Una fies­ta eco­ló­gi­ca

La Ex­po 2019 Bei­jing es tam­bién un puen­te pa­ra el diá­lo­go en­tre di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ZHOU LIN

La se­de de la Ex­po­si­ción In­ter­na­cio­nal de Hor­ti­cul­tu­ra de Bei­jing 2019 (Ex­po 2019 Bei­jing) se en­cuen­tra en el dis­tri­to de Yan­qing, cer­ca del em­bal­se Guan­ting, y atra­vie­sa el río Guis­hui, a so­lo 10 km del fa­mo­so Pa­so Ba­da­ling de la Gran Mu­ra­lla y la mon­ta­ña Hai­tuo. En el Ex­po

Par­que, y ro­dea­dos de ver­des mon­ta­ñas y aguas lú­ci­das, los vi­si­tan­tes pue­den sen­tir una ver­da­de­ra “Chi­na her­mo­sa”.

Di­se­ño in­no­va­dor

La dis­po­si­ción del Ex­po Par­que in­clu­ye un área es­cé­ni­ca cen­tral ( el Pa­be­llón In­ter­na­cio­nal, el Pa­be­llón de Chi­na, el Pa­be­llón de Plan­tas, el Pa­be­llón de la Ex­pe­rien­cia Hor­tí­co­la y el Tea­tro Gui­rui), dos ejes ( la Hor­ti­cul­tu­ra del Pai­sa­je Chino y la Hor­ti­cul­tu­ra In­ter­na­cio­nal), tres cin­tu­ro­nes ( el Cin­tu­rón de Ocio Eco­ló­gi­co del Río Guis­hui, el Cin­tu­rón de la Ex­pe­rien­cia Hor­tí­co­la y el Cin­tu­rón de Desa­rro­llo de la In­dus­tria Hor­tí­co­la), y múl­ti­ples áreas de ex­po­si­ción ( hor­ti­cul­tu­ra in­ter­na­cio­nal, hor­ti­cul­tu­ra chi­na, edu­ca­ción y fu­tu­ro, hor­ti­cul­tu­ra pa­ra la vi­da, me­dio am­bien­te na­tu­ral).

Al en­trar en el Ex­po Par­que se ve el Pa­be­llón de Chi­na, de una for­ma se­mi­cir­cu­lar, que se ex­tien­de en­tre las mon­ta­ñas y las aguas azu­les. Los ex­tre­mos del te­cho es­tán li­ge­ra­men­te er­gui­dos, co­mo un pá­ja­ro que ex­tien­de sus alas. Su di­se­ño si­gue el con­cep­to de “Vi­ta­li­dad in­fi­ni­ta, Chi­na es­plén­di­da”. En el pa­be­llón se reúnen los lo­gros en el fo­men­to de la ci­vi­li­za­ción eco­ló­gi­ca de 31 pro­vin­cias, re­gio­nes au­tó­no­mas y mu­ni­ci­pios ba­jo ju­ris­dic­ción cen­tral, así co­mo los lo­gros hor­tí­co­las cien­tí­fi­cos de las ins­ti­tu­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción y cen­tros edu­ca­ti­vos, y el patrimonio cul­tu­ral in­ma­te­rial de Chi­na, co­mo los arre­glos flo­ra­les chi­nos.

El Pa­be­llón In­ter­na­cio­nal, com­pues­to por 94 pa­ra­so­les en for­ma de flor, es co­mo un océano de flo­res y apor­ta una fres­cu­ra ge­ne­ral al en­torno. Uno que­da em­be­le­sa­do con es­ta fan­tás­ti­ca crea­ción. Con el pro­pó­si­to de mos­trar la idea de que “to­das las flo­res flo­re­cen jun­tas”, el Pa­be­llón In­ter­na­cio­nal ex­hi­be la jar­di­ne­ría y cul­tu­ra dis­tin­ti­va de ca­da na­ción.

El di­se­ño del Pa­be­llón de Plan­tas si­gue el con­cep­to de “Ho­ri­zon­te en as­cen­so”. Ins­pi­ra­da en las raí­ces de las plan­tas, la apa­rien­cia de la cons­truc­ción es co­mo la de in­nu­me­ra­bles raí­ces que cre­cen ba­jo tie­rra, mos­tran­do a los vi­si­tan­tes la fuer­te vi­ta­li­dad de las plan­tas.

El Pa­be­llón de la Ex­pe­rien­cia Hor­tí­co­la es­tá di­se­ña­do se­gún la idea de “Aman­do la hor­ti­cul­tu­ra, aman­do la vi­da”. Los vi­si­tan­tes pue­den ex­pe­ri­men­tar la apli­ca­ción de la hor­ti­cul­tu­ra en to­dos los as­pec­tos de la vi­da. Es una fe­ria lle­na de ale­gría, un lu­gar que nos tras­la­da al her­mo­so cam­po y un mo­de­lo re­pre­sen­ta­ti­vo pa­ra ex­pe­ri­men­tar la vi­da ver­de.

El mag­ní­fi­co Tea­tro Gui­rui es co­mo una co­lo­ri­da ma­ri­po­sa que po­sa en las ori­llas del la­go Gui­rui, con vis­ta al Pa­be­llón Yon­gning. Hay un to­tal de 1000 asien­tos en el tea­tro prin­ci­pal y 200 asien­tos en el pe­que­ño, don­de se lle­van a ca­bo di­ver­sas ac­tua­cio­nes cul­tu­ra­les.

Par­que de al­ta tec­no­lo­gía

La Ex­po es atrac­ti­va no so­lo por su pai­sa­je y di­se­ño ex­qui­si­to, sino tam­bién por la des­lum­bran­te va­rie­dad de tec­no­lo­gías avan­za­das.

Los vi­si­tan­tes que pa­sean den­tro del Ex­po Par­que pue­den sen­tir el ver­dor y la prio­ri­dad que tie­ne el desa­rro­llo eco­ló­gi­co, olien­do el perfume de las flo­res y dis­fru­tan­do del pai­sa­je me­ticu­losa­men­te di­se­ña­do. Cer­ca de 50.000 ár­bo­les que no han si­do tras­plan­ta­dos cons­tru­yen el mar­co del par­que, mien­tras que otros 100.000 ár­bo­les y ar­bus­tos re­cién plan­ta­dos au­men­tan la fun­ción de pu­ri­fi­ca­ción de los hu­me­da­les, crean­do un lu­gar na­tu­ral de oxí­geno y há­bi­tat pa­ra las aves mi­gra­to­rias. La zan­ja de hier­bas, de 20 km de lar­go, rea­li­za al má­xi­mo el flu­jo cir­cu­la­to­rio de re­cur­sos hí­dri­cos al pre­ser­var, fil­trar y pu­ri­fi­car la llu­via. Las 1024 pie­zas de vi­drio la­mi­na­do fo­to­vol­tai­co, la ar­qui­tec­tu­ra pro­te­gi­da por la tie­rra y la tec­no­lo­gía de rie­go por go­teo per­mi­ten al Pa­be­llón de Chi­na ac­tuar co­mo “una cria­tu­ra vi­va”.

El Pa­be­llón In­ter­na­cio­nal, que pa­re­ce un mon­tón de pa­ra­so­les en for­ma de flor, es, de he­cho, un edi­fi­cio eco­ló­gi­co y de ba­jo con­su­mo de ener­gía. Se han uti­li­za­do ple­na­men­te tec­no­lo­gías sos­te­ni­bles, co­mo el sis­te­ma de pro­tec­ción so­lar, la ven­ti­la­ción na­tu­ral, l a ge­ne­ra­ción de ener­gía so­lar fo­to­vol­tai­ca, el en­fria­mien­to por eva­po­ra­ción, el rie­go por go­teo, y el re­ci­cla­je y la uti­li­za­ción del agua de llu­via. Te­nien­do en cuen­ta el ve­rano abra­sa­dor de Bei­jing, es­tos enor­mes pa­ra­so­les sir­ven co­mo un

am­plio es­pa­cio de des­can­so pa­ra los vi­si­tan­tes, don­de pue­den ha­cer co­la sin preo­cu­par­se por es­tar ex­pues­tos al sol ve­ra­nie­go.

Las fa­cha­das del Pa­be­llón In­ter­na­cio­nal uti­li­zan el mu­ro cor­ti­na de vi­drio y cla­ra­bo­yas en la par­te su­pe­rior del edi­fi­cio pa­ra ga­ran­ti­zar la ilu­mi­na­ción na­tu­ral. Las co­lum­nas ver­ti­ca­les de los pa­ra­so­les pue­den re­co­ger el agua de llu­via y lue­go fil­trar­la en el de­pó­si­to. Si el de­pó­si­to es­tá lleno, el ex­ce­so de agua flui­rá ha­cia la zan­ja de dre­na­je, que se pue­de usar pa­ra el pai­sa­je acuá­ti­co, el rie­go de plan­tas y el la­va­do de los pa­vi­men­tos. Se han adop­ta­do nue­vos ti­pos de ma­te­ria­les de ge­ne­ra­ción de ener­gía fo­to­vol­tai­ca en la par­te su­pe­rior de los pa­ra­so­les pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia de la ge­ne­ra­ción de ener­gía, al tiem­po que ofre­ce el su­mi­nis­tro de ener­gía pa­ra la ilu­mi­na­ción in­te­rior y las fun­cio­nes ne­ce­sa­rias de la cons­truc­ción.

Se han uti­li­za­do tec­no­lo­gías avan­za­das, co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, In­ter­net de las co­sas, 5G y ma­cro­da­tos, pa­ra crear una “Ex­po in­te­li­gen­te” don­de los vi­si­tan­tes pue­den ex­pe­ri­men­tar los en­can­tos de la al­ta tec­no­lo­gía y un es­ti­lo de vi­da con­ve­nien­te.

Se pue­den ver vehícu­los no tri­pu­la­dos que brin­dan am­plia asis­ten­cia pa­ra el mo­ni­to­reo, la se­gu­ri­dad y la fo­to­gra­fía aé­rea. Los pos­tes de luz no so­lo tie­nen lu­ces LED por la no­che, sino que tam­bién pue­den trans­mi­tir se­ña­les pa­ra rea­li­zar un mo­ni­to­reo en vi­deo o ac­tuar co­mo pan­ta­llas. Ade­más, en el par­que se pre­sen­tan ba­su­re­ros in­te­li­gen­tes, ta­pas de po­zo in­te­li­gen­tes, asis­ten­cia mé­di­ca re­mo­ta, lo­gís­ti­ca no tri­pu­la­da y dro­nes.

Plan­tas que unen al mun­do

Las plan­tas nu­tren la ci­vi­li­za­ción hu­ma­na, mien­tras que los se­res hu­ma­nos de­ben pro­te­ger las plan­tas. Las dos par­tes cre­cen, con­vi­ven y pros­pe­ran en con­jun­to.

El Pa­be­llón de Plan­tas mues­tra la

di­ver­si­dad del reino ve­ge­tal y el in­ge­nio de la su­per­vi­ven­cia y la adap­ta­ción de las plan­tas a su en­torno a tra­vés de más de 600 es­pe­cies pre­cio­sas co­mo man­gla­res, sel­vas tro­pi­ca­les, he­le­chos, pal­mas, plan­tas su­cu­len­tas, plan­tas car­ní­vo­ras y mus­gos.

Los in­ter­cam­bios con el mun­do en es­te sec­tor son tam­bién un puen­te pa­ra el diá­lo­go en­tre di­fe­ren­tes ci­vi­li­za­cio­nes. En el si­glo XVI, los por­tu­gue­ses lle­ga­ron a las cos­tas chi­nas por la ru­ta ma­rí­ti­ma y lle­va­ron man­da­ri­nas a su na­ción. Se­gún al­gu­nos bo­tá­ni­cos oc­ci­den­ta­les, la man­da­ri­na es el pri­mer ti­po de plan­ta que se in­tro­du­jo des­de Chi­na a Eu­ro­pa. Des­de en­ton­ces, ca­da vez más plan­tas na­ti­vas chi­nas han via­ja­do a tra­vés de los océa­nos a Eu­ro­pa y Amé­ri­ca.

Las ho­jas de té pro­du­ci­das por Chi­na fue­ron trans­por­ta­das por la an­ti­gua Ru­ta de la Se­da o por vía ma­rí­ti­ma, en lo que fue una mez­cla es­ti­mu­lan­te pa­ra las ci­vi­li­za­cio­nes orien­tal y oc­ci­den­tal. Ha­ce 2000 años, el arroz lle­gó a Ja­pón. Ha­ce mil años, la tec­no­lo­gía de cul­ti­vo del arroz pa­só a Fi­li­pi­nas. Chi­na es tam­bién el país ori­gi­na­rio de la mo­re­ra y el pri­me­ro que plan­tó ár­bo­les de mo­re­ra pa­ra criar gu­sa­nos de se­da.

Por su­pues­to tam­bién se ex­hi­ben en la Ex­po plan­tas de otros paí­ses que han cam­bia­do la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. La di­ver­si­dad bio­ló­gi­ca se pre­sen­ta com­ple­ta­men­te en es­ta Ex­po. Por ejem­plo, las te­rra­zas cir­cu­la­res in­cas de Mo­ray ( Pe­rú) son con­si­de­ra­das uno de los si­tios más an­ti­guos de ex­pe­ri­men­ta­ción agrí­co­la, don­de se en­cuen­tran cer­ca de 5000 es­pe­cies de pa­pas y ba­ta­tas, así co­mo cul­ti­vos de raí­ces y tu­bércu­los de los An­des. Han con­ser­va­do con éxi­to el patrimonio de la ci­vi­li­za­ción in­cai­ca. Asi­mis­mo, la pri­me­ra plan­ta de café sil­ves­tre cul­ti­va­da en la re­gión de Caf­fa (Etio­pía) ini­ció un ar­duo y le­gen­da­rio cur­so de di­se­mi­na­ción en to­do el mun­do, ex­ten­dien­do sus se­mi­llas des­de las na­cio­nes ára­bes has­ta Asia, Eu­ro­pa y Amé­ri­ca.

El di­se­ño del Pa­be­llón In­ter­na­cio­nal de la Ex­po re­sal­ta el con­cep­to de in­te­gra­ción y flo­re­ci­mien­to. El pú­bli­co pue­de apre­ciar las ca­rac­te­rís­ti­cas hor­tí­co­las y cul­tu­ra­les de di­fe­ren­tes paí­ses.

Has­ta e l mo­men­to se han rea­li­za­do ocho ex­po­si­cio­nes in­ter­na­cio­na­les de hor­ti­cul­tu­ra en Chi­na, con se­de en Kun­ming, Shen­yang, Tai­pei, Xi’an, Jinz­hou, Qing­dao, Tangs­han, Tai­chung y Bei­jing. De to­das ellas, la ex­po­si­ción ce­le­bra­da en Kun­ming y la que se vie­ne rea­li­zan­do en Bei­jing son con­si­de­ra­das sesiones de ni­vel A1, mien­tras que las de­más son de ni­vel B. La ciu­dad de Yangz­hou, en la pro­vin­cia de Jiang­su, se­rá la se­de de la pró­xi­ma ex­po­si­ción en 2021.

El Pa­be­llón de Chi­na ex­po­ne los lo­gros hor­tí­co­las de ins­ti­tu­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción y cen­tros edu­ca­ti­vos del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.