Sa­bo­res de Nan­chang

El “lu­gar de tesoros y ta­len­tos” es­con­de una gas­tro­no­mía que es una ver­da­de­ra de­li­cia

China Today (Spanish) - - ÍNDICE - Por DANG XIAOFEI

Nan­chang, ubi­ca­da en el es­te de Chi­na, es la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Jiang­xi, la úni­ca ca­pi­tal pro­vin­cial de Chi­na ad­ya­cen­te al del­ta del río Yangt­sé, al del río de la Per­la y a la zo­na eco­nó­mi­ca del la­do oes­te del es­tre­cho de Tai­wan. Se tra­ta de una ciu­dad his­tó­ri­ca y cul­tu­ral. Wang Bo, fa­mo­so es­cri­tor de la di­nas­tía Tang, la des­cri­bió co­mo “lu­gar de tesoros y ta­len­tos”. Ade­más de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, la gas­tro­no­mía aquí es tam­bién su­ma­men­te es­pe­cial.

Car­ne en sa­la­zón con lihao

Es uno de los diez pla­tos más fa­mo­sos y tí­pi­cos de Jiang­xi, y fue in­clui­do en el “Me­nú Olím­pi­co” ofre­ci­do du­ran­te los Jue­gos de Bei­jing 2008. Es un pla­to es­pe­cial que de­be pe­dir­se si uno vi­si­ta Nan­chang. Ca­si to­dos los res­tau­ran­tes es­pe­cia­li­za­dos en la gas­tro­no­mía de Jiang­xi lo ofre­cen.

El lihao ( Ar­te­mi­sia se­len­gen­sis Turcz) es una plan­ta acuá­ti­ca es­pe­cial que cre­ce en la zo­na del la­go Po­yang, en Jiang­xi. Es un po­co dul­ce y se­gún la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na es de na­tu­ra­le­za neu­tral y li­ge­ra­men­te tó­xi­ca. En­tre sus pro­pie­da­des es­tá la de eli­mi­nar el ca­lor y la hu­me­dad y aca­bar con los pa­rá­si­tos.

So­bre es­te pla­to cir­cu­la una in­te­re­san­te his­to­ria. Zhu Yuanz­hang, quien lue­go se­ría emperador y fun­da­dor de la di­nas­tía Ming, tu­vo que ri­va­li­zar con Chen You­liang por el con­trol del Es­ta­do. Am­bos se en­fren­ta­ron du­ran­te 18 años en las cer­ca­nías del la­go Po­yang. Cuen­ta la his­to­ria que un día de pri­ma­ve­ra, Zhu fue ase­dia­do por los ma­ri­ne­ros de Chen en una is­la cu­bier­ta de hier­bas en el la­go Po­yang. Quin­ce días des­pués era im­po­si­ble en­con­trar ver­du­ras. Zhu no las comió du­ran­te al­gu­nos días y su ape­ti­to dis­mi­nu­yó con­si­de­ra­ble­men­te. Ca­da día se le veía más del­ga­do. El co­ci­ne­ro del ejér­ci­to es­ta­ba muy preo­cu­pa­do por la sa­lud de Zhu, pe­ro un día des­cu­brió en la is­la una es­pe­cie de hier­ba ver­de. Arran­có so­lo un ta­llo tierno y lo mas­ti­có. In­me­dia­ta­men­te sin­tió su fra­gan­cia y tex­tu­ra cru­jien­te y re­fres­can­te en la bo­ca. En eso, se le vino una idea a la men­te y se puso a re­co­ger mu­chas de esas hier­bas. Les qui­tó las ho­jas, se­lec­cio­nó los ta­llos y los sal­teó con el úl­ti­mo pe­da­zo de piel de car­ne en sa­la­zón que que­da­ba en el ejér­ci­to. Cuan­do es­te pla­to de ver­du­ra sil­ves­tre y fra­gan­te se sir­vió en la me­sa, el ape­ti­to de Zhu Yuanz­hang au­men­tó. Le agra­dó tan­to que elo­gió el pla­to y su es­pí­ri­tu se re­no­vó. Más tar­de, Zhu lo­gró de­rro­tar al ejér­ci­to enemigo. Muy ale­gre por la vic­to­ria, Zhu le puso a es­ta hier­ba el nom­bre de lihao.

Po­llo de tres co­pas

El po­llo de tres co­pas ( san­bei­ji, en chino) es un pla­to tí­pi­co de Jiang­xi con si­glos de his­to­ria. Re­ci­be su nom­bre

por­que pa­ra su pre­pa­ra­ción se re­quie­ren una co­pa de vino de arroz, una co­pa de man­te­ca de cer­do o acei­te de sé­sa­mo, y una co­pa de sal­sa de so­ja.

Cuen­ta la le­yen­da que a fi­na­les de la di­nas­tía Song del Sur, el hé­roe na­cio­nal Wen Tian­xiang fue capturado por su re­sis­ten­cia a la di­nas­tía Yuan. Una an­cia­na de Jiang­xi se en­te­ró de que Wen es­ta­ba a pun­to de ser eje­cu­ta­do, por lo que fue a vi­si­tar­lo a la pri­sión con un po­llo y una va­si­ja de vino. Con la ayu­da del car­ce­le­ro, quien era su pai­sano, la an­cia­na pu­do ver a Wen Tian­xiang. Ella cor­tó el po­llo en pe­da­zos, ver­tió tres co­pas de vino de arroz en una olla de ba­rro y lo es­to­fó a fue­go len­to. Dos ho­ras des­pués, el car­ce­le­ro y la an­cia­na le sir­vie­ron el po­llo a Wen, quien así dis­fru­tó su úl­ti­ma co­mi­da. Una vez que re­gre­só a Ning­du, su pue­blo, el car­ce­le­ro co­men­zó a ofre­cer es­te pla­to ca­da vez que se cum­plía el aniver­sa­rio de la muer­te de Wen, a mo­do de ho­me­na­je. Tiem­po des­pués, la re­ce­ta ori­gi­nal, que in­cluía tres co­pas de vino de arroz, fue re­em­pla­za­da por una co­pa de vino de arroz, una co­pa de sal­sa de so­ja y una co­pa de acei­te de sé­sa­mo. Ade­más, el pla­to de­bía ser pre­pa­ra­do con po­llo san­huang.

So­pa en ja­rri­ta

La so­pa en ja­rri­ta ( wa­guan­tang, en chino), con más de mil años de his­to­ria, es una es­pe­cia­li­dad de Nan­chang que los vi­si­tan­tes no de­ben per­der la oca­sión de pro­bar.

La so­pa co­men­zó sien­do pre­pa­ra­da en un ti­po de ja­rra es­pe­cial, si­guien­do una re­ce­ta an­ti­gua. En una pe­que­ña ja­rra de ba­rro, ca­len­ta­da con car­bón de ma­de­ra du­ra, los in­gre­dien­tes son co­ci­dos en agua pu­ra a tem­pe­ra­tu­ra cons­tan­te. La so­pa man­tie­ne el sa­bor ori­gi­nal de los in­gre­dien­tes y es al­ta­men­te nu­tri­ti­va. De he­cho, es con­si­de­ra­da la me­jor ma­ne­ra de pre­pa­rar una so­pa nu­tri­ti­va.

Se­gún la le­yen­da, du­ran­te el pe­río­do Jia­you de la di­nas­tía Song del Nor­te, en Nan­chang, un hom­bre ta­len­to­so y sus ami­gos se ani­ma­ron a ir de ex­cur­sión. Co­ci­na­ron en me­dio de la na­tu­ra­le­za y no se les aca­ba­ron los in­gre­dien­tes, así que guar­da­ron lo res­tan­te en una ja­rri­ta, la cual en­te­rra­ron jun­to a la ho­gue­ra, a fin de uti­li­zar­la des­pués. Al día si­guien­te, cuan­do re­gre­sa­ron al lu­gar, co­men­za­ron a oler una fuer­te fra­gan­cia ape­nas se acer­ca­ron a la ho­gue­ra. Abrie­ron la ta­pa de la ja­rri­ta y vie­ron que los in­gre­dien­tes se ha­bían con­ver­ti­do en una so­pa. Así fue co­mo la pu­ra ca­sua­li­dad ayu­dó a idear es­te nu­tri­ti­vo pla­ti­llo.

Fi­deos de arroz de Nan­chang

Los fi­deos de arroz de Nan­chang son un ten­tem­pié tí­pi­co de Jiang­xi, una pro­vin­cia fa­mo­sa por su abun­dan­cia de pe­ces y arroz. Los fi­deos de arroz son un ali­men­to bá­si­co de la gen­te y pue­den ser vis­tos en to­das las es­qui­nas.

Los fi­deos son blan­cos, del­ga­dos y tier­nos, y no se de­rri­ten ni des­pe­da­zan aun si son pre­pa­ra­dos du­ran­te un buen tiem­po. Tie­nen una lar­ga his­to­ria y es­tán he­chos prin­ci­pal­men­te de arroz de bue­na ca­li­dad, el cual ha si­do co­se­cha­do des­pués de la “caí­da de la es­car­cha” (uno de los 24 pe­río­dos cli­má­ti­cos del año so­lar, el cual sue­le co­men­zar ha­cia el 23 o 24 de oc­tu­bre). Des­pués de ser re­mo­ja­do, mo­li­do, fil­tra­do y ex­traí­do, el arroz se trans­for­ma en fi­deos. Y sus for­mas de coc­ción son sim­ples y fá­ci­les: fi­deos fríos ade­re­za­dos con sal­sa, fi­deos sal­tea­dos, fi­deos co­ci­dos a va­por, en­tre otras.

Es un pla­to sa­bro­so y muy ade­cua­do pa­ra ni­ños y ma­yo­res.

Po­llo de tres co­pas.

So­pa en ja­rri­ta.

Fi­deos de arroz de Nan­chang.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.