Sa­bo­res de Har­bin

Fa­mo­sa por su hie­lo y nie­ve, es­ta ciu­dad ofre­ce tam­bién pla­ti­llos que son una ver­da­de­ra de­li­cia

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por DANG XIAOFEI

Har­bin, ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Hei­long­jiang, en el no­res­te de Chi­na, es una ciu­dad his­tó­ri­ca y cul­tu­ral muy fa­mo­sa en el país. Fue el lu­gar de ori­gen de las di­nas­tías Jin y Qing, y po­see una no­to­rie­dad in­ter­na­cio­nal por su Fes­ti­val de Hie­lo y Nie­ve. Su ex­qui­si­ta va­rie­dad cu­li­na­ria la ha con­ver­ti­do en la ciu­dad fa­vo­ri­ta de mu­chos gas­tró­no­mos.

Guo bao rou

El guo bao rou es un pla­to clá­si­co de Har­bin, que tie­ne co­lor do­ra­do, sa­bor agri­dul­ce y cu­bier­ta cru­jien­te. Su ori­gen se re­mon­ta a los años del em­pe­ra­dor Guang­xu ( 1875- 1908) de la di­nas­tía Qing. Fue crea­do por Zheng Xing­wen, chef es­pe­cial del go­ber­na­dor de Dao­tai­fu (por en­ton­ces el ór­gano ad­mi­nis­tra­ti­vo de más al­to ni­vel en Har­bin). En la se­de de Dao­tai­fu se ofre­cían fre­cuen­tes ban­que­tes a los hués­pe­des ex­tran­je­ros, es­pe­cial­men­te a los ru­sos. Co­mo a ellos les gus­ta­ba el sa­bor agri­dul­ce, el go­ber­na­dor or­de­nó al chef cam­biar el sa­bor de los pla­tos. Así fue co­mo Zheng Xing­wen cam­bió el sa­bor ori­gi­nal de las ti­ras de cer­do fri­tas con sal­sa sa­la­da por un pla­to de sa­bor agri­dul­ce.

Es­te pla­to fue muy bien re­ci­bi­do por los hués­pe­des ru­sos, que lo pe­dían ca­da vez que vi­si­ta­ban Dao­tai­fu. Pa­ra pre­pa­rar es­te pla­to hay que ca­len­tar la sar­tén a fue­go in­ten­so, y em­pa­par las ti­ras de cer­do en la sal­sa, de ahí su nom­bre guo bao rou (en chino, “so­freír rá­pi­da­men­te la car­ne en la sar­tén”). De­bi­do al tono que equi­vo­ca­da­men­te pro­nun­cia­ban los ru­sos, po­co a po­co, el bao ha ido per­dien­do su ca­rác­ter ori­gi­nal.

Car­ne de cer­do es­to­fa­da con fi­deos de al­mi­dón

Es uno de los pla­tos re­pre­sen­ta­ti­vos de la co­ci­na del no­res­te de Chi­na, y tí­pi­co de Har­bin, el cual ha ga­na­do acep­ta­ción en to­do el país. El sa­bor es sa­la­do y ri­co, y la car­ne de cer­do es tier­na y los fi­deos son res­ba­la­di­zos.

La re­gión no­res­te del país es el lu­gar de ori­gen de los man­chúes y don­de ha­bi­ta una nu­me­ro­sa po­bla­ción de es­ta et­nia. Pre­ci­sa­men­te por su in­fluen­cia, a la gen­te del no­res­te le gus­ta es­to­far los in­gre­dien­tes, por lo que crea­ron los lla­ma­dos “cua­tro pla­tos es­to­fa­dos”. La car­ne de cer­do es­to­fa­da con fi­deos de al­mi­dón es el más co­no­ci­do en­tre ellos.

De es­te pla­to se han de­ri­va­do al­gu­nas va­rian­tes de sa­bor más com­ple­jo, por ejem­plo, la car­ne de cer­do es­to­fa­da con fi­deos de al­mi­dón y col chi­na, la car­ne de cer­do es­to­fa­da con fi­deos de al­mi­dón y to­fu, y la car­ne de

cer­do es­to­fa­da con fi­deos de al­mi­dón, rá­bano y col chi­na. La va­rie­dad de in­gre­dien­tes ha en­ri­que­ci­do la nu­tri­ción, el co­lor y el sa­bor del pla­to, y se ha adap­ta­do tam­bién al gus­to de más per­so­nas.

De he­cho, la car­ne de cer­do es­to­fa­da con fi­deos de al­mi­dón se ori­gi­nó en Si­chuan. A Xue Ren­gui, co­man­dan­te fa­mo­so de la di­nas­tía Tang, le gus­ta­ba mu­cho la co­ci­na de Si­chuan. Des­pués de que el em­pe­ra­dor lo en­via­ra al no­res­te del país, lle­vó la co­ci­na de Si­chuan a di­cha re­gión y la desa­rro­lló se­gún el es­ti­lo lo­cal pa­ra con­ver­tir­la en la co­ci­na del no­res­te. La car­ne de cer­do es­to­fa­da con fi­deos de al­mi­dón es un ejem­plo de ello.

Cho­ri­zo ro­jo de Har­bin

El cho­ri­zo ro­jo es una co­mi­da tí­pi­ca de Har­bin. Es ori­gi­na­rio de Ru­sia y Li­tua­nia, y es­tá he­cho de car­ne de cer­do, al­mi­dón, ajo y otros in­gre­dien­tes. El as­pec­to del cho­ri­zo es de co­lor bur­deos, de ahí el nom­bre de cho­ri­zo ro­jo. Su sa­bor es muy de­li­cio­so.

En 1913, un téc­ni­co ru­so trans­mi­tió las re­ce­tas de va­rios ti­pos de cho­ri­zos ro­jos a Har­bin. Es­te ali­men­to, pre­pa­ra­do en un pro­ce­so tra­di­cio­nal de ahu­ma­do con ma­de­ra, po­see una sa­li­ni­dad ade­cua­da, acei­to­sa pe­ro no gra­sien­ta, tier­na y sa­bro­sa, y de­ja su fra­gan­cia en la bo­ca. Las mar­cas más re­pre­sen­ta­ti­vas del cho­ri­zo ro­jo son HRL, Chu­rin Lea­der­foods y Ol­dest Har­bin Food.

Al ser un cor­te frío oc­ci­den­tal muy po­pu­lar en Chi­na, el cho­ri­zo ro­jo se ven­de en las tien­das de de­li­ca­tes­sen, y se pue­de co­mer di­rec­ta­men­te co­mo pis­co­la­bis. El cho­ri­zo ro­jo se pue­de ser­vir con pan en un pic­nic y se pue­de co­ci­nar con ver­du­ras, es­pe­cial­men­te con el re­po­llo. El cho­ri­zo ro­jo de Har­bin, fa­mo­so en to­do el país, es más mas­ti­ca­ble que el pe­rro ca­lien­te es­ta­dou­ni­den­se y más sa­bro­so que la sal­chi­cha in­gle­sa.

Pa­le­ta de hie­lo Mo­dern

La pa­le­ta de hie­lo Mo­dern es un he­la­do con ca­rac­te­rís­ti­cas de Har­bin, la cual tie­ne mu­cha fa­ma en­tre los ci­ber­nau­tas. En la red tam­bién hay un di­cho: “Si uno no prue­ba la pa­le­ta Mo­dern mien­tras vi­si­ta a Har­bin, es co­mo de­jar de ir a la Gran Mu­ra­lla y la Ciu­dad Prohi­bi­da en una vi­si­ta a Bei­jing”.

Di­cha pa­le­ta es uno de los pro­duc­tos de la mar­ca Mo­dern, fun­da­da en 1906. Des­de en­ton­ces, ha man­te­ni­do ese nom­bre. Du­ran­te más de 100 años, la pa­le­ta de hie­lo Mo­dern ha se­gui­do siem­pre la re­ce­ta tra­di­cio­nal, sin agre­gar adi­ti­vos, y la pro­por­ción de le­che y hue­vos es mu­cho más al­ta que la de otros he­la­dos bien co­no­ci­dos. Por lo tan­to, el cos­to de la pa­le­ta Mo­dern es un po­co al­to, pe­ro su sa­bor es muy bueno.

Ya sea en el ca­lu­ro­so ve­rano o en el frío in­vierno, hay gen­te que siem­pre es­pe­ra en co­la pa­ra comprar las pa­le­tas Mo­dern. So­lo en la ca­lle pea­to­nal Zhong­yang se ven­den más de 10.000 al día. Y aquí tam­bién es el me­jor pun­to de ven­ta pa­ra degustar es­ta pa­le­ta. El pre­cio es de al­re­de­dor de 5 yua­nes.

Guo bao rou.

Pa­le­ta de hie­lo Mo­dern.

Cho­ri­zo ro­jo de Har­bin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.