Una re­no­va­da fuer­za y ener­gía en Xin­jiang

La me­jo­ra de las con­di­cio­nes de vi­da trae con­si­go el de­seo de una vi­da cul­tu­ral más ri­ca

China Today (Spanish) - - ÍNDICE - Por SUI YUN­YAN*

Las bi­lle­te­ras es­tán más abul­ta­das, se sien­ten ri­sas en el ai­re, la gen­te go­za de ma­yor ener­gía y vi­gor, hay más ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les y se dis­fru­ta de un es­ti­lo de vi­da cre­cien­te­men­te mo­der­ni­za­do. Un pa­seo por el sur de la re­gión au­tó­no­ma ui­gur de Xin­jiang per­mi­ti­rá a los vi­si­tan­tes ser tes­ti­gos de los múl­ti­ples cam­bios que han ido acon­te­cien­do en las vi­das de di­ver­sos gru­pos ét­ni­cos. Des­de el fon­do de sus co­ra­zo­nes, los lu­ga­re­ños han apo­ya­do la uni­dad na­cio­nal, cons­tru­yen­do sus her­mo­sas ciu­da­des con ple­na con­fian­za, lo cual ha he­cho que es­tas an­ti­guas tie­rras pue­dan bri­llar con un re­no­va­do sen­ti­do de fuer­za y vi­ta­li­dad.

Nue­vas ten­den­cias

El ba­zar del do­min­go en la al­dea de Ka­dam­jay, en el dis­tri­to de Pey­zi­wat, atra­jo a un gran nú­me­ro de clien­tes ba­jo el cá­li­do sol.

Los es­ta­cio­na­mien­tos es­ta­ban re­ple­tos, al igual que el ba­zar que bu­llía con gen­te en­tu­sias­ma­da por ad­qui­rir to­do ti­po de pro­duc­tos y ex­qui­si­te­ces.

Rahi­le He­sen, una ven­de­do­ra de pren­das de ro­pa pa­ra mu­jer, se ha­bía te­ñi­do el pe­lo, se ha­bía apli­ca­do ma­qui­lla­je so­bre su ros­tro y lucía una ca­mi­se­ta, un sué­ter, pan­ta­lo­nes de mez­cli­lla y bo­tas con es­ti­lo.

“To­dos es­tos pro­duc­tos de úl­ti­ma mo­da pro­vie­nen de la ciu­dad de Kash­gar. En­tre más no­ve­do­sos, me­jor se ven­den”, se­ña­ló la mu­jer de 25 años con un man­da­rín per­fec­ta­men­te flui­do.

Pa­ti­gul Tash, quien tra­ta­ba de ven­der un su­ple­men­te pro­tei­co vo­ci­fe­ran­do sus be­ne­fi­cios, ha­bía lle­ga­do des­de el con­da­do de Mer­kit, a 100 km de dis­tan­cia. Rá­pi­da­men­te se dis­pu­so a ha­cer en­tre­ga de un fo­lle­to al ver­nos.

“¿Los cam­pe­si­nos es­tán uti­li­zan­do es­te ti­po de pro­duc­tos?”, le pre­gun­ta­mos. “Un cre­cien­te nú­me­ro de cam­pe­si­nos los es­tá uti­li­zan­do gra­dual­men­te. He te­ni­do es­te pues­to por un año y to­da la gen­te que llega aquí son an­ti­guos clien­tes”, res­pon­dió Pa­ti­gul ale­gre­men­te.

Lue­go de de­jar el ba­zar em­pa­pa­dos de su­dor, di­mos un pa­seo por el pue­blo has­ta lle­gar a la mo­ra­da de Ki­rem­jan Gho­pur, quien, pe­se a es­tar ha­cién­do­le al­gu­nas re­no­va­cio­nes a su ca­sa, nos in­vi­tó a pa­sar.

Hay nue­ve cuar­tos en la ca­sa de Ki­rem­jan, que tie­ne un área to­tal de 250 m2. El te­cho es azul, los mue­bles blan­cos, y el te­cho ex­te­rior, al igual que el ar­ma­zón de don­de cuel­gan las pa­rras, es de ace­ro.

“Los ob­je­tos de­co­ra­ti­vos cos­ta­ron más de 100.000 yua­nes. Bo­ta­mos el kang (una cama he­cha de ado­be que se ca­lien­ta) y aho­ra la ca­sa es­tá más lim­pia”, se­ña­la Ki­rem­jan en un man­da­rín que de­ve­la un le­ve ras­tro del acen­to shang­hai­nés.

Ki­rem­jan co­men­zó ven­dien­do pin­chos de cor­de­ro en Shang­hai en 2002 y se hi­zo ami­go de un gru­po de lo­ca­les. To­dos los años re­tor­na a su al­dea na­tal

por un pe­río­do. “Aho­ra pue­do re­ci­bir a mis ami­gos de Shang­hai en ca­sa”. Se­gún él, son va­rios los be­ne­fi­cios de emi­grar a otras ciu­da­des por tra­ba­jo, co­mo un me­jor sa­la­rio, ade­más de la po­si­bi­li­dad de am­pliar los ho­ri­zon­tes per­so­na­les y co­no­cer gen­te nue­va.

“La gen­te de la al­dea so­lía pre­fe­rir que­dar­se en ca­sa, pe­ro aho­ra es­tá an­sio­sa por sa­lir a tra­ba­jar a otros lu­ga­res. Hay do­ce­nas de per­so­nas que se en­cuen­tran tra­ba­jan­do fue­ra de la re­gión; al­gu­nos en Urum­qi, otros en la pre­fec­tu­ra au­tó­no­ma ka­za­ja de Ili y aún otros en Shang­hai. Nues­tras vi­das de­fi­ni­ti­va­men­te se­gui­rán me­jo­ran­do”, se­ña­ló Ki­rem­jan.

En la ac­tua­li­dad, más mu­je­res uti­li­zan ma­qui­lla­je, más cam­pe­si­nos emi­gran a otras ciu­da­des por tra­ba­jo, más miem­bros de di­ver­sas mi­no­rías ét­ni­cas ha­blan man­da­rín, más gen­te tie­ne pa­rien­tes de otros gru­pos ét­ni­cos y los re­si­den­tes de las zo­nas ru­ra­les tie­nen más ac­ce­so a ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les.

Mu­rat Ghe­ni­yat, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción de Fi­lo­so­fía de la Aca­de­mia de Cien­cias So­cia­les de la Re­gión Au­tó­no­ma Ui­gur de Xin­jiang, ob­ser­va es­tos alen­ta­do­res cam­bios en el sur de Xin­jiang.

“Es­ta es la ver­da­de­ra eman­ci­pa­ción de la men­te; la es­ta­bi­li­dad so­cial y el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co han trans­for­ma­do pro­fun­da­men­te la men­ta­li­dad y ac­ti­tud de la gen­te en el sur de Xin­jiang”, ase­gu­ró.

Nue­vas apa­rien­cias

Sa­lam Qa­dir, un re­si­den­te de 27 años de Kash­gar, aca­ba de fi­na­li­zar un pro­yec­to de dos me­ses en una zo­na ru­ral. “El con­tac­to fre­cuen­te con co­sas nue­vas ayu­da a am­pliar los ho­ri­zon­tes y la men­te de las per­so­nas. Du­ran­te los úl­ti­mos dos años se han re­gis­tra­do sig­ni­fi­ca­ti­vos cam­bios en las zo­nas ru­ra­les y en­tre los cam­pe­si­nos, mien­tras que las ciu­da­des del sur de Xin­jiang tam­bién se han mo­der­ni­za­do”, ex­pli­ca­ba Sa­lam a me­di­da que nos guia­ba por el casco an­ti­guo de Kash­gar.

El Ca­fé Mon­ta­ñés de Kash­gar es­ta­ba im­preg­na­do de un fuer­te aro­ma. “Te­ne­mos ca­fé de grano re­cién he­cho. Ade­más de los tu­ris­tas, nues­tros clien­tes tam­bién son re­si­den­tes lo­ca­les. In­clu­so la gen­te ma­yor vie­ne por una ta­za de ca­fé”, se­ña­ló el due­ño, Mi­reh­met Tu­rahun, quien ade­más in­di­ca que el ne­go­cio pros­pe­ra y mu­chos ca­fés se han abier­to.

Obul­qa­sim, de 80 años, se res­guar­da­ba del frío al la­do de un ca­len­ta­dor eléc­tri­co en su ta­ller de ob­je­tos de co­bre. “Es me­jor que una es­tu­fa. Es ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te ya que no con­ta­mi­na el ai­re”. Una sua­ve me­lo­día so­na­ba des­de el equipo de mú­si­ca. De­trás del hom­bre, quien se ha de­di­ca­do a la con­fec­ción de pie­zas de co­bre por 67 años, lucía un des­lum­bran­te con­jun­to de ar­te­fac­tos que ha­cían que la es­ce­na pa­re­cie­ra sa­ca­da de un cua­dro.

Un pe­que­ño sa­lón de be­lle­za, lla­ma­do Pretty Girl Hair­do, res­plan­de­cía con lu­ces. “¿Cuá­les son los pro­duc­tos que me­jor se ven­den?”, fue la pre­gun­ta que le hi­ci­mos a Ga­li­na, due­ña del lo­cal.

“Los pro­duc­tos de be­lle­za y pa­ra el cui­da­do del pe­lo son muy po­pu­la­res. Las chi­cas hoy en día sue­len arreglarse an­tes de sa­lir”, con­tó Ga­li­na con una son­ri­sa.

Ya que un nue­vo mer­ca­do noc­turno aca­ba de ser cons­trui­do en Kash­gar, Sa­lam se re­fie­re a aquel en el casco an­ti­guo co­mo el “an­ti­guo mer­ca­do noc­turno”. En sus fre­cuen­tes vi­si­tas se ha per­ca­ta­do de que las ca­ras nue­vas si­guen au­men­tan­do. La se­ño­ra a car­go del pues­to don­de se ven­den vís­ce­ras de ove­ja se lla­ma Ma Asa y per­te­ne­ce a la mi­no­ría ét­ni­ca hui, mien­tras que el pues­to don­de se vende cal­de­ro picante es ope­ra­do por Tang, quien lle­gó ha­ce po­co des­de Si­chuan. En tan­to, He Ping, una mu­cha­cha de as­cen­den­cia han, cuen­ta que el to­fu fri­to que vende es muy po­pu­lar en­tre los re­si­den­tes de las múl­ti­ples mi­no­rías ét­ni­cas y que ha he­cho va­rios ami­gos por WeChat. Por su parte, Cui Yu­ying, que vende can­gre­jos, con­ver­sa ani­ma­da­men­te con otro propietari­o de ori­gen ui­gur, mien­tras le ayu­da a arre­glar su va­ji­lla.

“Es­ta es una es­ce­na re­pre­sen­ta­ti­va de la uni­dad ét­ni­ca”, di­jo Sa­lam. El pu­ro man­da­rín de Sa­lam cau­só gran ad­mi­ra­ción en el ven­de­dor de fi­deos, quien con­fe­só que se es­ta­ba es­me­ran­do por apren­der la for­ma es­cri­ta y oral del man­da­rín es­tan­da­ri­za­do co­mo él.

La cohe­sión ét­ni­ca es tan na­tu­ral co­mo res­pi­rar y tan in­dis­pen­sa­ble co­mo el ai­re. En las zo­nas ru­ra­les del sur de Xin­jiang, ca­da nú­cleo fa­mi­liar tie­ne ami­gos de dis­tin­tos gru­pos ét­ni­cos, y en la me­di­da que más se van co­no­cien­do, más se van afian­zan­do los la­zos.

Nue­vas bús­que­das

Con la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de vi­da exis­ten tam­bién cre­cien­tes de­man­das por una vi­da cul­tu­ral más ri­ca. Ca­da co­mu­ni­dad ru­ral que vi­si­ta­mos res­plan­de­cía con ri­cas y co­lo­ri­das ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les.

En la al­dea de To­wan­ki Ma­krit, del con­da­do de Uch­tur­pan, los lu­ga­re­ños rea­li­za­ban bai­les y to­ma­ban parte en des­fi­les de mo­da en el par­que eco­ló­gi­co, con el eco de sus ri­sas ba­jo el cie­lo azu­la­do. Hay una re­pre­sen­ta­ción tea­tral ca­da se­ma­na en es­te lu­gar, al igual que una com­pe­ten­cia de ar­te y li­te­ra­tu­ra ca­da mes. En una de las com­pe­ten­cias de bai­le, los re­si­den­tes de la al­dea ob­tu­vie­ron el pri­mer lu­gar en el con­da­do.

En la al­dea de Yin­gi­tur, en el mu­ni­ci­pio del con­da­do de Ku­pa, los re­si­den­tes for­ma­ron un equipo de es­pec­tácu­los que ha ido ga­nan­do ca­da vez ma­yor po­pu­la­ri­dad tras una gi­ra de más de un año.

Ca­da no­che, la al­dea de Gul­me­le, en el con­da­do de Ma­ral­bes­hi, re­bo­sa de al­ga­ra­bía y emo­ción. A los lo­ca­les les gus­ta dar un pa­seo por el par­que que es­tá jun­to al río. Ar­zi­gul Imin lle­va a su hi­jo a es­te lu­gar ca­da no­che y dis­fru­ta al ver­lo ju­gar de for­ma ani­ma­da. “Aho­ra nues­tra vi­da es más dul­ce que la miel”, asin­tió Mu­qam­han Yu­suf. “Nues­tras ca­sas aho­ra tie­nen vis­ta al río, por lo que ya no sen­ti­mos en­vi­dia por los re­si­den­tes de los cen­tros ur­ba­nos”.

El pue­blo se ha li­be­ra­do de la po­bre­za re­cien­te­men­te. “La gen­te del sur de Xin­jiang vi­ve de ma­ne­ra fe­liz y dis­fru­ta de las ex­ten­sas po­lí­ti­cas que go­bier­nan la na­ción”, se­ña­ló Liu Yi, je­fe del equipo laboral de la ad­mi­nis­tra­ción de deportes de la re­gión au­tó­no­ma acre­di­ta­do en di­cha al­dea. Des­de el IX Con­gre­so del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na de la re­gión au­tó­no­ma ui­gur de Xin­jiang, el pro­gra­ma lo­cal que apun­ta a es­tre­char los la­zos en­tre el Go­bierno y la ciu­da­da­nía se ha in­ten­si­fi­ca­do, aca­rrean­do los be­ne­fi­cios de las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les a mi­llo­nes de hogares. De es­ta ma­ne­ra, la gen­te tam­bién se sien­te más mo­ti­va­da a la ho­ra de con­tri­buir en pos del pro­gre­so lo­cal.

A fi­nes de 2019, Ab­duhe­kim Ra­ziq ce­le­bró su bo­da en el cen­tro co­mu­ni­ta­rio de Ka­ra­met, la al­dea don­de vi­ve, que for­ma parte del mu­ni­ci­pio de Tu­sa­la, en el con­da­do de Ho­ten. La bo­da fue sim­ple, ale­gre y bas­tan­te mo­der­na. “El lu­gar fue pro­por­cio­na­do por la al­dea. Yo sim­ple­men­te me tuve que en­car­gar de in­vi­tar a mis pa­rien­tes y ami­gos, y pre­pa­rar la co­mi­da”. El no­vio, ves­ti­do con un terno, su­je­ta­ba la mano de la novia con emo­ción, mien­tras el res­to de la gen­te can­ta­ba, bai­la­ba y les en­tre­ga­ba sus ben­di­cio­nes. “Me sien­to di­cho­so de que mi bo­da cuen­te con can­tos y bai­les fes­ti­vos, ade­más de ri­sas y ale­gría”, di­jo Ab­du­kehim.

Yang Bin

Po­bla­do­ras de la al­dea de Hoy­la, en Xin­jiang, arre­glan la ro­pa en una fá­bri­ca lo­cal.

Xie Long

Un cua­dro del de­par­ta­men­to de agri­cul­tu­ra y asun­tos ru­ra­les de Xin­jiang im­par­te cla­ses de idio­ma ui­gur a los al­dea­nos de Yu­qar­qi Ka­pa.

Zul­hu­mar Hem­du­lla ( cen­tro) en­se­ña a las mu­je­res lo­ca­les a ma­qui­llar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.