yo, te gus­te o no’. Por eso, tam­bién vi­ví mu­cho tiem­po con mi abue­la pa­ter­na, quien me com­pla

cía por ser su pri­mer nie­to que lue­go se con­vir­tió en nie­ta. Mi pa­pá me em­pe­zó a acep­tar cuan­do me vio en pa­re­ja es­ta­ble con ‘Ni­co’: vio que era in­de­pen­dien­te y que po­día ha­cer una vi­da nor­mal fue­ra de la mar­gi­na­li­dad. Tam­bién­mi reconocimi­ento ar­tís­ti­co ayu­dó pa­ra que me acep­ta­ran. Nunca tu­ve la puer­ta ce­rra­da de ca­sa, pe­ro en el úl­ti­mo tiem­po re­for­cé el víncu­lo con mi pa­pá, mi ma­má y mis tres her­ma­nas más chicas, que tam­bién tu­vie­ron su tiem­po asi­mi­la­ción”.Y so­bre la ma­ter­ni­dad y la posibilida­d de ope­rar­se, Mariana con­clu­yó:

“Nunca tu­ve el de­seo fuer­te de ser ma­dre aun­que tam­po­co lo des­car­to más ade­lan­te. Cuan­do era más ado­les­cen­te vi­vía una frus­tra­ción por no ser mu­jer y la idea de ope­rar­me ha­brá pa­sa­do más ve­ces por mi ca­be­za. Des­pués cre­cí y me fui ami­gan­do con mi cuer­po y mi con­di­ción.

Aho­ra me gus­ta ser trans, no cam­bia­ría na­da de mi cuer­po. Ejer­ci­to mu­cho la au­to­es­ti­ma”.

La ac­triz trans com­par­te el ais­la­mien­to so­cial con el guio­nis­ta Ni­co­las Gia­co­bo­ne, ganador del Os­car, pa­ra com­par­tir los días con su Jack Rus­sell y pa­ra con­te­ner­se en el crí­ti­co pre­sen­te mun­dial.

La ar­tis­ta, que es­te año par­ti­ci­pa­rá de “Bai­lan­do por un Sue­ño”, cuen­ta que su cam­bio fí­si­co fue pro­gre­si­vo y que eli­gió lla­mar­se Mariana por el per­so­na­je de Du­pláa en “Mon­ta­ña Ru­sa”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.