“CELEBRO MIS 49 CON UN MANJAR TIPICO AR­GEN­TINO”

MAXIMA ENSEÑO SU RE­CE­TA DE ALFAJORES

Caras - - FOCO - por Gaby Bal­za­ret­ti

La rei­na de Ho­lan­da cum­plió años y en cua­ren­te­na lo fes­te­jó con su ma­ri­do y sus hi­jas pre­pa­ran­do un “dul­ce” re­cuer­do de de su tier­na in­fan­cia.

El do­min­go 17 de ma­yo to­dos dur­mie­ron un po­co más en el pa­la­cio Huis ten Bosch. Aun­que a los re­yes de Ho­lan­da les gus­ta le­van­tar­se tem­prano pa­ra arran­car con sus com­pro­me­ti­das agen­das ofi­cia­les, so­bre to­do des­de que el CO­VID 19 ata­ca al mun­do, esa ma­ña­na la or­den de Gui­ller­mo (53) fue que se la de­ja­ra des­can­sar unas ho­ras más a Má­xi­ma. Su es­po­sa cum­plía 49 y los úl­ti­mos días fue­ron bas­tan­te aje­trea­dos con sus la­bo­res so­li­da­rias apo­yan­do a to­do el per­so­nal sa­ni­ta­rio que lu­cha con­tra la pan­de­mia. Es el oc­ta­vo cum­plea­ños que Má­xi­ma ce­le­bra co­mo rei­na, ya que ac­ce­dió al trono de Ho­lan­da el 30 de abril de 2013, a pe­sar de ha­ber na­ci­do en

Bue­nos Ai­res en 1971. En la gla­mo­ro­sa man­sión cer­ca­na a La Ha­ya se aca­tó la es­pe­cí­fi­ca re­co­men­da­ción del rey. Se­cre­ta­men­te, en la gran co­ci­na, la prin­ce­sa Ama­lia (16) y sus her­ma­nas Ale­xia (14) y Arian­ne (13), pre­pa­ra­ron un su­cu­len­to desa­yuno pa­ra sor­pren­der a su ma­dre en el día de su cum­plea­ños. Así arran­có el día la rei­na. No hu­bo pom­pas, ni ca­ño­na­zos en su ho­nor; tam­po­co pla­nes pa­ra una ce­le­bra­ción especial. El ais­la­mien­to obli­ga­to­rio obli­gó a la Fa­mi­lia Real de Ho­lan­da a que­dar­se en su re­si­den­cia. Y no es el primer cum­plea­ños que los aga­rra en me­dio de la cua­ren­te­na. Ya que el pro­pio rey tam­bién pa­só el su­yo, el 27 de abril, en to­tal confinamie­nto. Pe­ro si hay una ra­zón pa­ra que el pue­blo ame más a la mo­nar­ca es por su son­ri­sa

per­ma­nen­te y su in­ne­ga­ble ca­pa­ci­dad pa­ra su­pe­rar cual­quier obs­tácu­lo y se­guir siem­pre pa­ra ade­lan­te. Por al­go di­cen los ho­lan­de­ses que ella su­pera en po­pu­la­ri­dad y amor a Gui­ller­mo quien des­de que es­tá con ella se ag­gior­nó bas­tan­te. Con sa­lu­dos só­lo a tra­vés de su IPad, la rei­na de­ci­dió que na­da em­pa­ña­ría su día y que así, só­lo ro­dea­da por su ma­ri­do y sus hi­jas (y ob­vio unos po­cos co­la­bo­ra­do­res que aún que­dan en el pa­la­cio) ten­dría el me­jor ani­ver­sa­rio de su vi­da. Pa­ra no des­en­to­nar con el fes­te­jo bus­có en su guar­da­rro­pas un mo­de­lo que lu­ció en ma­yo de 2019 –ha­ce exac­ta­men­te un año– en la 72° edi­ción del Fes­ti­val de Ar­tes Es­cé­ni­cas, se ma­qui­lló y ba­jó las es­ca­le­ras a dis­fru­tar del especial y di­fe­ren­te fes­te­jo. Un top dorado, asi­mé­tri­co, con gran vo­la­do en el hom­bro iz­quier­do y ma­xi ar­go­lla, con cor­te pé­plum, de su di­se­ña­dor fe­ti­che, el da­nés Claes Iver­sen, que acom­pa­ñó con pan­ta­lón rec­to ver­de, sti­let­tos y sus aros pre­fe­ri­dos de pe­que­ños dia­man­tes. En fe­bre­ro, cuan­do na­da le ha­cía pen­sar que pa­sa­ría su cum­plea­ños en ais­la­mien­to to­tal, ha­bía po­sa­do pa­ra el fo­tó­gra­fo de la Ca­sa Real, con un ves­ti­do azul de Na­tan, pa­ra ya te­ner su re­tra­to ofi­cial de los 49. Hu­bo brin­dis sim­bó­li­co y el “zoom cum­ple” co­mo ya, en bro­ma, lla­man sus hi­jas a los fes­te­jos de sus pa­dres. Y una vez más, de­jan­do de la­do trono y co­ro­na, Má­xi­ma vol

vió a sor­pren­der, pri­me­ro a su pro­pia fa­mi­lia y lue­go al mun­do en­te­ro cuan­do le pi­dió a una de sus hi­jas que “gra­ba­ra” una re­ce­ta “bien ar­gen­ti­na” que, con mu­cha nos­tal­gia, com­par­ti­ría con sus 620 mil se­gui­do­res de Ins­ta­gram. “En es­te mo­men­to celebro mi cum­plea­ños en ca­sa con un manjar tí­pi­co ar­gen­tino: alfajores de dul­ce de le­che. Cre­cí con es­tos alfajores, ¡son mis ga­lle­tas fa­vo­ri­tas! Los hor­neo se­gún la re­ce­ta de mi ma­dre y por eso en es­te día tan especial me gus­ta­ría com­par­tir­la con us­te­des. ¡Así pue­den hor­near­los us­te­des mis­mos en ca­sa!”, ex­pre­só con su gran son­ri­sa de siem­pre. Con un ges­to cóm­pli­ce y mos­tran­do una fa­ce­ta que, has­ta aho­ra, nin­gu­na rei­na en el mun­do se atre­vió. Y tam­bién, de­jan­do en cla­ro que en su ho­gar al­gu­nas cos­tum­bres y man­ja­res ar­gen­ti­nos se man­tie­nen vi­vos. Así ella mis­ma fue con­tan­do el pa­so a pa­so de su re­ce­ta fa­mi­liar. Ca­si co­mo una ex­per­ta re­pos­te­ra, pri­me­ro dio la lis­ta de in­gre­dien­tes pa­ra los tra­di­cio­na­les “alfajores de maicena” o fé­cu­la de maíz. “Pa­ra la ma­sa se ne­ce­si­tan: 300 gr de fé­cu­la de maíz, 200 gr de ha­ri­na, 200 gr de man­te­qui­lla a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, 150 gr de azú­car, 4 ye­mas de hue­vo, 1 cu­cha­ra­di­ta de bi­car­bo­na­to de so­dio, 2 cu­cha­ra­di­tas ra­sas de pol­vo de hor­near, una piz­ca de vai­ni­lla en pol­vo, ra­lla­du­ra de un li­món y una cu­cha­ra­di­ta de co­ñac. Pa­ra el re­lleno: dul­ce de le­che (pre­pa­ra­do en ca­sa con le­che con­den­sa­da y azú­car) y co­co ra­lla­do (pa­ra los bor­des). Pre­pa­ra­ción: pre­ca­len­tar del horno a 160 gra­dos. Mez­clar to­dos los in­gre­dien­tes se­cos con la man­te­qui­lla ablan­da­da en un re­ci­pien­te. Agre­gar las ye­mas de hue­vo y el brandy y ama­sar a mano has­ta te­ner una ma­sa fir­me. For­mar un bo­llo y de­jar­lo des

¡Son mis ga­lle­tas fa­vo­ri­tas! Y las hor­neo co­mo me en­se­ñó mi ma­dre”.

can­sar du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te una ho­ra. A ve­ces pa­re­ce que la ma­sa no se pe­ga, ¡agre­ga 2 cu­cha­ra­das de ju­go de li­món! Ex­ten­der la ma­sa so­bre la me­sa­da en­ha­ri­na­da y dar­le un es­pe­sor de 5 a 7 mm y cor­tar círcu­los de ma­sa (con un va­so) de apro­xi­ma­da­men­te 4 cm de diá­me­tro. Lue­go co­lo­car los círcu­los en una ban­de­ja pa­ra horno fo­rra­da con pa­pel de hor­near, de­jan­do unos 2 cm de dis­tan­cia en­tre círcu­lo y círcu­lo. Hor­near las ga­lle­tas a 160 gra­dos du­ran­te 10-12 mi­nu­tos. Las ga­lle­tas de­ben de­co­lo­rar­se un po­co, no de­ma­sia­do, de lo con­tra­rio se se­ca­rán mu­cho y se rom­pe­rán. Cuan­do es­tén lis­tas, sa­car­las del horno y de­jar­las en­friar. Unir dos ga­lle­tas con una ca­pa de dul­ce de le­che. Ex­ten­der bien el dul­ce de le­che has­ta el bor­de. Lue­go de­co­rar los bor­des con el co­co ra­lla­do. Los alfajores de dul­ce de le­che es­ta­rán lis­tos: ¡a dis­fru­tar!”, ex­pli­có en un pa­so a pa­so ca­si al me­jor es­ti­lo de Ma­ru Bo­ta­na. Siem­pre con su son­ri­sa y siem­pre mos­tran­do que eran sus pro­pias ma­nos las que cum­plían con la ela­bo­ra­ción de los dul­ces. Y, co­mo pa­ra ce­rrar su trans­mi­sión que fue se­gui­da por 620 per­so­nas que le die­ron su li­ke, mi­ró a la cá­ma­ra, mos­tró la gran ban­de­ja lle­na de alfajores, la de­jó y unió sus ma­nos en un co­ra­zón co­mo cla­ro men­sa­je de amor. “El mun­do es­tá pa­san­do por un mo­men­to muy di­fí­cil. Man­ten­ga­mos nues­tros ojos y oí­dos abier­tos. Jun­tos nos man­te­ne­mos fuer­tes. ¡Europa, bri­lla una luz y man­tén vi­va la mú­si­ca!”, ex­cla­mó en su des­pe­di­da. In­me­dia­ta­men­te las Ca­sas Reales de to­do Europa es­ta­lla­ron de fu­ria por­que nin­guno de sus miem­bros tie­ne la es­pon­ta­nei­dad y amo­ro­si­dad de Má­xi­ma con la que con­quis­ta a to­dos y lo­gra que los

El do­min­go 17 de ma­yo, Má­xi­ma vi­vió un cum­plea­ños di­fe­ren­te. Pa­ra sus 49 re­pi­tió un mo­de­lo con bri­llo, de Claes Iver­sen, y en­vió un men­sa­je de “co­ra­zón”, ro­dea­da por sus gran­des amo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.