MA­XI­MA Y EL DIS­TAN­CIA­MIEN­TO REAL

RECICLO LOOK Y CUM­PLIO CON LAS NOR­MAS SA­NI­TA­RIAS

Caras - - CARAS | MOMENTOS - Por Gaby Bal­za­ret­ti Fo­tos: AFP

Mar­ca ten­den­cia y se con­vir­tió en el ejem­plo a se­guir por las mu­je­res de las Ca­sas Reales eu­ro­peas que qui­sie­ran te­ner­la en su trono. Así es Má­xi­ma (49), quien ca­da día gana más aplau­sos por la la­bor que es­tá desa­rro­llan­do du­ran­te el du­ro mo­men­to que atra­vie­sa el país por la cri­sis sa­ni­ta­ria y eco­nó­mi­ca que cau­sa el CO­VID 19. Por esa mis­ma ra­zón, la rei­na de Ho­lan­da sa­lió, una vez más, a apo­yar la len­ta reac­ti­va­ción de los ne­go­cios an­te una cua­ren­te­na que en Ho­lan­da es­tá lle­gan­do a su fin. Con un “Oran­ge Sty­le” re­ci­cla­do —ya que usó en va­rias opor­tu­ni­da­des las par­tes de arri­ba y de aba­jo con otras pren­das), de ca­mi­sa over­si­ze, con man­gas abu­llo­na­das y vo­la­dos en el cue­llo que com­bi­nó con un “crop­ped pant” (pan­ta­lón an­cho y más cor­to) de tweed con tra­ma en na­ran­ja y blan­co, san­da­lias, so­bre ma­rrón, lar­gos pen­dien­tes de cuen­tas na­ran­jas y ma­xi-ga­fas en ani­mal print, Má­xi­ma des­em­bar­có en la is­la de Te­xes. Un mu­ni­ci­pio de los Paí­ses Ba­jos, que re­pre­sen­ta la más gran­de de las Is­las Fri­sias y a su vez la más oc­ci­den­tal, y es­tá si­tua­da en­tre el Mar de Fri­sia y el Mar del Nor­te, con una su­per­fi­cie de 585,96 km² de los que 416,14 km² son de agua y con 20 ki­ló­me­tros de lar­go y 8 de an­cho. Por su be­lle­za na­tu­ral y sus tí­pi­cas tien­das de sou­ve­nirs ubi­ca­das a lo lar­go de la cos­ta, es una de las pla­yas más ele­gi­das y vi­si­ta­das por el tu­ris­mo pa­ra dis­fru­tar del ve­rano. La rei­na pa­seó por las en­can­ta­do­ras ca­lle­ci­tas del lu­gar, se reunió con los ge­ren­tes del ho­tel De Lin­de­boom y has­ta ba­jó a dar una pe­que­ña ca­mi­na­ta por la pla­ya de una de las más gran­des is­las de Ho­lan­da. So­la, sin la com­pa­ñía del rey Gui­ller­mo (53), Má­xi­ma vol­vió a mos­trar su gran son­ri­sa y no du­dó en pa­rar­se a ha­blar con ca­da uno de los di­fe­ren­tes co­mer­cian­tes que vol­vie­ron a le­van­tar las per­sia­nas de sus ne­go­cios es­pe­ran­do la pron­ta reac­ti­va­ción del tu­ris­mo. En ca­da reunión y con­tac­to que man­tu­vo la rei­na, por pri­me­ra vez se mos­tró sin su ta­pa­bo­cas, aun­que sí cum­plió con la es­tric­ta re­co­men­da­ción de man­te­ner la dis­tan­cia obli­ga­to­ria con ca­da uno de sus in­ter­lo­cu­to­res. Es­te via­je vol­vió a des­ta­car su tra­ba­jo co­mo miem­bro del “Co­mi­té Ho­lan­dés pa­ra el Em­pren­di­mien­to”, car­go que ocu­pa no por su sta­tus real sino por ser una ex­per­ta en Eco­no­mía y es­tar en cons­tan­te la­bor pa­ra com­par­tir su co­no­ci­mien­to. Mien­tras la rei­na se pa­seó fe­liz y or­gu­llo­sa del co­lor de su out­fit, es­pe­cia­lis­tas del fas­hion coin­ci­die­ron en afir­mar que el na­ran­ja no re­sul­ta un tono muy fa­vo­ra­ble en las fo­tos. Y, tam­bién ase­gu­ra­ron que di­se­ña­do­res co­mo Bal­main, Va­len­tino, Tom Ford y Bot­te­ga Ve­ne­ta lo han in­cor­po­ra­do a sus co­lec­cio­nes Pri­ma­ve­ra-Ve­rano

2020 pa­ra los días so­lea­dos y las ca­mi­na­tas por la pla­ya, ya que por su in­ten­si­dad re­cuer­da a la piel de los cí­tri­cos. Ade­más de re­ve­lar que es un co­lor que Kate Midd­le­ton (38) y Meg­han Mar­kle (38) lo tie­nen prohi­bi­do por la pro­pia rei­na Isa­bel II (94). Se­ña­la­da co­mo una de las ro­yals con más es­ti­lo, Má­xi­ma lu­ció con or­gu­llo el co­lor de su Ca­sa Real y los ho­lan­de­ses aplau­die­ron fe­li­ces es­te gui­ño de pa­trio­tis­mo que les hi­zo. Y en la in­ti­mi­dad re­ve­la­ron que al re­gre­sar de su “mi­sión”, ape­nas des­cen­dió del ferry, la rei­na re­ci­bió el lla­ma­do te­le­fó­ni­co de su sue­gra, la ex mo­nar­ca Beatriz (82) ade­más de fe­li­ci­tar­la por su “tra­ba­jo”, le ha­bría con­fe­sa­do que en sus 33 años en el trono ho­lan­dés ja­más re­ci­bió tan­tas mues­tras de amor co­mo vio que le brin­da­ron a Má­xi­ma.

En su re­co­rri­do por la is­la de Te­xes pa­ra apo­yar el tu­ris­mo, la rei­na de­jó el bar­bi­jo. Via­jó en ferry, vi­si­tó un ho­tel, ca­mi­nó por la pla­ya y en­tró a las tien­das del lu­gar ele­gi­do por los ho­lan­de­ses pa­ra pa­sar sus va­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.