Las nue­vas opor­tu­ni­da­des en­tre Pa­na­má y Chi­na

Lle­va­do por el ins­tin­to de sus pa­dres, el pa­na­me­ño Sebastián Na­ran­jo es hoy un re­fe­ren­te de Chi­na en su país

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ABEL ROSALES GI­NAR­TE

Vi­ne en 2011 a Chi­na gra­cias al con­ve­nio que exis­te en­tre la Uni­ver­si­dad de Not­ting­ham, en el Reino Uni­do, y la Uni­ver­si­dad Wan­li en Ning­bo, Chi­na”, di­ce Sebastián Na­ran­jo a Chi­na Hoy en su ofi­ci­na de la Uni­ver­si­dad Ren­min, don­de ac­tual­men­te cur­sa un doc­to­ra­do en re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. El ini­cio de re­la­cio­nes en­tre Chi­na y Pa­na­má lo sor­pren­dió gra­ta­men­te en el país asiá­ti­co. Ac­tual­men­te man­tie­ne un pód­cast se­ma­nal en el si­tio web de La Pren­sa, el em­po­rio me­diá­ti­co más im­por­tan­te de su país, ti­tu­la­do “Chi­no­ma­nía”.

Cuan­do pu­so un pie en Chi­na, le re­ci­bió la ciu­dad por­tua­ria de Ning­bo, en la pro­vin­cia de Zhe­jiang, fren­te al Mar Orien­tal de Chi­na. Ac­tual­men­te, ade­más de man­te­ner su po­der co­mo cen­tro co­mer­cial, es uno de los en­cla­ves tu­rís­ti­cos más im­por­tan­tes del es­te del país. “La ima­gen que te­nía de Chi­na an­tes de ve­nir era co­mo la de Hangzhou, con mu­cha na­tu­ra­le­za, tem­plos, la­gos, bam­búes, pe­ro tam­bién avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Hangzhou me pa­re­ce la Chi­na ima­gi­na­da y Ning­bo es una ciu­dad me­dia­na, pe­ro pa­ra mí era gran­de com­pa­ra­da con Pa­na­má”. Ad­mi­ra la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na de Ning­bo, sus mu­chas áreas ver­des, los bue­nos ser­vi­cios, “sen­tí que las per­so­nas eran ama­bles, en­fo­ca­das en el desa­rro­llo en los ne­go­cios. El sur de Chi­na es más prag­má­ti­co, más en­fo­ca­do al desa­rro­llo, muy bien co­nec­ta­do con Hangzhou y Shang­hai”.

Lue­go de tres años en Ning­bo, mien­tras es­cri­bía su te­sis de li­cen­cia­tu­ra, vi­si­tó Bei­jing. “Vi­ne a re­unir­me con el re­pre­sen­tan­te co­mer­cial de Pa­na­má en Chi­na por­que ne­ce­si­ta­ba in­for­ma­ción pa­ra mi te­sis, y en­ton­ces me su­gi­rie­ron un pro­gra­ma de maes­tría en la Uni­ver­si­dad Ren­min”. Sebastián Na­ran­jo desea­ba mu­dar­se a Bei­jing pa­ra es­tar más cer­ca del eje po­lí­ti­co de Chi­na. “Pos­tu­lé a una maes­tría en es­tu­dios con­tem­po­rá­neos chi­nos o po­lí­ti­ca chi­na, muy en­fo­ca­do en re­la­cio­nes ex­te­rio­res. Fue una bue­na in­tro­duc­ción a la po­lí­ti­ca ex­te­rior chi­na”. En ese pe­rio­do tam­bién co­la­bo­ró con una trans­na­cio­nal pa­na­me­ña re­la­cio­na­da con el cul­ti­vo de ca­ma­ro­nes y lue­go de­ci­dió so­li­ci­tar el doc­to­ra­do que ac­tual­men­te cur­sa en la Uni­ver­si­dad Ren­min.

A pe­sar de vi­vir en Bei­jing, Hangzhou si­gue sien­do su ciu­dad fa­vo­ri­ta. “La se­gun­da pue­de ser Ning­bo. To­da­vía ten­go ami­gos allá y los vi­si­to. El si­tio de Bei­jing que más me gus­ta es el Pa­la­cio de Ve­rano en to­das las es­ta­cio­nes, mien­tras no ha­ya mu­cha con­ta­mi­na­ción”.

Pa­na­má es cla­ve

La dis­tan­cia que lo se­pa­ra de su tie­rra no li­mi­ta su ca­pa­ci­dad de man­te­ner­se ocu­pa­do to­do el tiem­po. “Es­toy muy en­fo­ca­do en lo mío, sé que lo que es­toy ha­cien­do es im­por­tan­te”. Tra­ta de que la nos­tal­gia no lo do­mi­ne, así que apro­ve­cha pa­ra degustar al­gu­nos de los pla­ti­llos tí­pi­cos chi­nos pre­fe­ri­dos. “Me en­can­ta la co­mi­da can­to­ne­sa y la de Shang­hai. A la per­so­na que no le gus­ta la co­mi­da chi­na es por­que no ha ex­plo­ra­do o es muy se­lec­ti­va. Me gus­ta mu­cho co­mer hongs­hao­rou, xiao­long­bao, to­das las co­sas he­chas al va­por son fres­cas y de car­nes sua­ves”.

El ini­cio de re­la­cio­nes en­tre Chi­na

y Pa­na­má le ha per­mi­ti­do man­te­ner un in­ter­cam­bio in­for­ma­ti­vo se­ma­nal que ayu­da a mu­chos pa­na­me­ños a en­ten­der me­jor a Chi­na y sus avan­ces ac­tua­les. “Chi­no­ma­nía” es una ven­ta­na pa­ra aso­mar­se a la reali­dad del país asiá­ti­co. Te­mas co­mo la Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta y las opor­tu­ni­da­des pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, Chi­na y los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio, las reunio­nes anua­les del Liang­hui ( la Asam­blea Po­pu­lar Na­cio­nal y la Con­fe­ren­cia Con­sul­ti­va Po­lí­ti­ca del Pue­blo Chino) y su im­pac­to pa­ra Pa­na­má, có­mo ha­cer ne­go­cios en Chi­na y mu­chos más han for­ma­do par­te de la agen­da de “Chi­no­ma­nía”. En el más re­cien­te pód­cast en­tre­vis­tó al pri­mer cón­sul de Pa­na­má en Guangz­hou, ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Guang­dong, el in­ge­nie­ro Car­los Ching. Al ter­mi­nar ca­da emi­sión pro­po­ne una pa­la­bra en chino pa­ra que sus se­gui­do­res va­yan co­no­cien­do el idio­ma. Tam­bién ofre­ce al­gu­nas no­ti­cias re­la­cio­na­das con el mun­do eco­nó­mi­co de in­te­rés pa­ra su país.

Uno de los te­mas tra­ta­dos de su­mo in­te­rés fue la cons­truc­ción de la lí­nea fe­rro­via­ria Da­vid- Pa­na­má con una em­pre­sa chi­na. La lí­nea del tren eléc­tri­co es­ta­rá com­pues­ta por ocho va­go­nes, con ca­pa­ci­dad pa­ra 750 pa­sa­je­ros y re­co­rre­rá 391,3 km con 21 pa­ra­das. La pri­me­ra fa­se del pro­yec­to es­tá va­lo­ra­da en 4100 mi­llo­nes de dó­la­res. “El tren, cuan­do se cons­tru­ya, se de­be li­ci­tar y de­be de re­ci­bir fi­nan­cia­mien­to di­ver­so, no de­be de ser to­do chino. Por ejem­plo el me­tro de Pa­na­má fue cons­trui­do por di­fe­ren­tes em­pre­sas. Pa­na­má es neu­tral, así que se de­be de bus­car un ba­lan­ce en ese ti­po de pro­ce­sos de se­lec­ción. To­do el mun­do va a de­cir que cons­truir un tren es ne­ce­sa­rio por­que ayu­da­rá a la eco­no­mía del país”.

Su doc­to­ra­do en re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les tam­bién le man­tie­ne muy co­nec­ta­do con Cen­troa­mé­ri­ca. “El doc­to­ra­do es con Han­ban y ahí uno se­lec­cio­na la uni­ver­si­dad y el su­per­vi­sor que quie­re te­ner. Hay una en­tre­vis­ta y lue­go nos avi­san si en­tra­mos o no. Me de­di­co a ana­li­zar los cam­bios de Chi­na y el mun­do des­pués de las re­for­mas eco­nó­mi­cas y me en­fo­co en las trans­for­ma­cio­nes de Chi­na y Cen­troa­mé­ri­ca”. Mu­chos paí­ses de la re­gión han es­ta­ble­ci­do re­la­cio­nes re­cien­te­men­te con Chi­na y Pa­na­má es cla­ve en su in­ves­ti­ga­ción, “pe­ro tam­bién me gus­ta­ría que mi te­sis fue­ra un re­fe­ren­te pa­ra El Sal­va­dor y la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na”.

Nue­vas y me­jo­res opor­tu­ni­da­des

Sebastián Na­ran­jo ha vi­vi­do el pro­ce­so de cam­bios de los úl­ti­mos sie­te años en Chi­na. “Du­ran­te los pri­me­ros tres años es­tu­ve en una luna de miel. Fue­ron unos años má­gi­cos muy lin­dos. Fui muy fe­liz. Lue­go vi­ne a Bei­jing y em­pe­cé a preo­cu­par­me por en­con­trar tra­ba­jo, por ha­cer al­go im­por­tan­te, al­go de im­pac­to”. En­tre el es­trés y más res­pon­sa­bi­li­da­des to­do cam­bió, “ya no era una luna de miel, era la vi­da real y tam­po­co la vi­da real por­que es­toy es­tu­dian­do”.

Na­ran­jo tie­ne una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va ya que no hay mu­chos pa­na­me­ños en Chi­na que lle­ven tan­to tiem­po co­mo él. “Así que des­de el pun­to de vis­ta pro­fe­sio­nal Chi­na me ha abier­to mu­chas opor­tu­ni­da­des. El es­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas fue un em­pu­jón enor­me. Lue­go del ini­cio de re­la­cio­nes, el nú­me­ro de es­tu­dian­tes ha au­men­ta­do y aho­ra mu­chos es­tu­dian­tes chi­nos van a Pa­na­má a es­tu­diar y les en­can­ta”.

A pe­sar de que ya se es­ta­ble­ció el Ins­ti­tu­to Con­fu­cio en la Uni­ver­si­dad de Pa­na­má, aún que­da mu­cho por ha­cer en los in­ter­cam­bios edu­ca­ti­vos en­tre am­bos paí­ses. En ese sen­ti­do, el pro­pio Sebastián Na­ran­jo es un puen­te que co­nec­ta a Chi­na y Pa­na­má con su te­sis de doc­to­ra­do. “Me gus­ta­ría con­ver­tir esa te­sis en un li­bro en in­glés y es­pa­ñol que lue­go pue­da ser­vir co­mo ma­te­rial de re­fe­ren­cia pa­ra los que ven­gan des­pués”.

Pa­na­má es la gran co­ne­xión en Amé­ri­ca La­ti­na. El ini­cio de sus víncu­los con Chi­na su­po­ne gran­des opor­tu­ni­da­des pa­ra el país cen­troa­me­ri­cano y to­da la re­gión. La Ini­cia­ti­va de la Fran­ja y la Ru­ta se anun­cia co­mo una opor­tu­ni­dad ideal pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y eso ten­drá que que­dar de­mos­tra­do en los pró­xi­mos años. En Chi­na los días pa­san a una gran ve­lo­ci­dad. Las nue­vas opor­tu­ni­da­des de los víncu­los di­plo­má­ti­cos en­tre las dos na­cio­nes ase­gu­ran un fu­tu­ro pro­mi­so­rio pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de in­ves­ti­ga­do­res, si­nó­lo­gos y tra­duc­to­res que, co­mo Sebastián Na­ran­jo, apues­tan por la cul­tu­ra chi­na. Su pre­sen­cia en el país asiá­ti­co va­li­da la fuer­za de los in­ter­cam­bios hu­ma­nos en­tre Chi­na y Pa­na­má.

El pa­na­me­ño Sebastián Na­ran­jo rea­li­za su doc­to­ra­do en re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les en la Uni­ver­si­dad Ren­min de Chi­na.

Ning­bo fue la pri­me­ra ciu­dad que Sebastián Na­ran­jo co­no­ció de Chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.