“DE ES­TA SA­LI­MOS TO­DOS JUNTOS”

GAR­CIA MORITAN, A LA PAR DE SUS EM­PLEA­DOS EN LA PANDEMIA

Caras - - FOCO - Por Car­los Cer­vet­to

Cuan­do el tsu­na­mi del co­ro­na­vi­rus mo­di­fi­có la vi­da de to­dos los ar­gen­ti­nos, ca­da ru­bro de­bió ape­lar al ingenio pa­ra sor­tear la con­se­cuen­te cri­sis la­bo­ral. Y si bien los res­tau­ran­tes son uno de los po­cos comercios que no pa­ra­li­za­ron su ac­ti­vi­dad, el he­cho de po­der ha­cer­lo só­lo a tra­vés del De­li­very de­jó a mu­chos con sus per­sia­nas ce­rra­das. Ese fue el ca­so de La Mar y Tan­ta, am­bos es­pe­cia­li­za­dos en co­ci­na pe­rua­na y per­te­ne­cien­tes a una ca­de­na in­ter­na­cio­nal que re­gen­tea uno de los gran­des chefs del país in­cai­co, Gas­tón Acu­rio (52). Co­mo par­te de esa so­cie­dad, Ro­ber­to García Mo­ri­tán (45), em­pre­sa­rio, eco­no­mis­ta y ma­ri­do des­de fi­nes del 2019 de Ca­ro­li­na Ar­dohain (42), su­po en­se­gui­da que que­dar­se de bra­zos cru­za­dos no era la solución. Cons­cien­te jun­to con sus so­cios de que la cua­ren­te­na iba a du­rar más de lo que se creía, y que la “es­truc­tu­ra de cos­tos obli­ga­ba a reac­ti­var la fac­tu­ra­ción y a po­ner en mar­cha el ne­go­cio”, de­ci­die­ron que la prio­ri­dad era cuidar al per­so­nal. Y se plan­tea­ron los ca­mi­nos a se­guir: “Un día an­tes de que se dic­ta­ra la cua­ren­te­na ce­rra­mos los dos lo­ca­les. Nos jun­ta­mos con los ge­ren­tes y em­plea­dos pa­ra com­pro­me­ter­nos en el es­fuer­zo, y has­ta les re­co­men­da­mos que fue­ran cri­te­rio­sos en ad­mi­nis­trar sus aho­rros, ya que el pa­ra­te po­día ser muy trau­má­ti­co. Que­ría­mos pre­pa­rar­nos pa­ra sos­te­ner la es­truc­tu­ra, y la lle­ga­da de la Se­ma­na San­ta, con to­do lo que se con­su­me pes­ca­do en esos días, fue una opor­tu­ni­dad pa­ra pro­bar nues­tro múscu­lo con el De­li­very. Pa­ra no­so­tros, an­tes del co­ro­na­vi­rus, ese era un ne­go­cio mar­gi­nal, ya que nues­tra prio­ri­dad era el clien­te que ve­nía al res­tau­ran­te. Así asu­mi­mos el desafío de pro­bar la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va”, ex­pli­có “Ro­bert” so­bre la pues­ta en

mar­cha de los ser­vi­cios puer­ta a puer­ta, que en la Se­ma­na San­ta se li­mi­tó a la ce­vi­che­ría La Mar.

Pa­ra sor­pre­sa de los co­men­sa­les, mu­chos de ellos se en­con­tra­ron con que la per­so­na que to­ca­ba el tim­bre y les traía el pe­di­do era ni más ni me­nos que el ma­ri­do de “Pam­pi­ta”. Una si­tua­ción que se vi­ra­li­zó rá­pi­da­men­te y que pa­ra el pro­ta­go­nis­ta sig­ni­fi­có “trans­mi­tir un men­sa­je ins­pi­ra­dor a tra­vés del ejem­plo. No soy de los que pien­san que una Pyme se di­ri­ge des­de la ofi­ci­na o des­de ca­sa. Eran días de mu­cho te­mor, y los em­plea­dos ne­ce­si­ta­ban sím­bo­los que los ins­pi­ra­ra. Que­ría que sin­tie­ran nues­tra com­pa­ñía, y que se­pan que de és­ta sa­li­mos to­dos juntos y a la par, en equi­po. To­dos los so­cios nos di­ver­si­fi­ca­mos en distintas ta­reas, nues­tra única preo­cu­pa­ción es po­der pa­gar los sa­la­rios”, jus­ti­fi­có. Y de­jó en cla­ro que lle­var la co­mi­da a do­mi­ci­lio lo gra­ti­fi­có: “Voy a ha­cer to­do lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra que to­dos los em­plea­dos pue­dan lle­gar a

fin de mes”.

Da­dos los bue­nos re­sul­ta­dos que tu­vo la ini­cia­ti­va, a par­tir del pa­sa­do jue­ves 16 se ins­tru­men­ta­ron los ser­vi­cos de De­li­very (de jue­ves a do­min­go) en los dos res­tó. Am­bos tra­ba­jan co­ci­na Nik­kei, un seg­men­to que re­quie­re de ma­yor cui­da­do por su de­li­ca­da pre­pa­ra­ción:

“Tie­ne al­gu­nas com­ple­ji­da­des, es un mun­do en si mis­mo. Los pro­duc­tos que vean afec­ta­dos su ca­li­dad no los va­mos a tra­ba­jar”, pre­ci­só. Pre­si­den­te de la ONG Aso­ciar, con la que ayu­dan a villas y ba­rrios po­pu­la­res en la lu­cha con­tra el co­ro­na­vi­rus, ade­más de tra­ba­jar en pro­pues­tas pa­ra so­lu­cio­nar los con­flic­tos eco­nó­mi­cos que se pre­veen, Mo­ri­tán cal­cu­la que las pri­me­ras reaper­tu­ras de res­tau­ran­tes podrían dar­se, con al­gu­nas res­tric­cio­nes ope­ra­ti­vas, pa­ra “fi­na­les de mayo”. Y di­ce es­tar sor­pren­di­do por la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de sus hi­jos y los de “Pam­pi­ta” an­te es­te in­sos­pe­cha­do mouns­truo lla­ma­do cua­ren­te­na: “Yo la pa­so con ‘Ca­ro’ y los hi­jos de ella, pe­ro to­dos los días ha­blo con mis hi­jos, los ayu­dó en cues­tio­nes es­co­la­res a la dis­tan­cia y char­la­mos de to­do. Ellos tie­nen una mi­ra­da y una ca­pa­ci­dad di­fe­ren­te pa­ra so­bre­lle­var­la, las nuevas generacion­es son las que van a mo­to­ri­zar to­do”, sub­ra­yó.

Eco­no­mis­ta, pre­si­den­te de la ONG Aso­ciar y so­cio de los res­tó Tan­ta y La Mar, el ma­ri­do de Pam­pi­ta le po­ne el pe­cho a la cua­ren­te­na asu­mien­do ta­reas que no sue­le ha­cer. Pre­pa­ra co­man­das, hace los De­li­very y fo­men­ta tra­ba­jar en equi­po.

Ro­ber­to ex­pli­ca por­qué sa­lió a ha­cer el De­li­very de sus res­tau­ran­tes, don­de los so­cios di­ver­si­fi­ca­ron sus ta­reas pa­ra “po­der pa­gar los sa­la­rios”. El vier­nes pa­sa­do com­par­tió con CA­RAS la in­ti­mi­dad de su tra­ba­jo en Tan­ta, el bo­de­gón de co­ci­na pe­rua­na que di­ri­ge el re­co­no­ci­do chef Gas­tón Acu­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.