El pa­dre del pin­yin

Zhou You­guang creó un es­que­ma fo­né­ti­co que re­du­jo el anal­fa­be­tis­mo en el país y acer­có el idio­ma chino al mun­do

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por DANG XIAOFEI

To­dos los ex­tran­je­ros que han es­tu­dia­do chino sa­ben que pa­ra apren­der el idio­ma tie­nen que do­mi­nar pri­me­ro el pin­yin, o sea el sis­te­ma de trans­crip­ción de los ca­rac­te­res chi­nos al al­fa­be­to la­tino, pa­ra po­der en­trar en el mun­do de la cul­tu­ra chi­na. Sin em­bar­go, los je­ro­glí­fi­cos chi­nos co­mo el al­fa­be­to pa­leo­he­breo no tie­nen una es­cri­tu­ra fo­né­ti­ca. En­ton­ces, ¿ de dón­de vie­ne el pin­yin que se usa den­tro y fue­ra del país?

En 1949, cuan­do se fun­dó la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na, las 56 et­nias con sus dia­lec­tos pro­pios te­nían mu­chas di­fi­cul­ta­des pa­ra co­mu­ni­car­se en­tre sí. Ade­más, más del 80 % de los chi­nos eran anal­fa­be­tos, lo cual no so­lo se atri­buía a las con­ti­nuas gue­rras su­fri­das por el país, sino tam­bién a la ca­ren­cia de sím­bo­los fo­né­ti­cos uni­fi­ca­dos. Pa­ra cam­biar tal si­tua­ción era apre­mian­te ela­bo­rar un es­que­ma fo­né­ti­co na­cio­nal. Por con­si­guien­te, el Go­bierno chino dio prio­ri­dad a la re­for­ma de la es­cri­tu­ra y reunió a mu­chos ex­per­tos pa­ra lle­var a ca­bo es­te pro­yec­to pio­ne­ro. En­tre esos ex­per­tos es­ta­ba el re­nom­bra­do lin­güis­ta y es­pe­cia­lis­ta en ca­rac­te­res Zhou You­guang.

Un lin­güis­ta afi­cio­na­do

Zhou na­ció en 1906, en la ciu­dad de Changz­hou, pro­vin­cia de Jiang­su. Fue ad­mi­ti­do por la Saint John’s Uni­ver­sity en Shang­hai en 1923. Aun­que su ca­rre­ra era eco­no­mía, mos­tró gran in­te­rés en la lin­güís­ti­ca y fre­cuen­tó cur­sos so­bre esa ma­te­ria. Ade­más, en su tiem­po li­bre leía mu­chos li­bros so­bre lin­güís­ti­ca e idio­mas.

Des­pués de gra­duar­se de la uni­ver­si­dad, se de­di­có mu­cho tiem­po a las fi­nan­zas, aun­que nun­ca de­jó su pa­sión por los ca­rac­te­res chi­nos, por lo que pu­bli­có nu­me­ro­sos ar­tícu­los so­bre la re­for­ma de la es­cri­tu­ra. En 1946 fue en­via­do por el Ban­co Xin­hua a tra­ba­jar en Nue­va York. En 1949, cuan­do Chi­na se in­de­pen­di­zó, aban­do­nó sin va­ci­lar su vi­da aco­mo­da­da en el ex­tran­je­ro y re­gre­só al país pa­ra ser pro­fe­sor de eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Fu­dan, en Shang­hai.

En 1955, el Go­bierno cen­tral or­ga­ni­zó en Bei­jing una reunión des­ti­na­da a la re­for­ma de la es­cri­tu­ra na­cio­nal, a la cual asis­tió Zhou. En aquel en­ton­ces ya do­mi­na­ba cua­tro idio­mas (chino, in­glés, fran­cés y ja­po­nés) y era un re­co­no­ci­do in­ves­ti­ga­dor en la re­for­ma de la es­cri­tu­ra.

Tras la reunión, Zhou se es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra re­gre­sar a Shang­hai cuan­do el di­rec­tor del Con­se­jo de la Re­for­ma de la Es­cri­tu­ra, Wu Yuz­hang, le pi­dió que in­te­gra­ra su gru­po. “So­lo soy un afi­cio­na­do a la lin­güís­ti­ca y a los ca­rac­te­res, no soy un ex­per­to. Si me que­do, te­mo no te­ner la su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad pa­ra asu­mir es­te tra­ba­jo”, res­pon­dió Zhou. Pe­ro Wu Yuz­hang in­sis­tió: “Es­te es un nue­vo tra­ba­jo en el que nin­guno de no­so­tros es ex­per­to”. Pos­te­rior­men­te, el rec­tor de la Uni­ver­si­dad de Fu­dan, Chen Wang­dao, tam­bién le su­gi­rió que cam­bia­ra su cam­po de in­ves­ti­ga­ción y el en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro chino, Zhou En­lai, le ha­bló por te­lé­fono pa­ra in­vi­tar­lo a in­te­grar­se.

Lue­go de pen­sar­lo mu­cho, acep­tó la in­vi­ta­ción y se mu­dó con su fa­mi­lia a Bei­jing. El Con­se­jo de la Re­for­ma de la Es­cri­tu­ra te­nía dos la­bo­ra­to­rios: uno es­tu­dia­ba los sis­te­mas de trans­crip­ción de la len­gua chi­na y el otro, la sim­pli­fi­ca­ción de los ca­rac­te­res. En el pri­me­ro ha­bía 15 per­so­nas y es­ta­ba in­te­gra­do por lin­güis­tas que tra­ba­ja­ban en las

Zhou You­guang.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.