Fotografiando la ex­pe­rien­cia de vi­vir.

Charlas con Fotógrafos Latinoamericanos - - Giselle Otero / Julie Weisz -

Ju­lie Weisz na­ció en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na es una des­ta­ca­da fo­tó­gra­fa de re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria como ar­tis­ta, cu­ra­do­ra, do­cen­te y Ju­ra­do. Sus obras for­man par­te de im­por­tan­tes co­lec­cio­nes, mu­seos y ar­chi­vos his­tó­ri­cos. Ac­tual­men­te se en­cuen­tra de­di­ca­da a la fo­to­gra­fía de au­tor, la pin­tu­ra y la do­cen­cia con works­hops y cur­sos de per­fec­cio­na­mien­to pa­ra ar­tis­tas y pro­fe­sio­na­les. http://www.ju­lie­weisz.com.ar/

G.O.: ¿Có­mo fue­ron tus co­mien­zos Ju­lie?

J.W.: Con la muer­te de mi pa­dre, tu­ve que tra­ba­jar en el es­tu­dio de fo­to­gra­fía con tan só­lo 15 años, por aquél en­ton­ces mi pa­dre se de­di­ca­ba a la rea­li­za­ción de even­tos so­cia­les, y re­tra­tos de fa­mi­lia, yo fui la ele­gi­da pa­ra con­ti­nuar con la tra­di­ción fa­mi­liar, re­cién en 1965 hice mi pri­mer cur­so de fo­to­gra­fía con Pe­dro Otero (Ar­gen­ti­na). Si bien me re­sis­tí bas­tan­te al co­mien­zo, se­guí tra­ba­jan­do has­ta que en 1981 me enamo­ré aún más de la fo­to­gra­fía a tra­vés del ci­clo “Tea­tro abier­to” dón­de pu­de con­ju­gar mis dos pa­sio­nes. la fo­to­gra­fía y el Tea­tro.

G.O.: Con­tá­nos acer­ca de esa eta­pa cla­ve en tu tra­yec­to­ria, sin du­da fue “La epo­pe­ya de Tea­tro abier­to” có­mo la des­cri­bie­ra tan acer­ta­da­men­te Car­los Go­ros­ti­za en el pró­lo­go de tu li­bro, en la cual tu mi­ra­da fue un apor­te cla­ve como tes­ti­mo­nio y do­cu­men­to de una épo­ca agi­ta­da.

J.W.: Cier­ta­men­te, soy la tes­ti­go vi­sual que es­tu­vo en el mo­men­to jus­to y el lu­gar in­di­ca­do du­ran­te tres años, Co­rría el año 1981 – vein­tiún au­to­res, vein­tiún di­rec­to­res, ac­to­res y cien­tos de es­pec­ta­do­res que, en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res vi­vían la mis­ma de­ses­pe­ran­te ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­se y co­mu­ni­car­se. Fue así que la pro­pues­ta, desafian­do y su­peran­do la cen­su­ra amor­da­zan­te vi­gen­te en aque­llos tiem­pos, se con­vir­tió en la pri­me­ra ex­pre­sión rebelde que la cul­tu­ra ar­gen­ti­na opu­so a lar­gos años de si­len­cio por la dic­ta­du­ra. Las fo­to­gra­fías que to­mé fue­ron par­te de la es­pon­tá­nea pre­sen­cia ac­ti­va del pue­blo de Bue­nos Ai­res du­ran­te aque­llas jor­na­das.

Ca­be des­ta­car que Tea­tro Abier­to fue la pri­me­ra reac­ción cul­tu­ral con­tra el ge­no­ci­da ré­gi­men mi­li­tar es­ta­ble­ci­do en 1976. El mar­tes 28 de ju­lio de 1981, el ac­tor Jor­ge Ri­ve­ra Ló­pez, en­ton­ces pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ac­to­res inau­gu­ró Tea­tro Abier­to. Ju­lie ha­bía si­do con­vo­ca­da al Tea­tro del Pi­ca­de­ro pa­ra fo­to­gra­fiar el ves­tua­rio de La Cor­ti­na de Abalorios de Ri­car­do Mon­ti cu­ya pro­ta­go­nis­ta era Cipe Lin­covsky, al ter­mi­nar su tra­ba­jo fue in­vi­ta­da a ver la fun­ción y ter­mi­nó fotografiando el ci­clo com­ple­to en los años 1981, 1982 y 1983. Fue­ron no­ches in­ten­sas – re­cuer­da- vi­vía­mos en una si­tua­ción so­cial dra­má­ti­ca, sin ilu­sio­nes, ni pro­yec­tos, se res­pi­ra­ba mu­cho mie­do aún.

G.O.: ¿Creés que es im­por­tan­te atra­ve­sar la ex­pe­rien­cia del en­sa­yo den­tro del ca­mino fo­to­grá­fi­co?

J.W.: Cla­ro que sí, yo les pi­do a mis alum­nos y los lle­vo a te­mas que no son ne­ce­sa­ria­men­te se­ries. En mi tra­ba­jo so­bre mu­je­res, en la pro­vin­cia de For­mo­sa, tra­ba­jé con una so­ció­lo­ga y una an­tro­pó­lo­ga an­tes de via­jar, fui a re­tra­tar la vi­da de esas mu­je­res en su con­tex­to, (se re­fie­re a su tra­ba­jo do­cu­men­tal; “Iden­ti­dad fe­me­ni­na en una mi­no­ría ét­ni­ca” - For­mo­sa - Ar­gen­ti­na – 1989). Al ter­mi­nar con la ex­pe­rien­cia en tea­tro sen­tí que ha­bía ce­rra­do un te­lón, pe­dí los aus­pi­cios a la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra y eso ayu­dó a abrir­me las puer­tas y en­con­trar ayu­da en Las Lo­mi­tas. Bus­qué una co­mu­ni­dad de mu­je­res trans­mi­so­ras de cul­tu­ra en es­ta­do pu­ro, me ins­ta­lé en Las Lo­mi­tas a 40 Km. de la co­mu­ni­dad Pi­la­gá, Cam­po del Cie­lo y el in­ten­den­te de Las Lo­mi­tas me lle­va­ba todos los días en su ca­mio­ne­ta. El pri­mer día me pre­sen­tó a los hom­bres por­que ellos de­bían de­ci­dir si me da­ban o no el per­mi­so pa­ra que pu­die­ra to­mar fo­to­gra­fías a las mu­je­res de la co­mu­ni­dad en su vi­da co­ti­dia­na. Ob­ser­va­ba sus si­len­cios ya que mu­chas de ellas no ha­bla­ban cas­te­llano con lo cual man­te­nía­mos una co­mu­ni­ca­ción de mi­ra­das, no ver­bal, me de­ja­ban in­ter­ve­nir en sus ac­ti­vi­da­des.

G.O.: ¿Qué es pa­ra vos un ar­tis­ta?

J.W.: Ser ar­tis­ta es al­go que es­tá mas allá de la ac­ti­vi­dad que desa­rro­lles. Tie­ne que ver con tu sen­si­bi­li­dad, con tu for­ma de mi­rar el mundo y tu com­pro­mi­so con la vi­da, tu­ya y de los que te ro­dean. Un tra­ba­jo dia­rio con uno mis­mo, es atra­ve­sar los es­ta­dos de áni­mo sin pre­jui­cios ni en­ca­si­lla­mien­tos, no soy par­ti­da­ria de los pun­tos de par­ti­da pe­ro si sé iden­ti­fi­car cla­ra­men­te cuán­do una idea es­tá ago­ta­da. Es de­jar que flu­ya la crea­ti­vi­dad sin blo­quear­la, ser au­tén­ti­cos.

G.O.: El tra­ba­jo lla­ma­do “Au­to­rre­tra­tos Cir­cu­la­res” de­no­ta una pro­fun­da bús­que­da de iden­ti­dad. ¿Que po­dés de­ta­llar­nos al res­pec­to?

J.W.: Si, to­tal­men­te, en 1990 co­men­cé a in­ves­ti­gar el te­ma del au­to­rre­tra­to. A me­di­da que el tiem­po pa­sa­ba y los cam­bios de mi vi­da se iban su­ce­dien­do, yo me po­nía fren­te a la cá­ma­ra y sen­tía que cuan­do me to­ma­ba la fo­to de­ja­ba la an­gus­tia im­pre­sa en la emul­sión. Por eso el nom­bre de rre­tra­tos cir­cu­la­res”, como los ci­clos de la vi­da.

G.O.: ¿Có­mo desa­rro­llas­te el tra­ba­jo “La vi­da en te­ra­pia in­ten­si­va”?

J.W.: En el año 1994 el Dr. Reus­si me pi­dió que to­ma­ra unas fo­to­gra­fías en la Te­ra­pia In­ten­si­va de la clí­ni­ca don­de él y su equi­po tra­ba­ja­ban, acep­té con la con­di­ción que me de­ja­ran ha­cer un tra­ba­jo com­pro­me­ti­do, me pa­re­ció in­tere­san­te re­va­lo­ri­zar la mi­ra­da y có­mo fo­tó­gra­fos es siem­pre un ida y vuel­ta, que es lo que veo, lo que quie­ro ver y lo que no. Fue to­do un pro­ce­so que du­ró dos ve­ra­nos en­te­ros, co­men­cé por lo ge­ne­ral y lue­go me fui cen­tran­do en los de­ta­lles que ro­dean a los pa­cien­tes, sus ma­nos, los apa­ra­tos que los mantienen vi­vos, tam­bién hice un jue­go de ro­les y me po­nía un de­lan­tal pa­ra po­ner­me en la mi­ra­da del mé­di­co, al igual que acos­tar­me en las ca­mas y mi­rar des­de el lu­gar del pa­cien­te. To­mé po­se­sión del lu­gar y me mo­ví con to­tal li­ber­tad. Tu­ve mu­cho apo­yo, mu­chos ca­fés y lar­gas char­las. Aho­ra con el li­bro ter­mi­na­do, leo los tes­ti­mo­nios, y to­do sue­na tan fa­mi­liar!!

Por úl­ti­mo qui­sie­ra des­ta­car que la obra “Pai­sa­jes in­cier­tos” es la úni­ca que con­ti­núa ac­tual­men­te a tra­vés de otra ex­pre­sión que es la pin­tu­ra, a la cual Ju­lie se de­di­ca des­de ha­ce mu­chos años y re­to­mó ac­ti­va­men­te en 2010 con­cu­rrien­do al ta­ller de Cris­ti­na San­tan­der y Mar­ta Bel­mes. En el Cen­tro Cul­tu­ral Ri­car­do Ro­jas dic­ta ta­lle­res so­bre Fo­to­gra­fía de Tea­tro, Crea­ti­vi­dad y Fo­to­gra­fía, des­de el año 2005. En su es­tu­dio dá clí­ni­cas y se­gui­mien­to de pro­yec­tos, re­tra­to y au­to­rre­tra­to, en­tre otros.-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.