La ele­gan­cia de los mue­bles clá­si­cos chi­nos

La téc­ni­ca de fa­bri­ca­ción al­can­zó un au­ge du­ran­te las di­nas­tías Ming y Qing, ca­da una con un es­ti­lo par­ti­cu­lar

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por NUES­TRA RE­DAC­CIÓN

Chi­na tie­ne ca­si 5000 años de his­to­ria re­gis­tra­da. Sin em­bar­go, la his­to­ria de sus mue­bles es más an­ti­gua que la de su es­cri­tu­ra. Se re­mon­ta a más de 7000 años atrás y al­can­zó su au­ge du­ran­te las di­nas­tías Ming y Qing, épo­ca en la que los mue­bles eran fa­bri­ca­dos ba­jo un so­fis­ti­ca­do pro­ce­so. De ahí que pre­sen­ta­ran un es­ti­lo sim­ple pe­ro ele­gan­te, con una es­truc­tu­ra ex­qui­si­ta y lí­neas sua­ves, y un en­can­to que to­da­vía cau­ti­va a la gen­te.

Una com­bi­na­ción per­fec­ta

En la an­ti­gua Chi­na, las je­rar­quías eran es­tric­tas. La vi­da co­ti­dia­na, el ha­bla, el comportami­ento, las cos­tum­bres y la cul­tu­ra de las per­so­nas es­ta­ban pro­fun­da­men­te mar­ca­dos por aquel or­den je­rár­qui­co. Al ser par­tes esen­cia­les de la vi­da dia­ria, los mue­bles chi­nos no so­lo es­ta­ban pro­fun­da­men­te in­fluen­cia­dos por la so­cie­dad feu­dal, sino que re­fle­ja­ban tam­bién las ca­rac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les de ca­da in­di­vi­duo.

Los mue­bles clá­si­cos chi­nos re­pre­sen­ta­ti­vos de las di­nas­tías Ming y Qing se fa­bri­ca­ban de ma­de­ra du­ra co­mo el pa­lo ro­sa, que la ha­cían re­sis­ten­te a la co­rro­sión y pre­sen­tar di­ver­sas tex­tu­ras, por lo que los mue­bles eran her­mo­sos y du­ra­de­ros. Es­te ma­te­rial es aho­ra ex­tra­ño y ca­ro, así que la gen­te op­ta por otro ti­po de ma­de­ras co­mo el pino, el ol­mo y el ha­ya, aun­que la ca­li­dad es muy di­fe­ren­te.

Los mue­bles clá­si­cos eran fa­bri­ca­dos a mano. Sin em­bar­go, con la lle­ga­da de las he­rra­mien­tas eléc­tri­cas y la me­jo­ra de la tec­no­lo­gía, al­gu­nos pro­ce­sos sim­ples co­men­za­ron a ser fi­na­li­za­dos con má­qui­nas, aun­que no lle­gan a al­can­zar el ni­vel del tra­ba­jo ma­nual. Por ejem­plo,

la sen­sa­ción sua­ve de la su­per­fi­cie re­quie­re que el tra­ba­ja­dor use un cu­chi­llo afi­la­do y an­cho pa­ra ras­par la su­per­fi­cie de la ma­de­ra des­pués de que la má­qui­na la ha­ya apla­na­do por pri­me­ra vez. Ade­más, de­be usar la mano pa­ra sen­tir el cam­bio de sua­vi­dad des­pués de ca­da ras­ca­do. El ta­lla­do de los mue­bles es in­se­pa­ra­ble de la ope­ra­ción ma­nual. Las for­mas ta­lla­das por una má­qui­na si­guen un or­den, pe­ro las lí­neas son rí­gi­das y ca­re­cen de vi­ta­li­dad. So­lo un ta­lla­do ma­nual per­mi­te que es­tas sean más re­fi­na­das, crea­ti­vas y di­ná­mi­cas.

El as­pec­to más ex­qui­si­to de los mue­bles clá­si­cos chi­nos es su es­truc­tu­ra: es­pi­ga y ca­ja. La com­bi­na­ción de pie­zas, uti­li­zan­do na­da más que la ma­de­ra en sí mis­ma, es par­te del ofi­cio tra­di­cio­nal del carpintero. Se re­fie­re al uso de em­pal­me cón­ca­vo-con­ve­xo en­tre dos com­po­nen­tes. La par­te sa­lien­te se lla­ma “es­pi­ga” y la par­te re­ba­ja­da, “ca­ja”. Cuan­do se com­bi­nan, en­ca­jan per­fec­ta­men­te. Es­te mé­to­do no re­quie­re cla­vos y ra­ra vez uti­li­za pe­ga­men­to. So­lo se ba­sa en la co­ne­xión de la es­pi­ga y la ca­ja.

La es­truc­tu­ra de ca­ja y es­pi­ga es la cris­ta­li­za­ción de la sa­bi­du­ría de los tra­ba­ja­do­res chi­nos y ejem­pli­fi­ca ple­na­men­te la crea­ti­vi­dad y el ar­te del ser hu­mano. Es­ta es­truc­tu­ra en la ma­de­ra fue des­cu­bier­ta en He­mu­du, el lu­gar don­de los an­ti­guos chi­nos vi­vían ha­ce más de 7000 años. Fue am­plia­men­te uti­li­za­do en los pe­rio­dos de Pri­ma­ve­ra y Oto­ño y de los Reinos Com­ba­tien­tes, ma­du­ró du­ran­te la di­nas­tía Song y al­can­zó su apo­geo en las di­nas­tías Ming y Qing. Su ma­yor ven­ta­ja es que evi­ta los da­ños ge­ne­ra­dos por los cla­vos en la ma­de­ra, y es muy es­ta­ble y fir­me. La téc­ni­ca es una ha­bi­li­dad esen­cial de to­do carpintero. De­bi­do a la com­bi­na­ción de­ta­lla­da y su­til de los mue­bles de ma­de­ra du­ra, los car­pin­te­ros re­quie­ren una téc­ni­ca pre­ci­sa y com­pac­ta, por lo que to­ma años el do­mi­nar­la.

Los mue­bles chi­nos tam­bién es­tán re­la­cio­na­dos con la an­ti­gua fi­lo­so­fía chi­na. Por ejem­plo, el taoís­mo en­fa­ti­za el equi­li­brio en­tre el yin y el yang, mien­tras que en la fa­bri­ca­ción de los mue­bles, la ca­ja es el yang y la es­pi­ga es el yin, los cua­les es­tán in­te­gra­dos y son com­ple­men­ta­rios. Es­to ha­ce que, in­de­pen­dien­te­men­te del ta­ma­ño del mue­ble, no se ne­ce­si­te un cla­vo ni una go­ta de pe­ga­men­to pa­ra que pue­da per­ma­ne­cer fir­me du­ran­te si­glos, a pe­sar de la tem­pe­ra­tu­ra y los cam­bios cli­má­ti­cos. El con­fu­cia­nis­mo, que en­fa­ti­za la de­li­ca­de­za y la mo­de­ra­ción, tam­bién ha si­do in­cor­po­ra­do al mo­bi­lia­rio chino tra­di­cio­nal. Por lo tan­to, in­de­pen­dien­te­men­te del es­ti­lo o del di­se­ño, los mue­bles chi­nos son en su ma­yo­ría si­mé­tri­cos. El ti­po, la for­ma y el ma­te­rial son los mis­mos o si­mi­la­res. Guar­dan un sen­ti­do de uni­dad, ar­mo­nía y se­rie­dad, lo que trans­mi­te equi­li­brio y es­ta­bi­li­dad.

El es­ti­lo Ming: con­ci­so y sua­ve

La téc­ni­ca de fa­bri­ca­ción de los mue­bles chi­nos al­can­zó un au­ge du­ran­te las di­nas­tías Ming y Qing, ca­da uno con un es­ti­lo par­ti­cu­lar. La dis­tin­ción en­tre am­bos ra­di­ca prin­ci­pal­men­te en el es­ti­lo y la for­ma del mue­ble.

La pro­vin­cia de Jiang­su, es­pe­cial­men­te en los al­re­de­do­res de la ciu­dad de Suzhou, es co­no­ci­da por la téc­ni­ca de fa­bri­ca­ción de mue­bles de es­ti­lo Ming. Por lo tan­to, son co­no­ci­dos tam­bién co­mo mue­bles de “es­ti­lo Suzhou”.

La di­nas­tía Ming fue una épo­ca do­ra­da pa­ra el desa­rro­llo del mo­bi­lia­rio clá­si­co chino. Per­fec­tos en su for­ma y ele­gan­tes en su es­ti­lo, no tie­nen pun­to de com­pa­ra­ción con los mue­bles de otras épo­cas. Su es­truc­tu­ra adop­ta em­pal­mes de es­truc­tu­ra pe­que­ña. Es­te es­ti­lo en­fa­ti­za la ra­cio­na­li­dad y la di­ver­si­dad de fun­cio­nes. Por su ele­gan­cia y uti­li­dad, es una her­mo­sa com­bi­na­ción de ar­te y prac­ti­ci­dad.

Los di­se­ña­do­res de la di­nas­tía Ming eran re­fi­na­dos eru­di­tos. A me­nu­do com­bi­na­ban sus crea­ti­vas ideas con el di­se­ño, ha­cién­do­las sim­ples pe­ro atrac­ti­vas. La es­truc­tu­ra de los mue­bles en­fa­ti­za la con­sis­ten­cia de la fun­ción y la es­té­ti­ca, lo cual guar­da re­la­ción con la bús­que­da de la cul­tu­ra. A pri­me­ra vis­ta pa­re­ce in­sig­ni­fi­can­te, pe­ro des­pués de una ins­pec­ción más pro­fun­da, el mue­ble mues­tra un en­can­to úni­co que va­le la pe­na apre­ciar.

La ca­rac­te­rís­ti­ca más des­ta­ca­da es el uso de lí­neas. Ba­jo la pre­mi­sa de cum­plir di­ver­sas fun­cio­nes, las lí­neas ae­ro­di­ná­mi­cas for­man el cuer­po. Pe­ro no se tra­ta de un so­lo ti­po de lí­nea, pues los mue­bles de es­ti­lo Ming son una ade­cua­da com­bi­na­ción de lí­neas cur­vas y rec­tas que lo­gran trans­mi­tir tan­to la idea del cam­bio co­mo la de la uni­dad. Sus efec­tos vi­sua­les ha­cen que las per­so­nas per­ci­ban una ele­gan­cia na­tu­ral y un di­se­ño sim­ple, lo cual es to­tal­men­te acorde con el es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta.

El uso de las lí­neas se ve re­fle­ja­do, por ejem­plo, en el res­pal­do de una

El con­fu­cia­nis­mo, que en­fa­ti­za la de­li­ca­de­za y la mo­de­ra­ción, tam­bién ha si­do in­cor­po­ra­do al mo­bi­lia­rio chino tra­di­cio­nal. Por lo tan­to, in­de­pen­dien­te­men­te del es­ti­lo o del di­se­ño, los mue­bles chi­nos son en su ma­yo­ría si­mé­tri­cos.

si­lla que adop­ta prin­ci­pal­men­te una cur­va en for­ma de S, la cual se ajus­ta a la cur­va na­tu­ral del cuer­po hu­mano; es de­cir, es er­go­nó­mi­ca. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, las lí­neas del mue­ble son co­mo sus hue­sos. Sua­ves y her­mo­sas, las lí­neas guar­dan pro­por­ción con la fi­gu­ra del ser hu­mano. Una mues­tra de que con una bue­na ba­se y ade­cua­das mo­di­fi­ca­cio­nes, la be­lle­za pue­de ser eter­na.

En 2006, la téc­ni­ca de fa­bri­ca­ción de los mue­bles de es­ti­lo Ming fue in­clui­da en el pri­mer gru­po del patrimonio cul­tu­ral in­ma­te­rial de Chi­na.

El es­ti­lo Guangz­hou: mez­cla de cul­tu­ras

A me­dia­dos de la di­nas­tía Qing, la con­so­li­da­ción y el for­ta­le­ci­mien­to de Chi­na se ma­ni­fes­tó cla­ra­men­te en su cul­tu­ra, por lo que el ar­te del mo­bi­lia­rio con­ti­nuó desa­rro­llán­do­se en ba­se a los gran­des lo­gros al­can­za­dos du­ran­te la di­nas­tía Ming. Por un la­do, el in­te­rés de las cla­ses do­mi­nan­tes mo­ti­vó una se­rie de in­no­va­cio­nes y, por el otro, la lle­ga­da de nu­me­ro­sos mi­sio­ne­ros de Oc­ci­den­te for­ta­le­ció el in­ter­cam­bio cul­tu­ral. Por es­ta ra­zón, mu­chos ele­men­tos oc­ci­den­ta­les fue­ron in­te­gra­dos a los mue­bles chi­nos, lo que en­ri­que­ció enor­me­men­te su fi­so­no­mía y fun­ción.

En aquel en­ton­ces, la ciu­dad de Guangz­hou era una im­por­tan­te puer­ta pa­ra el co­mer­cio ex­te­rior y los in­ter­cam­bios cul­tu­ra­les en­tre Chi­na y Oc­ci­den­te. La ar­qui­tec­tu­ra de al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes co­mer­cia­les lo­ca­les co­men­zó a imi­tar los di­ver­sos es­ti­los oc­ci­den­ta­les, lo que es­ta­ble­ció una ten­den­cia que no te­nía pre­ce­den­tes. Co­mo re­sul­ta­do de es­to, los mue­bles de es­ti­lo Guangz­hou pre­sen­tan un cuer­po gran­de y pe­sa­do, mien­tras que las ta­llas so­fis­ti­ca­das se vol­vie­ron po­pu­la­res. Una am­plia ga­ma de es­ti­los se cen­tró en una me­ticu­losa de­co­ra­ción es­cul­tó­ri­ca. Ade­más de pre­sen­tar una gran área de ta­lla­do, se in­crus­ta­ban di­fe­ren­tes ma­te­ria­les, co­mo ja­de, már­mol, ce­rá­mi­ca y jo­yas.

Guangz­hou, en el sur de Chi­na, es ri­ca en ma­de­ra. Des­pués de con­ver­tir­se en un puer­to co­mer­cial, la lle­ga­da de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal atra­jo mu­chos es­ti­los ar­tís­ti­cos y ar­qui­tec­tó­ni­cos – ba­rro­co, ro­co­có, en­tre otros–, los que te­nían en cuen­ta la be­lle­za tra­di­cio­nal del di­se­ño y las ar­tes del área de Lin­gnan.

La ma­yo­ría de mue­bles de es­ti­lo Guangz­hou eran fa­bri­ca­dos con ma­de­ras pre­cio­sas, y se ca­rac­te­ri­za­ban por su ma­te­rial vo­lu­mi­no­so y su mo­de­la­do es­ta­ble. Las téc­ni­cas bus­ca­ban ge­ne­rar un im­pac­to es­té­ti­co. Por ejem­plo, los com­po­nen­tes prin­ci­pa­les de los mue­bles, co­mo las pa­tas y los pi­la­res, sin im­por­tar qué tan gran­des fue­ran sus cur­va­tu­ras, no so­lían usar mé­to­dos de em­pal

me. En su lu­gar, es­ta­ban he­chos de una so­la ma­de­ra. To­da la pie­za del mo­bi­lia­rio uti­li­za­ba el mis­mo ti­po de ma­de­ra. Ade­más, los mue­bles de es­ti­lo Guangz­hou pres­ta­ban aten­ción a la de­co­ra­ción. Sal­vo la par­te pos­te­rior y los pa­ne­les de me­sas y ta­bu­re­tes, to­dos los de­más com­po­nen­tes es­ta­ban ta­lla­dos con di­se­ños so­fis­ti­ca­dos.

En 2008, la téc­ni­ca de fa­bri­ca­ción de los mue­bles de es­ti­lo Guangz­hou fue in­clui­da en la lis­ta del patrimonio cul­tu­ral in­ma­te­rial de Chi­na.

El es­ti­lo Bei­jing: mag­ní­fi­cos mue­bles

Los mue­bles de es­ti­lo Bei­jing se re­fie­ren prin­ci­pal­men­te a aque­llos pro­du­ci­dos en la ca­pi­tal y uti­li­za­dos por la cor­te im­pe­rial.

El es­ti­lo na­ció du­ran­te la di­nas­tía Qing. El em­pe­ra­dor re­clu­tó a ar­te­sa­nos ca­li­fi­ca­dos de las ciu­da­des de Suzhou y Guangz­hou pa­ra que for­ma­ran par­te del ta­ller im­pe­rial. Con el fin de sa­tis­fa­cer el gus­to es­té­ti­co de los go­ber­nan­tes, los mue­bles de­bían te­ner un gran es­ti­lo y pos­tu­ra. Gra­cias a su­fi­cien­tes re­cur­sos fi­nan­cie­ros y ma­te­ria­les, se es­ta­ble­ció un es­ti­lo ele­gan­te, aris­to­crá­ti­co, so­lem­ne y agra­cia­do. El efec­to es­té­ti­co no so­lo con­ser­va­ba la be­lle­za de las lí­neas de Suzhou, sino que tam­bién se ba­sa­ba en las ca­rac­te­rís­ti­cas del es­ti­lo Guangz­hou. Más aún, los li­te­ra­tos e in­clu­so los pro­pios em­pe­ra­do­res par­ti­ci­pa­ban per­so­nal­men­te en el di­se­ño de los mue­bles, cu­yo es­ti­lo ele­gan­te y lu­jo­so re­fle­ja­ba tam­bién la ri­que­za cul­tu­ral.

La di­nas­tía Qing coin­ci­dió con un pe­rio­do de pros­pe­ri­dad, por lo que tan­to la cor­te im­pe­rial co­mo los fun­cio­na­rios de al­to ran­go bus­ca­ban el lu­jo en to­dos los as­pec­tos de la vi­da. En ese sen­ti­do, las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes pa­ra los mue­bles eran más ex­qui­si­tas que las del es­ti­lo Ming, el ma­te­rial era más au­daz y el ta­lla­do era más es­ta­ble, lu­jo­so y her­mo­so. La su­per­fi­cie era de­co­ra­da con oro, pla­ta, ja­de, es­mal­te, pla­cas de oro y co­bre, pla­tos de por­ce­la­na azul y blan­ca, en­tre otros ele­men­tos es­pe­cia­les.

Sin em­bar­go, de­bi­do al ex­ce­so de lu­jo y de­co­ra­ción, la fun­cio­na­li­dad de los mue­bles era re­du­ci­da. La fa­bri­ca­ción ba­jo el es­ti­lo Bei­jing dis­mi­nu­yó des­pués de la caí­da de la di­nas­tía Qing.

En 2008, la téc­ni­ca de fa­bri­ca­ción de los mue­bles de es­ti­lo Bei­jing fue in­clui­da en la lis­ta del patrimonio cul­tu­ral in­ma­te­rial de Chi­na.

La si­lla de es­ti­lo Bei­jing, cu­yo di­se­ño re­fle­ja una ele­gan­te y lu­jo­sa ri­que­za cul­tu­ral.

El as­pec­to más ex­qui­si­to de los mue­bles clá­si­cos chi­nos es su es­truc­tu­ra: es­pi­ga y ca­ja.

En la ciu­dad de Zaoz­huang, pro­vin­cia de Shan­dong, una tra­ba­ja­do­ra ha­ce la es­truc­tu­ra de es­pi­ga y ca­ja.

Ca­ma he­cha de cao­ba al es­ti­lo Ming.

El es­ti­lo Guangz­hou pre­sen­ta gran­des áreas de ta­lla­do y una de­co­ra­ción es­cul­tó­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.