Un diá­lo­go so­bre las ci­vi­li­za­cio­nes

El fu­tu­ro del mun­do de­pen­de­rá de que to­das ellas se co­noz­can me­jor y en­cuen­tren mo­ti­vos pa­ra la coope­ra­ción

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por THO­MAS S. AX­WORTHY*

En 2015, el pre­si­den­te chino, Xi Jin­ping, ex­pu­so una im­por­tan­te idea en el Fo­ro de Boao pa­ra Asia, al con­vo­car a una con­fe­ren­cia de diá­lo­go en­tre las ci­vi­li­za­cio­nes asiá­ti­cas. Es­te mes de ma­yo la idea se ha ma­te­ria­li­za­do con una con­fe­ren­cia ce­le­bra­da en Bei­jing, en seis sesiones pa­ra­le­las pa­ra pro­mo­ver el in­ter­cam­bio y el apren­di­za­je mu­tuo. Di­cho even­to tam­bién ha ce­le­bra­do las con­tri­bu­cio­nes de las ci­vi­li­za­cio­nes asiá­ti­cas a tra­vés de un fes­ti­val gas­tro­nó­mi­co, un car­na­val cul­tu­ral y en­cuen­tros ju­ve­ni­les.

Es­ta ini­cia­ti­va ha te­ni­do una bue­na aco­gi­da por dos ra­zo­nes. En pri­mer lu­gar, el pre­si­den­te Xi Jin­ping ha des­ta­ca­do el con­cep­to de ci­vi­li­za­ción, uno de los con­cep­tos más im­por­tan­tes y de­ba­ti­dos en la his­to­ria mun­dial. En se­gun­do lu­gar, el én­fa­sis es­tu­vo en el diá­lo­go y el apren­di­za­je mu­tuo, un pro­ce­so muy ne­ce­sa­rio en un mun­do co­nec­ta­do y pro­pen­so al cálcu­lo erró­neo, los es­te­reo­ti­pos y, a ve­ces, a en­ga­ños ab­so­lu­tos.

La ci­vi­li­za­ción, “una obra de ar­te”

Los se­res hu­ma­nos te­ne­mos múl­ti­ples iden­ti­da­des y for­mas de leal­tad: con uno mis­mo, con la fa­mi­lia, con la co­mu­ni­dad, con el Es­ta­do y, lue

go, con el con­jun­to más am­plio de to­dos, la co­ne­xión con un con­jun­to de va­lo­res, una his­to­ria com­par­ti­da y cos­tum­bres e ins­ti­tu­cio­nes co­mu­nes, a me­nu­do más am­plias que las fron­te­ras de cual­quier Es­ta­do. Ar­nold Toyn­bee, el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co au­tor de Es­tu­dio de la his­to­ria, una obra de 12 vo­lú­me­nes re­fe­ren­te a 21 ci­vi­li­za­cio­nes del mun­do, di­jo: “La ci­vi­li­za­ción es una obra de ar­te” y los com­po­nen­tes de esa cons­truc­ción ar­tís­ti­ca ge­ne­ral­men­te in­clu­yen for­mas al­ta­men­te desa­rro­lla­das de go­bierno, ur­ba­ni­za­ción, cul­tu­ra, ri­que­za, len­gua­je y re­li­gión. Por ejem­plo, la ci­vi­li­za­ción chi­na se desa­rro­lló den­tro del país, pe­ro ha te­ni­do un im­pac­to en la pe­nín­su­la de Co­rea, Sin­ga­pur y en gran par­te de la his­to­ria de Ja­pón. La ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal, asi­mis­mo, com­pren­de mu­chos Es­ta­dos en Eu­ro­pa, Amé­ri­ca del Nor­te, y se ex­tien­de a Aus­tra­lia y Nue­va Ze­lan­da.

Co­men­zan­do por el in­di­vi­duo y la fa­mi­lia, y agre­gan­do una ca­pa so­bre otra en di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes, so­cie­da­des y co­mu­ni­da­des, la ci­vi­li­za­ción es la idea o cons­truc­ción se­cu­lar más am­plia y am­bi­cio­sa que la hu­ma­ni­dad ha­ya in­ven­ta­do. Fer­nand Brau­del, des­ta­ca­do au­tor de Una his­to­ria de las ci­vi­li­za­cio­nes, es­cri­bió poé­ti­ca­men­te: “Las ci­vi­li­za­cio­nes, co­mo las du­nas, es­tán fir­me­men­te an­cla­das a los con­tor­nos ocul­tos de la Tie­rra”. Tam­bién di­jo: “Lo que lla­ma­mos ci­vi­li­za­ción es el pa­sa­do dis­tan­te y le­jano que se afe­rra a la vi­da de­ci­di­da a im­po­ner­se”.

Toyn­bee es­cri­bió so­bre 21 ci­vi­li­za­cio­nes, pe­ro la ma­yo­ría no ha so­bre­vi­vi­do pa­ra in­fluir en los tiem­pos mo­der­nos. Dos de Asia sí han so­bre­vi­vi­do y pros­pe­ra­do, y son las más an­ti­guas e in­flu­yen­tes de la his­to­ria mun­dial, con dos de los pen­sa­do­res más fe­cun­dos que el mun­do ha­ya pro­du­ci­do. En el si­glo V a. C., el mun­do ex­pe­ri­men­tó una era axial o mo­men­to de­ci­si­vo: al dar for­ma a es­te eje, sor­pren­den­te­men­te, apa­re­cie­ron ca­si en si­mul­tá­neo Sidd­hart­ha Gau­ta­ma, el Bu­da (563-480 a. C.), y Con­fu­cio (551-479 a. C.), cu­yas ideas y éti­ca han in­flui­do en el mun­do des­de en­ton­ces.

La In­dia ha al­ber­ga­do una de las ci­vi­li­za­cio­nes más an­ti­guas del mun­do: la Ha­rap­pan del va­lle del río In­do, que du­ró 1000 años, des­de el 2500 has­ta el 1500 a. C. Te­nía ciu­da­des co­mo Mo

hen­jo-Da­ro, con po­bla­cio­nes de en­tre 30.000 y 60.000 ha­bi­tan­tes, una es­cri­tu­ra sin des­ci­frar aún, una gran ba­se agrí­co­la y so­fis­ti­ca­das ins­ta­la­cio­nes de sa­nea­mien­to. La ci­vi­li­za­ción del va­lle del In­do fue con­quis­ta­da por los arios (al­re­de­dor del 1500 a. C.), quie­nes a su vez in­tro­du­je­ron los Ve­das, los li­bros sa­gra­dos de la ci­vi­li­za­ción hin­dú (en­tre el 1200 y el 200 a. C.).

La In­dia fue tam­bién el ho­gar de uno de los pen­sa­do­res más in­flu­yen­tes del mun­do, Sidd­hart­ha Gau­ta­ma, que cuan­do era un jo­ven sa­lió de su ho­gar pri­vi­le­gia­do en un via­je pa­ra ob­te­ner com­pren­sión so­bre la vi­da o la ilu­mi­na­ción. El bu­dis­mo ha en­se­ña­do des­de en­ton­ces que to­dos los se­res hu­ma­nos pue­den al­can­zar la ilu­mi­na­ción me­dian­te el desa­rro­llo de la sa­bi­du­ría y la com­pa­sión. La com­pa­sión es la sim­pa­tía ac­ti­va o la vo­lun­tad de so­por­tar el do­lor de los de­más. Eli­mi­nar el su­fri­mien­to era el ideal del Bu­da y es­ta pos­tu­ra éti­ca ha ani­ma­do a lí­de­res trans­for­ma­do­res co­mo Mahat­ma Gand­hi, quien li­be­ró a la In­dia del co­lo­nia­lis­mo bri­tá­ni­co.

Las di­nas­tías Shang y Zhou de la an­ti­gua Chi­na se desa­rro­lla­ron al­re­de­dor del río Ama­ri­llo, del mis­mo mo­do que la ci­vi­li­za­ción in­dia fue ali­men­ta­da por el río In­do. La di­nas­tía Shang desa­rro­lló la es­cri­tu­ra, el go­bierno y la tec­no­lo­gía del uso del bron­ce. Los li­bros de orácu­los en ca­pa­ra­zón de tor­tu­ga son la for­ma más an­ti­gua de es­cri­tu­ra chi­na. Por su par­te, la di­nas­tía Zhou (si­glo XI-256 a. C.), su­ce­so­ra de la Shang, vio la lle­ga­da de Con­fu­cio, un maes­tro del Es­ta­do de Lu, que so­ña­ba con re­vi­vir la edad de oro de 500 años an­tes del na­ci­mien­to del fi­ló­so­fo chino. El apren­di­za­je es la esen­cia de la éti­ca prác­ti­ca de Con­fu­cio, lo que se en­cuen­tra en las Ana­lec­tas, la his­to­ria de los in­ter­cam­bios di­ná­mi­cos y es­ti­mu­lan­tes en­tre Con­fu­cio y sus dis­cí­pu­los.

Apren­der, ade­más de ilu­mi­nar la men­te, im­pli­ca trans­for­mar el es­pí­ri­tu hu­mano a tra­vés de la mú­si­ca, el ri­tual, la ca­li­gra­fía y la arit­mé­ti­ca. La so­cie­dad es una fa­mi­lia ex­ten­di­da en la que la ar­mo­nía de­be pre­va­le­cer a tra­vés del au­to­cul­ti­vo y la mo­de­ra­ción. De he­cho, el én­fa­sis en la fa­mi­lia si­gue sien­do uno de los as­pec­tos prin­ci­pa­les de la ci­vi­li­za­ción chi­na, don­de hoy en día la fa­mi­lia gran­de si­gue sien­do el ideal, en lu­gar de la prác­ti­ca oc­ci­den­tal de en­viar a pa­dres an­cia­nos a vi­vir a cen­tros de re­po­so.

Diá­lo­go y apren­di­za­je mu­tuo

La con­fe­ren­cia de es­te mes de ma­yo so­bre ci­vi­li­za­cio­nes asiá­ti­cas no so­lo ana­li­zó en de­ta­lle las an­ti­guas con­tri­bu­cio­nes de Asia al mun­do, sino que su pro­pó­si­to fue el diá­lo­go y el apren­di­za­je mu­tuo. Es­te ob­je­ti­vo con­tras­ta enor­me­men­te con el en­fo­que que otros han adop­ta­do en el con­cep­to de ci­vi­li­za­ción co­mo len­te pa­ra ver la his­to­ria mun­dial.

El re­sur­gi­mien­to de la ci­vi­li­za­ción co­mo or­ga­ni­za­do­ra de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les se de­be en gran me­di­da al im­pac­to del cien­tí­fi­co y po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se Sa­muel Hun­ting­ton. En su in­flu­yen­te li­bro El cho­que de ci­vi­li­za­cio­nes y la re­con­fi­gu­ra­ción del or­den mun­dial, es­cri­bió: “El te­ma cen­tral de es­te li­bro es que la cul­tu­ra y las iden­ti­da­des cul­tu­ra­les, que en su ni­vel más am­plio son las ci­vi­li­za­cio­nes, es­tán con­fi­gu­ran­do las pau­tas de cohe­sión, de­sin­te­gra­ción y con­flic­to en el mun­do pos­te­rior a la Gue­rra Fría”. Pa­ra Hun­ting­ton las di­vi­sio­nes en­tre di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes se­rían la prin­ci­pal fuen­te de con­flic­to en el mun­do del si­glo XXI.

Al igual que Hun­ting­ton, el Con­se­jo de In­ter­Ac­ción, a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1990 tam­bién re­co­no­ció la di­ver­si­dad en­tre las ci­vi­li­za­cio­nes del mun­do, pe­ro, a di­fe­ren­cia del aca­dé­mi­co es­ta­dou­ni­den­se, no se cen­tró en las di­vi­sio­nes. Se en­fo­có en cam­bio en lo co­mún. Hel­mut Sch­midt, des­apa­re­ci­do can­ci­ller ale­mán y fun­da­dor del Con­se­jo, es­cri­bió: “Se pue­de evi­tar el cho­que de ci­vi­li­za­cio­nes”.

La ci­vi­li­za­ción es un con­cep­to po­de­ro­so. Las ci­vi­li­za­cio­nes asiá­ti­cas han he­cho enor­mes con­tri­bu­cio­nes al avan­ce mun­dial y, es­pe­cial­men­te, al desa­rro­llo de la éti­ca mun­dial. El apren­di­za­je mu­tuo y el diá­lo­go, sin di­vi­sio­nes ni con­flic­tos, fue­ron los ob­je­ti­vos de la reunión de Bei­jing y son los ob­je­ti­vos que el Con­se­jo de In­ter­Ac­ción ha apo­ya­do du­ran­te mu­cho tiem­po. La his­to­ria del mun­do es la his­to­ria de las ci­vi­li­za­cio­nes y el fu­tu­ro del mun­do de­pen­de­rá de que esas ci­vi­li­za­cio­nes se co­noz­can me­jor y en­cuen­tren mo­ti­vos pa­ra la coope­ra­ción.

13 de ma­yo de 2019. Vi­si­tan­tes de una ex­po­si­ción de la Con­fe­ren­cia so­bre el Diá­lo­go de las Ci­vi­li­za­cio­nes Asiá­ti­cas.

4 de di­ciem­bre de 2017. Crea­ción con­jun­ta chino-in­dia de un dra­ma dan­za­rio en Fuz­hou.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.