El diá­lo­go, pun­to cla­ve de la con­vi­ven­cia en­tre ci­vi­li­za­cio­nes

En una épo­ca co­mo es­ta, de desa­rro­llo y cam­bios gi­gan­tes­cos, la coe­xis­ten­cia ar­mo­nio­sa es la opor­tu­ni­dad de lo­grar un desa­rro­llo co­mún

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por WANG LEI y LI TIAN­XUE*

To­das las ci­vi­li­za­cio­nes del mun­do sien­ten or­gu­llo de su pro­pia his­to­ria y lo­gros cul­tu­ra­les, y han es­cri­to la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad to­man­do la su­ya co­mo el cen­tro. En res­pues­ta a los desafíos glo­ba­les más se­rios que en­fren­ta la so­cie­dad hu­ma­na, el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, dio una “re­ce­ta chi­na” en su dis­cur­so de aper­tu­ra de la Con­fe­ren­cia so­bre el Diá­lo­go de las Ci­vi­li­za­cio­nes Asiá­ti­cas: pa­ra ha­cer fren­te a los desafíos co­mu­nes y avan­zar ha­cia un fu­tu­ro me­jor, se re­quie­re la fuer­za eco­nó­mi­ca y tec­no­ló­gi­ca, pe­ro tam­bién la cul­tu­ral y la de la ci­vi­li­za­ción. De­bi­do a la di­ver­si­dad de ci­vi­li­za­cio­nes es ne­ce­sa­rio apren­der el uno del otro y de allí desa­rro­llar­se.

To­das las ci­vi­li­za­cio­nes del mun­do sien­ten or­gu­llo de su pro­pia his­to­ria y lo­gros cul­tu­ra­les, y han es­cri­to la his­to­ria de la

hu­ma­ni­dad to­man­do la su­ya co­mo el cen­tro. En res­pues­ta a los desafíos glo­ba­les más se­rios que en­fren­ta la so­cie­dad hu­ma­na, el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, dio una “re­ce­ta chi­na” en su dis­cur­so de aper­tu­ra de la Con­fe­ren­cia so­bre el Diá­lo­go de las Ci­vi­li­za­cio­nes Asiá­ti­cas: pa­ra ha­cer fren­te a los desafíos co­mu­nes y avan­zar ha­cia un fu­tu­ro me­jor, se re­quie­re la fuer­za eco­nó­mi­ca y tec­no­ló­gi­ca, pe­ro tam­bién la cul­tu­ral y la de la ci­vi­li­za­ción. De­bi­do a la di­ver­si­dad de ci­vi­li­za­cio­nes es ne­ce­sa­rio apren­der el uno del otro y de allí desa­rro­llar­se.

Di­ver­si­dad

“Si las ci­vi­li­za­cio­nes hu­ma­nas tu­vie­ran un so­lo co­lor y una so­la mues­tra, el mun­do se­ría de­ma­sia­do mo­nó­tono y muy abu­rri­do”. El dis­cur­so del pre­si­den­te Xi ana­li­zó con pro­fun­di­dad la gra­ve des­truc­ción ge­ne­ra­da

por el con­cep­to de la uni­for­mi­dad en cuan­to a las ci­vi­li­za­cio­nes del mun­do. En reali­dad, son pre­ci­sa­men­te las di­fe­ren­tes opi­nio­nes so­bre la uni­for­mi­dad y la di­ver­si­dad de las ci­vi­li­za­cio­nes las que se han con­ver­ti­do en una ra­zón im­por­tan­te pa­ra ge­ne­rar mu­chos con­flic­tos, gue­rras e in­clu­so tra­ge­dias en la his­to­ria re­cien­te de la hu­ma­ni­dad. Es­pe­cial­men­te des­de prin­ci­pios del si­glo XV, de­bi­do al gran sal­to en as­tro­no­mía, geo­gra­fía y tec­no­lo­gías mo­der­nas de cons­truc­ción na­val y na­ve­ga­ción, la in­ter­ac­ción en­tre di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes se fue vol­vien­do más fre­cuen­te y ge­ne­ra­li­za­da.

Con el rá­pi­do desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía en la pri­me­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial, la ci­vi­li­za­ción de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal co­men­zó a ex­pan­dir­se, con­quis­tar y co­lo­ni­zar, lo que de­ri­vó en un au­men­to del po­der de di­cha re­gión, la que se fue co­lo­can­do po­co a po­co en el cen­tro del mun­do. No so­lo fue vin­cu­lan­do a to­das las ci­vi­li­za­cio­nes, sino tam­bién ejer­cien­do di­fe­ren­tes gra­dos de in­fluen­cia en ellas, lo que la con­du­jo a una idea erró­nea: creer que la ci­vi­li­za­ción de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal y la ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea y es­ta­dou­ni­den­se, cu­yos prin­ci­pa­les va­lo­res se de­ri­van de aque­lla, son me­jo­res que las de­más, y sus lo­gros en cul­tu­ra, ar­te, cien­cia y tec­no­lo­gía, sis­te­ma so­cial, ideo­lo­gía y mo­de­lo de desa­rro­llo han al­can­za­do el apo­geo de las ci­vi­li­za­cio­nes hu­ma­nas. Creen que la ci­vi­li­za­ción eu­ro­pea y es­ta­dou­ni­den­se tie­ne una con­di­ción uni­ver­sal, es de­cir, bas­ta te­ner un so­lo cri­te­rio de juz­ga­mien­to.

Es­ta vi­sión ha cau­sa­do da­ños ex­tre­ma­da­men­te do­lo­ro­sos a las ci­vi­li­za­cio­nes del mun­do en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. Ha ge­ne­ra­do una es­tre­chez y un egoís­mo en la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, y ha sem­bra­do la se­mi­lla del odio y la ma­tan­za. Una gue­rra co­lo­nial que du­ró más de 400 años, dos gue­rras mun­dia­les y el ra­cis­mo que nun­ca es fá­cil de erra­di­car es­tán, sin du­da, es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos con las in­fluen­cias ne­ga­ti­vas y pro­fun­das de es­te con­cep­to de ci­vi­li­za­ción uni­for­me.

Coe­xis­ten­cia de múl­ti­ples ci­vi­li­za­cio­nes

La mi­le­na­ria his­to­ria de la hu­ma­ni­dad es un pro­ce­so en el que di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes bri­lla­ban en tur­nos o co­exis­tían de ma­ne­ra es­plén­di­da. En­tre ellas se dis­tin­guie­ron las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes de Me­so­po­ta­mia, Egip­to, la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na, In­dia, etc., y tam­bién com­pren­de la de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, cu­yas raí­ces son las an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes grie­ga y ro­ma­na. Asi­mis­mo, fi­gu­ran las ci­vi­li­za­cio­nes de Asia Orien­tal, que han so­bre­vi­vi­do du­ran­te mi­les de años. Aun­que di­fe­ren­tes cul­tu­ras sur­gían y de­caían, se fu­sio­na­ban o co­li­sio­na­ban, rea­li­za­ban in­ter­cam­bios o se en­fren­ta­ban, la coe­xis­ten­cia era la nor­ma y co­rrien­te prin­ci­pal, y tam­bién

la ba­se de la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na.

De he­cho, las di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes pro­mo­vie­ron, a su pro­pia ma­ne­ra, el pro­gre­so de la re­gión, e im­pul­sa­ron que sus ca­rac­te­rís­ti­cas y fe­nó­me­nos cul­tu­ra­les se desa­rro­lla­ran, ma­du­ra­ran y es­ta­ble­cie­ran un es­tán­dar que las hi­zo dis­tin­guir­se de las de­más. Co­mo sos­tie­ne el re­co­no­ci­do his­to­ria­dor Ar­nold Toyn­bee, ca­da ci­vi­li­za­ción pre­sen­ta al­gu­nas co­sas que no son com­pren­di­das por las otras.

Es­pe­cial­men­te en es­ta era de la glo­ba­li­za­ción, más ele­men­tos cul­tu­ra­les re­gio­na­les han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de vol­ver­se glo­ba­les, y las di­fe­ren­tes cul­tu­ras se han en­ri­que­ci­do aún más en ma­te­ria de in­ter­cam­bios y apren­di­za­je mu­tuo, lo que tam­bién ha ge­ne­ra­do un fe­nó­meno de sub­cul­tu­ras, más di­ver­si­fi­ca­das y plu­ra­les. Se han am­plia­do la con­no­ta­ción y la ex­ten­sión de la di­ver­si­dad cul­tu­ral. Aun­que el con­cep­to de ci­vi­li­za­ción uni­for­me dio ori­gen al de “he­ge­mo­nía cul­tu­ral” o “co­lo­ni­za­ción cul­tu­ral” de una par­te po­de­ro­sa a una dé­bil, el mun­do se va dan­do cuen­ta de que la reali­dad his­tó­ri­ca ha de­mos­tra­do que es­te con­cep­to no es ci­vi­li­za­do e, in­clu­so, no es cí­vi­co.

Ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción

Es in­ne­ga­ble que exis­ten di­fe­ren­cias en­tre las di­ver­sas ci­vi­li­za­cio­nes. Es­pe­cial­men­te en es­ta era de la glo­ba­li­za­ción, la re­la­ción en­tre las ci­vi­li­za­cio­nes ha su­fri­do pro­fun­dos ajus­tes, lo que ha ge­ne­ra­do in­ter­ac­cio­nes fuer­tes, mul­ti­di­men­sio­na­les y con­ti­nuas, e in­clu­so co­li­sio­nes en­tre ellas.

A co­mien­zos del si­glo XXI, con una ca­da vez me­nor in­fluen­cia de la Gue­rra Fría y una ma­yor preo­cu­pa­ción en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo, sur­gió la teo­ría del “cho­que de ci­vi­li­za­cio­nes”. Se cree que los con­flic­tos en­tre las di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes do­mi­na­rán el mun­do, y que las di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les son las cau­sas esen­cia­les de es­tos con­flic­tos. De he­cho, el lla­ma­do “cho­que de ci­vi­li­za­cio­nes” es so­lo un fe­nó­meno su­per­fi­cial. Sus raí­ces re­si­den en la bús­que­da y cap­tu­ra por par­te de di­fe­ren­tes paí­ses y gru­pos ét­ni­cos del po­der, la ri­que­za y la se­gu­ri­dad. La cau­sa real es de ca­rác­ter so­cio­eco­nó­mi­co y es re­sul­ta­do del irra­zo­na­ble e in­jus­to or­den po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co del mun­do.

“No de­be ha­ber con­flic­tos en­tre las di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes, sino te­ner so­lo ojos pa­ra apre­ciar la be­lle­za de to­das las ci­vi­li­za­cio­nes”. Es­tas son las pa­la­bras del pre­si­den­te Xi Jin­ping. No hay una co­ne­xión di­rec­ta e inevi­ta­ble en­tre los con­flic­tos y las ci­vi­li­za­cio­nes plu­ra­les y di­ver­si­fi­ca­das. Los pre­jui­cios y ma­len­ten­di­dos por el ais­la­mien­to y la ma­la co­mu­ni­ca­ción son un te­rreno fér­til pa­ra ges­tar y agra­var los con­flic­tos.

Por lo tan­to, el res­pe­to a la di­ver­si­dad cul­tu­ral del mun­do, la per­sis­ten­cia en los prin­ci­pios de bús­que­da de te­rre­nos co­mu­nes que mar­gi­nen las di­fe­ren­cias e im­pul­sen los in­ter­cam­bios y el apren­di­za­je mu­tuo, con­tri­bui­rán al co­no­ci­mien­to y el en­ten­di­mien­to com­ple­to y ob­je­ti­vo en­tre las di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes, y fo­men­ta­rán su coe­xis­ten­cia en ar­mo­nía y desa­rro­llo. Es ne­ce­sa­rio cons­truir pri­me­ro pla­ta­for­mas de in­ter­cam­bio y des­ple­gar su pa­pel, por ejem­plo, con la cons­truc­ción de me­ca­nis­mos cul­tu­ra­les bi­la­te­ra­les y mul­ti­la­te­ra­les, la con­vo­ca­to­ria de con­fe­ren­cias re­gio­na­les o con­ti­nen­ta­les so­bre el diá­lo­go en­tre ci­vi­li­za­cio­nes, o el apo­yo a or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la Unesco.

En se­gun­do lu­gar, se de­be te­ner en cuen­ta que ca­da ci­vi­li­za­ción tie­ne sus pro­pias ven­ta­jas. Hay que man­te­ner una men­te abier­ta en cuan­to a los in­ter­cam­bios y diá­lo­gos, apren­der de los lo­gros co­se­cha­dos y pro­mo­ver la pros­pe­ri­dad y el pro­gre­so co­mún de la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na. Es­te es el sen­ti­do de “tra­ba­jar jun­tos pa­ra cons­truir una co­mu­ni­dad de des­tino com­par­ti­do”.

En una épo­ca co­mo es­ta, de desa­rro­llo y cam­bios gi­gan­tes­cos, la coe­xis­ten­cia ar­mo­nio­sa con otras ci­vi­li­za­cio­nes es la opor­tu­ni­dad de lo­grar un desa­rro­llo. La Con­fe­ren­cia so­bre el Diá­lo­go de las Ci­vi­li­za­cio­nes Asiá­ti­cas pro­por­cio­na una nue­va pla­ta­for­ma a los paí­ses de Asia y el mun­do pa­ra que pue­dan dia­lo­gar, ha­cer in­ter­cam­bios, apren­der uno del otro e ilu­mi­nar­se mu­tua­men­te. Con­so­li­da­rá, ade­más, la ba­se de cons­truc­ción con­jun­ta de la co­mu­ni­dad de des­tino de Asia y de la hu­ma­ni­dad.

La Con­fe­ren­cia so­bre el Diá­lo­go de las Ci­vi­li­za­cio­nes Asiá­ti­cas pro­por­cio­na una nue­va pla­ta­for­ma a los paí­ses de Asia y el mun­do pa­ra que pue­dan dia­lo­gar y ha­cer in­ter­cam­bios.

* Wang Lei es pro­fe­sor aso­cia­do de la Es­cue­la de Go­ber­nan­za de la Uni­ver­si­dad Nor­mal de Bei­jing, y di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de la Coope­ra­ción en­tre los Paí­ses BRICS.

Li Tian­xue es cur­san­te de maes­tría en la Es­cue­la de Go­ber­nan­za de la Uni­ver­si­dad Nor­mal de Bei­jing.

15 de ma­yo de 2019. El pre­si­den­te de Chi­na, Xi Jin­ping, en la ce­re­mo­nia inau­gu­ral de la Con­fe­ren­cia so­bre el Diá­lo­go de las Ci­vi­li­za­cio­nes Asiá­ti­cas, en el Cen­tro Na­cio­nal de Con­ven­cio­nes de Chi­na.

15 de ma­yo de 2019. Los lí­de­res par­ti­ci­pan­tes po­san pa­ra una fo­to gru­pal an­tes de la inau­gu­ra­ción de la Con­fe­ren­cia so­bre el Diá­lo­go de las Ci­vi­li­za­cio­nes Asiá­ti­cas.

14 de ma­yo de 2019. Un in­vi­ta­do ex­tran­je­ro en el ban­que­te fa­mi­liar Tian­fu, de la gas­tro­no­mía de Si­chuan, una ac­ti­vi­dad rea­li­za­da en Cheng­du en el mar­co de la Con­fe­ren­cia so­bre el Diá­lo­go de las Ci­vi­li­za­cio­nes Asiá­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.