La vi­da ha­ce 530 mi­llo­nes de años

Los “fó­si­les de Cheng­jiang”, des­cu­bier­tos en la pro­vin­cia de Yun­nan, han per­mi­ti­do co­no­cer más so­bre el pe­rio­do cám­bri­co

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por JIAO FENG*

Si­tua­da a 50 km al su­res­te de la ciu­dad de Kun­ming, ca­pi­tal de la pro­vin­cia chi­na de Yun­nan, la mon­ta­ña Mao­tian tie­ne la apa­rien­cia de un go­rro. En la dé­ca­da de 1980, los ar­queó­lo­gos des­cu­brie­ron un gru­po de fó­si­les que asom­bra­ron a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca mun­dial. El ha­llaz­go fue con­si­de­ra­do co­mo uno de los des­cu­bri­mien­tos más sor­pren­den­tes del si­glo XX. Los fó­si­les fue­ron en­con­tra­dos en un área de 20 km de lar­go y 4,5 km de an­cho, a lo lar­go de la mon­ta­ña Mao­tian, a 50 me­tros ba­jo el sue­lo. Se les co­no­ce co­mo los “fó­si­les de Cheng­jiang”, ya que la mon­ta­ña Mao­tian se en­cuen­tra en el dis­tri­to de Cheng­jiang. Los fó­si­les re­ve­la­ron cla­ra­men­te có­mo era el mun­do ma­rino ha­ce 530 mi­llo­nes de años (in­clu­yen­do es­pon­jas, ver­te­bra­dos y es­pe­cies ya ex­tin­tas), lo que con­for­ma un va­lio­so tes­ti­mo­nio de la evo­lu­ción de la vi­da en la épo­ca tem­pra­na de la Tie­rra. Es­tos ha­llaz­gos se vol­vie­ron una lla­ve do­ra­da pa­ra des­ve­lar el se­cre­to de la “ex­plo­sión de la vi­da en el pe­rio­do cám­bri­co”. El 1 de ju­lio de 2012, en la 36.ª Reunión del Co­mi­té del Patrimonio Mun­dial de la Unesco ce­le­bra­da en San Pe­ters­bur­go (Ru­sia), se anun­ció la in­clu­sión de los “fó­si­les de Cheng­jiang” en la Lis­ta del Patrimonio Mun­dial de la Hu­ma­ni­dad.

El enig­ma del ori­gen de la vi­da

¿De dón­de vie­ne el ser hu­mano? Esa pre­gun­ta si­gue sien­do un enig­ma so­bre to­do por la “ex­plo­sión de la vi­da en el pe­rio­do cám­bri­co”, la cual des­con­cier­ta a quie­nes apo­yan la teo­ría de la evo­lu­ción de Charles Dar­win. Tras una lar­ga in­ves­ti­ga­ción, los cien­tí­fi­cos des­cu­brie­ron que la Tie­rra tie­ne al­re­de­dor de 4600 mi­llo­nes de años. Al prin­ci­pio era un de­sier­to sin vi­da has­ta que, 3200 mi­llo­nes de años des­pués, co­men­za­ron a apa­re­cer hon­gos y al­gas uni­ce­lu­la­res. Al lle­gar el pe­rio­do cám­bri­co sur­gie­ron de re­pen­te nu­me­ro­sos se­res vi­vos en un pro­ce­so de más de 20 mi­llo­nes de años. Es de­cir, en un abrir y ce­rrar de ojos –con­si­de­ran­do la his­to­ria del pla­ne­ta– apa­re­ció el 90 % de es­pe­cies ani­ma­les, sen­tan­do así el mar­co fun­da­men­tal pa­ra la di­ver­si­dad de la fau­na, lo que ex­pli­ca el nom­bre de “ex­plo­sión de la vi­da en el pe­rio­do cám­bri­co”. Sin em­bar­go, ¿de dón­de vie­ne la vi­da? ¿Por qué de pron­to apa­re­cie­ron tan­tas vi­das? Pa­ra acla­rar es­te enig­ma, mu­chos cien­tí­fi­cos de dis­tin­tas par­tes del mun­do se han es­for­za­do por bus­car y en­con­trar nue­vas prue­bas ma­te­ria­les.

En el ve­rano de 1984, Hou Xian­guang, re­cién gra­dua­do del Ins­ti­tu­to de Pa­leon­to­lo­gía de Nan­jing de la Aca­de­mia Chi­na de Cien­cias, lle­gó a la mon­ta­ña Mao­tian en bus­ca de fó­si­les. Una se­ma­na des­pués se le pre­sen­tó la for­tu­na, pues en una ro­ca que ha­bía pi­ca­do sin mu­chas ex­pec­ta­ti­vas apa­re­ció un fó­sil elíp­ti­co del ta­ma­ño de una mo­ne­da. Su ex­pe­rien­cia y am­plios co­no­ci­mien­tos le per­mi­tie­ron de­ter­mi­nar que se tra­ta­ba del fó­sil de un in­ver­te­bra­do del pe­rio­do cám­bri­co tem­prano. Fue en­ton­ces cuan­do el mun­do su­po de la exis­ten­cia de los “fó­si­les de Cheng­jiang”. Du­ran­te los pró­xi­mos 20 años, pa­leon­tó­lo­gos chi­nos y ex­tran­je­ros rea­li­za­ron va­rias vi­si­tas a la mon­ta­ña Mao­tian pa­ra ex­ca­var y lle­var a ca­bo es­tu­dios so­bre la pri­me­ra eta­pa de la vi­da te­rres­tre. Ta­les la­bo­res al­can­za­ron lo­gros que tu­vie­ron una gran re­so­nan­cia mun­dial.

En la mon­ta­ña Mao­tian co­men­za­ron los tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción so­bre la “ex­plo­sión de la vi­da” de ha­ce 530 mi­llo­nes de años. Gra­cias al ha­llaz­go de va­rios mi­les de fó­si­les, la gen­te ha po­di­do co­no­cer la exis­ten­cia de se­res vi­vos en la pri­me­ra eta­pa del pe­rio­do cám­bri­co: des­de es­pon­jas y ver­te­bra­dos has­ta es­pe­cies ya ex­tin­tas. Se pue­de de­cir que, a ni­vel mun­dial, los “fó­si­les de Cheng­jiang” son los res­tos me­jor

con­ser­va­dos y de ma­yor va­rie­dad co­rres­pon­dien­tes a la pri­me­ra eta­pa del pe­rio­do cám­bri­co, lo cual ofre­ce el me­jor tes­ti­mo­nio pa­ra es­tu­diar el ori­gen y la evo­lu­ción de las prin­ci­pa­les es­pe­cies ani­ma­les de la ac­tua­li­dad.

El Par­que Geo­ló­gi­co de Mao­tian

Hoy día se le­van­ta un mu­seo en el lu­gar don­de el pro­fe­sor Hou Xian­guang des­cu­brió el pri­mer fó­sil. Su for­ma ex­te­rior es la de un go­rro re­don­do. En el mu­seo se ex­hi­ben mol­des pa­leon­to­ló­gi­cos am­plia­dos a es­ca­la ori­gi­nal. Los mol­des no so­lo pre­sen­tan dis­tin­tos co­lo­res, sino tam­bién di­ver­sos mo­de­la­dos, lo que ayu­da a la gen­te a en­trar en el ma­ra­vi­llo­so mun­do ma­rino del pe­rio­do cám­bri­co.

En el sa­lón de ani­ma­cio­nes 4D hay más de 200 fó­si­les, mien­tras que en el sue­lo hay una se­rie de in­for­ma­cio­nes so­bre es­tas es­pe­cies: su es­ta­do de sub­sis­ten­cia, la bús­que­da de ali­men­tos, sus es­ti­los de vi­da, có­mo afron­ta­ron las ca­tás­tro­fes en el pla­ne­ta, etc. Gra­cias a la tec­no­lo­gía de pun­ta se lo­gra re­crear el am­bien­te prehis­tó­ri­co de los pe­rio­dos ju­rá­si­co, cre­tá­ci­co, en­tre otros, lo que per­mi­te a la gen­te “via­jar en el tiem­po” y ex­plo­rar el se­cre­to de la vi­da.

Los “fó­si­les de Cheng­jiang” no so­lo pre­sen­tan es­que­le­tos in­tac­tos, sino tam­bién mo­lus­cos, en un pro­ce­so de fo­si­li­za­ción ra­ra vez vis­to. En­tre es­tas es­pe­cies fi­gu­ran el Yun­na­no­zoon, el más an­ti­guo de los no­to­cor­dios co­no­ci­dos has­ta hoy, así co­mo el My­llo­kun­min­gia y el Hai­kouicht hys , los pe­ces más an­ti­guos. Es­tos no so­lo se ade­lan­ta­ron 50 mi­llo­nes de años al ori­gen de los ver­te­bra­dos, sino que tam­bién tes­ti­fi­can el or­den de la evo­lu­ción de in­ver­te­bra­dos a ver­te­bra­dos, re­fle­jan­do así la ace­le­ra­da evo­lu­ción de la vi­da y el im­por­tan­te desa­rro­llo de la teo­ría de la evo­lu­ción de Dar­win. Es­tos pe­ces, an­te­pa­sa­dos de to­dos los ver­te­bra­dos ( in­clui­do el ser hu­mano), apa­re­cen en li­bros de tex­to, en­ci­clo­pe­dias, dic­cio­na­rios cien­tí­fi­cos y mu­seos de Chi­na, EE. UU., Reino Uni­do, Ale­ma­nia, Fran­cia y Ja­pón, por lo que son un hi­to en la evo­lu­ción de la vi­da en nues­tro pla­ne­ta. Co­mo in­for­man med i o s de co­mu­ni­ca­ción del ex­tran­je­ro, si el Yun­na­no­zoon no hu­bie­ra exis­ti­do, nunc a s e ha­bría desa­rro­lla­do el sis­te­ma ner­vio­so de los ani­ma­les, es de­cir, nues­tro pla­ne­ta se­ría co­mo la Luna. Sin exa­ge­rar, la mon­ta­ña Mao­tian es el lu­gar de los an­te­pa­sa­dos de los ani­ma­les, de aque­llas vi­das que apa­re­cie­ron de for­ma ex­plo­si­va y que evo­lu­cio­na­ron allá. Es el ar­chi­vo biológico de aque­llas es­pe­cies que ha­bi­ta­ron el pla­ne­ta, lo cual es un va­lio­so apor­te pa­ra la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca.

Con el fin de con­ser­var y pre­sen­tar ade­cua­da­men­te al mun­do los “fó­si­les de Cheng­jiang”, el go­bierno lo­cal de­ci­dió ce­rrar las mi­nas de ro­ca fos­fá­ti­ca ale­da­ñas – una de las prin­ci­pa­les in­dus­trias de Cheng­jiang– y es­ta­ble­ció en 2001 el Par­que Geo­ló­gi­co Na­cio­nal de la Mon­ta­ña Mao­tian.

En di­cho par­que hay un área de 18 km2 en don­de se pre­ser­van los fó­si­les del pe­rio­do cám­bri­co. La zo­na prin­ci­pal, de 1,2 km2, es­tá

de­di­ca­da prin­ci­pal­men­te a even­tos de pre­ser­va­ción y a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, por lo que no es­tá abier­ta al pú­bli­co. El Mu­seo de los Fó­si­les de Cheng­jiang, que aún es­tá en obras, ocu­pa­rá una su­per­fi­cie de 42.000 m2. La cons­truc­ción de la par­te prin­ci­pal ha ter­mi­na­do y se vie­nen le­van­tan­do par­tes de la ex­hi­bi­ción, así co­mo ins­ta­la­cio­nes au­xi­lia­res. Su inau­gu­ra­ción es­tá pre­vis­ta pa­ra oc­tu­bre de es­te año.

La­gos en la meseta

La meseta Yun­nan-Guiz­hou, en la que se ubi­ca la mon­ta­ña Mao­tian, fue un mar ha­ce 10.000 años. El dias­tro­fis­mo cau­só la ele­va­ción de es­ta zo­na, lo que for­mó nu­me­ro­sos la­gos. El Fu­xian, a 10 km al sud­es­te de la mon­ta­ña Mao­tian, es un la­go for­ma­do en esa épo­ca. Ocu­pa una su­per­fi­cie de 212 km2 y es el se­gun­do la­go más pro­fun­do del país ( 155 me­tros de pro­fun­di­dad). Es fa­mo­so por sus aguas lím­pi­das, a tra­vés de las cua­les pue­de ver­se has­ta 12,5 me­tros de pro­fun­di­dad. En sus apun­tes de via­jes Xu Xia­ke ( 15871641), un co­no­ci­do via­je­ro de las pos­tri­me­rías de la di­nas­tía Ming, es­cri­bió: “La ero­sión del sue­lo en­tur­bia los la­gos, pe­ro el Fu­xian es una ex­cep­ción. Es muy atrac­ti­vo por sus lím­pi­das aguas”.

Al­re­de­dor del la­go Fu­xian se ha­llan cua­tro zo­nas pai­sa­jís­ti­cas: la orien­tal, con la fuen­te ter­mal Res­hui­tang co­mo su cen­tro; la nor­te­ña, con ho­te­les de al­ta ca­li­dad; la oc­ci­den­tal, que es la más pre­cio­sa de las cua­tro; y la su­re­ña Gus­han, la pri­me­ra zo­na pin­to­res­ca de ni­vel pro­vin­cial de Yun­nan. Lu­chong es un área atrac­ti­va 4A de ni­vel na­cio­nal en don­de se ha­llan los mon­tes Qi­lin, Bi­jia, en­tre otros. Uno no de­be per­der­se de con­tem­plar la sa­li­da del sol des­de la ci­ma del mon­te Bi­jia, así co­mo ex­pe­ri­men­tar la pesca con rue­da hi­dráu­li­ca o rue­da de no­ria, el mo­do an­ti­guo en el que se pes­ca­ba. Du­ran­te el día, los vi­si­tan­tes pue­den to­mar un bar­co en el la­go Fu­xian o dis­fru­tar del bu­ceo.

La pesca con rue­da hi­dráu­li­ca es una for­ma an­ti­gua y pe­cu­liar pro­pia de la zo­na. En el la­go Fu­xian cre­ce un ti­po es­pe­cial de pez, el anaba­ri­lius sgraha­mi, lla­ma­do por los lu­ga­re­ños co­mo el “pez re­sis­ten­te a las olas”. La for­ma de pes­car­lo es tam­bién muy es­pe­cial: los pescadores no en­tran en el la­go, no usan bar­cos ni an­zue­los ni re­des, sino que ex­ca­van unas cue­vas en las ro­cas a lo lar­go del la­go don­de es­tos pe­ces po­nen sus hue­vos. Los pescadores co­nec­tan esas cue­vas del la­go con las rue­das hi­dráu­li­cas fa­bri­ca­das es­pe­cial­men­te pa­ra eso. La co­rrien­te que se for­ma co­rres­pon­de a las ca­rac­te­rís­ti­cas del anaba­ri­lius sgraha­mi, al que le gus­ta el agua lim­pia, por lo que se agru­pan, na­dan ha­cia las cue­vas y en­tran en las jau­las de bam­bú pues­tas con an­te­la­ción por los pescadores. En la tem­po­ra­da de pesca de ca­da año, es­ta es­pe­cial for­ma de pes­car atrae a nu­me­ro­sos vi­si­tan­tes. Du­ran­te el día, los via­je­ros pue­den ex­pe­ri­men­tar­la ha­cien­do gi­rar las rue­das hi­dráu­li­cas, y por la no­che pue­den pro­bar la de­li­cio­sa car­ne de pes­ca­do co­ci­da de dis­tin­tas for­mas, so­bre to­do fri­tos y al car­bón, que son las más sa­bro­sas.

p76

Un guía ex­pli­ca a los vi­si­tan­tes el lu­gar del pri­mer des­cu­bri­mien­to de los fó­si­les en la mon­ta­ña Mao­tian.

Mu­seo de Fó­si­les de la Mon­ta­ña Mao­tian.

El Par­que Geo­ló­gi­co Na­cio­nal de la Mon­ta­ña Mao­tian dis­ta a 52 km de Kun­ming, la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Yun­nan, y a 9 km del dis­tri­to de Cheng­jiang. Los vi­si­tan­tes pue­den to­mar el au­to­bús n.° 9 en Dong­meng Kes­hi­fang (Cheng­jiang), ba­jar en Dong­jis­hao y, des­pués de 4 km de ca­mino, lle­gar al par­que. Se re­co­mien­da ir en co­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.