He­ge­mo­nía chi­na en el aje­drez olím­pi­co

Por pri­me­ra vez des­de 1986, una na­ción os­ten­ta si­mul­tá­nea­men­te los dos tí­tu­los por equi­po que se dispu­tan en las Olim­pia­das de Aje­drez

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por JOR­GE RA­MÍ­REZ CAL­ZA­DI­LLA*

Una nue­va su­pre­ma­cía glo­bal en los ta­ble­ros de 64 ca­si­llas blan­qui­ne­gras se va fra­guan­do en el pre­sen­te. La Co­pa Ha­mil­ton- Rus­sell, que pre­mia al me­jor equi­po en el tor­neo abier­to de las Olim­pia­das de Aje­drez, y la Ve­ra Men­chik, ga­lar­dón si­mi­lar que con­de­co­ra al con­jun­to cam­peón fe­me­nino, no coin­ci­dían en las vi­tri­nas de un mis­mo país des­de la vi­ge­si­mo­sép­ti­ma edi­ción de es­te cer­ta­men bie­nal, Du­bái 1986, cuan­do aban­do­na­ron Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, con des­tino a la des­apa­re­ci­da Unión So­vié­ti­ca, en ma­nos de Garry Kas­pa­rov, Ana­toly Kar­pov, Maia Chi­bur­da­nid­ze, No­na Ga­prin­dash­vi­li y com­pa­ñía.

Las her­ma­nas Pol­gár de­ten­drían aquel ab­so­lu­to do­mi­nio so­vié­ti­co en la com­pe­ti­ción fe­me­nil (11 tí­tu­los en 12 olim­pia­das, pues no par­ti­ci­pa­ron en 1976) en 1988 y 1990. Y en ade­lan­te, con el des­mem­bra­mien­to del blo­que so­cia­lis­ta de Eu­ro­pa del Es­te y el sur­gi­mien­to de nue­vas re­pú­bli­cas en esa re­gión de gran­des ju­ga­do­res, se al­te­ra­ría tam­bién en el aje­drez mun­dial la co­rre­la­ción de fuer­zas.

Chi­na (6), Geor­gia (4), Ru­sia (3) y Ucra­nia (1) se han re­par­ti­do el bo­tín en­tre las da­mas. En el tor­neo sin dis­tin­ción de se­xo, en­tre­tan­to, ru­sos (6), ar­me­nios (3) y ucra­nia­nos (2) dic­ta­ron cá­te­dra a lo lar­go de dos dé­ca­das

–en­tre 1992 y 2012–, has­ta que, con una ta­len­to­sa hor­na­da de aje­dre­cis­tas, los chi­nos sor­pren­die­ron a pro­pios y ex­tra­ños en 2014. Tras la de­ba­cle que pro­ta­go­ni­za­ron un bie­nio des­pués, cuan­do que­da­ron en un de­cep­cio­nan­te de­ci­mo­ter­cer lu­gar, la Ha­mil­ton-Rus­sell vol­vió con ellos al gi­gan­te asiá­ti­co en oc­tu­bre del año pa­sa­do com­par­tien­do vue­lo con la Co­pa Ve­ra Men­chik.

En la ur­be geor­gia­na de Ba­tu­mi, am­bos se­lec­cio­na­dos de Chi­na hi­cie­ron his­to­ria: las da­mas, li­de­ra­das por la vi­gen­te cam­peo­na mun­dial, Ju Wen­jun, su­ma­ron su sex­to tí­tu­lo olím­pi­co, se­gun­do con­se­cu­ti­vo; los ca­ba­lle­ros, ins­pi­ra­dos por un Ding Li­ren que con­clu­yó con la me­da­lla de oro en­tre los pri­me­ros ta­ble­ros, re­tor­na­ron triun­fa­les al olim­po del aje­drez.

Ca­si un si­glo de Olim­pia­das de Aje­drez

Sin es­pa­cio pa­ra sus me­jo­res ex­po­nen­tes en las ci­tas es­ti­va­les aus­pi­cia­das por el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI) ca­da cua­trie­nio, la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Aje­drez (FIDE, por sus si­glas en fran­cés) se in­ven­tó sus pro­pias Olim­pia­das en 1924, y ya en 1927 Lon­dres aco­gió la pri­me­ra edi­ción con ca­rác­ter ofi­cial.

Chi­na no ha­ría su irrup­ción has­ta la vi­ge­si­mo­ter­ce­ra edi­ción, Bue­nos Ai­res 1978, una ci­ta que lle­ga­ba pre­ce­di­da del boi­cot que em­pa­ñó la pre­via en Hai­fa, a la que no via­ja­ron las na­cio­nes ára­bes ni las del blo­que so­cia­lis­ta eu­ro­peo por no re­co­no­cer a Is­rael co­mo Es­ta­do. En la ca­pi­tal ar­gen­ti­na, con la crème de la crème nue­va­men­te reuni­da de­lan­te de los ta­ble­ros, los chi­nos que­da­rían en un me­ri­to­rio lu­gar 20 en­tre 65 paí­ses y 66 equi­pos en el tor­neo abier­to.

Las chi­cas de­bu­ta­rían dos al­ma­na­ques des­pués, en La Va­le­ta 1980 (Mal­ta), y ya en el es­treno lan­za­rían una cla­ra se­ñal de su po­de­río en pers­pec­ti­va que­dan­do sex­tas con 24 pun­tos. Co­rres­pon­dió a las fé­mi­nas, co­mo en tan­tos de­por­tes en Chi­na, dar el gran sal­to cua­li­ta­ti­vo con un me­tal bron­cea­do en 1990, su­pe­ra­das so­lo por Hun­gría y la Unión So­vié­ti­ca. En ade­lan­te, y en una prue­ba elo­cuen­te de la maes­tría que han al­can­za­do sus aje­dre­cis­tas de ma­ne­ra re­gu­lar, las chi­nas se han col­ga­do al me­nos una me­da­lla en ¡13! de las 14

En Jan­ti-Man­sisk 2020, to­das las mi­ra­das es­ta­rán con­cen­tra­das en los dos se­le­cio­na­dos chi­nos y sus res­pec­ti­vos due­los con Es­ta­dos Uni­dos y la an­fi­trio­na Ru­sia.

edi­cio­nes pos­te­rio­res (fue­ron sép­ti­mas en Dres­den 2008).

En el his­to­rial de 6 oros, 4 pla­tas y 4 bron­ces en el tor­neo fe­me­nino por equi­pos so­bre­sa­le co­mo tra­yec­to más bri­llan­te el te­tra­cam­peo­na­to en­tre 1998 y 2004 con la ge­ne­ra­ción de oro de Xie Jun, Zhu Chen, Xu Yuhua –to­das cam­peo­nas mun­dia­les en al­gún mo­men­to de sus bri­llan­tes ca­rre­ras– al­ter­nan­do las ma­yo­res res­pon­sa­bi­li­da­des de­lan­te de los tre­be­jos.

Tras un trío de me­ta­les pla­tea­dos con­se­cu­ti­vos ( 2010- 2014), las chi­nas han re­con­quis­ta­do la cús­pi­de del aje­drez mun­dial con tí­tu­los en 2016 y 2018, guia­das por Hou Yi­fan y Ju Wen­jun, res­pec­ti­va­men­te. La di­fe­ren­cia es que, aho­ra, ellas no es­tán so­las en ese si­tial de ho­nor.

Un jaque mate chino en Geor­gia

La me­da­lla de pla­ta en la com­pe­ti­ción abier­ta en Tu­rín 2006 de­mos­tró que los chi­nos tam­bién po­dían un día lle­gar a bri­llar con igual luz que sus pa­res del se­xo opues­to. Con Bu Xiangz­hi co­mo pri­mer ta­ble­ro y un in­vic­to Wang Yue en el cuar­to, so­lo la po­de­ro­sa Ar­me­nia con­si­guió in­ter­po­ner­se en el sen­de­ro do­ra­do de los del gi­gan­te asiá­ti­co.

Fi­nal­men­te, en la cua­dra­gé­si­ma pri­me­ra Olim­pia­da Troms 2014, se ma­te­ria­li­zó la ges­ta. A hom­bros de un mu­cho más cur­ti­do Wang, se­cun­da­do por un fe­nó­meno mun­dial que ya se eri­gía en es­tre­lla, Ding Li­ren, la cuarte­ta chi­na to­có la glo­ria.

La pre­sión les pa­sa­ría fac­tu­ra de la ma­ne­ra más es­tre­pi­to­sa po­si­ble dos ca­len­da­rios más tar­de en Ba­kú, don­de Es­ta­dos Uni­dos su­ma­ría su sex­to ce­tro olím­pi­co.

La es­ce­na que­dó lis­ta por una cua­dra­gé­si­ma ter­ce­ra Olim­pia­da de Aje­drez que pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo una de las más dra­má­ti­cas, pues am­bos ven­ce­do­res se de­ci­die­ron en la úl­ti­ma fe­cha por el sis­te­ma Buch­holz de des­em­pa­te. Chi­na ter­mi­nó fa­vo­re­ci­da a pe­sar de igua­lar 2-2 en el úl­ti­mo due­lo fren­te a una cuarte­ta es­ta­dou­ni­den­se con GMs de la ta­lla de Fa­biano Ca­rua­na, Wes­ley So, Hi­ka­ru Na­ka­mu­ra y Sam Shan­kland, con un Elo pro­me­dio su­pe­rior al de los asiá­ti­cos (2772 vs. 2756). Ding Li­ren, Yu Yang­yi, Wei Yi y Bu Xiangz­hi de­mos­tra­ron que la ha­za­ña de 2014 no fue obra de un mi­la­gro.

Sus com­pa­trio­tas, cam­peo­nas de­fen­so­ras, igual­men­te pu­sie­ron a prue­ba la sa­lud car­dio­vas­cu­lar de los afi­cio­na­dos chi­nos con unas ta­blas de in­far­to an­te Ru­sia vi­nien­do de atrás el día que ba­jó el te­lón del even­to. El mé­ri­to fue do­ble, en au­sen­cia de Hou Yi­fan (cam­peo­na mun­dial en 2010-2011, 2013-2015 y 2016), la GM de ma­yor Elo en el pla­ne­ta des­de 2015 y pri­mer ta­ble­ro en la olim­pia­da pre­via, y la repu­tada Tan Zhong­yi (cam­peo­na mun­dial en 2017). El triun­fo de la vi­gen­te cam­peo­na mun­dial Ju Wen­jun fren­te a la ru­sa Ale­xan­dra Kos­te­niuk en la par­ti­da fi­nal pro­pi­ció que chi­nas y ucra­nia­nas con­clu­ye­ran con idén­ti­ca pun­tua­ción, y que fue­se ne­ce­sa­rio acu­dir al tie-break pa­ra que se con­su­ma­ra la re­vá­li­da de las asiá­ti­cas.

Las ex­pec­ta­ti­vas con las que via­ja­rán a la cua­dra­gé­si­ma cuar­ta edi­ción am­bos equi­pos no pue­den ser ma­yo­res. En Jan­ti-Man­sisk 2020, to­das las mi­ra­das es­ta­rán con­cen­tra­das en los dos se­le­cio­na­dos chi­nos y sus res­pec­ti­vos due­los con Es­ta­dos Uni­dos y la an­fi­trio­na Ru­sia en la com­pe­ti­ción abier­ta, y con ru­sas, ucra­nia­nas y geor­gia­nas en la de mu­je­res.

Si Hou Yi­fan re­tor­na a la se­lec­ción ( ha de­cli­na­do su par­ti­ci­pa­ción en va­rios tor­neos fe­me­ni­nos, in­clui­da la de­fen­sa de su tí­tu­lo mun­dial, pa­ra en­fren­tar­se so­lo a los GMs mas­cu­li­nos), se alla­na­rá el ca­mino al tri­cam­peo­na­to, pues jun­to a Ju Wen­jun con­for­ma­rá un tán­dem sin pa­ran­gón. En la li­za sin dis­tin­ción de se­xo, sin em­bar­go, con las apues­tas di­vi­di­das, los de­fen­so­res del tí­tu­lo ten­drán que hi­lar fino an­te los ri­va­les men­cio­na­dos y otros paí­ses de la éli­te, co­mo Reino Uni­do o Po­lo­nia.

Lo cier­to es que el jue­go cien­cia en la na­ción más po­bla­da del glo­bo te­rrá­queo, aun cuan­do en po­pu­la­ri­dad no ha lle­ga­do a equi­pa­rar­se con el aje­drez chino ( xiang­qi) y el go ( wei­qi) aten­dien­do al nú­me­ro de prac­ti­can­tes, se­gui­rá go­zan­do de muy bue­na sa­lud en el ám­bi­to com­pe­ti­ti­vo y mul­ti­pli­can­do su co­lec­ción de tro­feos con nue­vas vic­to­rias in­ter­na­cio­na­les, in­clui­das las olím­pi­cas.

En Jan­ti-Man­sisk 2020, to­das las mi­ra­das es­ta­rán con­cen­tra­das en los dos se­lec­cio­na­dos chi­nos y sus res­pec­ti­vos due­los con Es­ta­dos Uni­dos y la an­fi­trio­na Ru­sia

Ding Li­ren en la com­pe­ten­cia fi­nal.

Ju Wen­jun re­fle­xio­na so­bre el pró­xi­mo pa­so.

Los equi­pos chi­nos tan­to mas­cu­li­nos co­mo fe­me­ni­nos se co­ro­na­ron en las Olim­pia­das de Aje­drez de Ba­tu­mi 2018, Geor­gia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.