“EL EN­CIE­RRO ME HI­ZO MAS HO­GA­RE­ÑA”

AN­GIE LAN­DA­BU­RU Y TO­MAS EUR­NE­KIAN, AIS­LA­DOS EN MIA­MI

Caras - - CA­RAS - Por Car­los Cer­vet­to

Tal co­mo lo te­nía pre­vis­to en su agen­da de fe­bre­ro, An­gie Lan­da­bu­ru (26) se su­mer­gió en los com­pro­mi­sos asu­mi­dos pa­ra los Fas­hion Week de las gran­des ca­pi­ta­les de la mo­da. In­fluen­cer y ge­ne­ra­do­ra de con­te­ni­dos vin­cu­la­dos con el mun­do de la mo­da y la be­lle­za, los úl­ti­mos días de ese mes la en­con­tra­ron en Pa­ris du­ran­te el fas­hion pa­ri­sien­se, don­de mu­cha gen­te que lle­ga­ba de la mis­ma ci­ta en Mi­lán em­pe­za­ba a ha­blar del co­ro­na­vi­rus. Mo­ti­va­da por el via­je re­lám­pa­go de su fla­man­te ma­ri­do, To­más Eur­ne­kian (28), a la ca­pi­tal fran­ce­sa pa­ra acom­pa­ñar­la, jun­tos se vol­vie­ron a Mia­mi con ob­je­ti­vos di­fe­ren­tes: el em­pre­sa­rio, por­que allí re­si­de du­ran­te va­rios me­ses al año por su tra­ba­jo; y An­gie, pa­ra ha­cer ba­se an­tes de sen­dos des­pla­za­mien­tos a Vail y Mé­xi­co. Cla­ro que la pan­de­mia ya ha­bía des­em­bar­ca­do en el con­ti­nen­te ame­ri­cano, y an­tes de re­gre­sar a la Ar­gen­ti­na y so­me­ter­se a una obli­ga­to­ria cua­ren­te­na, de­ci­dió can­ce­lar su vuel­ta al país y que­dar­se en Mia­mi.

Fa­vo­re­ci­da por el he­cho de te­ner allí un ho­gar es­ta­ble, y vien­do lo que le cos­ta­ba a sus com­pa­trio­tas re­gre­sar a Bue­nos Ai­res, se au­to­con­fi­na­ron con su ma­ri­do en el de­par­ta­men­to que com­par­ten con vis­ta al mar. “Ha­ce dos me­ses que nos en­ce­rra­mos por vo­lun­tad pro­pia, ya que la gen­te pue­de sa­lir de su ca­sa. Al prin­ci­pio no se sin­tió tan­to la si­tua­ción, pe­ro aho­ra to­dos los lu­ga­res pú­bli­cos es­tán ce­rra­dos y es obli­ga­to­rio sa­lir con bar­bi­jo. Las pla­yas tam­bién es­tán ce­rra­das, sí po­dés ha­cer de­por­te en las ca­lles y los con­tro­les po­li­cia­les no son tan es­tric­tos. De to­das ma­ne­ras con To­más só­lo sa­li­mos una vez por se­ma­na al su­per­mer­ca­do, pre­fe­ri­mos guar­dar­nos y só­lo ha­cer esa sa­li­da ne­ce­sa­ria pa­ra abas­te­cer­nos”, le con­fie­sa a CA­RAS des­de La

Flo­ri­da.

In­mer­sa en una reali­dad que de nin­gu­na ma­ne­ra ima­gi­na­ba, An­gie re­ve­la que mu­chos ar­gen­ti­nos va­ra­dos en Mia­mi le es­cri­ben por las re­des so­cia­les pa­ra com­par­tir vi­ven­cias. La di­ná­mi­ca de lo im­pen­sa­do a la que so­me­te el co­ro­na­vi­rus le pro­vo­có mie­do, so­bre to­do al prin­ci­pio, cuan­do re­cor­da­ba los lu­ga­res lle­nos de gen­te a los que ha­bía asis­ti­do. Tam­bién le preo­cu­pa el he­cho de que mu­cha gen­te en los Es­ta­dos Uni­dos pre­fie­re no ir al hos­pi­tal y evi­tar los test de­bi­do al al­to cos­to de las in­ter­na­cio­nes y de la me­di­ci­na en ge­ne­ral. Eso la con­di­cio­nó a cui­dar­se puer­tas pa­ra aden­tro y, vis­ta la se­rie­dad del te­ma, le em­pe­zó a bus­car el cos­ta­do po­si­ti­vo al nue­vo há­bi­tat: “Si bien el ca­lor avan­za y dan ga­nas de sa­lir, pro­fun­di­cé mi tra­ba­jo di­gi­tal y lan­cé mi ca­nal de You Tu­be, que lo te­nía pen­dien­te, y de Tik Tok. La ver­dad es que el día se me pa­sa su­per rá­pi­do, en­tre edi­tar ma­te­rial, man­dar mails y ge­ne­rar con­te­ni­do pa­ra las re­des, cuan­do que­rés darte cuen­ta ya es­tás en el atar­de­cer”, ase­gu­ró. Y va­lo­ra so­bre­ma­ne­ra la ma­yor co­ne­xión que en­ta­bla­ron con su es­po­so co­mo con­se­cuen­cia de tan­tos días a aso­las: “La cua­ren­te­na me hi­zo ser más ho­ga­re­ña, de­jar de pen­sar tan­to en lo pró­xi­mo y co­nec­tar más con el mo­men­to. Y con To­más ade­lan­ta­mos nues­tra lu­na de miel (ri­sas), nos de­bía­mos to­mar­nos un tiem­po pa­ra no­so­tros des­pués de la vo­rá­gi­ne del ca­sa­mien­to y de tan­to tra­ba­jo”, ad­mi­tió.

Ali­via­da por la re­cu­pe­ra­ción de dos ca­sos que le to­ca­ron de cer­ca, el de una in­fluen­cer es­pa­ño­la que se con­ta­gió en Pa­ris y el de la her­ma­na de una ami­ga que vi­ve en Nue­va York, An­gie sos­tie­ne que el mun­do de la mo­da de­be­rá atra­sar sus ca­len­da­rios, te­ner pa­cien­cia y adap­tar­se a los efec­tos de la pan­de­mia. Pe­ro tam­bién res­ca­ta que el co­ro­na­vi­rus la co­nec­tó “mu­cho más con la gen­te” y des­per­tó en ella un “sen­ti­do de solidarida­d ge­ne­ral” que la gra­ti­fi­có.

“Nos en­ce­rra­mos por vo­lun­tad pro­pia. El día se me pa­sa sú­per rá­pi­do, pro­fun­di­cé mi tra­ba­jo di­gi­tal, lan­cé mis ca­na­les de Tik Tok y YouTu­be y co­nec­té más con el mo­men­to”.

La in­fluen­cer y su ma­ri­do vi­ven una an­ti­ci­pa­da lu­na de miel en Mia­mi, don­de los sor­pren­dió el vi­rus. La si­tua­ción fo­men­tó la co­ne­xión y for­ti­fi­có la pareja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.