La re­duc­ción de la pobreza en el cam­po co­lom­biano

La ex­pe­rien­cia chi­na po­dría ser­vir co­mo un gran mo­de­lo e ins­pi­ra­ción en es­te as­pec­to

China Today (Spanish) - - ÍNDICE - Por DA­VID CAS­TRI­LLóN*

Ape­sar de im­pre­sio­nant e s rit­mos de cre c imien­to y unas ba­ses ma­cro­eco­nó­mi­cas es­ta­bles, Co­lom­bia, co­mo mu­chos de sus ve­ci­nos en Amé­ri­ca

La­ti­na y el Ca­ri­be, con­ti­núa su­frien­do de un fla­ge­lo his­tó­ri­co del que no se ha po­di­do des­ha­cer: al­tos ín­di­ces de pobreza.

Si­tua­ción de la pobreza

Las más re­cien­tes ci­fras del De­par­ta­men­to Ad­mi­nis­tra­ti­vo Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (DA­NE) son di­cien­tes so­bre es­te pro­ble­ma. En 2018, el 27 % de la po­bla­ción na­cio­nal se en­con­tra­ba en con­di­ción de pobreza mo­ne­ta­ria, es de­cir, un po­co más de 13 mi­llo­nes de per­so­nas no te­nían los in­gre­sos su­fi­cien­tes pa­ra ac­ce­der a la ca­nas­ta bá­si­ca de bie­nes y ser­vi­cios pro­me­dio. Y de esos 13 mi­llo­nes, 3,47 mi­llo­nes es­ta­ban por de­ba­jo del um­bral de pobreza mo­ne­ta­ria ex­tre­ma; en otras pa­la­bras, ni si­quie­ra po­dían ad­qui­rir la ca­nas­ta de bie­nes ali­men­ta­rios mí­ni­mos.

Qui­zás lo más preo­cu­pan­te de la pobreza en el país es que, a pe­sar de me­jo­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas en la úl­ti­ma dé­ca­da –la pobreza mo­ne­ta­ria, por ejem­plo, ca­yó 10,2 pun­tos por­cen­tua­les des­de 2010 has­ta la ci­fra ac­tual–, las vic­to­rias en es­ta ma­te­ria su­fren re­tro­ce­sos oca­sio­na­les, co­mo el in­cre­men­to de la pobreza multidimen­sional del 17,8 % en 2016 al 19,6 % en 2018. Es­to po­ne en se­ria cues­tión la ca­pa­ci­dad de Co­lom­bia de cum­plir sus com­pro­mi­sos de la Agenda 2030 de eli­mi­nar la pobreza en el país.

Es­te con­tex­to lla­ma a en­ten­der me­jor la pobreza en Co­lom­bia, sus cau­sas y ex­plo­rar los ca­sos de éxi­to de otros paí­ses en vía de de­sa­rro­llo.

So­bre la pobreza en Co­lom­bia, lo pri­me­ro a no­tar es que es­ta tie­ne un ca­rác­ter mar­ca­da­men­te ru­ral. A 2018, el 24,5 % de la po­bla­ción na­cio­nal se­guía re­si­dien­do en el cam­po, equi­va­len­te a cer­ca de 11,8 mi­llo­nes de per­so­nas. Co­mo lo mues­tra la Tabla 1, es­ta po­bla­ción su­fre de una ma­yor in­ci­den­cia de pobreza en to­das sus ex­pre­sio­nes que sus pa­res en las zo­nas ur­ba­nas.

Las ci­fras de pobreza mo­ne­ta­ria ex­tre­ma y multidimen­sional son es­pe­cial­men­te pro­fun­das en el cam­po; ahí lle­gan a ser 3,14 ve­ces y 2,89 ve­ces ma­yo­res que en las zo­nas ur­ba­nas. De he­cho, a pe­sar de re­pre­sen­tar me­nos de un cuar­to de la po­bla­ción, los ha­bi­tan­tes de zo­nas ru­ra­les cons­ti­tu­yen más del 50 % del to­tal de per­so­nas en con­di­ción de pobreza mo­ne­ta­ria ex­tre­ma.

Las ra­zo­nes detrás de es­ta si­tua­ción pe­no­sa son di­ver­sas, al­gu­nas com­par­ti­das con otros paí­ses de la re­gión, otras par­ti­cu­la­res al ca­so co­lom­biano. Pe­ro co­mo lo han de­mos­tra­do in­nu­me­ra­bles es­tu­dios de la pobreza en el país, uno de los fac­to­res principale­s se en­cuen­tra en la inequi­dad en la po­se­sión y ac­ce­so al uso

de tie­rras cul­ti­va­bles.

La tie­rra ac­túa co­mo un ga­te­kee­per o guardián de los in­gre­sos, el es­ta­tus y el po­der lo­cal de las po­bla­cio­nes ru­ra­les. De es­ta ma­ne­ra, el que tie­ne tie­rra pue­de usar­la no so­lo co­mo fuen­te de co­mi­da, re­fu­gio, in­gre­sos e iden­ti­dad, sino co­mo tram­po­lín pa­ra ac­ce­der a una me­jor vi­da.

Sin em­bar­go, en Co­lom­bia la tie­rra se en­cuen­tra dis­tri­bui­da de ma­ne­ra muy de­sigual. El más re­cien­te cen­so na­cio­nal agro­pe­cua­rio, rea­li­za­do en 2014, mues­tra que el 0,2 % de los pre­dios de ma­yor ta­ma­ño abar­can el 72 % de to­da la tie­rra cen­sa­da, y de ellos, so­lo el 33,2 % se usan pa­ra fi­nes agro­pe­cua­rios. Mien­tras tan­to, el 70,4 % de los pre­dios de pro­duc­ción agrí­co­la más pe­que­ños, de me­nos de 5 hec­tá­reas, re­pre­sen­tan so­lo el 1,9 % de la tie­rra. Y 64 % de los ho­ga­res cam­pe­si­nos ni si­quie­ra tie­nen tie­rra. Así, la tie­rra se en­cuen­tra en po­cas ma­nos y no se usa de ma­ne­ra pro­duc­ti­va.

Es­ta si­tua­ción de pro­fun­da de­sigual­dad se ve re­fle­ja­da en las ci­fras del coe­fi­cien­te GI­NI pa­ra la tie­rra en Co­lom­bia. En 1988, es­te se en­con­tra­ba en 0,79. Pa­ra 2016, ya se ele­va­ba a 0,897, ha­cien­do de Co­lom­bia uno de los paí­ses más de­sigua­les en es­ta me­di­da.

Si bien la si­tua­ción de la tie­rra ha ge­ne­ra­do con­flic­tos, los mis­mos con­flic­tos han pro­fun­di­za­do aún más la de­sigual­dad en la tie­rra. La Agen­cia de la ONU pa­ra los Re­fu­gia­dos (AC­NUR) es­ti­ma que hay 8 mi­llo­nes de per­so­nas in­ter­na­men­te des­pla­za­das por la vio­len­cia en el país. El 52 % de ellas fue­ron des­po­ja­das de sus tie­rras, que equi­va­len a 5,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas o 10,8 % de la tie­rra cul­ti­va­ble del país. En mu­chas oca­sio­nes, esas tie­rras han si­do apro­pia­das por los gran­des te­rra­te­nien­tes, in­ten­si­fi­can­do la si­tua­ción de de­sigual­dad.

Con mi­ras a sol­ven­tar es­tas pro­ble­má­ti­cas, el pri­mer pun­to del lla­ma­do Acuer­do Fi­nal de Paz, que se fir­mó en­tre el Go­bierno co­lom­biano y las FARC en 2016, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo una reforma ru­ral in­te­gral. Así, el acuer­do crea un fon­do de tie­rras que dis­tri­bu­ya 3 mi­llo­nes de hec­tá­reas a cam­pe­si­nos sin tie­rra o con tie­rra in­su­fi­cien­te, en­tre otras me­di­das. Sin em­bar­go, los avan­ces des­de la fir­ma del acuer­do han si­do mix­tos, con pro­gre­so mo­de­ra­do en al­gu­nos pun­tos, co­mo el ca­tas­tro mul­ti­pro­pó­si­to y los pro­gra­mas de de­sa­rro­llo con en­fo­que te­rri­to­rial, pe­ro más len­to en otros, co­mo el de for­ma­li­za­ción de la tie­rra.

La ex­pe­rien­cia chi­na

La eli­mi­na­ción de la pobreza en Co­lom­bia de­pen­de­rá en gran me­di­da de los avan­ces que se den en al­can­zar una dis­tri­bu­ción más equi­ta­ti­va de la tie­rra. En ese sen­ti­do, la ex­pe­rien­cia chi­na sir­ve co­mo un gran mo­de­lo e ins­pi­ra­ción.

Ha­ce 42 años, cer­ca del 90 % de la po­bla­ción chi­na vi­vía en la pobreza, la ma­yor par­te con­cen­tra­da en el cam­po. Es­ta si­tua­ción cam­bió con la in­tro­duc­ción del sis­te­ma de res­pon­sa­bi­li­dad fa­mi­liar, que per­mi­tió que to­das las fa­mi­lias cam­pe­si­nas de Chi­na tu­vie­ran la opor­tu­ni­dad de usar la tie­rra y en­ri­que­cer­se de ella de ma­ne­ra in­di­vi­dual (aun­que aún ba­jo un es­que­ma de tenencia co­lec­ti­va). Esa de­ci­sión ge­ne­ra­ría un efec­to de bo­la de nie­ve vir­tuo­so, in­cre­men­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad del cam­po, crean­do ex­ce­den­tes de ca­pi­tal que se­rían rein­ver­ti­dos por los cam­pe­si­nos en la in­dus­tria ru­ral y al lar­go pla­zo ge­ne­ran­do los in­cen­ti­vos pa­ra la reforma ur­ba­na en Chi­na.

Co­lom­bia de­be se­guir un mo­de­lo de reforma agra­ria que co­rres­pon­da a sus par­ti­cu­la­ri­da­des na­cio­na­les. En ese sen­ti­do, no se pue­de im­por­tar la ex­pe­rien­cia chi­na al país. Sin em­bar­go, el ca­so chino mues­tra con optimismo el re­sul­ta­do de una me­jor dis­tri­bu­ción de la tie­rra. Si el Go­bierno co­lom­biano tie­ne la sa­bi­du­ría y cer­te­za de se­guir con la im­ple­men­ta­ción del pri­mer pun­to del acuer­do, lo­gra­rá no so­lo avan­zar ha­cia la erra­di­ca­ción efec­ti­va y per­ma­nen­te de la pobreza en Co­lom­bia, sino tam­bién eli­mi­nar una de las cau­sas cen­tra­les detrás de los con­flic­tos en el te­rri­to­rio.

*Da­vid Cas­tri­llón es pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia. Es tam­bién co­fun­da­dor de la Aso­cia­ción de Ex­be­ca­rios Co­lom­bia­nos en Chi­na.

Fo­to cor­te­sía del en­tre­vis­ta­do

Da­vid Cas­tri­llón, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia.

Cnsp­ho­to

Par­ce­las de pro­pie­dad de los cam­pe­si­nos en la ciu­dad de Qingz­hou, en Guang­xi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.