ASTROLOGÍA

Caras - - REVELACION­ES - Có­mo reac­cio­nan

A la ho­ra de la reac­ción, los re­yes de la sel­va ac­túan co­mo se es­pe­ra de ese li­na­je so­be­rano que por­tan, cual­quier ofen­sa ad­quie­re mag­ni­tu­des su­per­la­ti­vas y los ins­ta a ex­pre­sar un des­dén ru­gien­te an­te quie­nes pro­fi­rie­ron el agra­vio.

Los Leo pue­den ser hi­rien­tes en sus res­pues­tas y no se preo­cu­pan por ar­gu­men­tar, la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar su pa­de­cer de ma­ne­ra dra­má­ti­ca los con­for­ma y si no lo­gra tra­mi­tar al­gu­na ma­ne­ra del per­dón pue­de acu­mu­lar mu­cho re­sen­ti­mien­to. Los na­ti­vos de Virgo, en cam­bio, son per­so­na­li­da­des a las que es muy di­fí­cil sa­car de qui­cio, con esa es­tam­pa que pa­re­ce con­tro­lar­lo to­do ha­cen fun­cio­nar su men­te ana­lí­ti­ca y pa­re­cie­ra que las ofen­sas no los to­can, un vir­gi­niano o una vir­gi­nia­na que se pre­cien ja­más pier­de los es­tri­bos. Co­mo reac­ción a la in­ju­ria sue­len ar­gu­men­tar lar­ga­men­te y ex­po­nen un ra­zo­na­mien­to que, a ve­ces, es la me­jor ven­gan­za ya que pue­de re­sul­tar exas­pe­ran­te. Aun en ple­na dis­cu­sión sus jui­cios son sú­per ela­bo­ra­dos y bri­llan­tes y, por más es­pon­ta­nei­dad que se les de­man­de, o que ellos mis­mos se de­man­den, sue­len no per­der la com­pos­tu­ra.

L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.