“EN CUA­REN­TE­NA TO­DO SE PO­TEN­CIA”

RUGGERO PASQUARELL­I Y CAN­DE­LA­RIA MOLFESE EN SU CA­SA

Caras - - FOCO - Por Sa­bri­na Ga­lan­te FO­TOS: Ani­ta Tho­mas @anitat­ho­masph

La sua­ve bri­sa que aso­ma por el bal­cón del de­par­ta­men­to de Can­de­la­ria Molfese (29) y Ruggero Pasquarell­i (26) es un pri­vi­le­gio que, en ple­na cua­ren­te­na obli­ga­to­ria, agra­de­cen to­dos los días. “Te­ne­mos una vis­ta que da al río. En­ton­ces apro­ve­chan­do que to­da­vía no ha­ce tan­to frío y los días es­tán lin­dos es un am­bien­te en el que es­ta­mos mu­cho. El si­len­cio de la ciu­dad y que no pa­sen au­tos es co­mo es­tar en el cam­po”, coin­ci­de la du­pla de ac­to­res e in­fluen­cers que se co­no­ció en los sets del éxi­to mun­dial de Dis­ney “Vio­let­ta” y no tar­dó en mu­dar­se jun­tos.

Con más ho­ras de con­vi­ven­cia que de cos­tum­bre, aun­que ya lle­van 5 años ba­jo el mis­mo te­cho, la pa­re­ja se di­vi­de las ta­reas do­més­ti­cas y bus­ca la ma­ne­ra de ali­men­tar el ar­te a pe­sar de las li­mi­ta­cio­nes. “Nos es­ta­mos or­ga­ni­zan­do bien pe­ro es cla­ve te­ner una ru­ti­na por­que el día se te ha­ce muy lar­go.

Nos di­vi­di­mos al­muer­zos y ce­nas. A mí me es pro­duc­ti­vo le­van­tar­me a la ho­ra que lo ha­go nor­mal­men­te, ha­cer mi en­tre­na­mien­to y des­pués la­bu­rar pa­ra te­ner ac­ti­vi­dad cons­tan­te. Es­toy apro­ve­chan­do el tiem­po li­bre pa­ra es­tu­diar neu­tro, que era al­go que me te­nía in­quie­ta ha­ce un tiem­po y co­mo ten­go ga­nas de ir­me a vi­vir una ex­pe­rien­cia afue­ra, era una he­rra­mien­ta ne­ce­sa­ria. Si­go to­man­do mis cla­ses de can­to y Rug­ge me es­tá en­se­ñan­do a to­car el uke­le­le. Él mon­tó su es­tu­dio de gra­ba­ción en­ton­ces apro­ve­cha pa­ra ha­cer can­cio­nes y yo soy res­pe­tuo­sa cuan­do ne­ce­si­ta si­len­cio. Lo mis­mo él con­mi­go cuan­do es­toy gra­ban­do al­go o ha­cien­do al­gún cur­so”, cuen­ta la in­fluen­cer mien­tras el ac­tor ita­liano, que pre­sen­tó su pri­mer sin­gle so­lis­ta en la úl­ti­ma fies­ta de CA­RAS, de­ta­lla: “Es­toy te­nien­do la po­si­bi­li­dad de ha­cer se­sio­nes de com­po­si­ción a tra­vés de fa­ce­ti­me, con otros au­to­res des­de Mia­mi, es­tá sien­do muy útil por­que es­tán sa­lien­do mu­chí­si­mas can­cio­nes y ma­te­rial pa­ra el ál­bum com­ple­to. Ade­más

“Con­vi­vir con un mú­si­co 24/7 es her­mo­so pe­ro no es na­da fá­cil”. (Can­de­la­ria Molfese)

de com­po­ner un mon­tón, si­go apren­dien­do mu­chí­si­mo con la gui­ta­rra que es mi ins­tru­men­to fa­vo­ri­to, ob­ser­vo mu­chí­si­mos vi­deos de gui­ta­rris­tas y voy pro­ban­do acor­des nue­vos pa­ra su­mar des­pués a lo que ha­go yo”.

Ac­ti­vos en re­des so­cia­les, re­co­no­cen que su tiem­po fren­te a la pan­ta­lla au­men­tó aun­que tam­po­co se cul­pan. “Eso me de­pri­me un po­co pe­ro tam­bién me adap­to y abra­zo la si­tua­ción que es­ta­mos tran­si­tan­do y tra­to de no juz­gar­me. Yo si­go tra­ba­jan­do bas­tan­te con mar­cas y ge­ne­ran­do con­te­ni­do en­ton­ces eso me ha­ce man­te­ner­me ac­ti­va y creo que tam­bién es ne­ce­sa­rio”, ad­mi­te “Can­de” que con va­rios pro­yec­tos en pau­sa, uno en Chi­le y otro pa­ra Te­le­fé, an­ti­ci­pa su pri­me­ra pe­lí­cu­la con Ruggero. “Son los pla­nes que te­nía­mos que calcu­lo, si Dios quie­re, se mo­di­fi­ca­rán o to­ma­rán me­jor rum­bo”.

Lo bueno de con­vi­vir en un tres am­bien­tes –con­cuer­dan– es que ca­da cual tie­ne sus es­pa­cios. In­clu­so cuan­do se ge­ne­ra al­gún cor­to­cir­cui­to en la

pa­re­ja. “No sé si hay al­gún mo­men­to en que se vuel­va un pro­ble­ma. Lo bueno es que el de­par­ta­men­to es bas­tan­te gran­de en­ton­ces los dos tra­ta­mos de man­te­ner nues­tra ru­ti­na ar­ma­da. Si tu­vie­ra que de­cir al­go es que Can­de no tie­ne mu­cha pa­cien­cia y fui des­cu­brien­do que no le gus­ta na­da lim­piar”, se­ña­la el ac­tor que bri­lló el año pa­sa­do en ATAV (Ar­gen­ti­na, Tie­rra de Amor y Ven­gan­za) y Molfese re­tru­ca: “Yo des­cu­brí que Rug­ge es muy bueno lim­pian­do y mu­cho más de­di­ca­do que yo. Pe­ro tam­bién es muy exi­gen­te cuan­do graba mú­si­ca y no de­ja ni que vue­le una mos­ca. Tu­ve que apren­der a con­vi­vir con un mú­si­co 24/7 que es her­mo­so pe­ro no es fá­cil. Igual si tu­vie­se que ha­cer la cua­ren­te­na so­la pien­so que se­ría bas­tan­te du­ro. Es ver­dad que en es­tos tiem­pos to­do se po­ten­cia pe­ro nos co­no­ce­mos un mon­tón y so­mos afor­tu­na­dos de po­der com­par­tir es­te mo­men­to de so­le­dad con el mun­do”.

La du­pla de in­fluen­cers y ac­to­res con­vi­ve des­de ha­ce cin­co años. Du­ran­te el ais­la­mien­to cuen­tan que se re­des­cu­brie­ron co­mo pa­re­ja y que ca­da uno tie­ne su es­pa­cio.

La ac­triz to­ma cla­ses de can­to y de neu­tro, mien­tras el ac­tor com­po­ne can­cio­nes pa­ra su fu­tu­ro ma­te­rial dis­co­grá­fi­co. Ruggero apren­dió a co­ci­nar pla­tos veg­gies pa­ra su no­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.