AS­TRO­LO­GÍA

Có­mo reac­cio­nan

Caras - - REVELACION­ES -

La as­tro­lo­gía ofre­ce una ba­te­ría de he­rra­mien­tas pa­ra el co­no­ci­mien­to per­so­nal y el de quie­nes nos ro­dean y una bue­na es­tra­te­gia pa­ra las re­la­cio­nes per­so­na­les es te­ner en cuen­ta el mo­do en que ca­da signo del Zo­día­co reac­cio­na. Pa­ra el ca­so de Gé­mi­nis hay que de­cir que pe­se a esa ale­gría que pa­re­ce des­bor­dar­lo an­te un ata­que sue­le en­cres­par­se de la ca­be­za a los pies, to­da la li­vian­dad que ex­pre­sa ha­bi­tual­men­te de pron­to se aquie­ta y se agra­va. Pue­de ma­ni­fes­tar su enojo aca­lo­ra­da­men­te y a los gri­tos y no le im­por­ta si sus reac­cio­nes son in­cohe­ren­tes y con­fu­sas, en es­tas cues­tio­nes es de los que di­cen to­do lo que se les ocu­rre y más, de­ja cons­tan­cia de la ofen­sa muy os­ten­si­ble­men­te y es ca­paz de pro­me­ter ven­gan­za; cla­ro que pa­sa­do el hu­ra­cán ol­vi­da to­do y re­to­ma su hu­mor ha­bi­tual. Dis­cu­tir con un es­pé­ci­men de Cán­cer no es fá­cil, son per­so­na­li­da­des que te­men el en­fren­ta­mien­to y le rehú­yen con to­do ti­po de ar­di­des lo que, a la pos­tre, re­sul­ta un agra­van­te pa­ra la situación ori­gi­nal. An­tes que dis­cu­tir eli­ge el ca­mino de la so­ma­ti­za­ción y, lle­ga­do el ca­so, de la ma­ni­pu­la­ción emo­cio­nal, se ofen­den muy fá­cil­men­te y les cues­ta per­do­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.