LOS SIGNOS

Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

Caras - - REVELACION­ES -

LIBRA (23-9 – 22-10): Una se­ma­na pa­ra re­vi­sar los víncu­los con her­ma­nos y cu­ña­dos, con ve­ci­nos, con pa­res de es­tu­dio. Ahí es­tá la en­se­ñan­za fun­da­men­tal de es­tos días, qué­de­se muy cer­ca de lo que sien­te, es el ca­mino.

CAPRICORNI­O (22-12 – 20-1): Una se­ma­na en la que es po­si­ble que sal­gan a la luz cues­tio­nes que per­ma­ne­cían ocul­tas o le­ja­nas de to­da com­pren­sión, la in­for­ma­ción com­po­ne el cua­dro to­tal. Ali­vio y ver­dad.

SAGITARIO (23-11 – 21-12): Es po­si­ble com­pren­der el fun­cio­na­mien­to de las es­truc­tu­ras fa­mi­lia­res y en­ten­der que ca­da co­sa tie­ne un mo­men­to y un tiem­po de pro­ce­so in­terno. La hu­mil­dad es su me­jor he­rra­mien­ta.

CANCER (22-6 – 22-7): La en­tra­da del Sol en el signo y el eclip­se po­nen de re­lie­ve a ni­vel glo­bal las cues­tio­nes esen­cia­les que mo­ti­van a los can­gre­jos ce­les­tes. la fa­mi­lia, la tra­di­ción, la he­ren­cia, te­mas en fo­co ur­gen­te.

GEMINIS (22-5 – 21-6): Es un buen mo­men­to pa­ra mi­rar ha­cia lo pro­pio sin la ur­gen­cia y la di­ná­mi­ca que im­po­ne el afue­ra, en un mun­do con­vul­sio­na­do com­pren­der los pro­ce­sos más len­tos y pro­fun­dos es una in­mer­sión in­te­li­gen­te.

PISCIS (20-2 – 20-3): Se sien­te co­mo pez en el agua, en es­te cau­dal de in­for­ma­ción acer­ca de los afec­tos y los mo­dos de re­la­cio­nar­se puede des­ple­gar su sen­si­bi­li­dad en­co­mia­ble. No ol­vi­de ex­pre­sar­se.

LEO (23-7-22-8): Días en los que la sen­sa­ción de es­tar se­pa­ra­do del nú­cleo puede ser fuer­te, re­cuer­de que su per­te­nen­cia es par­te cons­ti­tu­ti­va de su ser y que la ale­gría por aven­tu­rar­se un po­co más allá es una de sus ra­zo­nes.

TAURO (21-4 – 21-5): La ma­rea emo­cio­nal puede con­fun­dir­lo, apro­ve­che pa­ra re­vi­sar el mo­do en que se vin­cu­la y pa­ra po­ner de re­lie­ve la no­ble­za de sus elec­cio­nes. Ha­blar puede ser de gran ayu­da, no se exi­ja cla­ri­dad.

ESCORPIO (2-10 – 22-11): Días de sen­ti­mien­tos muy in­ten­sos, los es­cor­pio­nes ce­les­tes lo­gran mo­ver­se con fa­ci­li­dad en me­dio de ma­reas y con­tra­ma­reas de afec­to. De­je a un la­do la agu­de­za y ma­ni­fies­te lo que sien­te con in­ge­nui­dad.

ACUA­RIO (21-1 – 19-2): Es un mo­men­to muy im­por­tan­te pa­ra los na­ti­vos del signo que sue­len rehuir a la idea de las raí­ces y del le­ga­do, son días pa­re re­vi­sar eso, pa­ra en­ten­der el ni­do del que vie­ne y puede des­ple­gar lo pro­pio.

VIRGO (23-8 – 22-9): No es mo­men­to pa­ra transac­cio­nes co­mer­cia­les, es mo­men­to pa­ra com­pren­der, pa­ra es­tu­diar, pa­ra mi­rar muy de cer­ca lo que le to­ca y ele­gir dón­de le in­tere­sa po­ner el fo­co. Aní­me­se al afec­to.

ARIES (21-3 – 20-4): Los efec­tos del eclip­se lo con­mue­ven aun­que a los car­ne­ros ce­les­tes no les re­sul­te có­mo­do me­ter­se en las aguas de la emo­cio­na­li­dad y los víncu­los. Es muy im­por­tan­te que se ani­me a eso, con­fíe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.