Un avan­ce con­jun­to en­tre ci­vi­li­za­cio­nes

China Today (Spanish) - - DEL EDITOR -

La Con­fe­ren­cia so­bre el Diá­lo­go de las Ci­vi­li­za­cio­nes Asiá­ti­cas ( CDAC, por sus si­glas en in­glés), ce­le­bra­da a me­dia­dos de ma­yo en Bei­jing, ex­pu­so los es­plén­di­dos lo­gros al­can­za­dos por los paí­ses de Asia y otras re­gio­nes. El even­to pro­por­cio­nó una pla­ta­for­ma pa­ra que los par­ti­ci­pan­tes se co­no­cie­ran me­jor y, so­bre la ba­se de eso, for­ta­le­cer la au­to­con­fian­za cul­tu­ral, pro­mo­ver la co­la­bo­ra­ción y desa­rro­llar la crea­ti­vi­dad. Con la cons­truc­ción de la co­mu­ni­dad de des­tino de la hu­ma­ni­dad co­mo el cen­tro del tra­ba­jo, pro­cu­ra­ron en­con­trar un nue­vo ca­mino ha­cia el desa­rro­llo co­mún.

En un mun­do eco­nó­mi­ca­men­te glo­ba­li­za­do, las cri­sis que en­fren­tan di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes tam­bién tien­den a glo­ba­li­zar­se rá­pi­da­men­te, re­pre­sen­ta­das por di­ver­sas cri­sis po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les y ac­ti­vi­da­des te­rro­ris­tas. Las ra­zo­nes re­si­den en la fal­ta de res­pe­to mu­tuo, las ba­rre­ras y los ma­len­ten­di­dos en­tre los paí­ses.

Asia es el con­ti­nen­te más ex­ten­so del mun­do y la cu­na de di­ver­sas ci­vi­li­za­cio­nes hu­ma­nas. En la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción de la CDAC, el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, en­fa­ti­zó la des­ta­ca­da con­tri­bu­ción que las ci­vi­li­za­cio­nes asiá­ti­cas han he­cho al mun­do en re­li­gión, fi­lo­so­fía, mo­ra­li­dad, de­re­cho, literatura, pin­tu­ra, tea­tro y mú­si­ca. La eti­que­ta y cos­tum­bres so­cia­les que in­flu­yen en las zo­nas ur­ba­nas y ru­ra­les, las obras clá­si­cas que han per­du­ra­do du­ran­te mi­le­nios, su fino y ex­qui­si­to ar­te y los di­ver­sos sis­te­mas de Asia son una gran ri­que­za pa­ra el mun­do.

Si echa­mos un vis­ta­zo a la his­to­ria hu­ma­na, nos sor­pren­de­re­mos por el he­cho de que tres de las cua­tro gran­des ci­vi­li­za­cio­nes se ori­gi­na­ron en Asia. Asi­mis­mo, la po­bla­ción asiá­ti­ca ocu­pa el 60 % de la mun­dial. Los gran­des pen­sa­mien­tos hoy in­flu­yen­tes en to­do el mun­do, co­mo la preo­cu­pa­ción úl­ti­ma, el hu­ma­nis­mo, el có­di­go de con­duc­ta mo­ral y la jus­ti­cia so­cial, tam­bién tie­nen sus raí­ces pro­fun­das aquí. Las cin­co re­li­gio­nes prin­ci­pa­les, el cris­tia­nis

mo, el is­la­mis­mo, el hin­duis­mo, el bu­dis­mo y el taoís­mo, na­cie­ron en Asia. Has­ta an­tes de 1800, Asia ha­bía con­tri­bui­do a más del 70 % de la eco­no­mía in­te­gral.

Pe­ro la re­vo­lu­ción in­dus­trial en Eu­ro­pa lo cam­bió to­do. El cen­tro del mun­do se tras­la­dó de Asia a Eu­ro­pa, y el con­ti­nen­te que­dó re­le­ga­do por su ca­rác­ter ce­rra­do. No fue sino has­ta el si­glo XX cuan­do la gran ma­yo­ría de paí­ses asiá­ti­cos ins­tau­ra­ron la re­pú­bli­ca y fue­ron lle­gan­do po­co a po­co a un re­ju­ve­ne­ci­mien­to. Emer­gie­ron los cua­tro dra­go­nes asiá­ti­cos ( Hong Kong, Tai­wan, Sin­ga­pur y Co­rea del Sur) y los cua­tro ti­gres asiá­ti­cos ( Tai­lan­dia, Ma­la­sia, Fi­li­pi­nas e In­do­ne­sia), y pos­te­rior­men­te fue­ron gra­ve­men­te afectados por la cri­sis fi­nan­cie­ra de 1997. Sin em­bar­go, diez años des­pués, Chi­na en­tró en la eta­pa del re­na­ci­mien­to de su ci­vi­li­za­ción y la eco­no­mía de la In­dia tam­bién se desa­rro­lló con ra­pi­dez. Una vez más, Asia ha ad­qui­ri­do una vi­ta­li­dad.

El pre­si­den­te Xi ex­pre­só su es­pe­ran­za de una me­jor Asia en su dis­cur­so: “No­so­tros, los asiá­ti­cos, es­pe­ra­mos que to­dos los paí­ses desechen la au­to­ex­clu­sión, adop­ten la in­te­gra­ción, de­fien­dan la aper­tu­ra y tra­ba­jen pa­ra pro­mo­ver la coor­di­na­ción de po­lí­ti­cas, la co­nec­ti­vi­dad de in­fra­es­truc­tu­ras, el co­mer­cio sin obs­tácu­los, la in­te­gra­ción fi­nan­cie­ra y los la­zos en­tre per­so­nas. De es­ta ma­ne­ra, po­de­mos fo­men­tar con­jun­ta­men­te una co­mu­ni­dad de des­tino de la hu­ma­ni­dad”.

Los in­ter­cam­bios y el apren­di­za­je mu­tuo son una ne­ce­si­dad in­trín­se­ca pa­ra el desa­rro­llo de una ci­vi­li­za­ción. Xi di­jo en la CDAC que una ci­vi­li­za­ción pue­de flo­re­cer so­lo a tra­vés del in­ter­cam­bio y el apren­di­za­je mu­tuo con otras ci­vi­li­za­cio­nes. Di­chos in­ter­cam­bios y apren­di­za­je mu­tuo de­ben ser re­cí­pro­cos, equi­ta­ti­vos, di­ver­si­fi­ca­dos y mul­ti­di­rec­cio­na­les. Ne­ce­si­ta­mos te­ner una men­ta­li­dad am­plia y es­for­zar­nos por eli­mi­nar to­das las ba­rre­ras en los in­ter­cam­bios cul­tu­ra­les. De­be­mos ser in­clu­si­vos ha­cia otras ci­vi­li­za­cio­nes, a fin de pro­mo­ver el desa­rro­llo co­mún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.