LOS SIG­NOS

Caras - - REVELACION­ES - Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

GEMINIS (22-5 – 21-6): Jor­na­das pro­duc­ti­vas en las que el trán­si­to lu­nar pro­mue­ve el con­fort emo­cio­nal y el des­plie­gue de sus ta­len­tos. Las pa­la­bras pue­den te­ner fi­lo, re­cuér­de­lo y evi­te ha­blar irre­fle­xi­va­men­te.

PISCIS (20-2 – 20-3): La sen­si­bi­li­dad ex­qui­si­ta del signo de los pe­ces con­tra­pues­tos pa­re­ce no te­ner lí­mi­te; con­fíe en su pro­pio camino y en que está so­bre él aun cuan­do sien­te que está per­di­do. La abun­dan­cia es un he­cho.

ARIES (21-3 – 20-4): Enor­me lo­cua­ci­dad y ga­nas de con­quis­tar­lo to­do, por es­tos días re­cu­pe­ra al­go del de­seo per­di­do y vuel­ve a sen­tir que es po­si­ble desear y po­ner en mar­cha esa ma­qui­na­ria des­co­mu­nal que lo mue­ve.

LEO (23-7-22-8): Mo­men­tos de con­cor­dan­cia en­tra­ña­ble en­tre los su­yos que re­nue­van las ga­nas y la an­sie­dad por un diá­lo­go ge­nuino y es­pon­tá­neo. La ale­gría di­ce pre­sen­te y ese es un ba­luar­te que va­le la pe­na de­fen­der.

SAGITARIO (23-11 – 21-12): Ilu­mi­na­ción y ga­nas que re­to­man la sen­da de sus de­seos y lo ins­tan a mo­ver­se in­te­lec­tual­men­te en la bús­que­da de las fuen­tes de co­no­ci­mien­to que lo re­vi­ta­li­zan y le de­vuel­ven el op­ti­mis­mo.

VIRGO (23-8 – 22-9): Un buen mo­men­to pa­ra to­mar de­ci­sio­nes y dejar atrás la in­de­fi­ni­ción y la ru­mia cons­tan­te. Ani­mar­se a la aventura, más allá de lo ex­ci­tan­te, es una re­co­men­da­ción po­de­ro­sa pa­ra re­no­var­se.

ACUARIO (21-1 – 19-2): Es mo­men­to de di­rec­cio­nar su ener­gía a un pun­to es­pe­cí­fi­co y com­pro­me­ter­se con la idea de un de­seo, por más que la ex­clu­si­vi­dad la vi­va co­mo una con­de­na. Aní­me­se al desafío y prue­be lo nue­vo.

TAURO (21-4 – 21-5): Ol­ví­de­se de to­do lo que sa­be de us­ted mis­mo y per­mi­ta que se cue­len las lu­ces de lo nue­vo a tra­vés de las grie­tas de lo que ya no ofre­ce na­da. Es un mo­men­to de enor­me crea­ti­vi­dad y li­ber­tad.

ESCORPIO (2-10 – 22-11): Un gol­pe de ti­món po­dría sor­pren­der a to­dos, la dis­po­ni­bi­li­dad es una cua­li­dad que usual­men­te no se cul­ti­va pe­ro que es esen­cial pa­ra acep­tar y optimizar los cam­bios. Aven­tú­re­se.

CAPRICORNI­O (22-12 – 20-1): Son jor­na­das de gran mag­ne­tis­mo en las que, co­mo par­te de un proceso de lar­ga du­ra­ción, las ca­bras ce­les­tes de­jan aflo­rar lo más ge­nuino y trans­for­ma­dor. Sea ca­ri­ño­so y aten­to con­si­go mis­mo.

CANCER (22-6 – 22-7): A par­tir de la mi­tad de la se­ma­na las co­sas pa­re­cen aco­mo­dar­se me­jor y to­do flu­ye más acor­de a su sen­si­bi­li­dad. El fac­tor sor­pre­sa pue­de ser un gran re­no­va­dor de las re­la­cio­nes, no lo des­car­te.

LIBRA (23-9 – 22-10): Días en los que el en­cono pue­de ser una en­se­ñan­za, si se ani­ma a ir un po­co más allá de la mo­les­tia inicial po­dría des­cu­brir sen­ti­mien­tos que al­ber­ga ca­si sin dar­se cuen­ta. Aní­me­se al desafío del víncu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.