ULTIMO E INTIMO ADIOS A SER­GIO DE­NIS EN PI­LAR

SO­LO SUS HI­JOS, HER­MA­NOS Y SU EX­MU­JER LO DES­PI­DIE­RON

Caras - - FOCO - por Kary Ló­pez

Hi­zo bai­lar a mi­llo­nes, sus can­cio­nes lle­ga­ron tan­to a los co­ra­zo­nes co­mo a las can­chas de fút­bol y se­gu­ra­men­te mu­chos de sus se­gui­do­res hu­bie­ran que­ri­do dar­le un úl­ti­mo y mul­ti­tu­di­na­rio adiós, de­bi­do a su me­re­ci­do es­ta­tus de ído­lo mu­si­cal. Sin em­bar­go, y da­do el con­tex­to de pan­de­mia que obli­ga al dis­tan­cia­mien­to so­cial, la des­pe­di­da de Ser­gio De­nis de­bió ser ín­ti­ma.

Y es que lue­go de per­ma­ne­cer do­ce me­ses en es­ta­do de co­ma, el can­tan­te mu­rió en la ma­ña­na del vier­nes 15 de ma­yo a los 71 años. Se en­con­tra­ba in­ter­na­do tras ha­ber su­fri­do un trá­gi­co ac­ci­den­te el 11 de mar­zo de 2019, cuan­do ca­yó al fo­so de más de dos me­tros del “Tea­tro Mer­ce­des So­sa”, de la ciu­dad de San Mi­guel de Tu­cu­mán, don­de brin­da­ba un show.

El sá­ba­do 16, cer­ca de las 14:00 ho­ras y con la pre­sen­cia de un pu­ña­do de fa­mi­lia­res ín­ti­mos, los res­tos del ar­tis­ta fue­ron in­hu­ma­dos en el ce­men­te­rio pri­va­do Par­que Me­mo­rial de Pi­lar. Los mis­mos que lo ha­bían vi­si­ta­do en sus me­ses de ago­nía, sus hi­jos, Bár­ba­ra, Vicky y Fe­de­ri­co Hoff­man, sus her­ma­nos, Car­los y No­ra, y su exes­po­sa, Mirt­ha Mes­si, con quien el can­tan­te te­nía una ex­ce­len­te re­la­ción, fue­ron los úni­cos que acom­pa­ña­ron sus res­tos ha­cia su des­tino fi­nal. Fe­de­ri­co, hi­jo de Ser­gio, fue el en­car­ga­do de con­fir­mar la tris­te no­ti­cia en Twit­ter, don­de es­cri­bió: “Has­ta siem­pre vie­jo. Gra­cias por tan­to. To­dos los que te que­re­mos de ver­dad”.

En su úl­ti­mo adiós, la ca­so­na que se uti­li­za a mo­do de re­cep­ción en el ce­men­te­rio pri­va­do fue el pun­to de en­cuen­tro de los fa­mi­lia­res de Ser­gio. Co­mo in­di­ca el pro­to­co­lo ac­tual, to­dos lle­ga­ron con ta­pa bo­cas y más­ca­ras y una vez que es­tu­vie­ron reunidos,

acom­pa­ña­ron ca­mi­nan­do los res­tos del can­tan­te has­ta su en­tie­rro.

Allí, una vez que el per­so­nal del ce­men­te­rio se apar­tó pa­ra dar­le lu­gar a la des­pe­di­da, ca­da uno de ellos pa­só su mano so­bre el ca­jón a mo­do de adiós, mien­tras al­gu­nos lan­za­ron pé­ta­los de rosas. La fa­mi­lia ve­nía asi­mi­lan­do la po­si­bi­li­dad del fa­lle­ci­mien­to, pe­ro se­gún di­cen, ja­más per­die­ron la es­pe­ran­za de que Ser­gio pu­die­ra re­cu­pe­rar­se, co­mo ocu­rrió en 2007 cuan­do su­frió un in­far­to en Pa­ra­guay y es­tu­vo 17 mi­nu­tos sin sig­nos vi­ta­les.

En esa épo­ca, el can­tan­te ha­bía re­la­ta­do la di­fí­cil ex­pe­rien­cia en un pro­gra­ma de Mirt­ha Le­grand: “Vi un lu­gar de mu­cho mie­do, os­cu­ro, ne­gro y lo pue­do con­tar aho­ra por­que a ve­ces te­nía mie­do de que la gen­te pen­sa­ra que es­ta­ba me­dio pi­ra­do cuan­do con­ta­ba es­ta his­to­ria”, di­jo pa­ra sor­pre­sa de to­dos. Y si­guió: “La mi­tad de mi cuer­po es­ta­ba en un rec­tán­gu­lo, yo lo in­sul­ta­ba, pa­ra mí era el dia­blo. Ha­bía una ven­ta­na, era un ho­rror”.

En el mo­men­to de su muer­te, Ser­gio De­nis, cu­yo nom­bre real era Héc­tor Omar Hoff­man, se en­con­tra­ba in­ter­na­do en la clí­ni­ca de reha­bi­li­ta­ción Al­cla, ubi­ca­da en la ca­lle Vuel­ta de Obli­ga­do al 3100, en el ba­rrio de Nú­ñez. El mis­mo cen­tro asis­ten­cial que al­ber­gó du­ran­te mu­cho tiem­po a otro ído­lo, Gus­ta­vo Ce­ra­ti, tras su­frir un ACV du­ran­te una gi­ra por Ve­ne­zue­la ha­ce diez años.

“Te Lla­mo pa­ra Des­pe­dir­me” era el tema que De­nis es­ta­ba in­ter­pre­tan­do en el tea­tro de Tu­cu­mán al mo­men­to de su caí­da, ca­sual­men­te la mis­ma can­ción que lo lan­zó a la fa­ma. Tras el te­rri­ble ac­ci­den­te, el ar­tis­ta in­gre­só en te­ra­pia in­ten­si­va y fue tras­la­da­do a Bue­nos Ai­res, pe­ro nun­ca pu­do re­cu­pe­rar­se de­bi­do a las gra­ves le­sio­nes que su­frió en su ca­be­za. De­nis fue in­ter­ve­ni­do qui­rúr­gi­ca­men­te y en va­rias oca­sio­nes en los me­ses si­guien­tes al ac­ci­den­te, pe­ro los mé­di­cos nun­ca lo­gra­ron re­ver­tir el cua­dro.

En sus 50 años de ca­rre­ra, Ser­gio com­pu­so éxi­tos arro­lla­do­res co­mo “Nun­ca Su­pe más de Ti”, “Me Enamo­ré sin Dar­me Cuen­ta”, “Vi­ve” y “Ca­da Vez que Sa­le el Sol”. Tam­bién ase­gu­ró que el dis­co que más ven­dió fue “Afec­tos” (1985), con 480.000 co­pias, aquel que con­te­nía los hits “Na­da Ha­rá Cam­biar mi Amor por Ti” o “Da­me Luz”. Con­ver­ti­da en himno po­pu­lar “Te Quie­ro Tan­to”, otro de sus su­ce­sos, tam­bién fue can­ta­da por cien­tos de hin­cha­das de fút­bol, y no so­lo de Ar­gen­ti­na, sino de dis­tin­tas par­te del mun­do. El sá­ba­do a la no­che, mu­cha gen­te sa­lió es­pon­tá­nea­men­te a sus ve­re­das, bal­co­nes y ven­ta­nas pa­ra can­tar­la. Fue la me­jor ma­ne­ra de des­pe­dir­lo.

Fi­gu­ras del es­pec­tácu­lo co­mo Su­sa­na Gi­mé­nez, con quien De­nis ha­bía vi­vi­do una his­to­ria de amor, del de­por­te y del pe­rio­dis­mo, y has­ta el pre­si­den­te Al­ber­to Fer­nán­dez acer­ca­ron sus con­do­len­cias a la fa­mi­lia del ar­tis­ta. Una tris­te­za que tam­bién in­va­dió a mi­les de fa­ná­ti­cos que hoy ha­cen so­nar sus can­cio­nes a mo­do de ho­me­na­je fi­nal.

“Has­ta siem­pre vie­jo. Gra­cias por tan­to. To­dos los que te que­re­mos de ver­dad”.

Sá­ba­do 16. 14:00. Los res­tos del can­tan­te, que mu­rió a los 71 años, fue­ron en­te­rra­dos en el Par­que Me­mo­rial de Pi­lar. La fa­mi­lia usó ta­pa­bo­cas.

De­nis es­tu­vo in­ter­na­do un año y dos me­ses tras caer a una fo­sa du­ran­te un show en mar­zo de 2019, en un tea­tro deTu­cu­mán. No des­per­tó más. Su her­mano Car­los.

Su her­ma­na No­ra y su hi­jo Fe­de­ri­co.

Al igual que sus tres hi­jos y sus dos her­ma­nos, Mir­ta Mes­si, ex­mu­jer de Ser­gio, lo acom­pa­ñó has­ta el fi­nal. Te­nía una gran re­la­ción.

Su ex Mirt­ha Mes­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.