¿Por qué Chi­na si­gue sien­do un país en desa­rro­llo?

La idea es al­can­zar un desa­rro­llo de al­ta ca­li­dad, pe­ro aún hay se­rios desafíos por su­pe­rar

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por QIU JING*

Re­cien­te­men­te me to­có ex­pli­car­les a al­gu­nos ami­gos eu­ro­peos so­bre la si­tua­ción ac­tual de Chi­na. Cuan­do les di­je que es el país en vías de desa­rro­llo más gran­de del mun­do to­dos se rie­ron. Des­de su pun­to de vis­ta, Chi­na ya es una su­per­po­ten­cia y que se con­si­de­re to­da­vía co­mo un país en desa­rro­llo les dio mu­cha gra­cia. Ellos han via­ja­do por mu­chos lu­ga­res y guar­dan re­cuer­dos tan­to de las re­gio­nes desa­rro­lla­das de Eu­ro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca co­mo de las me­nos desa­rro­lla­das en Asia, Áfri­ca y Amé­ri­ca La­ti­na.

Des­de lue­go, tam­bién co­no­cen mu­chas zo­nas de Chi­na. La im­pre­sión que tu­vie­ron es que ciu­da­des del es­te del país, co­mo Bei­jing y Shang­hai, y del oes­te, co­mo Chong­qing y Xi’an, son más mo­der­nas que mu­chas gran­des ciu­da­des eu­ro­peas, y que la gen­te de las zo­nas ur­ba­nas cuen­ta con tan­tos ser­vi­cios e ins­ta­la­cio­nes co­mo la de los paí­ses desa­rro­lla­dos.

Un lar­go ca­mino por re­co­rrer

En re­cien­tes re­por­ta­jes de la pren­sa oc­ci­den­tal re­fe­ri­dos a las fric­cio­nes co­mer­cia­les en­tre Chi­na y EE. UU., el pri­me­ro ca­si siem­pre es des­cri­to co­mo un país desa­rro­lla­do que ha sur­gi­do en po­co tiem­po y que quie­re desafiar el li­de­raz­go mun­dial de EE. UU. Es­te año se cum­ple el 70. o aniver­sa­rio de la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na. Sin du­da al­gu­na, el desa­rro­llo chino ha lo­gra­do gran­des éxi­tos. Sin em­bar­go, to­da­vía no pue­de ser cla­si­fi­ca­do co­mo un país desa­rro­lla­do y tie­ne mu­cho ca­mino por re­co­rrer pa­ra ser­lo.

En pri­mer lu­gar, exis­te un des­equi­li­brio en el desa­rro­llo chino y, ade­más, la di­fe­ren­cia en la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca ur­ba­na y ru­ral es es­pe­cial­men­te no­ta­ble. La ta­sa de ur­ba­ni­za­ción de Chi­na al­can­za cer­ca del 58 %, mien­tras que la de los paí­ses desa­rro­lla­dos es de un 80 %. Exis­te tam­bién una gran bre­cha en­tre los in­gre­sos ur­ba­nos y ru­ra­les. La ren­ta dis­po­ni­ble de los ha­bi­tan­tes ur­ba­nos es 2,7 ve­ces más que la de los ru­ra­les, mien­tras que el gas­to per cá­pi­ta de con­su­mo de los ha­bi­tan­tes ur­ba­nos

La ta­sa de ur­ba­ni­za­ción de Chi­na al­can­za cer­ca del 58 %, mien­tras que la de los paí­ses desa­rro­lla­dos es de un 80 %. Exis­te tam­bién una gran bre­cha en­tre los in­gre­sos ur­ba­nos y ru­ra­les.

es 2,2 ve­ces más que el de los ru­ra­les. La bre­cha en in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios pú­bli­cos en­tre las zo­nas ur­ba­nas y ru­ra­les es aún ma­yor.

Mis ami­gos eu­ro­peos so­lo vi­si­ta­ron las ciu­da­des o lu­ga­res de in­te­rés. Ca­si nin­guno co­no­ció el cam­po y mu­cho me­nos las zo­nas po­bres, adon­de ni si­quie­ra pue­den ir por fal­ta de ca­rre­te­ras. Hay un di­cho en chino que re­za: “Si quie­res ser ri­co, tie­nes que cons­truir pri­me­ro un ca­mino”. A pe­sar de que se han lo­gra­do avan­ces en la cons­truc­ción de ca­rre­te­ras, su den­si­dad si­gue sien­do ba­ja. En 2017 la den­si­dad de ca­rre­te­ras de Chi­na fue de 0,51 km/ km2, por de­trás de Ale­ma­nia ( 5,8 km/km2), Po­lo­nia (2,7 km/km2) y la In­dia ( 1,8/ km2).

Hay una pe­lí­cu­la in­dia lla­ma­da Toi­let: Ek Prem Kat­ha ( Ba­ño: una his­to­ria de amor), la cual re­fle­ja la fal­ta de ade­cua­dos ser­vi­cios hi­gié­ni­cos en la ma­yo­ría de fa­mi­lias cam­pe­si­nas de di­cho país. En las zo­nas ru­ra­les chi­nas exis­te tam­bién es­te pro­ble­ma. La cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes sa­ni­ta­rias en las zo­nas ru­ra­les tie­ne un ni­vel muy ba­jo, lo cual se re­fle­ja en sus cuar­tos de ba­ño. Des­de 2015, cuan­do co­men­zó en Chi­na la de­no­mi­na­da “re­vo­lu­ción de los cuar­tos de ba­ño”, se han re­mo­de­la­do y cons­trui­do más de 70.000. A pe­sar de to­do, so­lo un 36,2 % de los cam­pe­si­nos tie­nen inodo­ros, un 58,6 % de ellos usan si­los y un 2 %, o sea 4,69 mi­llo­nes de fa­mi­lias, no cuen­tan con nin­guno de los dos. Ade­más, to­da­vía hay mu­cho es­pa­cio pa­ra la me­jo­ra de las ins­ta­la­cio­nes en las zo­nas ru­ra­les, so­bre to­do en ser­vi­cios de agua po­ta­ble, hos­pi­ta­les y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

La bre­cha en­tre es­te y oes­te

Exis­te un des­equi­li­brio en el desa­rro­llo en­tre el es­te y el oes­te del país. En zo­nas orien­ta­les co­mo Bei­jing, Tian­jin, Shang­hai, Jiang­su, Zhe­jiang y Fu­jian, el PIB per cá­pi­ta ha su­pe­ra­do los 13.000 dó­la­res, al­can­zan­do el ni­vel mí­ni­mo de los paí­ses de in­gre­sos al­tos. Sin em­bar­go, en al­gu­nas zo­nas po­bres del oes­te el ob­je­ti­vo si­gue sien­do el de “ali­men­tar­se tres ve­ces al día y ves­tir­se bien to­do el año”. Tam­bién hay un des­equi­li­brio en la dis­tri­bu­ción de in­gre­sos, la pro­tec­ción eco­ló­gi­ca y la se­gu­ri­dad so­cial.

En se­gun­do lu­gar, el desa­rro­llo si­gue sien­do de­fi­cien­te y el ni­vel per cá­pi­ta si­gue por de­ba­jo del pro­me­dio mun­dial. Al­gu­nos me­dios oc­ci­den­ta­les han ha­bla­do de la ob­ten­ción de va­lo­res anor­mal­men­te al­tos de acuer­do con la pa­ri­dad del po­der ad­qui­si­ti­vo, y han lle­ga­do a la con­clu­sión de que el in­gre­so na­cio­nal bru­to de Chi­na es el ma­yor a ni­vel mun­dial y que el PIB per cá­pi­ta es­tá a la par de los paí­ses de al­tos in­gre­sos. Pe­ro la ma­yo­ría de sus con­clu­sio­nes no son muy con­fia­bles.

El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal di­vi­de a los paí­ses en dos gru­pos: las eco­no­mías desa­rro­lla­das y aque­llas emer­gen­tes y en vías de desa­rro­llo, to­man­do co­mo re­fe­ren­cia la pa­ri­dad del po­der ad­qui­si­ti­vo. Chi­na si­gue per­te­ne­cien­do al se­gun­do gru­po. El Ban­co Mun­dial clasifica a las eco­no­mías del mun­do en cua­tro gru­pos de in­gre­sos: ba­jo, me­dio ba­jo, me­dio al­to y al­to. Se­gún es­ta cla­si­fi­ca­ción, Chi­na es un país de in­gre­sos me­dio al­to. Pe­ro la ren­ta per cá­pi­ta de Chi­na en 2017 fue de 7310 dó­la­res, el 15 % de la de EE. UU. y me­nos del 25 % de la de Fran­cia. No so­lo exis­te una gran bre­cha con los paí­ses de in­gre­sos al­tos, sino que tam­bién fal­ta mu­cho pa­ra al­can­zar el ni­vel pro­me­dio mun­dial de 10.387 dó­la­res. Y en cuan­to al PIB per cá­pi­ta ( el de Chi­na fue de cer­ca de 9700 dó­la­res en 2018), no al­can­za to­da­vía el ni­vel mí­ni­mo de 13.000 dó­la­res pa­ra ser con­si­de­ra­do un país de in­gre­sos al­tos.

Por otro la­do, el PIB per cá­pi­ta no es el úni­co es­tán­dar pa­ra di­vi­dir a los paí­ses desa­rro­lla­dos y a los que es­tán en vías de desa­rro­llo. El Ín­di­ce de Desa­rro­llo Hu­mano ( IDH), ela­bo­ra­do por el Pro­gra­ma de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Desa­rro­llo, tam­bién es un in­di­ca­dor muy im­por­tan­te. En 2017, el IDH de Chi­na se ubi­có en el pues­to 86, lo que sig­ni­fi­ca un ni­vel me­dio mun­dial, aun­que mu­cho más ba­jo que el de paí­ses eu­ro­peos co­mo Ale­ma­nia y Reino Uni­do.

En ter­cer lu­gar, el desa­rro­llo en­fren­ta pro­ble­mas con un mo­de­lo ori­gi­nal po­co sos­te­ni­ble y ne­ce­si­ta trans­for­mar­se. El ni­vel ge­ne­ral de las fuer­zas pro­duc­ti­vas chi­nas si­gue sien­do ba­jo y sus es­truc­tu­ras to­da­vía no son apro­pia­das. Aún fal­ta mu­cho por ha­cer pa­ra trans­for­mar el mo­de­lo de desa­rro­llo de gran­des in­ver­sio­nes y gas­tos. En su desa­rro­llo fu­tu­ro, Chi­na de­be to­mar más en cuen­ta los in­di­ca­do­res me­dioam­bien­ta­les por­que el pue­blo se ha vuel­to más exi­gen­te en es­ta ma­te­ria. Asi­mis­mo, de­be ele­var la efi­cien­cia en las in­ver­sio­nes, que ha ba­ja­do ac­tual­men­te has­ta cer­ca de 1:7, mu­cho más ba­ja que la de los paí­ses desa­rro­lla­dos.

Chi­na es una de las na­cio­nes más di­li­gen­tes del mun­do. Los chi­nos tra­ba­jan anual­men­te 2200 ho­ras en pro­me­dio, mu­cho más que los que vi­ven en los paí­ses desa­rro­lla­dos. En una in­ves­ti­ga­ción so­bre el ho­ra­rio la­bo­ral en las gran­des ciu­da­des del mun­do, las chi­nas fi­gu­ran en los pri­me­ros pues­tos, mien­tras que Pa­rís es la ciu­dad que tie­ne las ho­ras de tra­ba­jo se­ma­na­les más re­du­ci­das. En al­gu­nas em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas chi­nas se tra­ba­ja des­de las 9 de la ma­ña­na has­ta las 9 de la no­che y seis días a la se­ma­na. Es­te fe­nó­meno ha lla­ma­do la aten­ción de la so­cie­dad chi­na, que pien­sa que es­te mo­de­lo no es sos­te­ni­ble.

To­do es­to re­fle­ja que la eco­no­mía chi­na es gran­de, pe­ro no fuer­te, y que su ca­pa­ci­dad in­no­va­do­ra en tec­no­lo­gía si­gue sien­do de­fi­cien­te. Com­pa­ra­da con la de los paí­ses desa­rro­lla­dos, la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra chi­na tie­ne una gran en­ver­ga­du­ra, pe­ro se si­túa en la ga­ma ba­ja de la ca­de­na in­dus­trial glo­bal. Po­see una gran es­ca­la co­mer­cial, pe­ro tam­bién una ma­la es­truc­tu­ra. La ma­yo­ría de las ex­por­ta­cio­nes son pro­duc­tos ba­ra­tos que se fa­bri­can ma­nual­men­te, mien­tras que los que im­por­ta el país son pro­duc­tos ca­ros que son re­sul­ta­do de un tra­ba­jo in­te­lec­tual. Asi­mis­mo, se es­pe­ra ele­var el ni­vel en sec­to­res co­mo la cul­tu­ra, la de­fen­sa na­cio­nal, la cien­cia y tec­no­lo­gía y la mo­der­ni­za­ción de la ad­mi­nis­tra­ción so­cial. Chi­na se ha pro­pues­to al­can­zar un desa­rro­llo eco­nó­mi­co de al­ta ca­li­dad con la re­for­ma es­truc­tu­ral por el la­do de la ofer­ta, a fin de im­pul­sar el me­jo­ra­mien­to de sus in­dus­trias. Sin em­bar­go, es un pro­ce­so muy lar­go que re­quie­re mu­cha per­se­ve­ran­cia.

En cuar­to lu­gar, no se ha in­for­ma­do bien en qué con­sis­te el pro­ce­so de desa­rro­llo chino. Chi­na es­tá pa­san­do de un desa­rro­llo ace­le­ra­do a uno de al­ta ca­li­dad. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal es sa­tis­fa­cer las as­pi­ra­cio­nes de la po­bla­ción por una vi­da me­jor. 30 mi­llo­nes de chi­nos afron­tan ac­tual­men­te una si­tua­ción de po­bre­za, 80 mi­llo­nes son dis­ca­pa­ci­ta­dos y más de 200 mi­llo­nes de an­cia­nos ne­ce­si­tan ser aten­di­dos. Anual­men­te se de­ben crear 15 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo. To­dos es­tos pro­ble­mas pen­dien­tes so­lo se re­sol­ve­rán a tra­vés del desa­rro­llo. No obs­tan­te, la pren­sa oc­ci­den­tal no ha da­do a co­no­cer tal reali­dad. El rit­mo ace­le­ra­do de desa­rro­llo del país ha da­do ori­gen a “la teo­ría de la ame­na­za chi­na”, pe­ro cuan­do la na­ción en­fren­ta desafíos se di­vul­ga “la teo­ría del co­lap­so de Chi­na”, lo cual con­fun­de al pú­bli­co. Pe­ro, en cier­to sen­ti­do, ello tam­bién de­mues­tra que Chi­na si­gue sien­do un país en desa­rro­llo, por­que son los paí­ses desa­rro­lla­dos quie­nes tie­nen el de­re­cho a opi­nar. Es­pe­ro que des­pués de leer es­te ar­tícu­lo, mis ami­gos eu­ro­peos pue­dan con­tar­le a la gen­te his­to­rias más reales de Chi­na.

Ban­ca­les del po­bla­do de Dan­xia, ciu­dad de Panz­hou, pro­vin­cia de Guiz­hou.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.