LEO­NO­RA VI­CU­ÑA SAN­TIA­GO, CHI­LE

Charlas con Fotógrafos Latinoamericanos - - Patricio Lueiza / Leonora Vicuña - por Pa­tri­cio M. Luei­za / Ju­lio 2014

To­do se com­ple­men­ta. La fo­to no es na­da so­la, apa­ga­mos la luz y des­apa­re­ce…

Leo­no­ra fue una de las fun­da­do­ras de la Aso­cia­ción de Fo­tó­gra­fos In­de­pen­dien­tes. Na­ció en San­tia­go de Chi­le en 1952 y cur­só es­tu­dios de Fo­to­gra­fía y lue­go de Rea­li­za­ción Mul­ti­me­dia, en la Es­cue­la ES­RA de Pa­rís, ciu­dad don­de re­si­dió du­ran­te mu­chos años. Gra­cias a su fa­mi­lia, es­tu­vo des­de pe­que­ña vin­cu­la­da al mundo li­te­ra­rio y par­te im­por­tan­te de su tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co ha con­sis­ti­do, pre­ci­sa­men­te, en re­tra­tar a es­cri­to­res chi­le­nos y cap­tar la vi­da en los an­ti­guos ba­res ca­pi­ta­li­nos, don­de se desa­rro­lló la vi­da li­te­ra­ria y bohe­mia en los años de la dic­ta­du­ra.

Ha par­ti­ci­pa­do en nu­me­ro­sas ex­po­si­cio­nes co­lec­ti­vas e in­di­vi­dua­les en Chi­le y en el ex­tran­je­ro. Se ha desem­pe­ña­do como pro­duc­to­ra de ci­ne, mon­ta­jis­ta de fil­mes de ani­ma­ción y pro­fe­so­ra de fo­to­gra­fía. Ac­tual­men­te re­si­de en Ca­rahue, en la Re­gión de la Arau­ca­nía. Su úl­ti­mo pro­yec­to fue la ex­po­si­ción No­so­tras, Laf­ken­che de Hua­pi, que fue el re­sul­ta­do de un ta­ller efec­tua­do du­ran­te el año 2003 con mu­je­res laf­ken­che de la is­la Hua­pi, en la co­mu­na de Saa­ve­dra, No­ve­na Re­gión. La ex­pe­rien­cia con­sis­tió en que mu­je­res de di­ver­sas eda­des y ocu­pa­cio­nes, pro­ce­den­tes de dis­tin­tos sec­to­res de la is­la y sin co­no­ci­mien­tos pre­vios de fo­to­gra­fía, apren­die­ron a re­gis­trar imá­ge­nes con una cá­ma­ra di­gi­tal.

P.L.: ¿Dón­de te crias­te Leo­no­ra, Como fue tu in­fan­cia?

L.V.: Me crié en San­tia­go, en lo que hoy lla­man ba­rrio Ita­lia, cer­ca de Se­mi­na­rio, en un Chi­le en­ton­ces más pe­que­ño que el de hoy. So­mos sie­te her­ma­nos, mis pa­dres eran ca­ri­ño­sos y crea­ti­vos. Tu­ve una in­fan­cia sen­ci­lla, or­de­na­da por las mon­jas ma­ria­nas, mi abue­la ma­ter­na, mi tía Ra­quel. Lo úni­co que di­fe­ren­cia­ba a mi fa­mi­lia de las de­más del ba­rrio era la poe­sía. Siem­pre es­tu­vo pre­sen­te .

P.L.: ¿Có­mo y cuán­do te en­con­tras­te con la fo­to­gra­fía?

L.V.: Mi pa­dre, ade­más de es­cri­bir, sa­ca­ba fo­tos en los años 60 y eso me in­tri­ga­ba. Más ade­lan­te, en los años 70 te­nía ami­gos que sa­ca­ban fo­tos, es­pe­cial­men­te uno que re­ve­la­ba sus fo­tos en un cuar­to de ba­ño. Hi­ci­mos va­rias sa­li­das y “due­los fo­to­grá­fi­cos”, pe­ro las cá­ma­ras eran ca­ras, es­ca­sas, inal­can­za­bles. Lue­go tu­ve un no­vio que te­nía una bue­ní­si­ma cá­ma­ra 6x6 y con él hice mis pri­me­ras fo­tos en Val­pa­raí­so. Las en­via­ba a re­ve­lar a Reifsch­nei­der. Fue en Fran­cia que co­men­cé a in­tere­sar­me en las imá­ge­nes fo­to­grá­fi­cas. Ha­bía mu­chas re­vis­tas y al­gu­nas ex­po­si­cio­nes muy bue­nas. Y en Gre­cia don­de vi­ví en el año 76, to­mé mu­chas fo­to­gra­fías con una cá­ma­ra ru­sa. To­ma­ba fo­tos a co­lor y las en­via­ba a re­ve­lar, pe­ro no te­nía in­ten­cio­nes de ser fo­tó­gra­fa. Eso vino más tar­de cuan­do re­gre­sé a Chi­le a fi­nes del 77.

P.L.: ¿Quié­nes son tus re­fe­ren­tes fo­to­grá­fi­cos?

L.V.: Ha­blar de re­fe­ren­tes me pa­re­ce un po­co es­co­lar, al­go apren­di­do, al­go em­bu­ti­do por las es­cue­las y aca­de­mias. Per­so­nal­men­te no pue­do pre­ci­sar con cla­ri­dad a lo que me re­fie­ro cuan­do ha­go imá­ge­nes. Se tra­ta de un uni­ver­so con­for­ma­do por mu­chos nu­trien­tes de di­ver­sa ín­do­le. Des­de lue­go la li­te­ra­tu­ra, el ci­ne, las ex­pe­rien­cias per­so­na­les y per­cep­cio­nes de la vi­da son de­ci­do­ras de los di­ver­sos queha­ce­res y elec­cio­nes. Cuan­do co­men­cé, vi in­nu­me­ra­bles fo­tos de va­ria­dos au­to­res, mu­cha fo­to eu­ro­pea y de Es­ta­dos Uni­dos.

P.L.: En los años ´70 de­ci­dis­te par­tir al ex­tran­je­ro ¿Por qué te fuis­te y cuál fue tu pri­mer des­tino?

L.V.: Uyu­yuy! Las ra­zo­nes de mi par­ti­da las des­cu­brí bas­tan­te más tar­de… Me fui por­que Chi­le me pa­re­cía fo­me, plano, que­ría aven­tu­rar­me so­la en otro mundo. Que­ría es­tu­diar Antropología, Cien­cias So­cia­les, y se me ha­bía me­ti­do el bi­cho de Pa­rís, La Sor­bo­na, ma­yo del ´68, los es­tu­dios et­no­grá­fi­cos, etc. Más tar­de me dí cuen­ta que iba hu­yen­do , - en­tre otras co­sas – de pro­ble­mas fa­mi­lia­res com­ple­jos que no es del ca­so men­cio­nar aquí.

P.L.: ¿Cuál fue el im­pac­to en tu apren­di­za­je y ex­pe­rien­cia de es­tar en el ex­tran­je­ro en aque­lla épo­ca?

L.V.: Me fui muy jo­ven, por lo tan­to, to­do era apren­di­za­je y ex­pe­rien­cia. Al co­mien­zo lo más im­pac­tan­te era vi­vir en otra len­gua, tra­tar con un mundo to­tal­men­te di­ver­so y cos­mo­pó­li­ta, lleno de his­to­ria, pa­sa­do, me­mo­ria, y ser na­die al mis­mo tiem­po, ser anó­ni­ma, ín­fi­ma, y li­diar co­ti­dia­na­men­te pa­ra sub­sis­tir. Cuan­do lle­gué a Pa­rís, só­lo ha­bían 10 chi­le­nos, apar­te de los fun­cio­na­rios de la em­ba­ja­da. Chi­le que­da­ba muy le­jos de Fran­cia en­ton­ces, y los úni­cos que se in­tere­sa­ban en Chi­le eran los se­gui­do­res de Allen­de que sien­do socialista ha­bía lle­ga­do al po­der por elec­ción po­pu­lar y de­mo­crá­ti­ca. En la Uni­ver­si­dad te­nía com­pa­ñe­ros afri­ca­nos, con el ros­tro ta­tua­do, pe­ro de ter­nos im­pe­ca­bles y que lle­ga­ban a cla­ses con ma­le­ti­nes sa­xo­li­ne de eje­cu­ti­vos. Co­no­cí gen­te de mu­chos paí­ses. Tra­ba­jé en va­rios ofi­cios y ocu-

pa­cio­nes va­rio­pin­tas, cu­rio­sas, per­ver­sas al­gu­nas y otras muy ano­di­nas. To­do me pa­re­cía digno de in­te­rés. La so­la ciu­dad de Pa­rís era ya un ali­men­to con­tí­nuo. Mu­cha gen­te lo­ca, so­la, en­tre­te­ni­da y ra­ra. En fin…

P.L.: ¿Qué sig­ni­fi­có pa­ra tu pro­ce­so crea­ti­vo tra­ba­jar con Ale­jan­dro Jo­do­rowsky en la rea­li­za­ción del film The Rain­bow Thief? ¿Tie­nes al­gu­na anéc­do­ta?

L.V.: Fue una ex­pe­rien­cia muy gra­ta en mu­chos sen­ti­dos. La pe­lí­cu­la no era ma­la, sino pé­si­ma. Pe­ro el equi­po de tra­ba­jo, bien nu­me­ro­so y la ma­ne­ra de tra­ba­jar de Jo­do­rowsky, ade­más de su per­so­na­li­dad, fue­ron una ri­ca ex­pe­rien­cia. To­do era me­dio clan­des­tino, un in­ven­to del pro­pio Jo­do­rowsky, que hi­zo du­rar el mon­ta­je más de 8 me­ses. Ha­bría mu­chas co­sas sa­bro­sas pa­ra con­tar, lo más ge­nial fue que ga­na­mos mu­cha pla­ta con es­ta pe­li, nos pa­ga­ban “al ne­gro” como se di­ce allá, es de­cir, sin de­cla­rar na­da, y ca­da vier­nes lle­ga­ba el gran pro­duc­tor en una li­mou­si­na do­ra­da, se­gui­do de sus guar­daes­pal­das que lle­va­ban las fa­mo­sas sa­xo­li­ne con el mo­ney ata­das con es­po­sas a sus mu­ñe­cas. Nos en­ce­rra­ban con lla­ve en uno de los es­tu­dios de los au­di­to­rios y abrían los ma­le­ti­nes lle­nos de fran­cos y nos pa­ga­ban a todos. In­clu­so to­das las ho­ras ex­tra­or­di­na­rias que re­cla­má­ra­mos… Re­cuer­do que era tan­ta pla­ta fres­ca que me la guar­da­ba en los cal­zo­nes pa­ra vol­ver a ca­sa tran­qui­la. Los es­tu­dios de Join­vi­lle don­de se tra­ba­ja­ba que­da­ban a las afue­ras de Pa­rís y ya en esos años na­die an­da­ba con pla­ta. Só­lo che­ques y tar­je­tas.

P.L.: Fuis­te una de los fun­da­do­res de la Aso­cia­ción de fo­tó­gra­fos in­de­pen­dien­tes (AFI) en 1981 en Chi­le ¿Dón­de y por qué sur­ge la aso­cia­ción?

L.V.: Sur­gió en San­tia­go, fue la ini­cia­ti­va de al­gu­nos fo­tó­gra­fos como Jor­ge La­nis­zewsky. Na­ció de la ne­ce­si­dad de de­fen­der la pro­fe­sión, de crear un gre­mio pro­tec­tor. Pi­no­chet ha­bía ce­rra­do, prohi­bi­do los co­le­gios pro­fe­sio­na­les, só­lo se po­dían for­mar aso­cia­cio­nes. El nú­me­ro mí­ni­mo pa­ra crear una aso­cia­ción era 25 per­so­nas. Y se creó es­te pe­que­ño gre­mio. Ade­más hay que agre­gar que co­men­za­ba, por esos años, a na­cer un in­te­rés por la fo­to­gra­fía.

P.L.: ¿Cuál creés que es el le­ga­do de la AFI en la fo­to­gra­fía chi­le­na re­cien­te?

L.V.: La AFI es una suer­te de pi­lar o –re­fe­ren­te- de to­do lo que ha ve­ni­do des­pués. Lo in­tere­san­te es que no se creó pa­ra ser un pi­lar ni pa­ra tras­cen­der como lo ha he­cho. Era una ne­ce­si­dad la­ten­te, de de­fen­sa y de crea­ción al mis­mo tiem­po. Por otro la­do, en la AFI y fue­ra de ella, las imá­ge­nes fo­to­grá­fi­cas en esos años de dic­ta­du­ra, po­dían ser pe­li­gro­sas. El le­ga­do fun­da­men­tal de la AFI es el re­gis­tro de lo que su­ce­día, que, ya sea cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, rea­li­zá­ba­mos todos en for­ma co­mún o in­di­vi­dual. La AFi era un ale­ro, una pe­que­ña ca­pi­lla, un res­guar­do. Se ha ha­bla­do mu­cho, se han he­cho pe­lí­cu­las, li­bros, pe­ro siem­pre po­nien­do én­fa­sis en la par­te es­tric­ta­men­te po­lí­ti­ca de la AFI, en su ac­ti­vis­mo. Al res­pec­to pien­so que ha­ce fal­ta ha­blar so­bre la par­te crea­ti­va mis­ma, por­que a la AFI lle­gó gen­te de mu­chos ho­ri­zon­tes y ten­den­cias. Y to­do era bas­tan­te in­ci­pien­te, pre­ca­rio, nue­vo. Se hi­cie­ron ex­po­si­cio­nes, anua­rios, y di­ver­sas ini­cia­ti­vas que bus­ca­ban es­ta­ble­cer la exis­ten­cia de la fo­to­gra­fía como queha­cer y ex­pre­sión reales. Que­ría­mos ha­cer­la vi­si­ble. Al mis­mo tiem­po que­ría­mos ha­blar de la crí­ti­ca fo­to­grá­fi­ca, (ver los bo­le­ti­nes de AFI). Pien­so que un le­ga­do real de la AFI ha­bría si­do que hoy en día exis­tie­ra en Chi­le un cen­tro de la fo­to­gra­fía he­cho y de­re­cho. Hu­bie­ra da­do pa­ra eso si hu­bié­ra­mos con­ti­nua­do, pe­ro la AFI du­ró po­co tiem­po…

P.L.: ¿Qué opi­nás de la es­ce­na fo­to­grá­fi­ca chi­le­na y la­ti­noa­mé­ri­ca ac­tual?

L.V.: ¿Hay una es­ce­na chi­le­na de fo­to­gra­fía? A mí me pa­re­ce que hay un es­ce­na­rio, pe­ro no una es­ce­na… La fo­to­gra­fía la­ti­noa­me­ri­ca­na ha co­bra­do fuer­za gra­cias a ges­to­res de di­ver­sos paí­ses que le han de­di­ca­do tiem­po y es­pa­cio. El mer­ca­do in­ter­na­cio­nal se ha interesado en au­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos y eso ha­ce que es­ta es­ce­na exis­ta. En Chi­le no hay mer­ca­do pa­ra la fo­to­gra­fía, es de­ma­sia­do pre­ca­rio aún. Hay bue­nas ini­cia­ti­vas como el FIFV, re­vis­tas como El Sue­ño de la Razón, ta­lle­res del CNCA, Ta­ller Hue­lén, etc., que son em­pu­jes pa­ra la cir­cu­la­ción. Va­rios au­to­res jó­ve­nes chi­le­nos cir­cu­lan por re­vis­tas, fes­ti­va­les, cen­tros, con­cur­sos, y hay un in­te­rés cre­cien­te de par­ti­ci­pa­ción, pe­ro yo no ha­bla­ría de es­ce­na chi­le­na de la fo­to­gra­fía, de un se­llo fo­to­grá­fi­co na­cio­nal…

P.L.: ¿Te­nés in­te­rés en otras dis­ci­pli­nas y como es­tas se com­ple­men­tan con la fo­to­gra­fía?

L.V.: Si, to­do se com­ple­men­ta. La fo­to no es na­da so­la, apa­ga­mos la luz y des­apa­re­ce…

P.L.: ¿Cuál es la fo­to­gra­fía o tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co más im­por­tan­te en tu ca­rre­ra?

L.V.: No sé, ni me im­por­ta mu­cho.

P.L.: Eres re­fe­ren­te en la fo­to­gra­fía chi­le­na y la­ti­noa­me­ri­ca­na. Do­cen­te, ges­to­ra cul­tu­ral, es­cri­to­ra, mon­ta­jis­ta en film de ani­ma­ción; Es­tu­dios en Cien­cias So­cia­les, idio­mas, ci­ne y li­cen­cia­da en Antropología. ¿Có­mo te de­fi­nís hoy en día y que ha­cés ac­tual­men­te?

L.V.: Ca­da día me de­fino me­nos, la madeja se com­pli­ca, se des­ma­de­ja, las reali­da­des se des­di­bu­jan, ca­mino ha­cia atrás, a ve­ces to­do el ai­re se en­ra­re­ce, disfruto los ins­tan­tes, los res­qui­cios in­vi­si­bles al ojo del Big Brot­her, me que­do en si­len­cio du­ran­te ho­ras. Me gus­ta leer, cul­ti­var la tie­rra, com­par­tir con ami­gos, reír­me has­ta las lá­gri­mas, des­ape­gar­me de co­sas inú­ti­les. Vuel­vo a ha­cer fo­to­gra­fía análo­ga. Soy lom­bri­cul­to­ra y for­mé una pe­que­ña coope­ra­ti­va con la gen­te de mi co­mu­ni­dad en Ca­rahue. Lo de­más es asun­to mío.

P.L.: ¿Qué con­se­jo da­rías a los nue­vos fo­tó­gra­fos?

L.V.: No ha­gan fo­to­li­bros de cual­quier te­ma. No si­gan la mo­da. No tra­ten de ser fa­mo­sos. No es­cu­chen con­se­jos.-

Fo­to: Pa­tri­cio Luei­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.