En bus­ca del es­ti­lo de vi­da ver­de

Mu­chos chi­nos vie­nen op­tan­do por há­bi­tos y con­su­mos más res­pe­tuo­sos con el me­dio am­bien­te

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por DANG XIAOFEI

Ac­tual­men­te mu­chos an­he­lan una vi­da eco­ló­gi­ca. Con el rá­pi­do desa­rro­llo eco­nó­mi­co, el con­cep­to de pro­tec­ción me­dioam­bien­tal se ha in­te­gra­do a la vi­da co­ti­dia­na pa­ra ha­cer­la más eco­ló­gi­ca, có­mo­da y di­ver­sa.

Cam­bio de há­bi­tos en la me­sa

Liu Chang, na­ci­da en la dé­ca­da de 1990, tra­ba­ja en una em­pre­sa ex­tran­je­ra. Co­mo afi­cio­na­da a la gas­tro­no­mía, ha ido a ca­si to­dos los gran­des y pe­que­ños res­tau­ran­tes de Bei­jing. Pre­fie­re los eco­ló­gi­cos, don­de pue­de sen­tir­se un po­co re­la­ja­da y có­mo­da des­pués del tra­ba­jo pe­sa­do, y dis­fru­tar del vino y la co­mi­da en un am­bien­te lleno de plan­tas fres­cas.

Al igual que Liu, a mu­chos chi­nos les gus­ta ce­nar en res­tau­ran­tes eco­ló­gi­cos, si­guien­do un con­cep­to de co­mi­da se­gu­ra, sa­lu­da­ble y res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te. Su po­pu­la­ri­dad ha he­cho que sur­jan mu­chos en el país.

Liu Chang vi­si­ta a me­nu­do Bo­tá­ni­ca, un res­tau­ran­te ver­de tí­pi­co, cu­yo am­bien­te se ins­pi­ra en la sel­va tro­pi­cal cer­ca­na a la lí­nea ecua­to­rial. En es­te res­tau­ran­te de ca­si 300 m2, más de 3000 plan­tas de 300 es­pe­cies es­tán dis­per­sas por to­das par­tes.

En un am­bien­te tan fres­co, la die­ta tam­bién man­tie­ne un es­ti­lo na­tu­ral y eco­ló­gi­co. El ge­ren­te ge­ne­ral Lü Yong di­ce que el res­tau­ran­te uti­li­za ver­du­ras or­gá­ni­cas y mé­to­dos de coc­ción sa­lu­da­bles pa­ra pre­ser­var los nu­trien­tes de los in­gre­dien­tes y ga­ran­ti­zar el buen sa­bor de los pla­tos. Con el fin de im­ple­men­tar el con­cep­to “de la gran­ja a la me­sa”, el pro­pie­ta­rio pla­nea cons­truir una gran­ja en las afue­ras de Bei­jing. “El res­tau­ran­te ob­ten­drá una cer­ti­fi­ca­ción or­gá­ni­ca en el fu­tu­ro”, aña­de.

Aun­que el con­su­mo in­di­vi­dual en es­te res­tau­ran­te es el do­ble del pro­me­dio, los clien­tes es­tán muy dis­pues­tos a pa­gar por di­cho ser­vi­cio. Bo­tá­ni­ca re­ci­be a in­fi­ni­dad de co­men­sa­les y a me­nu­do es­tá lleno. Por es­ta ra­zón, ca­da día se abren más res­tau­ran­tes de ese ti­po en Chi­na. En Shang­hai, unos 2000 han si­do cla­si­fi­ca­dos co­mo “eco

De­trás de la pros­pe­ri­dad de los res­tau­ran­tes eco­ló­gi­cos, la bús­que­da de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble se es­tá con­vir­tien­do en un há­bi­to de vi­da de los chi­nos. Mu­chos bus­can al­qui­lar un tro­zo de tie­rra, co­mi­sio­nar o cul­ti­var per­so­nal­men­te ver­du­ras or­gá­ni­cas pa­ra lle­var­las a su pro­pia ca­sa.

res­tau­ran­tes”. En ma­yo de 2018, el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio y otros nue­ve de­par­ta­men­tos emi­tie­ron el do­cu­men­to “Opi­nio­nes so­bre la pro­mo­ción del desa­rro­llo de res­tau­ran­tes eco­ló­gi­cos”, en el que es­ti­man que en 2022 el con­cep­to ver­de se in­te­gra­rá a to­do el pro­ce­so de pro­duc­ción y con­su­mo, y se fo­men­ta­rán 5000 res­tau­ran­tes eco­ló­gi­cos con una re­duc­ción de un 20 % en los des­per­di­cios de co­ci­na.

De­trás de la pros­pe­ri­dad de los res­tau­ran­tes eco­ló­gi­cos, la bús­que­da de una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble se es­tá con­vir­tien­do en un há­bi­to de vi­da de los chi­nos. Mu­chos bus­can al­qui­lar un tro­zo de tie­rra, co­mi­sio­nar o cul­ti­var per­so­nal­men­te ver­du­ras or­gá­ni­cas pa­ra lle­var­las a su pro­pia ca­sa, to­mán­do­lo co­mo una ac­ti­vi­dad de ocio de fin de se­ma­na. Al­gu­nos si­tios web de fru­tas y ve­ge­ta­les or­gá­ni­cos, pro­du­ci­dos en cen­tros de cien­cia y tec­no­lo­gía agrí­co­la, se es­tán vol­vien­do muy po­pu­la­res. In­clu­so cuan­do se com­pran en el mer­ca­do, las fru­tas, ver­du­ras y car­nes eco­ló­gi­cas son las pre­fe­ri­das. Mu­cha gen­te es­tá cam­bian­do la for­ma de pre­pa­rar los ali­men­tos al re­du­cir la fri­tu­ra, co­ci­nar más y op­tar por una co­mi­da más va­ria­da.

Las ca­sas ver­des crean un am­bien­te sa­lu­da­ble

Wang Li na­ció en 1982. Su gus­to por el cui­da­do de las plan­tas le con­du­jo a abrir jun­to con su es­po­sa una po­sa­da ver­de lla­ma­da Zhi­yi­jian en la ciu­dad de Shenz­hen. Han crea­do un es­pa­cio de en­sue­ño con plan­tas y ele­men­tos ve­ge­ta­les. Wang bus­ca trans­mi­tir la idea de que “las plan­tas pue­den cu­rar el co­ra­zón” y sos­tie­ne que re­la­cio­nar­se con ellas a dia­rio pue­de me­jo­rar el es­ta­do de áni­mo.

En su po­sa­da s e pue­den ver plan­tas en to­das las ha­bi­ta­cio­nes y en la sa­la de es­pe­ra. In­clu­so, aso­man ho­jas ver­des de las jau­las de los pá­ja­ros y los ca­jo­nes de la ha­bi­ta­ción, ade­más de cor­ti­nas, al­fom­bras y so­fás con ele­men­tos si­mi­la­res. En el bal­cón tam­bién hay plan­tas de ro­me­ro, men­ta y la­van­da, cu­ya fra­gan­cia se pue­de oler con la bri­sa. La ta­sa de ocu­pa­ción anual pro­me­dio de Zhi­yi­jian es su­pe­rior al 95 %, tan­to así que ac­tual­men­te ya po­see cua­tro ca­sas des­ti­na­das a es­te fin.

La bue­na aco­gi­da de l a ca­sa par­ti­cu­lar eco­ló­gi­ca ha ge­ne­ra­do una al­ta de­man­da de pú­bli­co por e l en­torno ha­bi­ta­cio­nal . An­te­rior­men­te, a la gen­te le gus­ta­ba vi­vir en el con­cu­rri­do cen­tro de la ciu­dad. Hoy en día, las vi­vien­das con ven­ta­nas ha­cia el sur y el nor­te, ubi­ca­das en co­mu­ni­da­des con gran­des áreas ver­des na­tu­ra­les, son las pre­fe­ri­das. Han apa­re­ci­do tam­bién los edi­fi­cios ener­gé­ti­ca­men­te efi­cien­tes. Con el au­men­to de par­ques ur­ba­nos y ár­bo­les, las per­so­nas pue­den pa­sear por sus som­bras cuan­do tie­nen tiem­po li­bre. En la pri­ma­ve­ra de es­te año se plan­tó otro mi­llón de ár­bo­les en Bei­jing, y los par­ques ur­ba­nos son ca­da vez más dis­tin­ti­vos. El par­que Tian­cun, en los su­bur­bios oc­ci­den­ta­les, es­tá lleno de col­zas y vio­le­tas, con gran­des áreas na­tu­ra­les, lo que atrae a un gran nú­me­ro de ciu­da­da­nos. Por su­pues­to, la gen­te pres­ta más aten­ción al am­bien­te in­te­rior y ador­na sus ca­sas con di­ver­sas plan­tas. Vi­vir sa­na­men­te se es­tá con­vir­tien­do en un es­tán­dar de la vi­da ur­ba­na.

Hor­ti­cul­tu­ra y jar­di­ne­ría

A fin de que la gen­te se acer­que a la hor­ti­cul­tu­ra y la jar­di­ne­ría, en 2018 Bei­jing es­ta­ble­ció 33 “pos­tas de hor­ti­cul­tu­ra y jar­di­ne­ría” en co­mu­ni­da­des, par­ques, es­cue­las y

otros lu­ga­res, que han si­do re­ci­bi­das con be­ne­plá­ci­to por la po­bla­ción. Se tra­ta de una pla­ta­for­ma a tra­vés de la cual los re­si­den­tes en di­chos si­tios apro­ve­chan al má­xi­mo el es­pa­cio ver­de del par­que y los lu­ga­res pú­bli­cos pa­ra or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des co­mo la di­fu­sión de la cul­tu­ra eco­ló­gi­ca, la ca­pa­ci­ta­ción en jar­di­ne­ría y los in­ter­cam­bios hor­tí­co­las. Des­de su crea­ción, ca­da pos­ta ha ce­le­bra­do di­ver­sas ac­ti­vi­da­des eco­ló­gi­cas pa­ra los re­si­den­tes lo­ca­les, de acuer­do con sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas.

Al ser un es­ta­ble­ci­mien­to de bie­nes­tar pú­bli­co, la ma­yo­ría de sus ser­vi­cios son gra­tui­tos. Por ejem­plo, se in­vi­ta a ex­per­tos en jar­di­ne­ría a abrir cur­si­llos de ca­pa­ci­ta­ción fa­mi­liar so­bre la con­ser­va­ción de flo­res, su dis­po­si­ción ar­tís­ti­ca y la po­da de ár­bo­les en ma­ce­tas. Tam­bién se or­ga­ni­zan con­fe­ren­cias so­bre la ela­bo­ra­ción de pro­duc­tos hor­tí­co­las he­chos a mano, se ex­po­nen tra­ba­jos so­bre ese te­ma, en­tre otras mu­chas ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con los co­no­ci­mien­tos eco­ló­gi­cos. Las pos­tas tam­bién pro­por­cio­nan ser­vi­cios de pla­ni­fi­ca­ción y di­se­ño de jar­di­ne­ría pa­ra las fa­mi­lias y se rea­li­zan ac­ti­vi­da­des co­mo los “cam­bios de ar­tícu­los usa­dos por plan­tas ver­des” pa­ra fo­men­tar en los re­si­den­tes un es­ti­lo de vi­da ver­de.

Hou Min­ran, je­fe de la pos­ta de Bai­guan­glu en el dis­tri­to de Xi­cheng, ex­pli­ca que en ese cen­tro se rea­li­zan ac­ti­vi­da­des de bie­nes­tar pú­bli­co tri­mes­tral­men­te. Los re­si­den­tes no so­lo pue­den apren­der ha­bi­li­da­des de jar­di­ne­ría fa­mi­liar, co­mo la dis­po­si­ción ar­tís­ti­ca de flo­res fres­cas, el ta­lla­do de nar­ci­sos y la pro­duc­ción de mi­cro­pai­sa­jes, sino que tam­bién pue­den lle­var el pro­duc­to ter­mi­na­do a ca­sa pa­ra em­be­lle­cer su en­torno ha­bi­ta­cio­nal.

“La pos­ta pro­por­cio­na una pla­ta­for­ma de apren­di­za­je pa­ra aque­llos que aman las flo­res y no sa­ben có­mo cul­ti­var­las”, se­ña­la Wu Xue­qing, de 62 años. Al par­ti­ci­par en di­ver­sas ac­ti­vi­da­des, Wu ha desa­rro­lla­do un no­ta­ble ta­len­to lle­nan­do de flo­res la puer­ta de su ha­bi­ta­ción. El dis­tri­to de Xi­cheng es la zo­na don­de se en­cuen­tran más “pos­tas de hor­ti­cul­tu­ra y jar­di­ne­ría”. En pro­me­dio, hay al me­nos una en ca­da ba­rrio re­si­den­cial. En los úl­ti­mos tres años, es­tas pos­tas han rea­li­za­do 456 even­tos de di­ver­sos ti­pos, con un to­tal de 40.000 par­ti­ci­pan­tes.

Es­te 2019 Bei­jing pien­sa es­ta­ble­cer en to­tal otras 20 pos­tas con di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas, las cua­les au­men­ta­rán a 100 y be­ne­fi­cia­rán a los ciu­da­da­nos ofre­cien­do me­jo­res ser­vi­cios eco­ló­gi­cos y cul­tu­ra­les.

In­te­rior del res­tau­ran­te Bo­tá­ni­ca.

Fo­tos cor­te­sía de los en­tre­vis­ta­dos

El pre­cio­so res­tau­ran­te Bo­tá­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.